Linfoma de Hodgkin - Síntomas y Signos

Approved by the Cancer.Net Editorial Board, 10/2015

EN ESTA PÁGINA: Encontrará más información acerca de los cambios en el cuerpo y otras cosas que pueden indicar un problema que requiera atención médica. Para ver otras páginas, use el menú ubicado al costado de la pantalla.

Las personas con linfoma de Hodgkin pueden presentar los siguientes síntomas o signos. A veces, las personas con esta enfermedad no muestran ninguno de estos síntomas. O bien, estos síntomas pueden deberse a otra afección que no sea cáncer. Entre los síntomas frecuentes causados por el linfoma de Hodgkin se incluyen los siguientes:

  • inflamación no dolorosa de los ganglios linfáticos del cuello, las axilas o el área de la ingle que no desaparece en pocas semanas;

  • fiebre sin razón aparente que no desaparece;

  • pérdida de peso sin razón aparente;

  • sudores nocturnos, que generalmente empapan;

  • prurito, picazón generalizada que puede ser intensa;

  • fatiga;

  • dolor en los ganglios linfáticos que se desencadena con la ingesta de alcohol.

Si los ganglios linfáticos del tórax están afectados, pueden ejercer presión sobre las estructuras del pulmón y causar dificultad para respirar, tos o molestia torácica.

Si le preocupan uno o más de los signos o síntomas de esta lista, hable con su médico. Su médico le preguntará desde cuándo y con qué frecuencia ha tenido el (los) síntoma(s), entre otras preguntas. Esto es para ayudar a averiguar la causa del problema, es decir, el diagnóstico.

Determinación del estadio según los síntomas

El médico puede utilizar determinados síntomas para ayudar a describir la enfermedad en un proceso que se denomina determinación del estadio. Cada estadio puede subdividirse en las categorías “A” y “B”.

La categoría A significa que una persona no ha tenido síntomas B, los que se enumeran a continuación.

La categoría B significa que una persona ha tenido uno o más de los siguientes síntomas:

  • Pérdida de peso sin razón aparente de más del 10 % del peso corporal original durante los 6 meses anteriores al diagnóstico.

  • Fiebre sin razón aparente con temperaturas superiores a 38 ºC (100.4 ºF).

  • Sudores nocturnos que empapan. La mayoría de los pacientes informa que su ropa de dormir o las sábanas estaban lo suficientemente mojadas como para tener que cambiarlas durante la noche. En ocasiones, se producen sudoraciones importantes durante el día.

Si se diagnostica cáncer, el alivio de los síntomas sigue siendo un aspecto importante de la atención y del tratamiento del cáncer. Esto también puede denominarse manejo de los síntomas, cuidados paliativos o atención médica de apoyo. Asegúrese de hablar con su equipo de atención médica sobre los síntomas que experimenta, incluidos cualquier síntoma nuevo o un cambio en los síntomas.

La siguiente sección de esta guía es Diagnóstico y ayuda a explicar qué pruebas pueden ser necesarias para obtener más información sobre la causa de los síntomas. O bien use el menú ubicado al costado de la pantalla para elegir otra sección, a fin de continuar leyendo esta guía.