Salud dental y bucal

Aprobado por la Junta Editorial de Cancer.Net, 04/2016

Muchos fármacos o tipos de radioterapia para el cáncer afectan la boca, los dientes y las glándulas salivales del paciente. Estos efectos pueden hacer que sea difícil comer, hablar, masticar o tragar. Afortunadamente, con un buen cuidado personal y una buena atención profesional, las personas con cáncer y sus médicos pueden reducir estos efectos secundarios.

Además de su dentista habitual, existen muchos otros tipos de profesionales de la salud dental que pueden ayudarlo con el cuidado bucal antes, durante y después de su tratamiento contra el cáncer. Estos incluyen:

  • Un oncólogo bucal, que se especializa en la salud dental y bucal de las personas con cáncer.

  • Un cirujano bucal, que realiza cirugías de la boca y la mandíbula.

  • Un periodoncista, que diagnostica y trata las enfermedades de las encías.

  • Un protesista maxilofacial, que reemplaza los dientes u otras estructuras en la boca y la mandíbula.

Tipos de efectos secundarios dentales y bucales

Los efectos secundarios de la boca causados por el tratamiento para el cáncer pueden incluir:

  • Sequedad bucal

  • Saliva espesa

  • Cambios en el gusto

  • Llagas en la boca

  • Caries

  • Dificultad para tragar

  • Dificultad para masticar o para abrir la boca

  • Infección

  • Enfermedad ósea

  • Inflamación o dolor en el recubrimiento de la boca y la lengua

Muchos de estos efectos secundarios desaparecen poco tiempo después de que finalice el tratamiento. Algunos podrían ser duraderos o permanentes. Obtenga más información sobre estos efectos secundarios.

Causas de los efectos secundarios dentales o bucales

No todos los tratamientos para el cáncer afectan la boca, los dientes y la mandíbula. No obstante, los siguientes tratamientos podrían causar efectos secundarios dentales y bucales específicos. Para conocer más sobre su riesgo de experimentar estos efectos secundarios, hable con un miembro de su equipo de atención médica.

  • Radioterapia en la cabeza y el cuello. Los efectos secundarios de la radioterapia en la cabeza y el cuello pueden incluir los siguientes:

    • Sequedad bucal

    • Disminución de la saliva

    • Saliva espesa

    • Infección

    • Aumento del riesgo de caries

    • Pérdida del gusto

    • Llagas en la boca

    • Enfermedad ósea

    • Rigidez en la mandíbula

Estos efectos secundarios pueden ser temporales o persistir durante varios años después del tratamiento. Los pacientes con buena salud dental antes del tratamiento tienen un riesgo menor de padecer estas afecciones. Por consiguiente, es importante ver a un dentista ANTES de comenzar el tratamiento contra el cáncer. Durante estas visitas, su dentista puede tratar los dientes con caries, rotos o infectados. Si usa dentadura postiza, su dentista controlará que se adapte bien y que no esté irritando su boca.

Es probable que la radioterapia ocasione un cambio en la cantidad y la consistencia de su saliva. Esto significa que puede elevar su riesgo de tener caries. Para prevenir las caries, es probable que su dentista le recomiende tratamientos con flúor especiales durante la radioterapia. Este tratamiento, junto con una dieta baja en azúcar, puede ayudarle a proteger sus dientes. Obtenga más información sobre los efectos secundarios de la radioterapia.

