Cáncer de páncreas: Últimas investigaciones

Aprobado por la Junta Editorial de Cancer.Net, 11/2014

EN ESTA PÁGINA: Leerá acerca de la investigación científica que se está realizando actualmente para obtener más información sobre este tipo de cáncer y cómo tratarlo. Para ver otras páginas, use el menú ubicado al costado de la pantalla.

Los médicos están trabajando para obtener más información sobre el cáncer de páncreas, cómo prevenirlo, cuál es el mejor tratamiento y cómo brindar la mejor atención a las personas a las que se les diagnosticó esta enfermedad. Las siguientes áreas de investigación pueden incluir opciones nuevas para los pacientes mediante los estudios clínicos. Hable siempre con su médico sobre las mejores opciones de diagnóstico y tratamiento para su caso.

Detección temprana. La mayor probabilidad de éxito del tratamiento se da cuando el cáncer de páncreas se detecta de forma temprana. Este es el motivo por el cual las investigaciones en curso se centran en determinar y usar análisis de sangre especiales, herramientas de diagnóstico por imágenes y otros enfoques para detectar el cáncer pancreático en sus primeros estadios antes de que se disemine. Esto incluye detectarlo en estadios precancerosos, conocidos como neoplasia intraepitelial pancreática (pancreatic intraepithelial neoplasia, PanIN) o lesiones PanIN. Estos enfoques para la detección normalmente se utilizan en personas que tienen un riesgo alto de desarrollar cáncer de páncreas, como aquellas que tienen antecedentes familiares importantes o un trastorno genético conocido que aumente el riesgo de este tipo de cáncer. Aún se desconoce si estas herramientas de detección podrían ser utilizadas efectivamente para la población en general.

Estudios genéticos/moleculares. En el cáncer, los genes dañados o anormales generan un crecimiento celular descontrolado. Muchos avances de investigación nuevos se basan en identificar genes y proteínas dañados, y en repararlos o en modificar el modo en que funcionan.

Las muestras de tumor pancreático pueden analizarse usando diversas técnicas moleculares, como secuenciación de ADN y análisis de mutación, para buscar cambios genéticos.  

Esta información puede usarse luego para desarrollar nuevos fármacos dirigidos a estos cambios (consulte más abajo Terapia dirigida), así como posiblemente para detectar cáncer de páncreas en personas que tienen un riesgo alto de tener la enfermedad. En este momento, estas herramientas solo se utilizan en estudios clínicos.

Inmunoterapia. La inmunoterapia está diseñada para estimular las defensas naturales del cuerpo para combatir el cáncer. Utiliza materiales producidos por el cuerpo o fabricados en un laboratorio para mejorar, identificar o restaurar la función del sistema inmunitario. Un ejemplo de inmunoterapia es una vacuna contra el cáncer (en inglés), que estimula al sistema inmunológico para que reconozca y ataque las células cancerosas. Diversos estudios clínicos se han llevado a cabo o están en desarrollo para estudiar las vacunas en distintos tipos de cáncer, incluido el de páncreas. Según las circunstancias, las vacunas pueden administrarse durante o después de la quimioterapia o en lugar de ella. Obtenga más información sobre la inmunoterapia.

Terapia dirigida. Según lo explicado en la sección Opciones de tratamiento, el erlotinib es la única terapia dirigida que actualmente está aprobada para el cáncer de páncreas, en combinación con la gemcitabina. Actualmente están en estudio otros medicamentos que pueden ayudar a bloquear el crecimiento y la diseminación del tumor en el cáncer de páncreas, tanto como terapia de agente único o como parte de un tratamiento de combinación. No obstante, ninguna de las otras terapias dirigidas, incluidos el bevacizumab (Avastin) y el cetuximab (Erbitux), ha demostrado prolongar la vida de los pacientes con cáncer de páncreas. Un gen denominado Ras generalmente muta en cáncer de páncreas, y se están estudiando los fármacos dirigidos al modo en que dicha mutación contribuye al crecimiento del cáncer, solos o en combinación con otros tipos de terapia dirigida o quimioterapia. Otra mutación de genes vinculada al crecimiento del cáncer pancreático, denominada Jak/Stat, también puede ser bloqueada por ciertas terapias dirigidas, y actualmente se la está investigando en varios estudios clínicos. Los investigadores también están estudiando fármacos que puedan descomponer el estroma, que es el tejido conectivo de aspecto fibroso que rodea a las células cancerosas y que participa en el mantenimiento del cáncer. Al alterar el estroma asociado con el tumor, estos fármacos pueden permitir que la quimioterapia llegue de manera más eficaz a las células cancerosas y las destruya. Obtenga más información sobre la terapia dirigida.

Terapia genética. La terapia genética implica la aplicación de genes específicos a células cancerosas, que habitualmente son transportados por virus especialmente diseñados. Estos incluyen genes normales que se administran en el centro de las células cancerosas; a medida que las células cancerosas se dividen, los genes en funcionamiento que se insertaron en la célula reemplazan a los genes anormales que contribuyen al crecimiento del cáncer.

Quimioterapia. Varios fármacos han demostrado ser prometedores para el cáncer de páncreas avanzado. El irinotecán encapsulado en liposomas, también denominado MM-398, demostró resultados positivos en un estudio clínico amplio cuando se lo combinó con 5-fluorouracilo y leucovorina, en comparación con 5-FU y leucovorina solos, en pacientes con cáncer pancreático que empeoró mientras recibían quimioterapia con gemcitabina. Este fármaco se encuentra actualmente en revisión en la FDA. Otro fármaco, el TH-302, actúa cuando el oxígeno es bajo (denominado hipoxia), y está siendo evaluado en combinación con la gemcitabina como un tratamiento de primera línea. Un tercer fármaco llamado tegafur-gimeracilo-oteracilo potasio (TS-1) actúa de manera similar a la capecitabina; su uso está aprobado en otras partes del mundo, como Asia, pero no está aprobado actualmente en los Estados Unidos.

Células madre del cáncer. Las células madre del cáncer de páncreas son células de un tumor que pueden ser particularmente resistentes a terapias estándar. Actualmente, la investigación se centra en la identificación de tratamientos que específicamente puedan atacar a esas células madre cancerosas.

Atención médica de apoyo. Se están realizando estudios clínicos para encontrar mejores métodos para reducir los síntomas y los efectos secundarios de los tratamientos actuales para el cáncer de páncreas a fin de mejorar el bienestar y la calidad de vida de los pacientes.

¿Desea obtener más información sobre las últimas investigaciones?

Si desea obtener información adicional sobre las áreas de investigación más recientes sobre el cáncer de páncreas, explore estos temas relacionados que lo llevarán fuera de esta guía:

La siguiente sección aborda cómo sobrellevar los síntomas de la enfermedad o los efectos secundarios de su tratamiento. Use el menú ubicado al costado de la pantalla para seleccionar Cómo sobrellevar los efectos secundarios, o alguna otra sección para continuar leyendo esta guía.