Problemas de la atención, el pensamiento y la memoria

Aprobado por la Junta Editorial de Cancer.Net, 12/2015

Los problemas cognitivos ocurren cuando una persona tiene dificultades para procesar la información. Esto incluye tareas mentales relacionadas con la capacidad de concentración, el pensamiento y la memoria a corto plazo.

Hasta el 75 % de las personas con cáncer experimenta problemas cognitivos durante el tratamiento, y el 35 % tiene dificultades que continúan durante meses después de terminar el tratamiento. Estos problemas varían en cuanto a la gravedad y a menudo dificultan la realización de las actividades cotidianas. Si usted experimenta problemas cognitivos graves, hable con su equipo de atención médica acerca de cómo abordar tales dificultades.

Signos y síntomas de los problemas cognitivos

El control de los síntomas de los problemas cognitivos constituye una parte importante de la atención y el tratamiento del cáncer. Esto se denomina cuidados paliativos. Hable con su equipo de atención médica sobre cualquier síntoma que experimente usted o la persona que está cuidando. Esto incluye los siguientes síntomas o cambios:

  • Dificultad para concentrarse, enfocar la atención o prestar atención.

  • Confusión mental o desorientación.

  • Dificultad para orientarse en el espacio.

  • Pérdida de memoria o dificultad para recordar cosas, especialmente nombres, fechas y números de teléfono.

  • Problemas de comprensión.

  • Dificultad relacionada con el criterio o el razonamiento.

  • Deficiencia en las habilidades aritméticas, de organización y del lenguaje, lo cual incluye tareas tales como no poder ordenar los pensamientos, encontrar la palabra correcta o llevar la contabilidad de su chequera.

  • Problemas para realizar múltiples tareas.

  • Mayor lentitud al procesar información.

  • Cambios emocionales y conductuales, como conducta irracional, cambios bruscos en el estado de ánimo, enojo o llanto inadecuados y conducta inadecuada desde el punto de vista socia.

  • Confusión grave.

El grado de estos síntomas a menudo depende de la edad de la persona, el nivel de estrés, antecedentes de depresión o ansiedad, habilidades de afrontamiento, y el acceso a los recursos emocionales y psicológicos.

Causas de los problemas cognitivos

Los supervivientes de cáncer suelen usar el término “quimio-cerebro” para describir la dificultad para pensar claramente después del tratamiento contra el cáncer. Sin embargo, las personas que no reciben quimioterapia también informan síntomas similares. Muchos factores pueden causar problemas cognitivos, además de la quimioterapia.

  • La radioterapia en la cabeza y el cuello o la radioterapia de cuerpo entero.

  • La cirugía del cerebro, en la que algunas áreas del cerebro pueden dañarse o alterarse durante una biopsia o la extirpación de un tumor canceroso.

  • La terapia hormonal, la inmunoterapia y otros medicamentos, que pueden incluir los siguientes:

    • Medicamentos contra las náuseas

    • Antibióticos

    • Analgésicos

    • Inmunosupresores

    • Antidepresivos

    • Medicamentos contra la ansiedad

    • Medicamentos para el corazón

    • Medicamentos contra los trastornos del sueño

  • Infecciones, en especial aquellas del cerebro y la médula espinal, y las infecciones que producen fiebre alta.

  • Cáncer cerebral.

  • Otros tipos de cáncer que se diseminan al cerebro.

  • Otras afecciones o síntomas relacionados con el cáncer o con los tratamientos contra el cáncer, incluidos anemia, problemas para dormir, fatiga, alto nivel de calcio en sangre y desequilibrio electrolítico que puede ocasionar deshidratación o insuficiencia orgánica.

  • Respuestas emocionales, como el estrés, la ansiedad o la depresión.

  • Cantidad insuficiente de vitaminas y minerales específicos, como hierro, vitamina B o ácido fólico.

  • Otros trastornos del cerebro o el sistema nervioso que no están relacionados con el cáncer.

Control de los problemas cognitivos

Los problemas cognitivos provenientes de una afección tratable, como anemia o desequilibrio electrolítico, por lo general desaparecen después de recibir tratamiento para la afección. De igual modo, los problemas producidos por un medicamento deberían desaparecer tras la interrupción de dicho medicamento. Por lo general, los problemas relacionados con el cáncer cerebral mejoran con el tratamiento, pero es posible que algunos síntomas continúen. Lamentablemente, los problemas cognitivos relacionados con la quimioterapia, la radioterapia u otros tratamientos contra el cáncer pueden ser a largo plazo. El control de estos problemas cognitivos duraderos puede incluir:

  • Medicamentos, incluidos estimulantes, fármacos que mejoran la cognición, antidepresivos y fármacos que bloquean las acciones de narcóticos, como la morfina.

  • Ergoterapia y rehabilitación vocacional para ayudar a las personas con las actividades cotidianas y las habilidades relacionadas con el trabajo.

  • Rehabilitación cognitiva y estimulación cognitiva, para ayudar a los pacientes a mejorar sus habilidades cognitivas y encontrar formas de sobrellevar los problemas cognitivos.

Estrategias para sobrellevar los problemas cognitivos

Las siguientes estrategias pueden ayudarle a sobrellevar mejor las dificultades en la atención, el pensamiento y la memoria y a mantener la agudeza mental:

  • Haga una lista de recordatorios diarios. Póngala en un lugar conveniente, donde la pueda consultar con frecuencia. Si es necesario, tenga una copia de la lista en su trabajo.

  • Haga una tarea por vez y evite las distracciones.

  • Lleve una pequeña libreta y un bolígrafo o un lápiz para escribir fácilmente notas y recordatorios. O bien, descargue una aplicación de toma de notas en su teléfono celular inteligente (“smartphone”) y tableta.

  • Utilice un calendario u organizador diario para llevar un registro de las citas, actividades y fechas importantes que se aproximan.

  • Coloque notas adhesivas alrededor de la casa y el lugar de trabajo para recordar las tareas importantes. También puede establecer recordatorios utilizando el calendario de su correo electrónico o teléfono.

  • Utilice juegos de palabras, como la rima, para ayudarle a recordar las cosas.

  • Descanse mucho.

  • Hágase un tiempo para la actividad física, a fin de aumentar el estado de alerta mental. Trate de caminar, nadar o hacer jardinería. El yoga o la meditación también pueden ayudarle a relajarse y despejar su mente.

  • Realice actividades mentales que fortalezcan el cerebro, como resolver crucigramas o rompecabezas, pintar, tocar un instrumento musical o aprender un pasatiempo nuevo.

  • No tenga miedo de hacer preguntas a su médico, aunque se sienta como si estuviera siendo reiterativo. Luego mantenga un registro de las cuestiones importantes que analice con su médico. Puede utilizar un cuaderno especial, una grabadora de voz, la aplicación móvil de Cancer.Net o una guía de la American Society of Clinical Oncology. Si la actividad es demasiado abrumadora, pídale a un amigo o familiar que lo acompañe a la cita. Esa persona puede tomar notas y repasarlas con usted posteriormente.

  • Hable con su empleador si tiene problemas en el trabajo. Analice las maneras en que su empleador podría apoyarlo, por ejemplo, mediante un cambio en los plazos o la carga laboral. Lea más sobre regresar al trabajo después del cáncer (en inglés).

  • Prepárese para el día siguiente dejando listas, la noche anterior, las cosas que necesitará.

  • Establezca un código de colores o coloque etiquetas en determinados armarios o cajones donde guarda cosas en su casa.

  • Siempre vuelva a colocar los objetos, como las llaves del auto, en el mismo lugar en que estaban, para que pueda encontrarlos fácilmente.

  • Evite el desorden.

  • Guarde los números de teléfono importantes en su teléfono celular o a la vista junto al teléfono de su hogar. También puede llevar una libreta de direcciones en caso de que se olvide su teléfono celular cuando sale.

Además, no tenga miedo de pedir ayuda a sus familiares y amigos. Asimismo, hable con su médico u otros miembros del equipo de atención médica acerca de recibir asesoramiento (en inglés) y otros recursos.

Problemas cognitivos en los niños

Los niños pequeños (de 5 años o menos) son más propensos a tener problemas cognitivos a largo plazo. Estos problemas cognitivos pueden ocurrir meses o años después de la finalización del tratamiento y pueden continuar durante la edad adulta. Los siguientes tratamientos tienen mayores probabilidades de causar problemas cognitivos:

  • La radioterapia dirigida a la cabeza, el cuello o la médula espinal.

  • La radioterapia de cuerpo entero.

  • La quimioterapia aplicada directamente en la columna vertebral o el cerebro.

Algunos de los posibles problemas cognitivos incluyen:

  • Disminución en la inteligencia general.

  • Problemas de aprendizaje.

  • Menor capacidad de concentración y trastornos por déficit de la atención.

  • Retraso en el desarrollo, incluido el retraso en el desarrollo social, emocional y conductual.

  • Menores logros académicos, en especial en lectura, lenguaje y matemática.

  • Menor capacidad de comprender el lenguaje o de reunir pensamientos para que tengan sentido.

  • Disminución en las habilidades de la memoria verbal y no verbal.

Su hijo puede recibir terapia ocupacional, terapia del habla, terapia del comportamiento, estimulación de las habilidades sociales, rehabilitación cognitiva o medicamentos para los trastornos por déficit de la atención a fin de ayudar a tratar los problemas cognitivos. Es posible que algunos niños deban adquirir nuevas formas de aprender en la escuela o de prestar atención.

También son útiles las opciones adicionales dentro de la escuela, como la instrucción especializada en lectura y matemática, y los programas de educación especial. Debido a que la intervención temprana parece ofrecer el mayor beneficio, los padres deben estar atentos a los posibles problemas cognitivos. Deben hablar con el médico, el oncólogo u otro miembro del equipo de atención médica de su hijo tan pronto como sospechen que existe un problema.

Más información

Control de las emociones (en inglés)

Sobrevivencia

Efectos tardíos del cáncer infantil

Efectos secundarios