Oncologist-approved cancer information from the American Society of Clinical Oncology
Printer Friendly
Download PDF

Dolor

Esta sección ha sido revisada y aprobada por la Junta editorial de Cancer.Net, 5/2012

Languages

El dolor es un síntoma frecuente en las personas con cáncer. Sin embargo, puede ser útil saber que hasta el 95 % del dolor producido por el cáncer se puede tratar satisfactoriamente. A causa del dolor no tratado, otros aspectos del cáncer pueden parecer más graves, como la fatiga, la debilidad, la falta de aire, las náuseas, el estreñimiento, los trastornos del sueño, la depresión, la ansiedad y la confusión.

No todas las personas con cáncer se ven beneficiadas con las estrategias de alivio del dolor porque no comunican sus síntomas al equipo de atención médica. A otras les preocupa que los analgésicos sean adictivos o que les provoquen la sensación de estar adormecidos o aturdidos. El médico o un especialista en dolor pueden ayudarlo a encontrar un medicamento que funcione para usted y sugerirle otros métodos de alivio del dolor además de medicamentos.

Un aspecto importante del tratamiento y la atención del cáncer es aliviar los efectos secundarios, lo que también se denomina control de los síntomas, cuidados paliativos o atención médica de apoyo. Hable con su equipo de atención médica sobre cualquier síntoma de dolor que experimente, incluido cualquier síntoma nuevo o un cambio en los síntomas.

Causas

El dolor puede venir del tumor en sí o como consecuencia del tratamiento para el cáncer, o puede deberse a causas no relacionadas con el cáncer. Un buen plan de tratamiento se ocupará del dolor considerando todas las causas.

El tumor: un tumor que crece en un órgano, como el hígado, puede estirar parte del órgano, y este estiramiento provoca dolor. Si un tumor crece y se disemina a los huesos o a otros órganos, puede hacer presión sobre los nervios y dañarlos, lo que provoca dolor. O bien, si el tumor se disemina o crece alrededor de la médula espinal, puede comprimirla, lo que provocaría dolor intenso o parálisis si no se trata.

Cirugía: es normal sentir dolor a causa de una cirugía de cáncer. La mayor parte del dolor desaparece después de un tiempo, pero algunas personas pueden tener dolor persistente durante meses o años debido a un daño permanente en los nervios.

Radioterapia: el dolor puede presentarse después de la radioterapia y desaparecer solo. También puede desarrollarse meses o años después del tratamiento, en especial si se aplica radioterapia al tórax, la mama o la columna vertebral.

Quimioterapia: algunos tipos de quimioterapia pueden causar dolor e insensibilidad en los dedos de las manos y los pies. En general, este dolor desaparece al finalizar el tratamiento, pero a veces el daño es permanente. Obtenga más información sobre la neuropatía periférica.

Obtenga más información sobre los efectos secundarios de la cirugía, la radiación y la quimioterapia.

Otras causas: sin embargo, las personas con cáncer pueden sentir dolor por otras causas, como migrañas, artritis o lumbalgia crónica. El plan de tratamiento que los médicos desarrollen con usted debe incluir también estos tipos de dolor, ya que cualquier dolor reduce la calidad de vida.

Diagnóstico

Usted conoce mejor su dolor. El médico le realizará las siguientes preguntas para comprender mejor el dolor que usted siente:

  • Dónde le duele
  • Cuándo cesa y cuándo comienza el dolor
  • Cuánto tiempo hace que lo tiene
  • Qué tan intenso es
  • Cómo se siente el dolor, según sus propias palabras

También es posible que el médico le pida que describa el dolor usando una escala del 1 al 10 o le ofrezca palabras que ayuden a describirlo, como ardor, puntada o latidos.

Control y tratamiento

Existe una variedad de maneras de controlar y tratar el dolor producido por el cáncer, incluidos medicamentos y métodos que no utilizan medicamentos. Consulte detalles en control y tratamiento del dolor producido por el cáncer, parte I y parte II (en inglés).

Más información

ASCO Answers: control del dolor (en inglés)

Control de los efectos secundarios

Recursos adicionales

LIVESTRONG: Dolor crónico

© 2005-2014 American Society of Clinical Oncology (ASCO). All rights reserved worldwide.

Connect With Us: