Los alimentos y la prevención del cáncer

Aprobado por la Junta Editorial de Cancer.Net, 04/2016

Durante mucho tiempo se han estudiado varios alimentos para determinar si pueden aumentar el riesgo de cáncer o ayudar a prevenirlo. Esto incluye diversos tipos de alimentos y partes de alimentos:

  • Los alimentos de origen vegetal, incluidos las sustancias químicas naturales denominadas fitoquímicos, por ejemplo:

    • Los carotenoides, que se encuentran en verduras rojas, naranjas, amarillas y algunas de color verde oscuro.

    • Los polifenoles, que se encuentran en las hierbas, las especies, las verduras, el té verde, las manzanas y las bayas.

    • Los compuestos de allium, que incluyen la cebolleta, el ajo, el puerro y las cebollas.

  • Los antioxidantes, como el betacaroteno, el selenio y las vitaminas C y E.

  • Otras vitaminas y minerales, como el calcio y las vitaminas D y B.

  • La fibra dietética.

  • Las proteínas.

  • Las bebidas alcohólicas. Conozca más sobre el alcohol y el riesgo de cáncer (en inglés).

Alimentos y su relación con el cáncer.

Es difícil encontrar una relación específica entre un alimento o parte de un alimento y el cáncer. Hay muchos desafíos:

  • Los alimentos contienen muchas cosas que pueden contribuir a prevenir el cáncer.

  • La mayoría de las personas comen y beben diversos alimentos, lo cual crea interacciones que son difíciles de estudiar.

  • A veces los alimentos producen diferentes efectos en el cuerpo según la cantidad que se consuma.

  • Algunas investigaciones muestran que la preparación de los alimentos puede influir en el riesgo o los beneficios.

Alimentos de origen vegetal

Las frutas y verduras probablemente brinden protección contra diferentes tipos de cáncer, incluidos, el cáncer de boca, garganta, laringe, esófago, estómago, pulmón, páncreas y próstata. Estos hallazgos provienen del Instituto Estadounidense de Investigación del Cáncer (American Institute of Cancer Research, AICR) y el Fondo Mundial de Investigación del Cáncer (World Cancer Research Fund, WCRF).

Es probable que los diversos fitoquímicos presentes en las frutas y las verduras trabajen juntos para reducir el riesgo de cáncer. Algunos ayudan a regular las hormonas, como el estrógeno. Otros enlentecen el crecimiento de las células cancerosas o bloquean la inflamación. Muchos reducen el riesgo de daño por oxidantes, como el tabaco o el ozono.

A continuación se incluye cierta información sobre los alimentos de origen vegetal que se investigaron como una forma de prevenir el cáncer:

  • Verduras crucíferas. Estos alimentos probablemente brinden protección contra algunos tipos de cáncer. Incluyen brócoli, coliflor, col, coles de Bruselas, col china y col verde. Se ha demostrado que tienen un efecto protector contra el cáncer de boca, faringe, laringe, esófago y estómago. Varios estudios de laboratorio sugieren que las verduras crucíferas ayudan a regular el complejo sistema de enzimas que defienden al organismo del cáncer. También muestran que parte de las verduras pueden detener el crecimiento de las células cancerígenas. Sin embargo, es posible que estos alimentos no actúen del mismo modo ni tengan la misma eficacia en las personas que en los estudios de laboratorio.

  • Licopeno. Este carotenoide se encuentra en los productos de tomate, como la salsa de tomate. Otras fuentes importantes de licopeno son la toronja rosada, la sandía y el albaricoque. Los estudios muestran que pueden brindar protección contra varios tipos de cáncer, que incluyen el cáncer de pulmón, el cáncer de estómago, el cáncer de próstata, el cáncer de colon, el cáncer bucal y el cáncer de esófago. Sin embargo, los investigadores todavía no encontraron una relación directa entre el consumo de licopeno y la reducción del riesgo de cáncer.

  • Soja y cáncer de mama. Algunos estudios de laboratorio muestran que los productos de soja pueden brindar protección contra algunos tipos de cáncer. Sin embargo, desde entonces los estudios clínicos han determinado con mayor claridad su papel en la prevención del cáncer.

La relación entre la soja, que contiene fitoquímicos, y el cáncer de mama es especialmente compleja, y los resultados del estudio de investigación son contradictorios. Algunos estudios sugieren que la soja puede actuar como la hormona estrógeno. Esto puede ser una preocupación para las mujeres con cáncer de mama con receptores de estrógeno positivos, que es alimentado por estrógenos.

La evidencia actual sugiere que el consumo de cantidades normales, por ejemplo, tres porciones al día, de alimentos a base de soja, como leche de soja y tofu, es poco probable que aumente el riesgo de que el cáncer de mama crezca y se disemine. Sin embargo, no se recomienda consumir isoflavona concentrada mediante pastillas y polvos.

Vitaminas, minerales y antioxidantes

Su cuerpo necesita vitaminas y minerales para realizar las funciones esenciales, crecer y desarrollarse, y repararse a sí mismo. La investigación sobre si previenen el cáncer continúa, y los resultados son variados. Algunas vitaminas, minerales y otros nutrientes ayudan a proteger al organismo del daño producido por los oxidantes, y se denominan antioxidantes.

Una revisión de los ensayos clínicos realizados en personas muestra lo siguiente:

  • Betacaroteno. Los suplementos de dosis altas de betacaroteno parecen no prevenir el cáncer. En estudios realizados en fumadores y exfumadores, los suplementos de dosis altas de betacaroteno en realidad aumentaron el riesgo de cáncer de pulmón.

  • Calcio y vitamina D. La Iniciativa para la Salud de las Mujeres (Women’s Health Initiative, WHI) fue un estudio grande realizado en mujeres que habían atravesado la menopausia y estaban en general bien nutridas. Los investigadores detectaron que los suplementos de calcio y vitamina D no afectaron la cantidad de diagnósticos nuevos ce cáncer colorrectal.

  • Folato. El folato es una descripción genérica de la vitamina B que se encuentra en alimentos, como las verduras de hoja verde, las verduras verdes, las frutas, y los frijoles y guisantes secos. Una forma de folato, el ácido fólico, se prepara en el laboratorio. Se encuentra en suplementos y alimentos fortificados, como los panes y los cereales. Los estudios muestran que las personas que tienen niveles bajos de folato tienen un mayor riesgo de cáncer de mama, colon y páncreas. Hasta el momento, los estudios realizados en personas no han mostrado una relación entre el ácido fólico y la prevención del cáncer.

  • Multivitaminas. Algunos estudios han analizado si el consumo de multivitaminas reduce el riesgo de cáncer. En general, los estudios no han mostrado que exista una protección. Sin embargo, un estudio mostró que las personas que consumieron multivitaminas durante más de 10 años tenían una menor formación de pólipos. Dado que los pólipos están relacionados con el riesgo de cáncer colorrectal, este estudio sugiere que las multivitaminas podría reducir el riesgo de cáncer colorrectal. No obstante, estos datos son difíciles de interpretar. En general las personas más sanas que se realizan pruebas de detección del cáncer en forma periódica también son las personas que toman multivitaminas.

  • Selenio. En un estudio de laboratorio, los suplementos de selenio no evitaron un segundo cáncer de piel en las personas que ya tenían la enfermedad. Sin embargo, redujeron los casos nuevos de cáncer de próstata, cáncer de pulmón y cáncer colorrectal. En algunos estudios, el selenio se relacionó a un mayor riesgo de diabetes. Por lo tanto, tenga cuidado al considerar suplementos que contengan selenio.

  • Vitamina C. Algunos estudios de investigación muestran que una mayor cantidad de vitamina C en la dieta puede reducir el riesgo de cáncer de estómago. Sin embargo, los resultados no fueron coherentes.

  • Vitamina E. Un ensayo clínico grande denominado Ensayo del selenio y vitamina E para la prevención del cáncer (Selenium and Vitamin E Cancer Prevention Trial, SELECT) evaluó la relación entre la vitamina E y el cáncer de próstata. Los resultados actualizados mostraron que los participantes que tomaban vitamina E tenían un mayor riesgo de cáncer de próstata.

La fibra dietética.

Proviene de las capas externas de los granos y se encuentra en las frutas, las verduras, las legumbres y los frutos secos. La fibra ayuda a agregar volumen a las heces y trasladan los alimentos más rápidamente a través del aparato digestivo. La fibra se encuentra en determinados alimentos, por ejemplo:

  • Cereales integrales, que incluyen la cebada, la avena, Kamut, la escaña, el bulgur y el maíz.

  • El pan y las pastas integrales.

  • Legumbres y legumbres secas, incluidos los frijoles negros, los garbanzos, las lentejas y los guisantes partidos.

  • Frutas y verduras

El estudio del AICR/WCRF detectó que los alimentos que contienen fibra están asociados a un menor riesgo de cáncer, particularmente el cáncer colorrectal.

Las proteínas.

La carne, el pescado, el pollo, los mariscos, el queso y los huevos son las principales fuentes de proteína animal de la mayoría de las dietas. De ellos, la carne roja y la carne procesada son los alimentos estudiados con más frecuencia como factores de riesgo del cáncer. La mayoría de los estudios sugieren que las personas que consumen más carne roja tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer colorrectal que las personas que consumen menos carne roja. Sin embargo, evitar las carnes procesadas es incluso más importante. El estudio del AICR/WCRF detectó que el consumo de carne procesada, como los perritos calientes, la panceta y el salami, aumenta las probabilidades de contraer cáncer colorrectal. El estudio detectó que se pueden consumir hasta 18 onzas (oz) de carne roja por semana sin aumentar el riesgo de cáncer. Pruebe las comidas sin carne y limite el consumo de carne roja a 18 oz por semana o menos.

Obesidad

Las bebidas azucaradas, los productos lácteos enteros y las carnes grasas pueden agregar calorías adicionales, lo cual genera obesidad. La obesidad está vinculada a un mayor riesgo de diversos tipos de cáncer. Consulte a su equipo de atención médica para obtener más información sobre si su peso afecta su salud y su riesgo de cáncer.

Más información

Obesidad, peso y riesgo de cáncer

Actividad física y riesgo de cáncer