Linfoma de Hodgkin - Efectos tardíos del tratamiento

Approved by the Cancer.Net Editorial Board, 10/2015

EN ESTA PÁGINA: Encontrará más información sobre los efectos secundarios físicos y emocionales que pueden ocurrir mucho después de que el tratamiento para este tipo de linfoma haya terminado y cómo estos efectos tardíos se pueden prevenir o manejar. Para ver otras páginas, use el menú ubicado al costado de la pantalla.

Los pacientes que recibieron tratamiento para el linfoma de Hodgkin tienen un riesgo mayor de desarrollar otras enfermedades o afecciones en el futuro, dado que la quimioterapia y la radioterapia pueden causar daños permanentes. Los tratamientos han mejorado en los últimos 30 años, y en la actualidad los pacientes tienen menos probabilidades de tener efectos tardíos; sin embargo, todavía existen algunos riesgos. Por lo tanto, es importante que los pacientes visiten regularmente a sus médicos para su atención de seguimiento a fin de controlar cualquier efecto secundario.

  • Infertilidad. La radioterapia aplicada en el área pélvica puede causar infertilidad a menos que se protejan los ovarios o los testículos durante el tratamiento. También los adolescentes y los adultos que recibieron quimioterapia pueden tener mayor riesgo de presentar recuentos bajos de espermatozoides (en los hombres) o daños en los ovarios (en las mujeres). El riesgo de infertilidad es bajo después de la quimioterapia ABVD para el linfoma de Hodgkin, pero es mucho más alto después de la quimioterapia con BEACOPP. Generalmente, el trasplante de médula ósea causa infertilidad en el hombre. Es inusual, pero no imposible, que las mujeres queden embarazadas después de un trasplante de células madre.

    Los pacientes que contemplen la posibilidad de tener una familia deben analizar con su médico la preservación de la fertilidad antes de comenzar el tratamiento. Obtenga más información sobre las preocupaciones de fertilidad y sobre las opciones para preservar la fertilidad en hombres (en inglés) y mujeres (en inglés).

  • Cáncer secundario. Algunos sobrevivientes de linfoma de Hodgkin tienen un riesgo más alto de desarrollar un cáncer secundario, especialmente leucemia mieloide aguda (después de determinados tipos de quimioterapia o radioterapia), linfoma de no Hodgkin, cáncer de pulmón, o cáncer de mama. Es probable que el riesgo de un cáncer secundario disminuya en el futuro porque los tratamientos que se utilizan actualmente conllevan menos riesgos. Los pacientes pueden reducir su riesgo de desarrollar un cáncer secundario mediante la limitación o eliminación de otros factores de riesgo, como el hábito de fumar. También es importante que las mujeres que hayan recibido radioterapia en el tórax comiencen a realizarse de manera periódica exámenes de detección del cáncer de mama, a partir de los 40 años de edad u 8 años después del tratamiento, lo que suceda primero.

  • Daño pulmonar y cardíaco. Los pacientes que hayan recibido antraciclinas (doxorrubicina) o bleomicina durante la quimioterapia corren un riesgo más alto de sufrir tanto daño cardíaco como pulmonar. La radioterapia aplicada en el área torácica también puede causar daño pulmonar y aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca. Es importante que los hombres y las mujeres que recibieron radiación en el tórax limiten otros factores de riesgo que puedan derivar en daño cardíaco para lo cual deberán dejar de fumar, realizar ejercicio físico periódico, controlar y mantener una presión arterial y niveles de colesterol saludables y realizar elecciones alimenticias saludables.

  • Problemas en la glándula tiroides. La radioterapia aplicada en el área del cuello específicamente o como parte de la radiación corporal total (total body irradiation, TBI) antes de un trasplante de células madre, puede causar problemas en la glándula tiroides, con mayor frecuencia hipotiroidismo. El hipotiroidismo ocurre cuando el cuerpo produce muy poca cantidad de hormona tiroidea, que es la que regula el metabolismo. Este problema se puede controlar tomando una píldora suplemento de hormona tiroidea. 

  • Problemas emocionales. Los sobrevivientes de linfoma de Hodgkin tienen un riesgo más alto de depresión y otros problemas emocionales (en inglés).

Obtenga más información sobre los posibles efectos tardíos del tratamiento para el cáncer.

La siguiente sección de esta guía es Atención de seguimiento y explica la importancia de los controles después de que finalice el tratamiento para el cáncer. O bien use el menú ubicado al costado de la pantalla para elegir otra sección, a fin de continuar leyendo esta guía.