8 maneras para sobrellevar la fatiga relacionada con el cáncer

September 12, 2017
Merry Jennifer Markham, MD, FACP

La Dra. Merry Jennifer Markham, FACP, es Profesora adjunta de la División de Hematología y Oncología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Florida (UF). Se especializa en el tratamiento del cáncer ginecológico y el linfoma, y es Jefa del Programa Multidisciplinario de Oncología Ginecológica de UF Health Cancer Center.

Está cansado. Se siente exhausto y no tiene nada de energía. No es la sensación de necesitar más horas de sueño que a veces tenía antes de que le diagnosticaran cáncer. Es una sensación persistente y angustiante de agotamiento físico o emocional que no se corresponde con la intensidad de sus actividades.

Es fatiga relacionada con el cáncer.

La fatiga puede ser un efecto secundario frecuente de casi cualquier tipo de tratamiento contra el cáncer, incluidas la quimioterapia y la radioterapia, y puede presentarse semanas o meses después de que finalice el tratamiento. El cáncer también puede provocar fatiga. Para muchas personas, la fatiga interfiere en las actividades normales diarias y afecta significativamente la calidad de vida.

Pero hay varias estrategias que puede emplear para controlarla.

1. Busque tratamiento para las afecciones médicas o las causas que empeoran la fatiga. Informe a su médico si tiene fatiga. Examinarán lo siguiente:

  • El dolor o su tratamiento, especialmente los medicamentos analgésicos narcóticos.

  • Angustia emocional, como ansiedad o depresión.

  • Nutrición deficiente o desequilibrio electrolítico, como niveles anormales de sodio, potasio, calcio y magnesio.

  • Anemia, un nivel anormalmente bajo de glóbulos rojos.

  • Alteraciones del sueño, como apnea de sueño o síndrome de piernas inquietas.

  • Efectos secundarios de medicamentos.

  • Otras afecciones médicas, como problemas cardíacos, pulmonares u hormonales.

2. Esté en movimiento. Camine, nade o vaya al gimnasio, mueva el cuerpo todos los días si puede. La actividad física es una de las mejores maneras de contrarrestar la fatiga relacionada con el cáncer. Hable con su médico sobre cómo comenzar a hacer ejercicio en forma segura (en inglés).

3. Tómese un tiempo para relajarse. Programe un descanso en el día para poder conservar la energía para cuando la necesite. Limite las siestas a menos de 1 hora para poder dormir de noche.

4. Coma bien. Mantener una buena nutrición es importante en muchos sentidos. Aunque no pueda comer mucho en este momento, picar refrigerios saludables durante el día puede ayudarlo a incorporar los nutrientes y la energía que necesita. Le recomendamos hablar con un nutricionista certificado (registered dietitian nutritionist, RDN) sobre cómo comer bien.

5. Incorpore buenos hábitos de sueño. Implemente pasos simples para lograr un sueño nocturno reparador (en inglés), por ejemplo, apague la televisión o la computadora al menos una hora antes de irse a la cama y evite la cafeína a partir de la tarde. Recuerde limitar sus siestas a menos de 1 hora.

6. Aplique estrategias de integración mente-cuerpo. Algunas personas descubren que los enfoques o actividades basados en la atención plena, como el yoga o la meditación, ayudan. También hay evidencia de que la acupuntura puede ayudar con la fatiga (en inglés).

7. Considere la psicoterapia y el asesoramiento. Un terapeuta o consejero (en inglés) con experiencia en personas con cáncer puede brindarle estrategias de respuesta u otras intervenciones psicosociales que pueden ayudarlo con la fatiga.

8. Realícese masajes. Hay cada vez más evidencia de que la masoterapia puede ayudar a aliviar la fatiga relacionada con el cáncer. Las investigaciones han demostrado que los masajes pueden mejorar la calidad de vida de las personas con cáncer y pueden mejorar el sueño. 

Tags: