Oncologist-approved cancer information from the American Society of Clinical Oncology
Printer Friendly
Download PDF

Líquido en el abdomen o ascitis

Esta sección ha sido revisada y aprobada por la Junta editorial de Cancer.Net, 4/2012

Languages

La ascitis es la acumulación de líquido en la cavidad abdominal. La ascitis causada por el cáncer se llama ascitis maligna y es el tipo que afecta al 10 % de las personas con ascitis. La ascitis maligna ocurre con mayor frecuencia en personas con cáncer de mama, colon, tubo digestivo (estómago e intestinos [en inglés]), ovario, páncreas y útero (en inglés).

Un aspecto importante del tratamiento y la atención del cáncer es aliviar los efectos secundarios, lo que también se denomina control de los síntomas, cuidados paliativos o atención médica de apoyo. Hable con su equipo de atención médica sobre cualquier síntoma de ascitis que experimente, incluido cualquier síntoma nuevo o un cambio en los síntomas.

Síntomas

La ascitis por lo general causa muchas molestias. Las personas con ascitis pueden tener los siguientes síntomas:

Diagnóstico

Para diagnosticar la ascitis, es posible que el médico examine su abdomen y le pregunte sobre cualquier síntoma reciente. Las pruebas a continuación pueden ayudar a diagnosticar la ascitis:

  • Radiografía (una imagen del interior del cuerpo)
  • Ultrasonido (en inglés; un estudio por imágenes que utiliza ondas de sonido para crear una imagen del interior del cuerpo)
  • Tomografía axial computarizada (TC o TAC; en inglés) (una imagen tridimensional del interior del cuerpo creada con una máquina de rayos X)
  • Puede realizarse paracentesis (la extracción con una aguja y el análisis del líquido presente en el abdomen) luego de descubierto el líquido para averiguar qué lo está causando (por ejemplo, una infección, cáncer u otra afección).                                                                 

Control y tratamiento

El objetivo del tratamiento de la ascitis es aliviar los síntomas tales como falta de aire, dolor abdominal, fatiga, disminución del apetito, sensación de saciedad después de comer poco o incapacidad de hacer ejercicio. Si no provoca malestar, es posible que la ascitis no requiera tratamiento. El tratamiento de la ascitis puede generar efectos secundarios desagradables, por lo tanto, es importante que hable con su médico sobre los riesgos y beneficios de cada opción antes de decidir un plan de tratamiento.

Los siguientes consejos pueden ayudar a aliviar la ascitis:

  • Reduzca la cantidad de sal que ingiere, y no beba tanta agua y demás líquidos como de costumbre. Para muchos pacientes, sin embargo, este régimen puede ser desagradable y difícil de seguir.
  • Tome diuréticos, que son medicamentos que reducen la cantidad de agua en el cuerpo. Si bien son eficaces y bien tolerados por la mayoría de las personas, los diuréticos pueden provocar efectos secundarios desagradables en algunos pacientes, incluidos la pérdida de sueño, problemas en la piel, fatiga y presión arterial baja, además de problemas con la autoestima. Si la ascitis causa problemas respiratorios o el tratamiento con diuréticos deja de funcionar, quizá el médico le recomiende una paracentesis (ver arriba). Si se necesitan paracentesis frecuentes para controlar la acumulación de líquidos, un integrante del equipo de atención médica puede analizar la colocación de un catéter (en inglés) especial (una pequeña sonda insertada en el abdomen a través de la piel) para una extracción fácil y frecuente de líquidos, incluso cuando usted está en su casa.
  • La quimioterapia (medicamentos que se usan para combatir el cáncer) solo es apropiada para personas con determinados cánceres, como el linfoma o el cáncer de mama y ovario. Sin embargo, rara vez se la usa para controlar la ascitis.
  • Muy pocas veces una persona puede necesitar cirugía. Esto supone la colocación de una derivación (un dispositivo utilizado para desviar líquido de un lugar a otro) o un catéter para drenar el exceso de líquido del abdomen.

Más información

Control de los efectos secundarios

Cómo enfrentar el miedo a los efectos secundarios del tratamiento (en inglés)

© 2005-2014 American Society of Clinical Oncology (ASCO). All rights reserved worldwide.

Connect With Us: