Anestesia

Approved by the Cancer.Net Editorial Board, 03/2016

Escuche el podcast de Cancer.Net en inglés: Anestesia: qué esperar, adaptado a partir de este contenido

La anestesia es un medicamento que bloquea la sensación de dolor durante ciertos procedimientos médicos. El tipo de anestesia que se le administre dependerá del procedimiento y de su estado general de salud.

Los tipos de anestesia

Hay 4 tipos principales de anestesia:

  • Anestesia local. La anestesia local es una inyección que adormece el sitio donde se efectúa un procedimiento. Por lo general, se usa para procedimientos pequeños. Estos incluyen una biopsia de mama o la extirpación de un lunar. El adormecimiento dura poco tiempo, con la posibilidad de que dure algunas horas. Usted permanecerá despierto y consciente

  • Anestesia regional. La anestesia regional bloquea el dolor en una parte del cuerpo. En ocasiones, la inyección alivia el dolor en las horas posteriores a la cirugía. Esto facilita la recuperación. Hay dos tipos comunes de anestesia regional.

    • Un bloqueo nervioso periférico bloquea el dolor en zonas como los brazos, las manos, las piernas o los pies.

    • La anestesia epidural y raquídea bloquea el dolor en zonas como el abdomen, la pelvis, el recto o las extremidades inferiores.

  • Sedación. La sedación usa medicamentos que le relajarán y le darán sueño. Puede recibir estos medicamentos por vía oral en forma de líquido o píldora. O puede administrarse en una vena. Esto se denomina medicamento intravenoso (i.v.). La sedación puede usarse con anestesia local o regional para reducir el dolor. Hay diferentes niveles de sedación, basados en cuán consciente y despierto está durante el procedimiento:

    • Durante una sedación mínima, los pacientes reciben fármacos que les hacen sentirse menos ansiosos y relajados. Están despiertos y pueden hablar durante el procedimiento. Por lo general, este tipo se usa solo para pruebas o procedimientos incómodos.

    • En la sedación moderada, también denominada sedación consciente, los pacientes reciben medicamentos para reducir el dolor y disminuir su consciencia. Algunas personas bajo sedación consciente aún pueden hablar y responder al proveedor de atención médica. Otras se duermen ligeramente. A menudo se usa en cirugías menores. Es posible que no recuerde el procedimiento cuando desaparezca el efecto de la anestesia.

    • En la sedación profunda, los pacientes reciben fármacos que les hacen estar inconscientes durante el procedimiento. Normalmente no pueden hablar ni responder preguntas. Pueden responder al dolor, pero los medicamentos para el dolor normalmente se usan para reducir el dolor. Los pacientes también pueden recibir fármacos que afecten su memoria, lo que significa que no recordarán el procedimiento en el futuro. Durante este tipo de sedación, es posible que el equipo de atención médica necesite ayudar a un paciente a respirar.

  • Anestesia general. La anestesia general provoca la inconsciencia de la persona durante un procedimiento mayor, como la cirugía. Estar inconsciente es diferente de quedarse dormido. No puede despertarse sin medicamentos adicionales o esperar a que se acabe el efecto de la anestesia. La anestesia general usa una combinación de fármacos. Puede administrarse por vía i.v., un tubo para respirar o una combinación de ambos.

¿Quién administra la anestesia?

El equipo de atención de anestesia es un grupo de médicos, enfermeros y otros profesionales médicos. Estas personas cuidan de usted antes, durante y después de un procedimiento. Lo más probable es que su equipo incluya a:

  • Un anestesista. Este es un médico que se especializa en administrar anestesia y brindar atención relacionada. Él o ella será quien dirigirá su equipo de atención de anestesia.

  • Enfermeros anestesistas acreditados (certified registered nurse anesthetists, CRNA). Estos son enfermeros registrados que están capacitados en anestesia.

  • Asistentes de anestesia, también llamados AA. Estos son profesionales de atención médica que se han sometido a una capacitación de nivel universitario en atención de anestesia y técnicas avanzadas de monitoreo de pacientes.

Cómo prepararse para la anestesia

Antes de recibir anestesia general, es posible que deba reunirse con el anestesiólogo y completar un cuestionario. Este análisis puede incluir los siguientes temas:

  • su historia clínica;

  • los medicamentos de venta con receta y/o de venta libre, las vitaminas y los suplementos a base de hierbas que toma;

  • alergias, incluso a alimentos, medicamentos y materiales como el látex;

  • experiencias previas con la anestesia;

  • uso de tabaco, drogas y alcohol.

Es importante que responda estas preguntas con la mayor precisión. También es posible que deba realizarse análisis de sangre u otros exámenes con anterioridad para que su equipo de atención médica pueda evaluar por completo su salud. Toda esta información ayudará al equipo a elegir el tipo más seguro de anestesia para usted.

Asimismo, obtendrá información sobre restricciones de medicamentos, alimentos y bebidas. En la mayoría de los casos, le pedirá que ayune durante unas 6 horas antes del procedimiento. Esto significa que no debe comer ni beber nada que no sean líquidos transparentes. Y es posible que deba interrumpir temporalmente los medicamentos actuales que podrían interferir en la anestesia o el procedimiento.

¿Qué sucede durante la anestesia general?

Usted puede recibir anestesia general en una de estas maneras:

  • por vía i.v. insertada en una vena del brazo;

  • a través de una máscara facial que le ayuda a inhalar el medicamento;

  • con una combinación de ambas opciones.

Lo más probable es que quede inconsciente en menos de un minuto.

En el quirófano, los integrantes del equipo de atención de anestesia colocarán dispositivos de monitoreo en su cuerpo. Estos dispositivos hacen un seguimiento de sus signos vitales. Los signos vitales incluyen temperatura, presión arterial y frecuencia cardíaca.

Durante el procedimiento, los miembros del equipo se asegurarán de que los signos vitales estén en un nivel adecuado. El equipo, además, supervisará su nivel de consciencia.

El anestesiólogo puede elegir la administración de un medicamento adicional por los siguientes motivos:

  • aumentar la concentración de la anestesia;

  • brindar alivio para el dolor adicional;

  • relajar aún más los músculos para ayudar al cirujano a completar el procedimiento;

  • reducir el riesgo de efectos secundarios después del procedimiento.

Una vez concluido el procedimiento, el anestesiólogo detendrá gradualmente la anestesia y podrá darle otro medicamento para ayudarlo a despertar.

Los enfermeros con capacitación especializada le supervisarán mientras va recobrando el conocimiento. Normalmente, esto sucede en una sala de recuperación o en una unidad de atención posterior a la anestesia.

Posibles efectos secundarios de la anestesia

  • aturdimiento, somnolencia o confusión;

  • náuseas, vómitos o escalofríos;

  • boca seca o dolor de garganta. Esto podría producirse si se ha insertado un tubo en la boca y en las vías respiratorias para ayudarle a respirar durante su procedimiento.

Estos efectos secundarios son temporales y pueden ser manejados por el equipo de atención.

Entre las complicaciones poco comunes de la anestesia se encuentran lesiones graves y la muerte. Tales riesgos son mayores en casos de pacientes de edad avanzada o pacientes que tienen una enfermedad cardíaca o pulmonar grave.

Otra complicación poco común es la consciencia durante la anestesia. Eso significa que la persona puede despertar por un período breve durante el procedimiento. Esto ocurre en 1 o 2 de cada 1000 personas.

Factores de riesgo de la consciencia durante la anestesia:

  • someterse a una cirugía de emergencia;

  • tener un largo historial de uso de anticonvulsivos, opiáceos o tranquilizantes;

  • tener problemas cardiovasculares;

  • beber alcohol todos los días.

En el caso de la mayoría de las personas, la anestesia es inocua. Si siente que la recuperación de la anestesia o el procedimiento no van bien, comuníquese inmediatamente con su médico.

Cómo recuperarse de la anestesia

  • No conduzca un vehículo, opere maquinaria pesada ni tome decisiones importantes durante al menos 24 horas después de despertarse. Su velocidad de reacción y criterio podrían verse temporalmente alterados por la anestesia.

  • Pregúntele a su médico cuánto tiempo deberá esperar antes de volver a tomar sus medicamentos habituales.

  • Pregunte sobre restricciones temporales en cuanto a comidas y bebidas después de recibir anestesia. Inicialmente, es posible que le cueste digerir alimentos pesados. El médico podría recomendarle comenzar con líquidos, seguidos de alimentos livianos. Estos pueden incluir caldos o sopas, yogur, gelatina, tostadas, galletas o arroz solo.

Preguntas para hacer a su equipo de atención médica

Antes de recibir cualquier tipo de anestesia, quizás desee hacer estas preguntas:

  • ¿Tengo alguna opción en cuanto al tipo de anestesia que se empleará?

  • ¿Cuáles son los riesgos y las complicaciones de cada tipo de anestesia?

  • ¿Qué puedo hacer para evitar o reducir los riesgos y las complicaciones?

  • ¿Hay que realizar algún estudio antes de someterme a la anestesia?

  • ¿Puede mi familia estar conmigo en el quirófano?

  • ¿Qué tipo de atención recibiré antes, durante y después del procedimiento?

Más información

¿Qué es la cirugía oncológica?

Qué esperar cuando le realizan una cirugía

Efectos secundarios de la cirugía

Recurso adicional

MedlinePlus: Anestesia