Oncologist-approved cancer information from the American Society of Clinical Oncology
Printer Friendly
Download PDF

Tratamiento contra el cáncer

Esta sección ha sido revisada y aprobada por la Junta editorial de Cancer.Net, 8/2012

Languages

Mensajes clave:

  • Los adultos mayores, sus familias y su equipo de atención médica deben tomar decisiones sobre el tratamiento para el cáncer en función de otros factores y no solo de la edad.
  • Las opciones de tratamientos para el cáncer pueden incluir cirugía, radioterapia o quimioterapia. Cada una de ellas puede causar efectos secundarios y otros riesgos para adultos mayores con cáncer.
  • Antes de comenzar el tratamiento para el cáncer, un adulto mayor y su familia deben planificar las necesidades y los servicios de la persona luego de finalizado el tratamiento.

Aunque el tratamiento contra el cáncer en los adultos mayores a veces puede ser complicado y desafiante, el tratamiento puede ser tan útil para ellos como lo es para los más jóvenes. Los objetivos del tratamiento contra el cáncer en los adultos mayores pueden incluir:

  • Eliminar el cáncer.
  • Ayudar a la persona a vivir más tiempo.
  • Reducir los signos y síntomas relacionados con el cáncer.
  • Mantener las habilidades físicas y emocionales de la persona y su calidad de vida.

Los adultos mayores y las decisiones sobre el tratamiento contra el cáncer

Las decisiones sobre el tratamiento contra el cáncer en las personas mayores deben realizarse de la misma manera que se realizan para los adultos más jóvenes y no deben concentrarse únicamente en la edad de la persona. Las discusiones y decisiones sobre el tratamiento, tomadas por el equipo de atención médica, el adulto mayor con cáncer y sus familiares, deben basarse en:

  • El tipo de cáncer y hasta qué punto se ha propagado (si corresponde).
  • Las opciones de tratamiento disponibles.
  • Los riesgos y beneficios de cada opción de tratamiento.
  • La evaluación que hace la persona de sus objetivos de tratamiento (como curar el cáncer, controlar los síntomas o ambos) y la tolerancia al riesgo, incluidos los efectos secundarios.
  • La presencia de afecciones médicas además del cáncer que pudieran poner al adulto mayor con cáncer en un mayor riesgo de tener efectos secundarios o complicaciones relacionados con el tratamiento.
  • El efecto del tratamiento intensivo en el bienestar físico, emocional y social del adulto mayor.
  • El concepto que tenga la persona de la calidad de vida. Las personas mayores con cáncer muchas veces toman decisiones relacionadas con el tratamiento contra el cáncer con base en lo que más valoran en la vida y su nivel de bienestar físico, emocional y social. Estas percepciones y decisiones pueden diferir de las de los familiares, amigos y cuidadores.
  • Las limitaciones emocionales y sociales, lo que incluye el nivel de apoyo por parte del cuidador y el sentimiento de conexión o aislamiento social de las personas con cáncer que viven solas.
  • Las limitaciones económicas, porque los adultos mayores tienen mayor probabilidad de tener recursos limitados y disponer de ingresos fijos, lo cual puede hacer que rechacen ciertos tratamientos o intervenciones por su costo. Hay formas de ayudar a aliviar las inquietudes económicas.
  • Las creencias religiosas, porque muchos adultos mayores ya han llegado a aceptar la muerte debido a una enfermedad crónica, la pérdida de un cónyuge o la edad avanzada.

Alternativas de tratamiento contra el cáncer para adultos mayores

El tratamiento contra el cáncer puede consistir de una única terapia o de una combinación de varias terapias. Los tratamientos más frecuentes contra el cáncer incluyen la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia. Los cuidados paliativos, también conocidos como cuidados de apoyo, son el uso de tratamientos para aliviar los síntomas de una persona, mejorar su calidad de vida y brindar apoyo a los pacientes y sus familiares. Los cuidados paliativos son una parte importante del tratamiento contra el cáncer en un adulto mayor con cáncer y puede brindarse junto con el tratamiento estándar. Obtenga más información sobre cuidados paliativos y otros tipos de tratamiento contra el cáncer.

Cirugía

En ciertos casos, una cirugía para eliminar el cáncer por completo puede ser una opción. La cirugía también puede usarse para eliminar una parte del cáncer tan grande como sea posible o para dar mayor efectividad a la quimioterapia o la radioterapia. Al igual que las otras alternativas de tratamiento, la cirugía en los adultos mayores supone ciertos riesgos. En algunos casos, dicho riesgo aumenta porque el funcionamiento de diversos órganos y sistemas corporales disminuye con la edad. Antes de optar por una cirugía, deben tenerse en cuenta:

La función cardíaca. La cirugía puede empeorar los problemas cardíacos previos. Dado que las personas mayores pueden presentar cardiopatía y arritmia (latidos irregulares) cuando envejecen y la edad disminuye la capacidad del corazón de tolerar cambios excesivos en la presión, es importante evaluar la función cardíaca antes de realizar una cirugía.

La función renal. Algunos tipos de fármacos son más difíciles de procesar para los riñones. Durante una cirugía, un paciente puede estar expuesto a muchos fármacos y recibir grandes volúmenes de líquidos, lo cual puede provocar problemas en los adultos mayores que tienen problemas renales.

La función hepática. El flujo de sangre hacia el hígado disminuye con la edad, lo cual puede hacer que un adulto mayor tenga mayor riesgo de que se produzca una reacción a un fármaco, en particular a ciertos fármacos que se usan en las cirugías.

La función pulmonar. Como ocurre con otros órganos, los pulmones pierden volumen a medida que uno envejece. Las afecciones crónicas (a largo plazo), como el enfisema (una enfermedad pulmonar que provoca dificultades para respirar) o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC, pérdida de la función pulmonar), ocurren más a menudo en los adultos mayores y pueden complicar la recuperación de la anestesia (un medicamento que se administra antes de la cirugía y durante la misma). La función y la capacidad pulmonares reducidas pueden aumentar el riesgo de tener neumonía luego de la cirugía.

Es importante discutir con su médico los riesgos y los beneficios de la cirugía para tratar el cáncer y si podrían usarse otros tratamientos en lugar de la cirugía. Algunos pacientes pueden requerir pruebas adicionales antes de la cirugía, como análisis de sangre, electrocardiogramas (ECG o EKG; en inglés), pruebas de la función pulmonar y radiografías; los pacientes y sus familiares deben tener en cuenta estas pruebas y su preparación al momento de tomar la decisión de realizar o no una cirugía.

Además, se sugiere a los adultos mayores discutir la atención posquirúrgica con su equipo de atención médica antes de decidirse por la cirugía como alternativa de tratamiento. Un geriatra (un médico especializado en la atención de las personas de 65 años o más) puede evaluar a los pacientes que tengan otros problemas médicos importantes antes de la cirugía y discutir los riesgos y beneficios de la cirugía. Obtenga más información sobre la cirugía de cáncer, qué esperar cuando se realiza una cirugía (en inglés) y efectos secundarios (en inglés).

Alta del hospital luego de la cirugía

Los adultos mayores con cáncer pueden tener necesidades adicionales luego de que termine la cirugía y sean enviados a casa o dados de alta del hospital. Deben elaborarse planes para dar el alta antes de la cirugía para garantizar la seguridad del paciente y la función física y emocional en el hogar. Los planes para dar el alta incluyen la identificación de las necesidades del adulto mayor luego de la cirugía para tratar el cáncer a fin de determinar si la persona requerirá alguno de los siguientes servicios de apoyo:

  • Auxiliares de salud a domicilio
  • La visita de un enfermero
  • Terapia física
  • Asistencia social
  • Grupos de apoyo
  • Referencias a recursos comunitarios

Es importante hablar sobre estas cuestiones en detalle antes de someterse a una cirugía para mejorar la probabilidad de una recuperación exitosa.

Quimioterapia

La quimioterapia es el uso de fármacos para destruir las células cancerosas. Puede usarse sola o junto con otros tratamientos, como la cirugía o la radioterapia, dependiendo del tipo de tumor y del alcance de la enfermedad. A diferencia de la cirugía, el tratamiento con quimioterapia puede ser un proceso de largo plazo con muchos ciclos terapéuticos a lo largo del tiempo. Este cronograma puede provocar períodos más largos de debilidad y puede afectar a un adulto mayor con cáncer de forma diferente a como afecta a una persona más joven. Por ejemplo, los adultos mayores tienen mayor riesgo de sufrir efectos físicos secundarios por la quimioterapia, lo cual afecta su calidad de vida Obtenga más información sobre quimioterapia, qué esperar durante el tratamiento (en inglés) y efectos secundarios (en inglés).

Efectos secundarios de la quimioterapia

A diferencia de la cirugía y la radioterapia, la quimioterapia afecta a todo el cuerpo, lo cual aumenta el riesgo de que ocurran efectos secundarios. No todos los fármacos tienen los mismos efectos secundarios. Aunque el tipo de efectos secundarios que presentan los adultos mayores y los pacientes más jóvenes son similares, ocurren más a menudo en los adultos mayores. Solo las reacciones adversas a la quimioterapia representan cerca del 10% de los ingresos hospitalarios de personas mayores con cáncer.

Los efectos secundarios pueden incluir:

  • Menor cantidad de glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas, lo cual puede aumentar el riesgo de sufrir infecciones, anemia (una disminución de la cantidad de glóbulos rojos), sangrado y moretones.
  • Problemas estomacales e intestinales, como náuseas, vómitos, diarrea y deshidratación.
  • Daños al sistema nervioso que pueden debilitar aún más la capacidad mental de la persona (como el pensamiento y el juicio), empeorar la pérdida de la memoria y causar fatiga y daños nerviosos.

Realizar estudios para detectar los problemas de salud antes de comenzar el tratamiento y ajustar la dosis o el tipo de fármaco durante el tratamiento muchas veces logra minimizar estos efectos secundarios.

La quimioterapia y la interacción entre fármacos

Es probable que un adulto mayor tome múltiples medicamentos para tratar otras afecciones médicas que no sean el cáncer. Esto aumenta la probabilidad de que se produzca una interacción entre la quimioterapia y otros fármacos. Con la ayuda de un amigo o familiar, cree una lista completa de los medicamentos que toma y discútala con su médico. También puede llevar todos los medicamentos a su médico, incluidos los de venta libre.

Radioterapia

La radioterapia puede realizarse antes o después de la cirugía y la quimioterapia o independientemente de aquellas. La mayoría de las personas no son hospitalizadas para este tratamiento, pero pueden ser necesarias visitas frecuentes (a veces diarias) al departamento de radioterapia oncológica durante varias semanas. La radioterapia puede ser externa, lo cual significa que se realiza con una máquina fuera del cuerpo. También puede ser interna, lo cual significa que se implantan pequeñas “semillas” radiactivas cerca del tumor. Obtenga más información sobre radioterapia, qué esperar durante el tratamiento (en inglés) y potenciales efectos secundarios (en inglés).

Los adultos mayores deben hablar con el médico el costo del tratamiento, si deben irse de casa, el cronograma de tratamiento y cómo mantener la nutrición durante el mismo. En algunos casos, puede ser mejor un ciclo terapéutico más corto y menos intenso.

Los adultos mayores normalmente hacen frente a la radioterapia bien. Los efectos secundarios de la radioterapia dependen del tipo y la dosis de radiación y de la ubicación del cáncer bajo tratamiento. Por ejemplo, la radioterapia para el cáncer de próstata puede provocar efectos secundarios diferentes que la radioterapia para un cáncer en la cabeza o el cuello. Obtenga más información sobre radioterapia para los tipos de cáncer específicos.

Atención del cáncer en etapa avanzada

El cáncer en etapa avanzada, también conocido como cáncer terminal, es aquel que no puede curarse. Sin embargo, el hecho de que no pueda curarse no quiere decir que no pueda tratarse. Los adultos mayores con cáncer en etapa avanzada siguen teniendo alternativas de tratamiento y pueden mantener una buena calidad de vida.

Las opciones de atención incluyen:

  • Tratamiento estándar. El tratamiento actual o más efectivo disponible contra el cáncer.
  • Estudios clínicos. Estudios de investigación que ponen a prueba nuevos fármacos y tratamientos para averiguar si son seguros, eficaces y tal vez mejores que el tratamiento estándar.
  • Cuidados paliativos o de apoyo. Atención que se centra en ayudar a que las personas en todos los estadios del cáncer, incluido el cáncer en etapa avanzada, vivan con el mayor bienestar posible durante semanas, meses o años.
  • Cuidado en el hogar o en un centro de cuidados paliativos (en inglés). Atención que se concentra en ayudar a los pacientes que ya no reciben tratamiento dirigido a la enfermedad y a sus familiares a sobrellevar los efectos físicos y emocionales de la muerte y la agonía.

Entender los tipos de cuidados a su disposición es de ayuda para que usted y su médico desarrollen un plan de tratamiento personalizado que tenga en cuenta sus necesidades, objetivos y preferencias personales. Obtenga más información sobre la planificación de los cuidados del enfermo con cáncer en etapa avanzada.

Calidad de vida

Las inquietudes sobre el efecto del tratamiento sobre la calidad de vida pueden afectar la decisión de un adulto mayor respecto de su tratamiento. Algunas de estas inquietudes incluyen:

  • La comodidad física
  • Las relaciones
  • La nutrición
  • La capacidad de seguir cuidándose por cuenta propia
  • La seguridad económica
  • El tener una vida con sentido
  • La preservación de la función y la independencia
  • Las ideas personales acerca de una muerte digna y en paz

Es importante que tenga una discusión sincera con su médico acerca de lo que usted entiende por una buena calidad de vida. Obtenga información sobre cómo lidiar con los efectos secundarios comunes del tratamiento contra el cáncer.

Hablar con el médico sobre su tratamiento

Es posible que usted necesite más información sobre su salud y las alternativas de tratamiento antes de poder tomar una decisión informada. Plantéese la posibilidad de preguntarle lo siguiente a su médico:

  • ¿Cuál es mi probabilidad de recuperación?
  • ¿Qué opciones de tratamiento tengo?
  • ¿Cuál es el objetivo de cada tratamiento?
  • ¿Qué tratamiento recomienda? ¿Por qué?
  • ¿En qué me ayuda este tratamiento?
  • ¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios potenciales de este tratamiento?
  • ¿Tendré que estar internado para el tratamiento o seré atendido como un paciente ambulatorio?
  • ¿Cuánto durará cada tratamiento?
  • ¿De qué manera este tratamiento afectará mi vida cotidiana? ¿Podré realizar mis actividades habituales?
  • Si me preocupa cómo afrontar los costos relacionados con los cuidados del cáncer, ¿quién me puede ayudar con estas inquietudes?
  • ¿De qué manera puedo mantenerme lo más saludable posible durante el tratamiento?
  • ¿A quién llamo si tengo preguntas o si surgen problemas?
  • ¿Qué servicios de apoyo tengo a mi disposición? ¿Y a disposición de mi familia?

Encuentre preguntas adicionales para hacerle a su médico (en inglés).

Más información

La importancia de tomar correctamente su medicamento (en inglés)

Estudios clínicos en adultos mayores

El cáncer en los adultos mayores

© 2005-2014 American Society of Clinical Oncology (ASCO). All rights reserved worldwide.

Connect With Us: