Cáncer de pulmón: Signos y síntomas

This section has been reviewed and approved by the Cancer.Net Editorial Board, 06/2013

EN ESTA PÁGINA: aprenderá más sobre los cambios corporales y otras cosas que pueden indicar un problema que pueda necesitar cuidados médicos. Para ver otras páginas en esta guía, use los recuadros coloreados que aparecen al lado derecho de su pantalla, o haga clic en “Next” en la parte inferior.

Las personas con cáncer de pulmón pueden experimentar los siguientes síntomas o signos. A veces, las personas con cáncer de pulmón no muestran ninguno de estos síntomas. O bien, estos síntomas pueden producirse por otra afección que no sea cáncer. Si le preocupa algún síntoma o signo de esta lista, hable con su médico.

  • Fatiga
  • Tos
  • Disnea
  • Dolor de pecho, si un tumor se disemina a la membrana que recubre el pulmón o a otras partes del cuerpo cerca de los pulmones
  • Pérdida del apetito
  • Tos con flema o moco
  • Tos con sangre

Su médico le hará preguntas sobre los síntomas que usted experimenta para ayudarlo a encontrar la causa del problema, lo que se conoce como diagnóstico. Este puede incluir el tiempo que hace que tiene los síntomas y con qué frecuencia.

El cáncer de pulmón en las personas que no presentan síntomas se puede identificar en una radiografía de tórax o una CT que se realice por otros motivos, por ejemplo, para detectar una enfermedad cardíaca. En la mayoría de las personas con cáncer de pulmón el diagnóstico se hace cuando el tumor crece, ocupa espacio o comienza a causar problemas con partes del cuerpo cerca de los pulmones. Un tumor de pulmón también puede producir líquido que se puede acumular en el pulmón o en el espacio alrededor de este, o puede empujar el aire fuera del pulmón y hacer que este colapse. Esto impide que el oxígeno ingrese al cuerpo y que el dióxido de carbono salga del cuerpo al obstaculizar el flujo de aire en los pulmones u ocupar por completo el espacio que normalmente se requiere para que el oxígeno ingrese y el dióxido de carbono salga del pulmón.

Si bien el cáncer de pulmón se puede metastatizar (diseminarse) a cualquier lugar del cuerpo, lo más frecuente es que se disemine a los ganglios linfáticos, otras partes de los pulmones, los huesos, el cerebro, el hígado y unas estructuras cercanas al riñón denominadas glándulas suprarrenales. Las metástasis (diseminación a más de un área) del cáncer de pulmón pueden provocar problemas respiratorios adicionales; dolor óseo, abdominal o de espalda; cefalea; debilidad; convulsiones o dificultad para hablar. En raras ocasiones, un tumor de pulmón puede liberar hormonas que causen problemas como la reducción de los niveles de sodio o el aumento de los niveles de calcio en la sangre.

Los síntomas, como la fatiga, el malestar (sentirse raro o no sentirse bien) y la pérdida del apetito no necesariamente se deben a metástasis. El cáncer en cualquier parte del cuerpo puede provocar que una persona no se sienta bien en general. La pérdida del apetito puede provocar pérdida de peso. La fatiga y la debilidad pueden empeorar aún más la capacidad de una persona para respirar.

Si se diagnostica cáncer, el alivio de los síntomas y los efectos secundarios sigue siendo un aspecto importante de la atención y el tratamiento del cáncer. Esto también puede recibir el nombre de manejo de los síntomas, cuidados paliativos o atención médica de apoyo. Recuerde hablar con su equipo de atención médica sobre los síntomas que experimenta, incluido cualquier síntoma nuevo o un cambio en los síntomas.

Seleccione “Next” (abajo, a la derecha) para seguir leyendo esta guía y aprender qué eleva el riesgo de una persona de desarrollar este tipo de cáncer. O use los recuadros coloreados que aparecen al lado derecho de su pantalla para visitar cualquier sección.