Neuropatía periférica

Aprobado por la Junta Editorial de Cancer.Net, 04/2016

El sistema nervioso periférico está formado por los nervios que se encuentran fuera del cerebro y la médula espinal. El cerebro y la médula espinal reciben el nombre de sistema nervioso central. Los nervios periféricos llevan información entre el sistema nervioso central y el resto del cuerpo. La neuropatía periférica es el daño a los nervios en el sistema nervioso periférico. Según cuáles nervios estén afectados por la neuropatía periférica, podría observar algunos de estos síntomas:

  • Cambios en la sensación, especialmente en las manos y los pies, como adormecimiento, hormigueo o dolor

  • Debilidad muscular, llamada miopatía

  • Cambios en el funcionamiento de los órganos, que provoca estreñimiento o mareos

La neuropatía periférica puede ocurrir a causa de:

  • Enfermedad, como cáncer, diabetes o un trastorno de la tiroides

  • Problemas nutricionales, como falta de vitamina B12

  • Afecciones hereditarias, como la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth

El tratamiento para el cáncer también puede generar este trastorno o agravarlo.

Factores de riesgo relacionados con el cáncer

La neuropatía periférica es un efecto secundario relativamente frecuente. Cualquier persona con un diagnóstico de cáncer está en riesgo de tener esta afección. Los siguientes factores pueden aumentar el riesgo:

Ubicación del tumor. Un tumor que presione un nervio periférico o uno que crezca en un nervio puede dañar el nervio.

Quimioterapia. Determinados tipos de quimioterapia, en especial, en dosis altas, pueden dañar los nervios periféricos. Estos fármacos incluyen:

  • El bortezomib (Velcade)

  • Los platinos, incluido el cisplatino (Platinol), el oxaliplatino (Eloxatin) y el carboplatino (Paraplatin)

  • Los taxanos, incluidos el docetaxel (Docefrez, Taxotere) y el paclitaxel (Taxol)

  • La talidomida (Synovir, Thalomid)

  • Los alcaloides de la vinca, incluida la vincristina (Vincasar), la vinorelbina (Navelbine) y la vinblastina (Velban)

Radioterapia. La radioterapia puede dañar los nervios. Los síntomas pueden tardar años en aparecer.

Cirugía. Las operaciones del pulmón o las mamas pueden provocar neuropatía. La extirpación de una pierna o un brazo también puede causarla.

Trastornos relacionados con el cáncer. Los trastornos paraneoplásicos son trastornos raros. Ocurren cuando el sistema inmunitario reacciona a las células del cáncer. Estos trastornos pueden causar neuropatía periférica. Estos trastornos son más frecuentes en personas con cáncer de pulmón. La culebrilla es una infección viral que a menudo causa dolor y una erupción cutánea en personas con sistemas inmunitarios debilitados. También puede causar neuropatía.

Antes de comenzar el tratamiento para el cáncer, infórmele a su médico si ya tiene síntomas de neuropatía. También debe conversar sobre cualquiera de los demás factores de riesgo (mencionados a continuación) que pueda tener. Están relacionados con la neuropatía periférica.

Otros factores de riesgo

Las siguientes enfermedades preexistentes son conocidas por causar neuropatía. Para las personas con cáncer, tener cualquiera de estas afecciones puede provocarles un mayor riesgo de desarrollar neuropatía.

  • Diabetes

  • Consumo excesivo de alcohol

  • Infecciones, como VIH-SIDA

  • Enfermedades autoinmunitarias como el lupus y la artritis reumatoide

  • Hipotiroidismo (glándula tiroides con baja actividad)

  • Enfermedad o insuficiencia renal

  • Afecciones hereditarias de neuropatía periférica, como la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth

  • Intoxicación por plomo o exposición a pesticidas

  • Estrés extremo

Síntomas

La neuropatía es diferente en cada persona. Los síntomas de la neuropatía y su gravedad dependen de qué nervios estén dañados y cuántos nervios estén afectados. Los síntomas se pueden desarrollar durante el tratamiento para el cáncer o poco después. La neuropatía también puede desarrollarse lentamente o empeorar después de que el tratamiento ha finalizado. Esto ocurre con más frecuencia en personas que reciben fármacos de platino y fármacos llamados taxanos. Existen 3 tipos de nervios periféricos que pueden verse afectados por el daño.

Nervios sensoriales. Normalmente, la neuropatía periférica afecta el sentido del tacto y la sensibilidad de las manos y los pies. Estos son los síntomas cuando los nervios sensoriales se ven afectados.

  • Los síntomas frecuentes son hormigueo, ardor, una sensación “eléctrica” de zumbido, o adormecimiento. En general comienza en los dedos de los pies y las manos. Puede continuar por las manos y los pies hacia el centro del cuerpo.

  • Puede sentir como si estuviera usando guantes o calcetines ajustados, aunque no los esté usando.

  • Puede sentir una sensación incómoda en las manos o los pies que puede empeorar al tocar algo.

  • Los objetos en los pies que normalmente no son dolorosos, como el calzado o las colchas de la cama, pueden causar dolor.

  • Puede notar una mayor sensación de dolor, que en general se describe como pellizcos, puñaladas penetrantes, ardor y descargas eléctricas.

  • Puede notar que le resulta difícil sentir las temperaturas altas o bajas, o saber si sufrió una lesión.

  • Le puede costar saber donde están sus pies y manos en el espacio. Esto se llama pérdida del sentido de posición. Puede dificultar el caminar o levantar objetos, en especial, si está en una habitación oscura o si trabaja con objetos pequeños.

Nervios motores. Los nervios motores envían información entre el cerebro y los músculos. Cuando estos nervios se lesionan, puede tener estos síntomas:

  • Problemas para caminar y moverse

  • Los brazos y las piernas se pueden sentir pesados o débiles, lo cual provoca problemas de equilibrio y coordinación

  • Puede resultarle difícil usar las manos y los brazos

  • Puede tener problemas con las tareas habituales, como enviar mensajes de texto o abotonarse una camisa

  • Puede tener calambres musculares, y notar pérdida muscular en las manos y los pies

Nervios autónomos. Estos nervios controlan las funciones del cuerpo que se realizan sin que tenga que pensarlas, como la presión arterial y el funcionamiento del intestino y la vejiga. Los síntomas incluyen:

  • Imposibilidad de sudar normalmente

  • Problemas gastrointestinales, como diarrea y estreñimiento

  • Mareos o desvanecimiento

  • Problemas para tragar

  • Problemas sexuales

Si tiene alguno de estos síntomas, hable con el médico u otro miembro del equipo de atención médica para que pueda obtener ayuda para controlarlos.

Prevención de la neuropatía relacionada con la quimioterapia

No hay una forma comprobada de prevenir la neuropatía causada por la quimioterapia. No existe ninguna evidencia sólida de que algún medicamento, vitamina o suplemento pueda ayudar a evitar la neuropatía. Se están estudiando varios antidepresivos y otros medicamentos, pero no se ha demostrado un beneficio en la prevención de la neuropatía causada por la quimioterapia. La Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica (American Society of Clinical Oncology, ASCO) no recomienda usar las siguientes vitaminas o suplementos para prevenir la neuropatía causada por la quimioterapia:

  • Acetil-L-carnitina

  • Calcio y magnesio

  • Glutatión

  • Vitamina E

Control de la neuropatía

El alivio de los efectos secundarios, también denominado cuidados paliativos, es un aspecto importante de la atención y el tratamiento del cáncer. Hable con su equipo de atención médica sobre cualquier síntoma que tenga, incluidos síntomas nuevos o un cambio en los síntomas.

El modo de tratar la neuropatía periférica depende de la causa y sus síntomas. Muchas personas se recuperan completamente en unos pocos meses o unos pocos años. En ocasiones, la afección puede ser más difícil de tratar y requerir control a largo plazo. El médico se encargará de diagnosticar y eliminar la causa de la neuropatía, y de controlar los síntomas. Existe una serie de métodos para el alivio de los síntomas:

Medicamentos. Si bien los medicamentos no pueden curar la neuropatía, pueden aliviar el dolor. Sin embargo, no alivian el adormecimiento. Los medicamentos más comunes para tratar el dolor neuropático son los anticonvulsivos y los antidepresivos. Para la neuropatía relacionada con la quimioterapia, la ASCO recomienda el antidepresivo duloxetina (Cymbalta). Se pueden recomendar analgésicos de venta libre para el dolor leve. Se pueden recomendar fármacos antiinflamatorios no esteroides recetados o analgésicos muy fuertes para el dolor intenso. Los tratamientos tópicos, como los parches y las cremas con lidocaína, también pueden ayudar a controlar el dolor. El mentol tópico al 1 % también parece ser útil, según estudios iniciales.

Mejor nutrición. Consumir una dieta rica en vitaminas B (incluida la B1 y la B12), ácido fólico y antioxidantes puede ayudar a controlar la neuropatía. También debe tener una dieta equilibrada y evitar beber demasiado alcohol.

Terapia física y/u ocupacional, y tratamientos intervencionistas. La terapia física y/u ocupacional puede mantener los músculos fuertes y mejorar la coordinación y el equilibrio. Con frecuencia, los terapeutas pueden recomendar dispositivos para permitirle realizar las actividades diarias habituales con más facilidad. El ejercicio regular también puede ayudar a reducir el dolor. Los dispositivos que estimulan la piel con electricidad también pueden ser útiles para tratar el dolor neuropático, pero se necesitan más investigaciones.

Medicina integradora (en inglés). Los masajes, la acupuntura y las técnicas de relajación pueden ayudar a disminuir el dolor y reducir el estrés mental. Consejos adicionales:

  • Coloque alfombras antiestrés en el hogar y el ambiente de trabajo para apoyar los pies.

  • Use calzado con suela mecedora.

Seguridad en el hogar

Tener neuropatía periférica aumenta las posibilidades de sufrir lesiones, especialmente en el hogar. Si tiene dificultades sensoriales o motoras, estos consejos pueden ayudarlo a evitar lesiones:

  • Mantenga todas las habitaciones, los vestíbulos y las escaleras bien iluminados.

  • Instale barandas a ambos lados de las escaleras.

  • Elimine todo lo que signifique un peligro de tropiezo o resbalón, como pequeñas alfombras y desorden general.

  • Instale barras de agarre en la ducha o asideras en la bañera. Coloque alfombrillas antideslizantes en la bañera.

  • Asegúrese de que el agua de la ducha o la bañera esté por debajo de los 110 grados Fahrenheit. Use un termómetro para controlar la temperatura. Fije el calentador de agua a una temperatura más baja.

  • Limpie el agua o los líquidos derramados de inmediato.

  • Use platos irrompibles.

  • Use agarraderas mientras cocina y guantes de goma cuando lave los platos.

  • Si conduce, asegúrese de que puede sentir completamente los pedales del freno y el acelerador, y el volante. Asegúrese de que puede mover rápidamente el pie del pedal del acelerador al freno.

  • Si el médico le indica que use un bastón o un andador, úselo para moverse de una habitación a otra.

Más información

Efectos secundarios sobre el sistema nervioso

Guía de prácticas clínicas en inglés de la American Society of Clinical Oncology: Prevención y manejo de la neuropatía periférica inducida por la quimioterapia en sobrevivientes al cáncer en adultos

Efectos secundarios

Recurso adicional

LIVESTRONG: Neuropatía