Oncologist-approved cancer information from the American Society of Clinical Oncology
Printer Friendly
Download PDF

Reacciones en la piel a las terapias dirigidas

Esta sección ha sido revisada y aprobada por la Junta editorial de Cancer.Net, 9/2011

Languages

La terapia dirigida es un tratamiento que ataca a genes defectuosos, proteínas o las condiciones del tejido que contribuyen al crecimiento y desarrollo del cáncer. En comparación con la quimioterapia convencional, las terapias dirigidas son más específicas y generan menos efectos secundarios, como infecciones, debilidad y cambios en los hemogramas. Sin embargo, los pacientes que reciben terapia dirigida presentan problemas en la piel, el cabello, las uñas o los ojos.

A menudo existen maneras eficaces de tratar estos efectos secundarios. Es aconsejable que los pacientes que toman un fármaco de terapia dirigida hablen periódicamente con su médico sobre las precauciones especiales que deben tomar, los signos y síntomas a los que deben prestar atención y qué hacer si aparece una reacción.

Estos efectos secundarios en la piel, las uñas, el cabello o los ojos se deben al efecto de los fármacos en el crecimiento normal de estos tejidos normales. Los efectos secundarios específicos en la piel, el cabello y las uñas dependen del fármaco que recibe la persona.

Fármacos que atacan al receptor del factor de crecimiento epidérmico (RFCE)

Un tipo frecuente de terapia dirigida ataca una molécula conocida como receptor del factor de crecimiento epidérmico (RFCE). Si bien el RFCE estimula el crecimiento de las células cancerígenas, también cumple una función en el crecimiento de la piel, el cabello y las uñas. Esto significa que pueden aparecer sarpullidos y cambios en el cabello y las uñas después del tratamiento con estos fármacos, incluidos cetuximab (Erbitux), erlotinib (Tarceva), panitumumab (Vectibix) y lapatinib (Tykerb).

En términos generales, estos efectos secundarios a menudo se controlan en la mayoría de los pacientes para que el aspecto de la piel, el cabello y las uñas permanezca igual o se modifique lo menos posible, y que el tratamiento pueda continuar. Es importante destacar que los efectos secundarios en la piel asociados con estos fármacos no son reacciones alérgicas ni infecciones.

Signos y síntomas generales

Si se le indica una terapia dirigida, hable con su médico sobre qué esperar de los posibles efectos secundarios, incluso cómo se tratarán si efectivamente aparecen.  A continuación se describen los signos y síntomas frecuentes.

A la mayoría de pacientes que toma fármacos que ataca el RFCE le sale un sarpullido en el rostro y en la parte superior del cuerpo. Generalmente ocurre dentro de las primeras semanas de tomar estos medicamentos. Antes de que salga el sarpullido, puede haber enrojecimiento o una sensación de calor en la piel del rostro, parecido a una quemadura solar. Después de varios días, aparecen granos dolorosos y bultos llenos de pus, y la piel circundante está ligeramente sensible. Los sarpullidos tienden a ser de leves a moderados, aunque en algunos casos son graves y generan gran malestar físico y estético.

Otros síntomas pueden incluir:

  • Granos y granos rojos en el rostro, el cuello y la región torácica superior o la espalda. En ocasiones, los granos pueden producir comezón
  • Sensibilidad en la piel del rostro, con una sensación similar a una quemadura de sol
  • Comezón en la piel, especialmente en el cuero cabelludo
  • Llagas dolorosas dentro de la nariz, en las comisuras de la boca o en los ojos
  • Inflamación dolorosa alrededor de las uñas, especialmente del dedo pulgar y del dedo gordo del pie
  • Uñas que se vuelven quebradizas y que se pueden caer
  • Hendiduras en las yemas de los dedos, similares a los cortes que produce el papel
  • Caída del cabello en todo el cuero cabelludo y reducción del vello en las piernas y los brazos
  • Aumento en el crecimiento y la curvatura de las pestañas y las cejas
  • Mayor crecimiento del vello facial
  • Aparición de hematomas con facilidad
  • Sequedad y descamación de la piel
  • Sequedad y comezón en los ojos

La piel también se puede tornar muy sensible y presentar comezón, e interferir con las actividades cotidianas y el sueño. Rascarse muy fuerte puede generar lastimaduras que podrían hacer que la piel quede más expuesta a infecciones. Es posible que la inflamación alrededor de las uñas convierta a las actividades como arreglarse, bañarse, etc. en tareas complejas o dolorosas.

Síntomas de sorafenib y sunitinib

Sorafenib (Nexavar) y sunitinib (Sutent) son dos fármacos que interactúan con varios blancos para detener o retardar el crecimiento del cáncer. La mayoría de las reacciones en la piel son leves y controlables. Sin embargo, entre el 20 % y el 40 % de las personas que toman estos fármacos experimenta áreas dolorosas y engrosadas de la piel de las manos y los pies que pueden ampollarse. Además, se pueden tornar sensibles hasta interferir con las actividades cotidianas de una persona, como caminar o sostener objetos.

En el 20 % al 40 % de los pacientes, aparece un sarpullido que puede incluir enrojecimiento y sensación de calor o ardor en el rostro o el cuero cabelludo. La caída leve del cabello puede ser un efecto secundario para hasta el 25 % de los pacientes que toman sorafenib, pero suele ser leve. La sequedad en la piel también es habitual y se debe tratar desde el comienzo para evitar la comezón.

Síntomas de vemurafenib (Zelboraf)

Con vemurafenib (Zelboraf), hasta el 40 % de las personas pueden tener un sarpullido en la parte superior del cuerpo, incluido el rostro. Este sarpullido incluye la aparición de puntos rojos planos.  Si bien esto puede ser difícil para el paciente, no se recomienda dejar de tomar el fármaco.

Las personas también pueden presentar callos gruesos en las palmas y las plantas, en especial en los talones y la parte anterior de la planta de los pies (cerca de un tercio de quienes toman vemurafenib) o algún tipo de tumor en la piel (cerca del 20 % de las personas). Estos tumores en la piel por lo general aparecen dentro del segundo y tercer mes de tratamiento y afectan el rostro, el pecho y la parte superior de la espalda. Si bien es posible que algunos de estos sean cánceres de piel, son un tipo de cáncer que no se disemina y no es peligroso para la salud de la persona.

Ipilimumab (Yervoy)

Este fármaco estimula el sistema inmunitario en el organismo de una persona para que se vuelva hiperactivo y ataque las células cancerígenas. Para cerca de un tercio de las personas que toman este fármaco, la reacción del sistema inmunitario puede provocar sarpullidos y comezón en la piel. Por lo general el sarpullido se caracteriza por granos rojos en el rostro y el torso. La comezón aparece en las piernas y, en ocasiones, en todo el cuerpo, y puede ser muy molesta, especialmente de noche.

También pueden aparecer manchas pálidas en la piel o canas. Este efecto secundario se debe a la adhesión del fármaco a las células que otorgan color a la piel. Curiosamente, este efecto secundario también es un signo de que el fármaco puede estar actuando bien.

Everolimus (Afinitor) y temsirolimus (Torisel)

A una de cada cinco personas le puede salir un sarpullido con granos en los brazos y en ocasiones en las piernas. El sarpullido, que por lo general aparece dentro de los primeros meses de tratamiento, se cura sin dejar cicatriz. Con estos fármacos, las llagas en la boca que se asemejan a aftas afectarán hasta a un tercio de estas personas. Generalmente aparecen al comienzo y luego desaparecen con el tiempo.

Control y alivio de estas reacciones

Si bien los sarpullidos, la sequedad de la piel y las reacciones en las uñas y el cabello muy pocas veces son graves, a menudo generan grandes molestias para el paciente.  En algunos casos, el paciente puede incluso desear interrumpir el tratamiento para el cáncer debido a estas reacciones.  Por lo tanto, es importante que hable antes con su médico sobre qué esperar y también para informarle cualquiera de estos efectos secundarios ni bien comience a sentirlos o verlos. Hay tratamientos tempranos y efectivos para estas reacciones. Entre los profesionales de la salud que pueden ayudar se encuentran oncólogos, enfermeros oncológicos, dermatólogos (médico especializado en problemas de la piel) u oftalmólogos (médicos especializados en las enfermedades y el funcionamiento de los ojos).

Las siguientes sugerencias pueden ayudar a evitar reacciones y aliviarlas en caso de que sucedan:

  • Antes de comenzar el tratamiento, hable con su oncólogo o dermatólogo para conocer los efectos secundarios. Pregunte qué hacer si tiene un sarpullido o algún otro problema (por ejemplo, cómo comprar los medicamentos recetados o la mejor forma de consultar a un médico).
  • Ante el primer signo de que está apareciendo una reacción (como una sensación de calor o ardor, granos, cortes en las uñas o sequedad en la piel), comuníqueselo a un médico o a un dermatólogo que esté familiarizado con estas reacciones.
  • Evite el sol y use protector con un factor de protección solar (FPS) alto. Lo ideal es que el FPS sea de al menos 15 y el protector solar óxido de cinc. Se lo debe colocar cada dos horas o antes incluso si suda o nada.
  • Recuerde usar el protector solar suficiente. Coloque más de media cucharadita de protector solar en cada brazo, el rostro y el cuello, y un poquito más de una cucharadita en el pecho y el abdomen, la espalda y cada pierna.
  • Use un sombrero de ala ancha si está al aire libre y evite la exposición directa al sol entre las 10 a. m. y las 4 p. m.
  • Use un jabón suave en la ducha y evite jabones con aromas fuertes. Dúchese con agua tibia, evite baños largos con agua caliente.  También evite los jabones para la ropa con perfumes fuertes.
  • Colóquese crema humectante en las áreas resecas dentro de los 15 minutos de haberse duchado o bañado. Use cremas humectantes hipoalergénicas sin perfumes ni conservantes (como la de Vanicream, Aveeno, CeraVe, Cetaphil y Eucerin).
  • Evite el uso de productos para el acné que tengan alcohol, peróxido de benzoilo o retinoides, ya que pueden secarle la piel.
  • El médico puede recetarle cremas medicadas tópicas, como corticoesteroides (alclometasona [Aclovate] o mometasona [Elocon, Momexin]) para aliviar de manera efectiva los síntomas de sarpullido. Estos fármacos se venden bajo receta. En casos en los que el sarpullido es muy grave o cubre un área extensa del cuerpo, es posible que se necesiten corticoesteroides orales (como prednisona o dexametasona [diversas marcas]).
  • Los antibióticos del grupo de las tetraciclinas (como doxiciclina y minociclina), por lo general administrados en comprimidos durante dos a cuatro semanas, son un tratamiento eficaz para los sarpullidos y la sensibilidad en las uñas cuando se toma cetuximab, erlotinib, panitumumab y lapatinib.
  • Siempre que haya secreción de pus, es posible que el médico desee una muestra para un cultivo, a fin de determinar el tratamiento apropiado con antibióticos.
  • Cuando la piel está muy seca y se descama, el dermatólogo puede recetarle una crema humectante con urea o ácido láctico. Sin embargo, no aplique este tipo de humectante en áreas sensibles o rojas de la piel.
  • Para la reacción mano-pie de la piel a sorafenib y sunitinib, use cremas que contengan urea (carmol 20 o carmol 40), ácido salicílico (kit de crema Salex) o corticoesteroides de alta potencia (fluocinonida [diversas marcas], clobetasol [diversas marcas]). Las plantillas de gel también pueden servirle. Además, protéjase lo máximo que pueda de sufrir lesiones o de cargar demasiado peso en las manos o los pies, especialmente durante los primeros meses de tratamiento.
  • Para comezón en un área específica (denominada comezón localizada), se puede aplicar una crema con corticoesteroide (alclometasona o mometasona) o un anestésico (medicamento que insensibiliza, como lidocaína al 2 % o pramoxina [diversas marcas]) varias veces al día. En el caso de comezón más generalizada o comezón que afecta el sueño, puede tomarse un comprimido antihistamínico como cetirizina (Zyrtec) o difenhidramina (Benadryl) según sea necesario.

Resumen de terapias dirigidas y efectos secundarios frecuentes

Fármaco

Tipos de cáncer para los cuales se puede recetar este fármaco

Efectos secundarios

Erlotinib

Gefitinib

Cetuximab

Panitumumab

 

  • Colorrectal
  • Cabeza/cuello
  • Pulmón
  • Páncreas
  • Sarpullido en el rostro y la parte superior del cuerpo
  • Inflamación alrededor de las uñas
  • Sequedad y comezón en la piel
  • Caída del cabello
  • Más vello en el rostro y las pestañas

Sorafenib

Sunitinib

  • Cáncer de células renales (un tipo de cáncer renal)
  • Tumor estromal gastrointestinal (TEGI)
  • Cáncer hepatocelular (un tipo de cáncer de hígado)
  • Reacciones mano-pie de la piel (áreas sensibles, con engrosamiento, a veces con ampollas en palmas y plantas)
  • Enrojecimiento y descamación en cuero cabelludo y cejas
  • Sensación de calor o ardor en el rostro, además de enrojecimiento
  • Sequedad y comezón en la piel
  • Caída del cabello

Ipilimumab (Yervoy)

  • Melanoma
  • Sarpullido con granos rojos
  • Comezón
  • Manchas pálidas en la piel y canas

Vemurafenib (Zelboraf)

  • Melanoma
  • Sarpullido en el rostro y la parte superior del cuerpo
  • Reacciones mano-pie de la piel (áreas sensibles, con engrosamiento, a veces con ampollas en palmas y plantas)
  • Tumores en la piel, incluidos cánceres de piel no peligrosos

Everolimus (Afinitor) y temsirolimus (Torisel)

 

  • Cáncer de células renales (un tipo de cáncer renal)
  • Tumor neuroendocrino pancreático (un tipo de cáncer de páncreas)
  • Astrocitoma subependimario de células gigantes (ASCG), un tumor cerebral benigno asociado a la esclerosis tuberosa (en inglés)
  • Llagas en la boca (como aftas)
  • Sarpullido con granos en la parte superior del cuerpo

Más información

Control de los efectos secundarios

Qué son los tratamientos dirigidos

© 2005-2014 American Society of Clinical Oncology (ASCO). All rights reserved worldwide.

Connect With Us: