Ayude a las personas con cáncer: Done sangre y plaquetas

April 18, 2017
Nicole Van Hoey, PharmD

Al igual que el corazón o los pulmones, nuestra sangre es un elemento esencial de nuestro organismo que fácilmente se da por sentado. La sangre transporta oxígeno por todo el cuerpo. En los tejidos y los órganos, la sangre ayuda a intercambiar los nutrientes y los productos de desecho. Las células que forman la sangre incluyen:

  • Glóbulos rojos (Red blood cells, RBC): Los RBC contienen hemoglobina, una proteína rica en hierro que transporta oxígeno y le da a la sangre su color rojo.

  • Plaquetas: Estas células ayudan a formar coágulos cuando sangramos. La coagulación impide que sangremos demasiado a causa de una lesión. Cuando el recuento de plaquetas está bajo, pueden ocurrir sangrados graves o potencialmente mortales.

  • Plasma: Este líquido amarillo en la sangre transporta los RBC, las plaquetas y las células o proteínas, como los anticuerpos, que ayudan a combatir las infecciones. El crioprecipitado es la parte del plasma que se separa a medida que se descongela lentamente el plasma congelado. Contiene una concentración de proteínas coagulantes de la sangre mayor que la del plasma regular. Las personas con cáncer no necesitan transfusiones de esta parte de la sangre a menudo.

Por qué se necesitan donaciones de sangre y plaquetas

A diferencia de los medicamentos, no se pueden producir productos de la sangre en un laboratorio. Pero, a veces, la sangre adicional es tan esencial para la atención del paciente como los medicamentos. Las personas con cáncer pueden necesitar sangre entera adicional, o solo alguna parte, como las plaquetas:

  • Cuando el cáncer o su tratamiento causan un recuento bajo de RBC, lo que se denomina anemia, se usan transfusiones de sangre entera para reemplazar los RBC. También se pueden usar las transfusiones de sangre entera para reemplazar la pérdida de sangre durante las cirugías.

  • Las personas con cáncer pueden desarrollar recuentos bajos de plaquetas, o trombocitopenia, cuando se daña la médula ósea del organismo por determinadas clases de quimioterapia o por algunos tipos de leucemia o linfoma.

El reabastecimiento de la sangre perdida por una lesión o quimioterapia requiere sangre de donantes sanos. La Cruz Roja Estadounidense organiza recolecciones de sangre públicas y almacena la sangre en bancos. En un proceso estándar requerido por la ley, se analiza toda la sangre donada para determinar el grupo sanguíneo (A, B, AB u O) y el factor Rh (positivo o negativo). También se comprueba la sangre para detectar anticuerpos inesperados contra los glóbulos rojos que podrían causar problemas para el receptor, así como para detectar enfermedades que podrían diseminarse a los receptores.

Cómo donar sangre o plaquetas

Si quiere donar sangre o plaquetas, un buen primer paso es encontrar su banco o unidad de sangre de la Cruz Roja local donde pueda donar. Asegúrese de traer una identificación adecuada, como la licencia de conducir.

Para calificar como donante, debe tener 16 o 17 años de edad como mínimo, pesar al menos 110 libras y estar en buena salud. Es posible que no pueda donar si:

  • Toma determinados medicamentos: Las personas que toman anticoagulantes pueden tener que pasar por un período de espera antes de poder donar. Las personas que toman antibióticos para una infección deberían esperar a volver a estar sanos antes de donar.

  • Tiene ciertas afecciones médicas: Es posible que personas con la presión arterial muy alta o muy baja, otras afecciones cardíacas o algunos virus como el VIH o la hepatitis no puedan donar.

  • Usted viajó a determinados países: Si viajó o vivió en países con índices elevados de malaria o virus como la enfermedad de la vaca loca, es posible que tenga que esperar o que no pueda donar.

  • Está embarazada: Las mujeres embarazadas no pueden donar. Debe esperar 6 semanas después del parto para donar sangre.

  • Tiene antecedentes de cáncer: Es posible que las personas a las que previamente se les diagnosticó leucemia o linfoma no puedan donar. Es posible que las personas que tuvieron otros tipos de cáncer o que fueron tratadas mucho tiempo atrás puedan calificar como donantes.

La donación de sangre entera suele tardar normalmente unos 10 minutos. Se extrae la sangre de la vena de un donante, normalmente de un brazo, y se la coloca en una bolsa médica. Los efectos secundarios son raros. Después podrá recibir jugo y un refrigerio y debería evitar realizar ejercicios pesados por el resto del día. Las personas sanas pueden volver a donar 8 semanas después.

También puede donar solo plaquetas. A este proceso se lo denomina aféresis y es levemente distinto del de dar una donación de sangre entera. Durante la donación de plaquetas, se extrae la sangre de un brazo y luego una centrífuga separa las plaquetas. El resto de la sangre retorna al donante a través del otro brazo. De esta manera se obtienen más plaquetas que con una donación de sangre entera. Sin embargo, las plaquetas obtenidas no se pueden almacenar durante tanto tiempo como la sangre entera.

La donación de plaquetas tarda 2 horas y puede tener efectos secundarios leves como escalofríos u hormigueo. Las donaciones de plaquetas pueden repetirse cada 7 días, pero a la mayoría de las personas se las limita a 24 donaciones por año. Las personas interesadas en donar plaquetas deberían:

  • evitar tomar aspirina o productos que contengan aspirina al menos 48 horas antes de una donación;

  • consumir calcio y líquidos adicionales antes de la donación;

  • evitar realizar ejercicios extenuantes o levantar cosas pesadas inmediatamente después de la donación.

Todos los días, en todo el país, siempre hay necesidad de contar con más plaquetas y sangre donada de todos los grupos. Hable con el consultorio de su médico o centro de donación de sangre local para obtener más información. 

Tags: