Leucemia - linfocítica crónica - CLL - en adultos: Síntomas y signos

Aprobado por la Junta Editorial de Cancer.Net, 07/2015

EN ESTA PÁGINA: Encontrará más información acerca de los cambios en el cuerpo y otras cosas que pueden indicar un problema que requiera atención médica. Para ver otras páginas, use el menú ubicado al costado de la pantalla.

Las personas con CLL pueden experimentar los siguientes síntomas o signos. A veces, las personas con CLL no manifiestan ninguno de estos síntomas. O bien, estos síntomas pueden producirse por una afección médica que no sea la CLL.

Con frecuencia, las personas no tienen síntomas y se les diagnostica CLL cuando el médico detecta glóbulos blancos en un análisis de sangre realizado por otros motivos. Además, es posible que el sistema inmunitario de las personas con CLL no funcione bien. Esto significa que el sistema inmunitario del cuerpo, a veces, produce anticuerpos anormales contra de propios glóbulos rojos y/o plaquetas. Los anticuerpos destruyen estas células y causan anemia o un recuento bajo de plaquetas. Estos tipos de anticuerpos se denominan autoanticuerpos. Las personas con CLL pueden desarrollar autoanticuerpos en cualquier momento y esto no se relaciona necesariamente con la gravedad de la CLL. Otros posibles síntomas de CLL son:

  • Inflamación de las glándulas o los ganglios linfáticos del cuello, las axilas o la ingle. Este es un síntoma frecuente y suele ser el primero que las personas con CLL observan. Normalmente, los ganglios linfáticos agrandados no son dolorosos.

  • Molestias o sensación de saciedad en la parte superior izquierda del abdomen, causada por el agrandamiento del bazo

  • Fiebre e infección

  • Sangrado anormal

  • Falta de aliento

  • Pérdida de peso

  • Fatiga

  • Escalofríos

  • Sudoraciones nocturnas

  • Sensación de saciedad a pesar de no haber comido mucho

  • Erupción

  • Malestar o sentirse mal en general

Si le preocupan uno o más de los signos o síntomas de esta lista, hable con su médico. Su médico le preguntará desde cuándo y con qué frecuencia ha tenido el (los) síntoma(s), entre otras preguntas. Esto se realiza para ayudar a determinar la causa del problema, lo cual se denomina un diagnóstico.

Si se diagnostica leucemia, el alivio de los síntomas sigue siendo un aspecto importante de la atención y el tratamiento. Esto también puede denominarse manejo de los síntomas, cuidados paliativos o atención de apoyo. Asegúrese de hablar con su equipo de atención de salud sobre los síntomas que experimenta, entre ellos cualquier síntoma nuevo o un cambio en los síntomas.

La siguiente sección de esta guía es Diagnóstico y explica qué pruebas pueden ser necesarias para obtener más información sobre la causa de los síntomas. O bien use el menú ubicado al costado de la pantalla para elegir otra sección, a fin de continuar leyendo esta guía.