Cáncer laríngeo e hipofaríngeo: Factores de riesgo y prevención

Aprobado por la Junta Editorial de Cancer.Net, 10/2015

EN ESTA PÁGINA: encontrará más información sobre los factores que aumentan la probabilidad de desarrollar estos tipos de cáncer y qué pueden hacer las personas para disminuir su riesgo. Para ver otras páginas, use el menú ubicado al costado de la pantalla.

Un factor de riesgo es todo aquello que aumenta la probabilidad de que una persona desarrolle cáncer. Si bien los factores de riesgo con frecuencia influyen en el desarrollo del cáncer, la mayoría no provoca cáncer de forma directa. Algunas personas con varios factores de riesgo nunca desarrollan cáncer, mientras que otras personas sin factores de riesgo conocidos sí lo hacen. Sin embargo, conocer los factores de riesgo y hablar con el médico al respecto puede ayudarle a tomar decisiones más informadas sobre el estilo de vida y la atención médica.

Los dos factores siguientes aumentan considerablemente el riesgo de desarrollar cáncer laríngeo e hipofaríngeo:

  • Tabaco. El consumo de tabaco, incluidos cigarrillos, cigarros, pipas, tabaco de mascar y rapé, es el factor de riesgo más importante para desarrollar cáncer de cabeza y cuello. El ochenta y cinco por ciento (85 %) de los casos de cáncer de cabeza y cuello está ligado al consumo de tabaco. El humo de segunda mano (en inglés) también puede aumentar el riesgo de una persona de desarrollar estos tipos de cáncer.

  • Alcohol. El consumo frecuente y abundante de alcohol (en inglés) aumenta el riesgo de cáncer laríngeo e hipofaríngeo. El consumo combinado de alcohol y tabaco aumenta aún más este riesgo.

Otros factores que pueden aumentar el riesgo de que una persona desarrolle cáncer laríngeo e hipofaríngeo incluyen:

  • Sexo. Los hombres son cuatro a cinco veces más propensos a desarrollar cáncer laríngeo e hipofaríngeo que las mujeres.

  • Edad. Las personas de más de 55 años tienen un mayor riesgo, aunque las personas más jóvenes también pueden desarrollar estos tipos de cáncer.

  • Raza. Las personas negras y blancas tienen más probabilidades de desarrollar cáncer laríngeo e hipofaríngeo en comparación con los estadounidenses de origen asiático e hispano.

  • Inhalantes ocupacionales. La exposición al amianto, el aserrín, los vapores de pintura y ciertos productos químicos pueden aumentar el riesgo de desarrollar cáncer laríngeo e hipofaríngeo.

  • Nutrición deficiente. Una dieta baja en vitaminas A y E puede elevar el riesgo que tiene una persona de desarrollar cáncer laríngeo e hipofaríngeo. Los alimentos ricos en estas vitaminas pueden ayudar a prevenir la enfermedad.

  • Enfermedad del reflujo gastroesofágico (gastroesophageal reflux disease, GERD). El reflujo crónico de ácido estomacal en la laringe y la faringe se puede asociar con el cáncer laríngeo e hipofaríngeo. Sin embargo, no se ha demostrado ninguna relación causal específica. Esto se puede asociar o no con síntomas de acidez estomacal.

  • Síndrome de Plummer-Vinson. Esta patología poco frecuente se relaciona con la deficiencia de hierro y provoca dificultad para tragar. La presencia de esta enfermedad aumenta el riesgo de cáncer hipofaríngeo.

  • Higiene bucal deficiente. El cuidado deficiente de los dientes al no cepillarse con regularidad o no usar hilo dental, puede aumentar el riesgo de cáncer de cabeza y cuello. Se recomienda realizar chequeos dentales dos veces al año para todas las personas que corren el riesgo de estos tipos de cáncer.

Prevención

Diferentes factores producen diferentes tipos de cáncer. Los investigadores continúan estudiando los factores que provocan estos tipos de cáncer. Si bien no existe una forma comprobada de prevenir por completo esta enfermedad, tal vez pueda reducir el riesgo. Interrumpir el consumo de productos derivados del tabaco es lo más importante que una persona puede hacer, incluso las que fuman desde hace muchos años. Hable con su médico para obtener más información sobre su riesgo personal de presentar cáncer.

La siguiente sección de esta guía es Detección, y explica cómo las pruebas pueden detectar el cáncer antes de que los signos o síntomas aparezcan. O bien, use el menú ubicado al costado de la pantalla para elegir otra sección, a fin de continuar leyendo esta guía.