Linfoma no Hodgkin: Factores de riesgo

Aprobado por la Junta Editorial de Cancer.Net, 11/2014

EN ESTA PÁGINA: Encontrará más información sobre los factores que aumentan la probabilidad de desarrollar linfoma. Para ver otras páginas, use el menú ubicado al costado de su pantalla.

Un factor de riesgo es todo aquello que aumenta la probabilidad de que una persona desarrolle cáncer. Si bien los factores de riesgo con frecuencia influyen en el desarrollo del cáncer, la mayoría no provoca cáncer de forma directa. Algunas personas con varios factores de riesgo nunca desarrollan cáncer, mientras que otras personas sin factores de riesgo conocidos sí lo hacen. Sin embargo, conocer sus factores de riesgo y hablar con su médico al respecto puede ayudarle a tomar decisiones más informadas sobre el estilo de vida y la atención médica.

Se desconoce cuál es la causa exacta del LNH, y, para la mayoría de las personas, no existe una causa conocida del linfoma. Sin embargo, los siguientes factores pueden aumentar el riesgo de una persona de desarrollar LNH:

Edad. El riesgo de tener LNH aumenta con la edad. Los tipos más comunes ocurren con mayor frecuencia en personas de entre 60 y 70 años.

Sexo. Los hombres son más propensos a sufrir LNH que las mujeres.

Infecciones bacterianas. Algunos tipos de LNH se asocian con infecciones específicas. Por ejemplo, se cree que el linfoma del tejido linfoide asociado con la mucosa (mucosa-associated lymphoid tissue, MALT) del estómago es causado por una infección de una bacteria conocida como Helicobacter pylori. Cuando este linfoma se diagnostica en un estadio inicial, a veces desaparecerá si la infección se elimina con antibióticos. Las infecciones también pueden causar otros tipos de linfoma MALT, incluidos aquellos que afectan los pulmones, las glándulas lagrimales y la piel.

Virus. Los virus causan algunos tipos de LNH. Por ejemplo, tal como se explica en la sección Subtipos, el virus de Epstein-Barr (VEB, que es el virus que causa la mononucleosis, también conocida como “mono”) está asociado con algunos tipos de LNH, entre ellos, el linfoma de Burkitt y otros linfomas que se presentan después de un trasplante de órgano. El VEB puede también causar algunos tipos de LNH en personas de entre 60 y 90 años de edad. Sin embargo, es probable que el virus no sea el único factor, de modo que las personas que sufrieron mononucleosis no necesariamente tienen un riesgo más elevado de desarrollar un LNH en el futuro. Además, se ha asociado la infección por hepatitis C con un incremento en el riesgo de linfomas de la zona marginal del bazo (consulte la sección Subtipos). También se han descubierto otros virus como factores importantes entre las causas de algunos tipos menos frecuentes de linfoma.

Trastornos de inmunodeficiencia. Los trastornos del sistema inmunitario, como el VIH/SIDA (en inglés), aumentan el riesgo de LNH, en especial los linfomas de células B agresivos.

Trastornos autoinmunes. Las personas con trastornos autoinmunes, como artritis reumatoide y síndrome de Sjögren, corren un mayor riesgo de desarrollar ciertos tipos de LNH. Además, algunos medicamentos utilizados para el tratamiento de trastornos autoinmunes pueden aumentar el riesgo de LNH.

Trasplante de órganos. Los pacientes receptores de trasplantes de órganos tienen un riesgo mayor de desarrollar LNH debido a los medicamentos que deben tomar para disminuir la función del sistema inmunitario y así proteger el órgano trasplantado.

Tratamiento previo contra el cáncer. Los tratamientos previos con ciertos medicamentos para otros tipos de cáncer pueden aumentar el riesgo de LNH.

Exposición a sustancias químicas. La exposición a ciertas sustancias químicas, como plaguicidas y sustancias petroquímicas, puede aumentar el riesgo de LNH.

Factores genéticos. Estudios iniciales han descubierto varios cambios genéticos que podrían estar asociados con una pequeña cantidad de casos de linfoma. En la actualidad, no hay pruebas genéticas ampliamente aceptadas para identificar factores de riesgo hereditarios para el LNH o que predigan de modo confiable el riesgo de una persona de presentar LNH.

Vacunas. Varios estudios han determinado una asociación entre la vacuna con bacilo de Calmette y Guérin (BCG) y un mayor riesgo de LNH; sin embargo, los resultados han variado. Otras vacunas, como aquellas contra la viruela, el cólera, la fiebre amarilla, la gripe, la rubéola, el tétano y la poliomielitis, han estado asociadas con un menor riesgo de LNH. En general, la relación entre las vacunas y el linfoma sigue siendo poco clara y controvertida.

Para continuar leyendo esta guía, use el menú ubicado al costado de la pantalla para seleccionar otra sección.