  • Quimioterapia. Entre los efectos secundarios frecuentes de la quimioterapia, se incluyen los siguientes:

    • Llagas en la boca

    • Dolor en la boca y las encías

    • Descamación o ardor en la lengua

    • Infección

    • Cambios en el gusto

Algunos tipos de quimioterapia también podrían causar una disminución temporal de la capacidad del cuerpo para producir células que combaten infecciones. Esto significa que es importante eliminar cualquier infección dental ANTES del tratamiento contra el cáncer. Además, los frenos pueden irritar las mejillas o la boca, de forma que se deben retirar los aparatos de ortodoncia antes de iniciar la quimioterapia. No habrá problema para volver a colocarlos una vez finalizado el tratamiento. De la misma forma, si tiene dentadura postiza, intente sacársela de la boca tanto como pueda durante el tratamiento. Normalmente, los efectos secundarios dentales y bucales de la quimioterapia desaparecen poco después de finalizar el tratamiento. Obtenga más información sobre los efectos secundarios de la quimioterapia.

  • Trasplante de médula ósea/células madre. La quimioterapia en dosis alta que normalmente se administra antes de un trasplante de células madre puede causar efectos secundarios dentales y bucales. Estos son similares a los descritos bajo “quimioterapia”, más arriba. Esto significa que es importante visitar al dentista antes del trasplante. Durante esta visita, su dentista podrá tratar cualquier enfermedad bucal, algo que es muy importante hacer antes del tratamiento. Si está planificando someterse a un trasplante de células madre de un donante, es posible que también desarrolle un efecto secundario llamado enfermedad de injerto contra huésped. Esta enfermedad puede ocasionar sequedad en la boca, disminución de la cantidad de saliva, llagas en la boca, sensibilidad a los alimentos picantes o ácidos, dificultad para tragar. También puede aumentar el riesgo de caries. Obtenga más información sobre los efectos secundarios del trasplante de células madre (en inglés).

Para las personas con leucemia, linfoma o mieloma múltiple que se someten a un trasplante de células madre, la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) de los EE. UU. aprobó el uso del fármaco palifermina (Kepivance) para prevenir la formación de llagas en la boca relacionadas con el tratamiento. Los pacientes reciben palifermina a través de un tubo intravenoso (IV) que se coloca en una vena antes del trasplante.

  • Fármacos modificadores de huesos. Los medicamentos como los bifosfonatos y otros fármacos más nuevos a veces se usan para prevenir o tratar la osteoporosis (en inglés) y otros tipos de pérdida ósea ocasionados por el cáncer. Un efecto secundario poco frecuente pero grave de estos medicamentos es la osteonecrosis de la mandíbula (osteonecrosis of the jaw, ONJ). Esta enfermedad puede ocasionar dolor, hinchazón e infección de la mandíbula, dientes flojos y huesos expuestos. Para ayudar a prevenir la ONJ, visite a un dentista antes de comenzar el tratamiento para asegurarse de que no hay ninguna infección. Existen tratamientos efectivos disponibles para este tipo de efecto secundario. Obtenga más información en inglés sobre los fármacos modificadores de huesos para el cáncer de mama y los bifosfonatos para el mieloma múltiple.

  • Nuevos tipos de terapia farmacológica. Constantemente, se están desarrollando nuevos y efectivos medicamentos para tratar el cáncer. Algunos, llamados terapias dirigidas, tienen como objetivo pasos específicos en el desarrollo del cáncer. Las terapias dirigidas también tienen efectos secundarios, y algunos de estos pueden afectar la boca. Por ejemplo, los fármacos llamados inhibidores de mTOR pueden ocasionar aftas.

  • Otros medicamentos. Otros medicamentos que ayudan a controlar los síntomas y los efectos secundarios del cáncer también pueden ocasionar efectos secundarios dentales y bucales. Por ejemplo, los medicamentos para el dolor pueden ocasionar sequedad en la boca. Y algunos enjuagues bucales que se usan para tratar las infecciones pueden decolorar los dientes.

Cómo prevenir los efectos secundarios dentales o bucales

Vea a su dentista al menos 4 veces antes de iniciar el tratamiento contra el cáncer. Pídale a su dentista que comparta detalles sobre su salud bucal con su oncólogo. De esta forma, ambos médicos podrán trabajar en conjunto para planificar su atención. Normalmente, debería dejar pasar al menos 2 semanas entre la cirugía dental y el tratamiento contra el cáncer para permitir que la herida se cure. También debería hablar con su dentista o con otro miembro de su equipo de atención médica sobre qué problemas bucales debería informar al dentista de inmediato. Si ya comenzó con su tratamiento contra el cáncer y no vio a un dentista, hágalo lo más pronto posible.

La comunicación frecuente con el equipo de atención médica es importante para prevenir efectos secundarios dentales y bucales. Durante el tratamiento, los siguientes consejos podrían ayudar a mejorar su salud bucal y prevenir efectos secundarios:

  • Cepíllese suavemente los dientes 2 veces por día y use hilo dental regularmente. Intente remojar un cepillo de dientes extrasuave en agua tibia para ablandar la cerda antes de cepillarse. Intente usar un cepillo de dientes suave para niños si el cepillo que usa habitualmente es demasiado grande o incómodo. Su médico podría darle indicaciones especiales para reducir el riesgo de sangrado e infección. Además, pregúntele a su dentista si debería usar un gel o un enjuague con flúor.

  • Evite el alcohol y los extremos en su dieta. Coma alimentos blandos y templados. Los alimentos extremadamente calientes, fríos, picantes, ácidos o crujientes pueden irritarle la boca. Controle su consumo de azúcar. Las bacterias de la boca utilizan el azúcar para vivir, y este proceso produce el ácido que ocasiona las caries.

  • Promueva una buena salud ósea. Consumir suficiente vitamina D y calcio todos los días ayuda a mantener su mandíbula y sus dientes fuertes y sanos. Los lácteos son buenas fuentes de calcio y, si son fortificados, de vitamina D. Otras opciones alimentarias pueden incluir jugos de frutas y cereales fortificados. Antes de tomar suplementos, consulte a su médico.

Cómo manejar y tratar efectos secundarios dentales o bucales

Si experimenta algún efecto secundario dental o bucal, informe a su médico, al personal de enfermería, al dentista o a otro miembro de su equipo de atención médica de inmediato. El alivio de los efectos secundarios es un aspecto importante de la atención y el tratamiento para el cáncer. Esto se denomina manejo de los síntomas o cuidados paliativos y atención de apoyo.

El tratamiento específico que el médico le recomiende dependerá de sus síntomas. Pero existen varios tratamientos frecuentes para los efectos secundarios dentales y bucales:

  • Los enjuagues bucales que contienen sal y bicarbonato pueden ayudar a tratar las llagas de la boca. Sin embargo, si toma medicamentos para la presión arterial alta, es posible que deba evitar los enjuagues bucales con sal. Además, existe una variedad de enjuagues recetados que pueden aliviar las llagas.

  • Los medicamentos para el dolor (en inglés), incluidos los narcóticos, también se pueden usar para tratar el dolor ocasionado por las llagas bucales. Los medicamentos se pueden colocar directamente sobre la llaga, se pueden tomar por boca o administrar de forma intravenosa (IV).

  • Los antibióticos, los fármacos antivirales y/o los fármacos antimicóticos se usan para tratar infecciones.

  • Beber agua y bebidas sin azúcar puede ayudar a controlar la sequedad de la boca. Chupar trozos de hielo también puede ayudar. Evite cosas que le secarán la boca, como gaseosas, jugos de frutas, cigarrillos, tabaco de mascar y alcohol.

  • Los medicamentos que producen saliva podrían ayudar a algunas personas a prevenir o minimizar la sequedad de boca. Para otras personas, los geles bucales tópicos u otros medicamentos podrían ayudar con la sequedad de boca ocasionada por la radioterapia de cabeza y cuello.

Más información

Hoja informativa en inglés: Salud dental y bucal (PDF)

Recomendaciones sobre nutrición durante y después del tratamiento

Recurso adicional

Instituto Nacional de Investigación Dental y Craneofacial: Complicaciones orales del tratamiento contra el cáncer