Neutrocitopenia

Aprobado por la Junta Editorial de Cancer.Net, 10/2016

Con neutropenia, el cuerpo tiene bajo nivel de neutrófilos. Los neutrófilos son un tipo de glóbulo blanco. Los glóbulos blancos ayudan al cuerpo a combatir las infecciones. Se producen en la médula ósea. La médula ósea es el tejido blando y esponjoso que se encuentra dentro de los huesos más grandes.

Los neutrófilos combaten las infecciones al destruir los microorganismos que causan la infección. Estos incluyen las bacterias y hongos nocivos o Cándida. Esto significa que las personas con neutropenia presentan un mayor riesgo de contraer infecciones graves. Las personas con niveles muy bajos de neutrófilos o neutropenia que dura mucho tiempo pueden tener más probabilidades de desarrollar infecciones.

Cierto grado de neutropenia se produce en casi la mitad de las personas con cáncer que reciben quimioterapia. Y es un efecto secundario frecuente en personas con un determinado tipo de cáncer denominado leucemia.

Signos y síntomas de neutropenia

Algunas personas con neutropenia sentirán fatiga. Sin embargo, la neutropenia podría no generar síntomas. Normalmente, los pacientes descubren que tienen neutropenia cuando se hacen un análisis de sangre. O cuando desarrollan una infección. Como resultado de ello, su médico programará análisis de sangre regulares. Estos análisis pueden diagnosticar neutropenia y otros efectos secundarios de la quimioterapia relacionados con la sangre.

Para pacientes con neutropenia, incluso una infección menor rápidamente puede pasar a ser grave.  Signos de infección:

  • Fiebre, que es temperatura de 100.5 °F o más

  • Escalofríos o sudoración

  • Dolor de garganta, llagas en la boca o dolor de dientes

  • Dolor abdominal

  • Dolor cerca del ano

  • Dolor o ardor al orinar o micción frecuente

  • Diarrea o llagas alrededor del ano

  • Tos o dificultad para respirar

  • Enrojecimiento, hinchazón o dolor, en especial alrededor de un corte, una herida o donde se colocó un catéter

  • Secreción o comezón vaginal fuera de lo común

Las infecciones son tratables. Sin embargo, si se las deja sin tratar, pueden ser graves y potencialmente mortales. Hable con su médico si experimenta alguno de estos signos. Además, asegúrese de mencionar cualquier cambio en sus síntomas.

Causas de neutropenia

Factores relacionados con el cáncer y el tratamiento del cáncer que pueden causar neutropenia:

  • Algunos tipos de quimioterapia.

  • Tipos de cáncer que afectan directamente a la médula ósea, como la leucemia, el linfoma y el mieloma.

  • El cáncer que se ha diseminado.

  • La radioterapia en varias áreas del cuerpo o los huesos de la pelvis, las piernas, el tórax o el abdomen.

Las personas con cáncer que tienen un riesgo mayor de desarrollar neutropenia:

  • Las personas de 70 años o más.

  • Las personas con un sistema inmunitario debilitado por otras causas, como la infección por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) o un trasplante de órganos.

Neutropenia relacionada con el ciclo frecuente de quimioterapia

El tipo o la dosis de quimioterapia influye en cuándo disminuyen los niveles de neutrófilos. Por lo general, comienzan a caer aproximadamente una semana después del comienzo de la quimioterapia. Los niveles de neutrófilos alcanzan un punto bajo alrededor de 7 a 14 días después del tratamiento. Este punto bajo se denomina nadir. En el nadir, tiene más probabilidades de desarrollar una infección.

Su recuento de neutrófilos comienza entonces a aumentar nuevamente. Esto ocurre cuando su médula ósea reanuda la producción normal de neutrófilos. Sin embargo, alcanzar nuevamente un nivel normal puede llevar de 3 a 4 semanas. En ese momento, su cuerpo ya está listo para la siguiente ronda de quimioterapia. Si recibió varias rondas de quimioterapia, su cuerpo puede necesitar más tiempo para comenzar a producir niveles saludables de neutrófilos.

Manejo y tratamiento de la neutropenia

El tratamiento para aliviar los síntomas y efectos secundarios es un aspecto importante de la atención del cáncer. Este enfoque se denomina atención médica de apoyo o cuidados paliativos. Hable con su equipo de atención médica si experimenta síntomas o un cambio en los síntomas.

Si tiene neutropenia, tome medidas para prevenir la infección. Por ejemplo, evite rodearse de gente que tengan un resfriado, gripe u otras enfermedades. Lávese las manos con frecuencia, en especial, antes de comer y después de ir al baño. Conozca otras medidas para evitar la infección. Durante períodos de neutropenia prolongada, su médico puede recomendar antibióticos para prevenir las infecciones.

Además, la neutropenia puede afectar su próxima ronda de quimioterapia. En particular, si su nivel de neutrófilos no regresa a la normalidad lo suficientemente rápido. Su médico puede posponer la quimioterapia o reducir la dosis.

Para la neutropenia con fiebre, es posible que el médico recete factores de crecimiento de glóbulos blancos. Estos fármacos ayudan al cuerpo a fabricar más glóbulos blancos. Lea más sobre las pautas de ASCO sobre factores de crecimiento de glóbulos blancos (en inglés).

Más información

Efectos secundarios

Efectos secundarios de la radioterapia

Efectos secundarios de la quimioterapia

Recurso adicional

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC): infección y neutropenia