Síndrome mano-pie o eritrodisestesia palmoplantar

Approved by the Cancer.Net Editorial Board, 05/2016

El síndrome mano-pie también se llama eritrodisestesia palmoplantar. Es un efecto secundario de algunos tratamientos para el cáncer. El síndrome mano-pie genera enrojecimiento, hinchazón y dolor en las palmas de las manos y/o las plantas de los pies. A veces aparecen ampollas. Aunque es menos frecuente, el síndrome mano-pie a veces se produce en otras áreas de la piel, como las rodillas y los codos.

El alivio de los efectos secundarios es un aspecto importante de la atención y el tratamiento para el cáncer. Esto se denomina manejo de los síntomas o cuidados paliativos. Hable con su equipo de atención médica sobre cualquier síntoma que experimente, incluidos síntomas nuevos o un cambio en los síntomas.

Los síntomas del síndrome mano-pie

Los síntomas del síndrome mano-pie leve o moderado incluyen los siguientes:

  • Enrojecimiento parecido a una quemadura solar.

  • Hinchazón.

  • Sensación de cosquilleo o ardor.

  • Sensibilidad al tacto.

  • Tirantez de la piel.

  • Callos gruesos y ampollas en las palmas y las plantas.

Los síntomas del síndrome mano-pie grave incluyen:

  • Agrietamiento de la piel o descamación.

  • Ampollas, úlceras o llagas en la piel.

  • Dolor intenso.

  • Dificultad para caminar o usar las manos.

Causas del síndrome mano-pie

Algunos fármacos contra el cáncer afectan el crecimiento de las células cutáneas o de pequeños vasos sanguíneos en las manos y en los pies. Esto es lo que causa el síndrome mano-pie. Una vez que sale de los vasos sanguíneos, el fármaco daña los tejidos circundantes. Esto provoca síntomas que varían desde el enrojecimiento y la hinchazón a problemas para caminar.

Algunos fármacos tienen mayores probabilidades de causar síndrome mano-pie que otros. Los fármacos que pueden causar síndrome mano-pie incluyen:

  • Axitinib (Inlyta)

  • Cabozantinib (Cabometyx, Cometriq)

  • Capecitabina (Xeloda)

  • Citarabina (Cytosar-U)

  • Docetaxel (Docefrez, Taxotere)

  • Floxuridina (FUDF)

  • Fluorouracilo (5-FU, Adrucil)

  • Idarrubicina (Idamycin)

  • Doxorrubicina liposomal (Doxil)

  • Doxorrubicina (Adriamycin)

  • Sunitinib (Sutent)

  • Sorafenib (Nexavar)

  • Pazopanib (Votrient)

  • Paclitaxel (Taxol)

  • Vemurafenib (Zelboraf)

  • Regorafenib (Stivarga)

No todas las personas que toman estos medicamentos desarrollan síndrome mano-pie. La gravedad del síndrome mano-pie puede variar de una persona a otra. Incluso las personas que toman el mismo fármaco para la misma forma de cáncer pueden no tener los mismos síntomas.

Manejo y prevención del síndrome mano-pie

El síndrome mano-pie es generalmente peor durante las primeras 6 semanas de tratamiento con la terapia dirigida. Los fármacos para la terapia dirigida incluyen axitinib, cabozantinib, regorafenib, sorafenib, sunitinib y pazopanib. Con la quimioterapia, generalmente aparece después de 2 a 3 meses.

Si nota signos tempranos del síndrome mano-pie o si nota que sus síntomas empeoran, llame al consultorio de sus médicos. Es posible que su equipo de atención médica necesite modificar su tratamiento o brindarle métodos para manejar este síntoma. Estos consejos pueden ser útiles:

  • Limite el uso de agua caliente en las manos y los pies cuando lave los platos o se bañe.

  • Tome duchas o baños con agua fría. Seque delicadamente su piel a palmaditas luego de lavarse o bañarse.

  • Refresque sus manos y pies. Use bolsas de hielo, agua corriente del grifo fresca o una toalla húmeda durante 15 a 20 minutos a la vez. No aplique hielo directamente sobre la piel.

  • Evite fuentes de calor, incluidos saunas, sentarse al sol o sentarse frente a una ventana por donde entra el sol.

  • Evite actividades que producen fuerza o frotación en las manos o los pies durante las primeras 6 semanas de tratamiento. Esto incluye trotar, hacer ejercicios aeróbicos y practicar deportes con raqueta.

  • Evite el contacto con sustancias químicas abrasivas utilizadas en jabones para la ropa o productos de limpieza para el hogar.

  • Evite usar guantes de goma o vinilo sin forro para lavar con agua caliente. La goma retiene el calor y la transpiración contra la piel. Trate de usar guantes de algodón blanco debajo de los guantes de goma.

  • Evite usar herramientas o utensilios domésticos que requieran ejercer presión con la mano contra una superficie dura. Algunos ejemplos incluyen las herramientas de jardín, los cuchillos y los destornilladores.

  • Coloque con delicadeza cremas para el cuidado de la piel, a fin de mantener las manos humectadas. Evite frotar o masajear las manos y los pies con lociones. Este tipo de movimiento puede generar fricción.

  • Use calzado y ropa bien ventilados y holgados para que el aire pueda moverse libremente por su piel.

  • Evite caminar descalzo, y use pantuflas suaves y calcetines gruesos para reducir la fricción en los pies.

  • Considere la posibilidad de visitar a un podólogo para quitar las callosidades y las uñas gruesas. Un podólogo es un médico que se especializa en tratar las afecciones de los pies. El podólogo puede también recomendar productos que reducen la fricción y la presión en los pies.

Tratamiento del síndrome mano-pie

Cuando tome medicamentos conocidos por generar el síndrome mano-pie, pueden ser de ayuda los medicamentos antiinflamatorios tópicos. Estos incluyen cremas corticoesteroides, como clobetasol (diversas marcas) o halobetasol (Ultravate). Además, su médico puede reducir la dosis de quimioterapia o cambiar el cronograma de la quimioterapia. Es posible que su médico necesite suspender temporalmente la quimioterapia hasta que se alivien los síntomas del síndrome mano-pie.

Se pueden utilizar las siguientes opciones para el tratamiento del síndrome mano-pie:

  • Analgésicos tópicos, como la lidocaína (lidotesina, Lidoderm, xilocaína, Xylocitin). Estos se usan como una crema o como un parche sobre las zonas dolorosas de las palmas y las plantas.

  • Existen cremas exfoliantes humectantes tópicas, ya sea de venta libre o con prescripción médica. Aquellas que contienen urea, ácido salicílico o lactado de amonio son las más útiles.

  • Analgésicos, como ibuprofeno (diversas marcas), naproxeno (diversas marcas) y celecoxiba (Celebrex).

  • Bolsas de hielo bajo las manos y los pies durante la administración de quimioterapia para evitar el síndrome mano-pie causado por el paclitaxel, el docetaxel o la doxorrubicina.

Más información

Afecciones cutáneas

Efectos secundarios de la quimioterapia

Efectos secundarios