Leucemia - mieloide crónica - CML - en adultos: Fases

Aprobado por la Junta Editorial de Cancer.Net, 10/2015

EN ESTA PÁGINA: Obtendrá información sobre cómo los médicos describen la proliferación o diseminación de la CML. Esto se denomina fase. Para ver otras páginas, use el menú ubicado al costado de la pantalla.

Para ayudar a los médicos a planificar el tratamiento y predecir el pronóstico, que es la probabilidad de recuperación, la CML se divide en tres fases distintas: crónica, acelerada y blástica.

  • Fase crónica. La sangre y la médula ósea contienen menos de un 10 % de blastocitos, que son los glóbulos blancos inmaduros. Esta fase puede durar varios años. Sin embargo, sin un tratamiento eficaz, la enfermedad puede avanzar a las fases acelerada o blástica (consulte a continuación). Aproximadamente el 90 % de las personas tienen la fase crónica de la CML cuando se las diagnostica. Algunas personas con leucemia en fase crónica tienen síntomas cuando se las diagnostica y otras no. La mayoría de los síntomas desaparece una vez que comienza el tratamiento.

  • Fase acelerada. No hay una definición de fase acelerada. Sin embargo, la mayoría de los pacientes con esta fase de CML tiene entre un 10 % y un 19 % de blastocitos tanto en la sangre como en la médula ósea, o más de un 20 % de los basófilos en la sangre periférica. A veces, estas células experimentan nuevos cambios citogenéticos además del cromosoma Filadelfia, debido al daño adicional en el ADN y las mutaciones en las células de CML.

  • Fase blástica, también denominada crisis blástica. En la fase blástica, hay un 20 % o más blastocitos en la sangre o la médula ósea, y es difícil controlar la cantidad de glóbulos blancos. Con frecuencia también se encuentran cambios genéticos adicionales en las células de CML. Las células blásticas se pueden parecer a las células inmaduras observadas en la leucemia linfoblástica aguda en aproximadamente el 25 % de los pacientes o en la leucemia mieloide aguda en la mayoría de los pacientes. Los pacientes en crisis blástica a menudo tienen fiebre, bazo agrandado, pérdida de peso y generalmente no se sienten bien.

  • CML recurrente. La CML recurrente es aquella que ha vuelto a aparecer después del tratamiento. Si la CML regresa, se realizará otra serie de pruebas para obtener información sobre el alcance de la recurrencia. Esas pruebas y exploraciones a menudo son similares a aquellas que se realizan al momento del diagnóstico original.

Sin un tratamiento eficaz, la CML en fase crónica avanzará en última instancia a la fase acelerada al principio y luego a la crisis blástica en aproximadamente 6 a 8 años después del diagnóstico. Con frecuencia, los pacientes que tienen más blastocitos o una mayor cantidad de un tipo especial de glóbulos blancos denominado basófilos, cambios en los cromosomas además del cromosoma Filadelfia, cantidades altas de glóbulos blancos o un bazo muy agrandado, experimentan la crisis blástica antes.

La información sobre la fase de la CML ayudará al médico a recomendarle un plan de tratamiento específico. La siguiente sección de esta guía es Opciones de tratamiento. O bien use el menú ubicado al costado de la pantalla para elegir otra sección, a fin de continuar leyendo esta guía.