Oncologist-approved cancer information from the American Society of Clinical Oncology
Printer Friendly
Download PDF

Sarcoma de tejido blando

Esta sección ha sido revisada y aprobada por la Junta editorial de Cancer.Net, 1/2013
Investigaciones actuales

Languages

Los médicos están trabajando para aprender más sobre el sarcoma, cómo prevenirlo, cuál es el mejor tratamiento y cómo brindar los mejores cuidados a las personas a las que se les diagnosticó esta enfermedad. Las siguientes áreas de investigación pueden incluir nuevas opciones para los pacientes a través de los estudios clínicos. Hable siempre con su médico sobre las opciones de diagnóstico y tratamiento más adecuadas para su caso.

Radioterapia con haz de partículas o protones. La terapia de protones (también denominada terapia con haz de protones) es un tipo de radioterapia que usa protones en lugar de rayos X. Con alta potencia, los protones pueden destruir las células cancerosas. Los protones atraviesan solamente la distancia deseada en el tejido, lo que les permite a los médicos dirigir la radiación con mucha más precisión al tumor y administrar una dosis más pequeña al tejido sano circundante. Este procedimiento está actualmente disponible solo en unos pocos centros de cáncer especializados en Estados Unidos y se usa con más frecuencia en áreas del cuerpo donde hay órganos vitales o estructuras cercanas, como el cerebro o la espina dorsal. Obtenga más información sobre la terapia de protones (en inglés). La radioterapia con partículas con carga más pesada, conocidas como iones de carbono, se está usando y estudiando para el tratamiento de sarcomas en Japón y Alemania.

Administración mejorada del medicamento. Algunos agentes quimioterapéuticos se incorporan en moléculas de grasa llamadas liposomas para mejora la absorción y la distribución del medicamento en el organismo del paciente.

Nuevos fármacos quimioterapéuticos. Se está desarrollando y probando una nueva quimioterapia que puede resultar eficaz para tratar algunos subtipos de STS. Un ejemplo es el trabectedin (Yondelis), que ha sido aprobado en Europa. El trabectedin ha demostrado tener un nivel muy alto de actividad en el tratamiento de un subtipo específico de liposarcoma denominado liposarcoma mixoide de células redondas. Sin embargo, en los Estados Unidos, la FDA solo permite que los pacientes accedan a ella en circunstancias especiales. La eribulina (Halaven), un fármaco aprobado para el tratamiento del cáncer de mama, ha demostrado resultados promisorios en un estudio temprano en Europa y ahora está siendo investigado en un estudio internacional grande. Los investigadores también están trabajando para encontrar versiones de la quimioterapia estándar para tratar el sarcoma que cause menos efectos secundarios. Un ejemplo lo ofrecen las tres nuevas versiones de ifosfamida (denominadas palifosfamida, glufosfamida y TH-302) que se están estudiando en estudios clínicos en curso. Conozca más sobre desarrollo y aprobación de medicamentos (en inglés).

Terapia dirigida. Como se explica en la sección Tratamiento, el imatinib y el sunitinib, tipos de fármacos denominados inhibidores de la tirosina cinasa, son los primeros tratamientos dirigidos (específicos para las cinasas) aprobados para tratar los tipos específicos de sarcoma, más comúnmente GIST. El pazopanib (Votrient) fue aprobado recientemente para usar en sarcomas que no sean liposarcoma y GIST en situaciones donde otra quimioterapia no esté surtiendo efecto. Actualmente, los investigadores están identificando nuevos inhibidores de cinasas para usar en un paciente individual y el orden en el que deben usarse los fármacos en un plan de tratamiento del paciente.

El regorafenib es un nuevo tratamiento dirigido con actividad significativa en pacientes con GIST (en inglés) avanzado que ya han recibido tratamiento con imatinib y sunitinib. La FDA está revisando actualmente un estudio clínico en fase III de este fármaco.

Otros estudios clínicos están analizando un tipo de tratamiento dirigido denominado antiangiogenia (en inglés). Se concentra en la prevención de la formación de nuevos vasos sanguíneos para quitarle al tumor el oxígeno y los nutrientes que necesita para crecer.

Tratamientos oncogénicos dirigidos. Se están investigando fármacos que pueden bloquear una o más de las proteínas que se encuentran en las células tumorales que ayudan al tumor a crecer y diseminarse.

Genética. Los investigadores están descubriendo que algunos sarcomas tienen “huellas digitales” genéticas que son únicas en cada persona. El entender estas huellas genéticas podrá ayudar a los médicos a determinar mejores tratamientos y posiblemente predecir con mayor exactitud el pronóstico del paciente.

Atención de apoyo. Se están realizando estudios clínicos para encontrar mejores métodos de reducir los síntomas y efectos secundarios de los tratamientos actuales para el sarcoma, a fin de mejorar el bienestar y la calidad de vida de los pacientes.

Obtenga más información sobre los términos estadísticos frecuentes utilizados en las investigaciones sobre el cáncer.

Para encontrar estudios clínicos específicos de su diagnóstico, hable con su médico o busque en las bases de datos de estudios clínicos en línea ahora.

© 2005-2014 American Society of Clinical Oncology (ASCO). All rights reserved worldwide.

Connect With Us: