Oncologist-approved cancer information from the American Society of Clinical Oncology
Printer Friendly
Download PDF

Leucemia - mieloide aguda - AML - en adultos

Esta sección ha sido revisada y aprobada por la Junta editorial de Cancer.Net, 8/2013
Factores de riesgo

Languages

EN ESTA PÁGINA: Encontrará más información acerca de los factores que aumentan la probabilidad de desarrollar AML. Para ver otras páginas de esta guía, utilice las casillas de color ubicadas a la derecha de la pantalla o haga clic en “Siguiente” en la parte inferior.

Un factor de riesgo es todo aquello que aumenta la probabilidad de que una persona desarrolle cáncer. Si bien, a menudo, los factores de riesgo influyen en el desarrollo del cáncer, la mayoría no provoca cáncer de forma directa. Algunas personas que tienen varios factores de riesgo nunca desarrollan cáncer, mientras que sí lo hacen otras personas sin factores de riesgo conocidos. Sin embargo, el hecho de conocer sus factores de riesgo y hablar con su médico al respecto puede ayudarle a tomar decisiones más informadas sobre el estilo de vida y la atención médica.

A pesar de que se desconoce la causa de la AML, hay varios factores asociados con un riesgo más alto de la enfermedad. Los siguientes factores pueden aumentar el riesgo que tiene una persona de desarrollar AML:

Edad. La AML es más frecuente en los adultos mayores, pero se presenta en todas las edades. Alrededor de la mitad de las personas con AML tiene más de 65 años cuando se les diagnostica la enfermedad.

Tabaquismo. El riesgo de AML se ha relacionado con la exposición al humo del tabaco, probablemente junto con otras causas.

Trastornos genéticos. La AML se presenta con más frecuencia en las personas que tienen trastornos hereditarios, como síndrome de Down, ataxia telangiectasia (en inglés), síndrome de Li-Fraumeni (en inglés), síndrome de Klinefelter, anemia de Fanconi, síndrome de Wiskott-Aldrich, síndrome de Bloom y síndrome del trastorno plaquetario familiar.

Dosis altas de radiación. Las personas que han estado expuestas a niveles altos de radiación, como los supervivientes a largo plazo de bombas atómicas, pueden ser más propensas a desarrollar AML. No se ha demostrado que los campos electromagnéticos generados por líneas de energía eléctrica de alto voltaje causen AML.

Tratamiento anterior para el cáncer. Los pacientes que han recibido quimioterapia y/o radioterapia para otros tipos de cáncer, como cáncer de mama, cáncer de ovarios y linfoma, tienen un riesgo más alto de desarrollar AML en los años posteriores al tratamiento.

Sustancias químicas. El contacto prolongado con productos que contienen la sustancia química benceno, que se encuentra en el petróleo, el humo de cigarrillo y los lugares de trabajo industriales, aumenta el riesgo de AML. Sin embargo, no se ha demostrado que la exposición a solventes industriales y a tinturas capilares aumente el riesgo de una persona de desarrollar AML.

Otros trastornos de la médula ósea. Es posible que otras enfermedades de la médula ósea que padecen las personas y que incluyen trastornos mieloproliferativos (mielo significa médula ósea y proliferativo significa demasiado), como policitemia vera, mielofibrosis y trombocitosis esencial, además de síndromes mielodisplásicos (en inglés), se conviertan en AML con el transcurso del tiempo.

Seleccione “Siguiente” (abajo, a la derecha) para continuar leyendo esta guía y obtener información acerca de qué síntomas puede causar la AML. O bien, utilice las casillas de color ubicadas a la derecha de la pantalla para visitar alguna sección.

© 2005-2014 American Society of Clinical Oncology (ASCO). All rights reserved worldwide.

Connect With Us: