Cambios en el gusto

Aprobado por la Junta Editorial de Cancer.Net, 09/2015

Algunas personas con cáncer experimentan cambios en el gusto durante el tratamiento contra el cáncer y después. Estos son algunos cambios en el gusto que podría observar:

  • Alimentos a los que les siente un sabor diferente al de antes, especialmente alimentos amargos, dulces y/o salados.

  • Algunos alimentos tienen un sabor insípido.

  • Todos los alimentos pueden tener el mismo gusto.

  • Un sabor metálico o químico en la boca, especialmente después de comer carne u otros alimentos con alto contenido de proteína.

Los cambios en el gusto pueden producir pérdida del apetito, disminución del peso y aversión a la comida, es decir, el rechazo de alimentos específicos. Por lo tanto, es importante comunicarle a su equipo de atención médica si experimenta algún cambio en el gusto. El alivio de efectos secundarios como este es un aspecto importante de la atención y el tratamiento para el cáncer. Esto se denomina control de los síntomas o cuidados paliativos.

Causas de los cambios en el gusto

Existen varias causas posibles de los cambios en el gusto relacionados con el cáncer y el tratamiento del cáncer. Comprender las causas puede ayudarlo a usted y a su equipo de atención médica a controlar estos cambios.

  • Quimioterapia. Los cambios en el gusto son un efecto secundario frecuente de la quimioterapia. Aproximadamente la mitad de las personas que reciben quimioterapia experimentan cambios en el gusto. Por suerte, los cambios en el gusto que produce la quimioterapia suelen desaparecer entre 3 y 4 semanas después de finalizado el tratamiento.

    Los siguientes tipos de quimioterapia comúnmente se asocian a cambios en el gusto:

    • Cisplatino (Platinol)

    • Ciclofosfamida (Neosar)

    • Doxorrubicina (Adriamycin)

    • Fluorouracilo (5-FU, Adrucil)

    • Paclitaxel (Taxol)

    • Vincristina (Oncovin, Vincasar PFS)

  • Otros medicamentos pueden causar cambios en el gusto, entre ellos:

    • Algunos medicamentos opioides, que son medicamentos para el dolor, como la morfina, que actúan sobre el sistema nervioso central.

    • Antibióticos, que se usan para tratar infecciones.

  • Radioterapia. El daño a las papilas gustativas y las glándulas salivales durante la radioterapia en la cabeza y el cuello a menudo causa cambios en el gusto. También puede producir cambios en el sentido del olfato. Los cambios en el sentido del olfato pueden afectar el sabor de los alimentos.

    Los cambios en el gusto causados por la radioterapia suelen comenzar a mejorar entre 3 semanas y 2 meses después de finalizado el tratamiento. Los cambios en el gusto pueden continuar mejorando durante alrededor de un año. Si las glándulas salivales de una persona están dañadas, el sentido del gusto podría no volver a ser completamente igual a lo que era antes del tratamiento.

  • Otras causas. Otras causas de los cambios en el gusto incluyen:

    • Cirugía de nariz, garganta o boca

    • Terapias biológicas, como interleucina-2 (IL-2), denominada aldesleucina (Proleukin)

    • Sequedad bucal

    • Daño a los nervios que intervienen en la degustación

    • Infecciones bucales

    • Problemas dentales o gingivales

    • Náuseas y vómitos

Cómo controlar los problemas en el gusto

En general, no hay tratamientos específicos para los problemas en el gusto. Sin embargo, a veces tratar la causa de los cambios en el gusto puede ayudar. Por ejemplo, tratar causas como infecciones bucales, sequedad bucal o problemas dentales o gingivales puede mejorar los cambios en el gusto.

Los cambios en el gusto pueden hacer que sea difícil para una persona consumir alimentos saludables y mantener el peso. Si esto le ocurre a usted, hable con su médico o nutricionista. Considere también los siguientes consejos para sobrellevar los cambios en el gusto. Según la causa de los cambios en el gusto, es posible que los diferentes consejos funcionen mejor para algunas personas que para otras.

  • Elija alimentos con buen aroma y sabor, aunque no esté familiarizado con ese alimento.

  • Elimine los olores de la cocción: use un extractor, cocine en una parrilla al aire libre o compre alimentos precocinados. Los alimentos fríos o a temperatura ambiente también tienen menos olor.

  • Consuma alimentos fríos o congelados, que pueden tener un mejor sabor que los alimentos calientes. Sin embargo, evite alimentos fríos si está recibiendo quimioterapia con oxaliplatino (Eloxatin). Este fármaco hace que sea difícil comer o beber cualquier alimento que esté frío.

  • Use utensilios de plástico y de vidrio para minimizar el sabor metálico.

  • Pruebe usar goma de mascar sin azúcar, con sabor a menta, limón o naranja. Estos sabores pueden ayudar a enmascarar el gusto amargo o metálico en la boca.

  • Pruebe fuentes de proteína, como carne de aves de corral, huevos, pescado, mantequilla de maní, porotos o productos lácteos, si la carne roja no tiene buen sabor.

  • Marine las carnes en jugo de frutas, vinos dulces, condimentos para ensaladas u otras salsas.

  • Condimente los alimentos con hierbas, especias, azúcar, limón o salsas.

  • Evite comer de 1 a 2 horas antes de la quimioterapia y hasta 3 horas después de la quimioterapia. Esto ayuda a prevenir la aversión a los alimentos causada por las náuseas y los vómitos. Además, no consumir alimentos favoritos antes de la quimioterapia ayuda a evitar la aversión a esos alimentos.

  • Enjuáguese con una solución de sal y bicarbonato de sodio antes de las comidas. Pruebe una solución de ½ cucharadita de sal y ½ de bicarbonato de sodio en 1 taza de agua tibia. Puede ayudar a neutralizar el mal gusto en la boca.

  • Mantenga una buena limpieza y salud bucal cepillándose con frecuencia y limpiándose con hilo dental todos los días.

  • En algunas personas, los suplementos de sulfato de zinc pueden ayudar a mejorar el gusto. Sin embargo, hable con su médico antes de tomar cualquier suplemento dietario, en especial durante el tratamiento activo.

Más información

Salud dental y bucal

Efectos secundarios