Actividad física: Sugerencias y consejos

Aprobado por la Junta Editorial de Cancer.Net, 01/2016

Los sobrevivientes de cáncer deben mantenerse físicamente activos durante y después del tratamiento. Las investigaciones muestran que la actividad física regular puede reducir el riesgo de la recurrencia de algunos tipos de cáncer. También puede hacerlo sentir mejor después de terminar el tratamiento. Un estilo de vida activo puede:

  • Mejorar la autoestima

  • Aumentar la felicidad

  • Reducir la depresión, la ansiedad y el cansancio

  • Aumentar la fuerza y la resistencia

  • Promover un peso saludable

Cómo definir diferentes niveles de actividad

La actividad física se puede dividir en 3 niveles: leve, moderada y enérgica. Puede estar físicamente activo en cualquier lugar, incluso en el hogar, afuera o en el gimnasio.

  • Actividad leve: Durante una actividad leve, usted no está sentado, recostado ni quieto. Es posible que no esté haciendo un esfuerzo, pero no está inactivo. Ejemplos de actividad leve incluyen lavar los platos, caminar lentamente, preparar la comida y tender la cama.

  • Actividad moderada. Durante una actividad moderada, el esfuerzo para respirar debe ser igual al de cuando camina rápidamente. Debería ser capaz de hablar, pero preferiría no hacerlo. Caminar es una excelente actividad moderada. Otros ejemplos incluyen el baile de salón, andar en canoa y cuidar el jardín.

  • Actividad enérgica. Durante una actividad enérgica, su corazón latirá más rápido, usted sudará y respirará de forma agitada. Las actividades enérgicas incluyen trotar, saltar la soga y nadar.

Consejos de actividad para sobrevivientes de cáncer

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU., la Sociedad Estadounidense del Cáncer y el Colegio Estadounidense de Medicina Deportiva recomiendan lo siguiente para llevar una vida físicamente activa.

  • Evitar la inactividad. Todo tipo de actividad física puede ser útil, incluso si no es de intensidad moderada o enérgica. Cada vez más estudios muestran que el sedentarismo excesivo aumenta el riesgo de algunos tipos de cáncer. Ser sedentario significa que pasa la mayor parte del tiempo sentado o inactivo.

  • Haga actividad regularmente. Todas las semanas, intente hacer al menos 150 minutos de actividad moderada o al menos 75 minutos de actividad enérgica. Para obtener los mejores resultados, distribuya esta actividad a lo largo de la semana.

  • Incluya ejercicios de fuerza. Levante pesas y haga otras actividades para fortalecer los músculos al menos 2 días a la semana.

  • Las sesiones breves ayudan. Si no tiene tiempo ni energía para una sesión de actividad física larga, hágala en períodos más breves. Los beneficios para la salud de varios segmentos breves de 10 minutos son similares a los de 1 sesión más prolongada de actividad.

  • Comience despacio. Si recién comienza a hacer actividad física, aumente de a poco la duración y la intensidad de su actividad física. Siga aumentando hasta que llegue a 30 minutos de actividad de moderada a enérgica al día.

Preguntas para hacerle a su médico sobre la actividad física

Su médico o los miembros de su equipo de atención médica pueden ayudar a responder sus preguntas sobre la actividad física. Pueden dirigirlo a recursos útiles sobre la actividad física. Piense en preguntarle a su médico lo siguiente:

  • ¿Cómo mejorará mi salud la actividad física?

  • ¿Qué tipo de actividad debo hacer?

  • ¿Es seguro realizar actividad física durante el tratamiento del cáncer?

  • ¿Existen límites de peso o determinados tipos de ejercicios que debo evitar?

  • ¿Con qué frecuencia debo hacer actividad física?

  • ¿Cuánto debe durar cada sesión de actividad física?

  • ¿Qué nivel de actividad debo tener como objetivo?

  • ¿Debo hacer más de un tipo de actividad física?

  • ¿Qué recursos hay disponibles?

  • ¿Cómo puedo hacer actividad física en el hogar? ¿En el barrio?

  • ¿Quién puede ayudarme a crear un programa seguro de actividad física?

Más información

Actividad física y riesgo de cáncer

Prevención y vida saludable

Vivir en forma saludable después del cáncer