Oncologist-approved cancer information from the American Society of Clinical Oncology
Printer Friendly
Download PDF

Líquido en los brazos o las piernas (linfedema)

Esta sección ha sido revisada y aprobada por la Junta editorial de Cancer.Net, 3/2012

Languages

El linfedema es la acumulación anormal de líquido en un brazo o una pierna debido a una obstrucción en el sistema linfático. El sistema linfático ayuda a combatir infecciones y otras enfermedades, y transporta la linfa (un líquido incoloro que contiene glóbulos blancos, una parte importante del sistema inmunitario) a través del cuerpo. Existen dos tipos de linfedema: primario y secundario. El linfedema primario es un trastorno poco frecuente y natural del sistema linfático. La mayoría de las veces, las personas con cáncer desarrollan linfedema secundario, generalmente como un efecto secundario de sus tratamientos.

El linfedema puede ser agudo (no dura más de seis meses) o crónico (dura años). El linfedema agudo suele desarrollarse unos días o semanas después la radioterapia o de una cirugía y dura menos de seis meses. En general, cuando el cuerpo se recupera y se restablece la circulación linfática normal, la inflamación desaparece. El linfedema crónico ocurre cuando el sistema linfático cambia y ya no puede volver a cubrir las necesidades de drenaje de líquido del organismo. Puede suceder inmediatamente después de una cirugía o de la radioterapia, o bien meses o años después de un tratamiento para el cáncer. Si bien no tiene cura, hay formas de controlar el linfedema crónico.

Síntomas

Las personas con linfedema pueden tener los siguientes síntomas:

  • Inflamación lenta e indolora que comienza en las manos o los pies y avanza hacia el tronco (parte central del cuerpo)
  • Sensación de pesadez en las piernas o los brazos
  • Los anillos, los relojes o la ropa se sienten muy ajustados
  • Piel brillante y tensa
  • Piel que no se hunde cuando se le aplica presión o piel endurecida
  • Hiperqueratosis (engrosamiento de la piel)
  • Apariencia de piel de naranja (hinchazón con pequeños hoyuelos)
  • Aparición de pequeñas verrugas o ampollas que supuran un líquido transparente

Si le preocupa cualquiera de estos síntomas, hable con su médico.

Causas

Las causas más comunes del linfedema secundario incluyen lo siguiente:

  • Cirugía para extirpar los ganglios linfáticos, en particular en las axilas, el área pélvica o la región inguinal. La extirpación quirúrgica de estos ganglios linfáticos es habitual en el tratamiento del cáncer de mama, el melanoma, el cáncer de próstata, el cáncer testicular, el cáncer de vejiga y los cánceres ginecológicos.
  • Radioterapia en los ganglios linfáticos
  • Cáncer metastásico (cáncer que se ha diseminado de su localización primaria)
  • Infección por bacterias o por hongos
  • Lesión en los ganglios linfáticos
  • Otras enfermedades que afectan el sistema linfático

Diagnóstico

En algunos casos, el médico puede diagnosticar un linfedema solamente con observar los síntomas. No obstante, tal vez se necesiten algunas pruebas para confirmar el diagnóstico, elaborar un plan de tratamiento y descartar otras causas de linfedema.

  • El médico puede medir sus brazos o piernas para controlar la inflamación o también puede calcular el volumen de líquido acumulado sumergiendo el brazo o la pierna en un tanque de agua.
  • El ultrasonido (en inglés; una prueba por imágenes que utiliza ondas sonoras para crear una imagen del interior del cuerpo) ayuda al médico a ver la circulación del sistema linfático.
  • La linfocintigrafía es una prueba confiable para confirmar un diagnóstico de linfedema. Esta prueba crea una imagen del sistema linfático y muestra el patrón del drenaje linfático.
  • Una tomografía computarizada (TC o TAC; en inglés) crea una imagen tridimensional del interior del cuerpo con una máquina de rayos X, y las imágenes por resonancia magnética nuclear (RMN; en inglés) utilizan campos magnéticos en lugar de radiografía para producir imágenes detalladas del cuerpo. Estas pruebas permiten mostrar la ubicación y el patrón del sistema linfático y si hay un tumor u otra masa obstruyendo la circulación de este sistema.

Es importante asegurarse de que no sean otras enfermedades (por ejemplo linfedema primario de inicio tardío) las que estén generando la inflamación. El médico puede realizar otras pruebas para descartar la presencia de cardiopatías, coágulos sanguíneos, infección, insuficiencia hepática o renal o reacciones alérgicas.

Determinación de grado

Los médicos describen al linfedema por grado, mediante un sistema de clasificación desde complicación leve (grado I) a grave (grado III):

  • En el grado I, la piel se hunde al ejercerle presión. Elevar la extremidad afectada ayuda a reducir la inflamación y no hay evidencia de cicatrices.
  • En el grado II, la piel no se hunde al ejercerle presión. Elevar la extremidad afectada no ayuda a reducir la inflamación y se observan cicatrices de moderadas a graves.
  • En el grado III, el linfedema es irreversible. La piel se endurece, la zona del cuerpo afectada se inflama (aumenta de tamaño y de volumen) y la piel cambia de textura.

Control y tratamiento

Un aspecto importante del tratamiento y la atención del cáncer es aliviar los efectos secundarios, lo que también se denomina control de los síntomas, cuidados paliativos o atención médica de apoyo. Hable con su equipo de atención médica sobre cualquier síntoma de linfedema que experimente, incluido cualquier síntoma nuevo o un cambio en los síntomas.

Los tratamientos para el linfedema están diseñados para reducir la inflamación, evitar que esta empeore, prevenir infecciones y mejorar la movilidad y el aspecto de la extremidad afectada. Consulte a su médico sobre la mejor manera de controlar el linfedema. Los tratamientos para el linfedema incluyen:

Elevación: mantener la extremidad afectada elevada a menudo ayuda a reducir la hinchazón y mejora el drenaje del sistema linfático. Sin embargo, con frecuencia no es práctico mantener la extremidad en una posición elevada.

Masaje: una técnica especializada llamada drenaje linfático manual puede servir para reducir la hinchazón. Para obtener mejores resultados, comience tratamientos de masaje lo más próximo posible del inicio del linfedema. Un integrante del equipo de atención médica puede derivarlo a un especialista en esta técnica.

Ejercicio: generalmente, hacer ejercicio mejora la circulación del sistema linfático, fortalece los músculos y mejora la capacidad del cuerpo para absorber proteínas. Los pacientes con linfedema deben usar prendas o vendas de compresión (ver a continuación) cuando hacen ejercicios.

Compresión: las vendas o prendas de compresión aplican presión en la extremidad y mejoran el drenaje del sistema linfático, además de evitar que empeore la inflamación. Hay diferentes tipos de tratamientos de compresión:

  • Las vendas de compresión envuelven la extremidad afectada y suelen utilizarse durante el tratamiento, ya que la extremidad cambia de tamaño.
  • Las prendas de compresión son mangas elásticas para el brazo o la pierna, que se pueden hacer a medida. Suelen utilizarse durante la etapa de mantenimiento, cuando el tamaño de la extremidad no cambia.
  • La compresión neumática utiliza gas o aire presurizado mediante una máquina para ejercer presión en la extremidad afectada.

Todos los dispositivos de compresión aplican mayor presión cuanto más alejados estén del cuerpo y menos presión cuanto más cerca estén del cuerpo.

Higiene: Evitar las infecciones alrededor del linfedema ayuda a que la afección no empeore. Lavar el área a menudo con jabón y usar lociones sin alcohol puede ser útil. Es posible que el médico también le recete antibióticos o antifúngicos.

Tratamientos con láser de baja potencia (TLBP): en una pequeña cantidad de estudios clínicos (estudios de investigación realizados en personas) se descubrió que los TLBP podrían aliviar un poco el linfedema luego de una mastectomía (extirpación de mamas), en especial en los brazos.

Estos son los tratamientos que por lo general no se recomiendan:

  • Diuréticos, medicamentos que reducen la cantidad de agua en el cuerpo.
  • Cirugía para corregir el sistema linfático

Más información

Después del tratamiento para el cáncer de mama: cómo prevenir el linfedema (en inglés)

Linfedema de extremidades inferiores: Hinchazón de piernas luego del tratamiento para el cancer (en inglés)

Control de los efectos secundarios

Recursos adicionales

LiveSTRONG Foundation: Linfedema

National Cancer Institute (Instituto Nacional del Cáncer): Linfedema

© 2005-2014 American Society of Clinical Oncology (ASCO). All rights reserved worldwide.

Connect With Us: