Anestesia

This section has been reviewed and approved by the Cancer.Net Editorial Board, 02/2014

Mensajes clave:

  • La anestesia es un medicamento que bloquea la sensación de dolor durante los procedimientos médicos.
  • Existen varios tipos de anestesia, entre los que se cuenta la anestesia general, que se emplea para causar la inconsciencia de la persona durante un procedimiento mayor, como la cirugía.
  • En caso de requerir anestesia general, un equipo de profesionales médicos liderados por un médico especialista en anestesia y la atención pertinente le dará el medicamento previo al procedimiento, y supervisará la reacción de su cuerpo durante y después del procedimiento.
  • La anestesia general puede causar efectos secundarios. Solicite a su médico información sobre los riesgos.

La anestesia es un medicamento que evita que la persona sienta dolor durante los procedimientos médicos, tales como la cirugía u otros estudios para diagnosticar cáncer. Hay varios tipos diferentes de anestesia. El tipo que se le administre dependerá del procedimiento que se le realice y de su estado general de salud.

Los tipos de anestesia

Anestesia local. La anestesia local es una inyección que adormece el área donde se efectúa un procedimiento. Normalmente se usa en procedimientos menores, como las biopsias de mamas o la extirpación de lunares y, por lo general, su efecto es breve; por ejemplo, unas pocas horas. Usted estará despierto y consciente.

Anestesia regional. La anestesia regional bloquea el dolor en una parte del cuerpo. En ocasiones la inyección alivia el dolor en las horas posteriores a la cirugía para facilitar una recuperación gradual. También es posible que, junto con la anestesia, se le administre un medicamento que lo relaje y le cause somnolencia. Estos son dos tipos comunes de anestesia regional:

  • Bloqueos nerviosos periféricos: bloquean el dolor en zonas como los brazos, las piernas, las manos, los pies o el rostro.
  • Anestesia epidural y raquídea: bloquea el dolor en zonas como el abdomen, la pelvis, el recto o las extremidades inferiores.

Sedación consciente. También conocida como cuidado anestésico monitorizado, la sedación consciente emplea medicamentos de relajación junto con una anestesia regional o local.  Los medicamentos se pueden administrar por vía intravenosa (a través de una vena) u oralmente en forma de líquido o comprimidos. Algunas personas son capaces de hablar y responder a los profesionales de la salud, mientras que otras caen en un sueño ligero.  Es posible que no recuerde el procedimiento cuando desaparezca el efecto de la anestesia. La sedación consciente normalmente se usa en casos de cirugía menor o estudios incómodos para diagnóstico, tales como la colonoscopia.     

Anestesia general. La anestesia general provoca la inconsciencia de la persona durante un procedimiento mayor, como la cirugía. Estar inconsciente es distinto de estar dormido porque la persona es incapaz de despertar si no se le administran medicamentos adicionales o hasta que desaparezca el efecto de la anestesia. La anestesia general se puede administrar por vía intravenosa, inhalar por la boca o una combinación de ambas.

El equipo médico

El equipo de cuidados anestésicos es un grupo de médicos, personal de enfermería y otros profesionales de la salud que se encargan de su comodidad y bienestar antes, durante y después del procedimiento. El equipo es liderado por un anestesiólogo, un médico especialista en administrar anestesia y la atención pertinente. Entre los otros integrantes del equipo de cuidados anestésicos se encuentra el personal de enfermería certificado en anestesia (certified registered nurse anesthetists [CRNA], que son enfermeros especializados en anestesiología) y los ayudantes de anestesiología (profesionales de la salud que han recibido capacitación de posgrado en cuidados anestésicos seguros y de alta calidad, y en técnicas avanzadas de monitoreo de pacientes). 

Qué se debe esperar de la anestesia general

Si a usted se le informó que se le administrará anestesia general, saber qué esperar lo puede ayudar a relajarse en cuanto a la experiencia y a prepararse.

Preparación para la anestesia general

Antes de que se le administre la anestesia general, un anestesiólogo o CRNA hablarán con usted para solicitar información sobre su estado de salud, con lo cual se podrá elegir la mejor opción de anestesia para usted. Se le preguntará acerca de:

  • Su historia clínica
  • Medicamentos con receta y/o de venta libre, vitaminas y suplementos a base de hierbas que tome actualmente
  • Alergias, incluso a alimentos, medicamentos y materiales como el látex
  • Experiencias previas con la anestesia
  • Uso de tabaco, drogas y alcohol

Es importante que responda todas estas preguntas con la mayor honestidad y precisión. En algunos casos, se le puede solicitar que complete un cuestionario antes de su cita para facilitar esta conversación.

Antes de irse, se le darán instrucciones sobre cuándo debe dejar de comer y beber (ayuno) previo al procedimiento. En la mayoría de los casos, se le pedirá que comience el ayuno unas seis horas antes. Además, se le dirá si debe dejar de tomar, por un tiempo, alguno de los medicamentos que actualmente utiliza que pudiesen interferir con la anestesia o el procedimiento.

Administración de la anestesia general

El medicamento de la anestesia general se puede administrar por vía intravenosa (IV) en una vena del brazo, como gas inhalado por una máscara que se coloca en el rostro o en una combinación de ambas opciones. Normalmente, la anestesia general provoca la inconsciencia en menos de un minuto.

En el quirófano, los integrantes del equipo de cuidados anestésicos le colocarán dispositivos de monitoreo en el cuerpo para vigilar atentamente sus signos vitales (como la temperatura, presión arterial y ritmo cardíaco) durante el procedimiento y, así, mantenerlos en los niveles adecuados.  El equipo, además, supervisará sus niveles de consciencia. El anestesiólogo puede decidir suministrarle un medicamento adicional para aumentar la potencia de la anestesia, reforzar el alivio del dolor, incrementar la relajación muscular para facilitar la realización del procedimiento por parte del cirujano o reducir el riesgo de efectos secundarios tras el procedimiento.

Después de la anestesia general

Una vez concluido el procedimiento, el anestesiólogo detendrá gradualmente la anestesia y le dará otro medicamento para ayudarlo a despertar. Es posible que después lo lleven a una sala de recuperación o unidad de cuidados posoperatorios, en donde el personal de enfermería especialmente capacitado lo atenderá.

Cuando desaparezcan los efectos de la anestesia, se sentirá adormecido y somnoliento, y es posible que esté confundido. Además, puede presentar náuseas, vómitos o escalofríos. Si se le introdujo un tubo por la boca y la vía respiratoria para ayudarlo a respirar durante el procedimiento, es posible que también tenga la boca seca o la garganta irritada.

Debido a que es posible que su velocidad de reacción y su juicio estén temporalmente impedidos por el medicamento, no podrá conducir un vehículo, operar maquinaria pesada ni tomar decisiones importantes al menos 24 horas después de recuperarse de la anestesia. Además, pregúntele a su médico cuánto deberá esperar antes de volver a tomar sus medicamentos normales para asegurarse de que no interfieran con la anestesia que permanezca en el cuerpo.

Después de la anestesia, es posible que le cueste digerir alimentos pesados. Si su médico lo autoriza, intente consumir primero líquidos y luego alimentos livianos, como caldo o sopa, yogur, gelatina, tostadas, galletas de agua o arroz solo.

Aparte de estos efectos secundarios menores y tratables, entre las complicaciones poco comunes de la anestesia se cuentan lesiones graves y la muerte. Tales riesgos son mayores en casos de pacientes de edad avanzada o con problemas cardíacos o pulmonares graves.

Otra complicación poco común (se da en una o dos de cada 1,000 personas) es la consciencia durante la anestesia. Eso significa que la persona puede despertar por un período breve durante el procedimiento. Los pacientes que se sometan a cirugía de urgencia; tengan antecedentes de uso de anticonvulsivos, opiáceos o tranquilizantes; padezcan de trastornos cardiovasculares; o consuman alcohol en forma diaria tienen un riesgo mayor de consciencia durante la anestesia.

No obstante, en el caso de la mayoría de las personas, la anestesia es inocua. Si en algún momento siente que la recuperación de la anestesia o el procedimiento no van bien, comuníquese inmediatamente con su médico.

Preguntas para hacerle a su médico

Antes de recibir cualquier tipo de anestesia, quizás desee hacer estas preguntas:

  • ¿Tengo alguna opción en cuanto al tipo de anestesia que se empleará?
  • ¿Cuáles son los riesgos y las complicaciones de cada tipo de anestesia?
  • ¿Qué puedo hacer para evitar o reducir los riesgos y las complicaciones?
  • ¿Hay que realizar algún estudio antes de someterme a la anestesia?
  • ¿Puede mi familia estar conmigo en el quirófano?
  • ¿Qué tipo de atención recibiré antes, durante y después del procedimiento?

Más información

¿Qué es la cirugía oncológica?

Recurso adicional

MedlinePlus: Anestesia