¿Qué debo hacer durante o después de una emergencia o catástrofe natural?

September 7, 2017
Amber Bauer, ASCO staff

Terremotos, tornados, huracanes, incendios, inundaciones, disturbios. Recientemente, las noticias han estado repletas de historias de acontecimientos catastróficos. No siempre es posible saber con antelación cuándo sucederá una situación de emergencia, pero puede estar preparado. Esto incluye pensar detenidamente en sus necesidades médicas específicas si recibe tratamiento para el cáncer o si ha sobrevivido al cáncer.

Según el tipo de emergencia, es posible que le pidan que evacue su hogar o que se “refugie en el lugar”. Es importante estar preparado si necesita abandonar su hogar o quedarse allí durante un tiempo prolongado.

Cómo prepararse para una evacuación

Lo primero que debe hacer es elaborar un plan de emergencia con su oncólogo. Hable con él acerca de lo que usted debe hacer para administrar su atención para el cáncer durante una evacuación. Por ejemplo, ¿cuáles son sus opciones si no puede acudir a un tratamiento de radiación programado o a la clínica para recibir quimioterapia? 

También debe elaborar un plan con su familia. Elija un lugar donde todos deberán reunirse si necesitan evacuar. Además, identifique a un amigo o familiar con el que todos deberán comunicarse en caso de que se separen o no puedan llegar al lugar de reunión. Esta persona también puede actuar como respaldo de cualquier información importante que usted pudiera necesitar, como números de teléfono para su médico o farmacia. Si sabe con antelación que usted o un ser querido necesitarán ayuda durante una evacuación, haga una lista de servicios de transporte en su área que estén disponibles para ayudar.

Piense en juntar y guardar suministros en una “mochila de emergencia” a prueba de agua que pueda agarrar si necesita salir rápidamente. La “mochila de emergencia” puede ser una mochila, una bolsa de compras o incluso un pequeño recipiente plástico. Además de los suministros básicos, como agua y mantas, su “mochila de emergencia” debe incluir medicamentos para el cáncer y elementos de atención médica de apoyo.

También debe empacar documentos importantes relacionados con su tratamiento y atención para el cáncer que lo ayuden a continuar su tratamiento donde sea que se encuentre. Puede guardar estos documentos en un dispositivo USB y conservarlo en su “mochila de emergencia”, o puede guardarlos en la nube u otro servidor al que pueda acceder desde cualquier lugar. (Asegúrese siempre de que sus archivos estén protegidos con contraseña para preservar la seguridad de su información personal).

Estos documentos pueden incluir lo siguiente:

  • Informes de patología.

  • Informes de laboratorio.

  • Resultados de pruebas de diagnóstico por imágenes.

  • Nombres, direcciones, números de teléfono, direcciones de correo electrónico y números de fax de todos los médicos que lo tratan a usted o a su ser querido.

  • Información del seguro.

Refugiarse en el lugar

Durante algunas emergencias, es posible que le pidan que se “refugie en el lugar”. En estas circunstancias, necesitará suficiente agua, alimentos, medicamentos y otros suministros, como un botiquín de primeros auxilios, para sobrevivir por sí solo hasta que la ayuda esté disponible.

Recuerde: es posible que, después de una catástrofe natural, se interrumpan los servicios de electricidad, gas, agua y teléfono. Podrían cerrarse las carreteras, y los servicios de emergencia que son especialmente importantes para las personas con cáncer, como las ambulancias y los hospitales, podrían no estar disponibles. Al elaborar un plan, es importante tener en cuenta de qué manera estas interrupciones podrían afectarlos a usted y a su salud.

Agua. Tenga agua suficiente para, al menos, 3 días. Todo el mundo necesita beber al menos 2 cuartos (medio galón) de agua por día. Prevea medio galón de agua más por persona para preparar comidas y para higiene personal. Si usted o un ser querido toman un medicamento que les provoca más sed, prevea tener más agua.

Alimentación. Tenga comida suficiente para, al menos, 3 días. Almacene alimentos que come habitualmente y que no necesitan refrigeración, como barritas energéticas, mantequilla de maní, galletitas y frutas enlatadas. (No olvide incluir un abrelatas). Hable con su médico sobre cualquier suplemento vitamínico, mineral o proteico que pueda necesitar para mantener su alimentación.

Medicamentos. Asegúrese de tener medicamentos suficientes para, al menos, 1 semana, incluido cualquier medicamento para el cáncer y fármacos para el dolor, las náuseas y otros efectos secundarios del tratamiento para el cáncer. Si no es posible tener un suministro de medicamentos para una semana, tenga la mayor cantidad posible a mano y hable con su farmacéutico o médico sobre cualquier otra cosa que deba hacer para estar preparado. Por ejemplo, si no hay electricidad durante un tiempo prolongado, será difícil mantener refrigerados los medicamentos.

Otros suministros. Prepare un botiquín de primeros auxilios para tratar lesiones básicas, como cortes o quemaduras. Muchas personas con cáncer corren un alto riesgo de infecciones. Para protegerse o proteger a un ser querido, incluya suministros para desinfección en su botiquín de primeros auxilios, como un aerosol antiséptico, peróxido o alcohol. Si usted o un ser querido tienen un catéter venoso central o una vía intravenosa para recibir tratamiento, incluya apósitos y suministros adicionales en su botiquín.

Tags: