Sarcoma de tejido blando: Diagnóstico

Approved by the Cancer.Net Editorial Board, 07/2014

EN ESTA PÁGINA: Encontrará una lista de pruebas, procedimientos y exámenes de diagnóstico por imágenes frecuentes que los médicos pueden usar para obtener más información acerca de lo que no está bien e identificar la causa del problema. Para ver otras páginas, use el menú al costado de la pantalla.

Los médicos utilizan muchas pruebas para diagnosticar el cáncer y determinar si se ha diseminado a otra parte del cuerpo, lo que se denomina metástasis. Algunas pruebas también pueden establecer qué tratamientos pueden ser los más efectivos. En la mayoría de los tipos de cáncer, incluido el sarcoma, la biopsia es el único método para formular un diagnóstico definitivo de la enfermedad. Si no se puede realizar una biopsia, el médico puede sugerir que se lleven a cabo otras pruebas que ayuden a establecer un diagnóstico. Las pruebas por imágenes se pueden usar para averiguar si el cáncer ha hecho metástasis. Es posible que su médico evalúe estos factores al elegir una prueba de diagnóstico:

  • edad y estado médico;

  • tipo de cáncer que se sospecha;

  • gravedad de los síntomas;

  • resultados de pruebas anteriores.

No hay pruebas estándares de detección del sarcoma. Un médico debería examinar cualquier masa o bulto de reciente aparición y aspecto extraño o que esté creciendo para asegurarse de que no sea cáncer. El sarcoma es muy poco frecuente. Por eso, es importante consultar a un médico que tenga experiencia específicamente con este tipo de cáncer si se sospecha sarcoma.

El diagnóstico del sarcoma se realiza mediante la combinación de un examen clínico por parte del médico y pruebas de diagnóstico por imágenes. Se confirma con los resultados de una biopsia. Además del examen físico, se pueden utilizar algunas de las siguientes pruebas para diagnosticar sarcoma:

Pruebas por imágenes

Un tumor benigno y un tumor canceroso pueden verse diferentes en las pruebas por imágenes, como por ejemplo en una radiografía. En general, un tumor benigno tiene bordes redondos, lisos y bien definidos. En general, un tumor canceroso tiene bordes irregulares poco definidos.

Radiografía. Una radiografía es un modo de crear una imagen de las estructuras internas del cuerpo usando una pequeña cantidad de radiación. Habitualmente, si una radiografía sugiere cáncer, el médico solicitará otras pruebas por imágenes. Las radiografías resultan especialmente útiles para los sarcomas óseos (en inglés).

Ultrasonido. El ultrasonido utiliza ondas de sonido para crear una imagen de los órganos internos.

Tomografía computada o tomografía axial computada (computed tomography, CT o computed axial tomography, CAT; en inglés). La CT crea una imagen tridimensional del interior del cuerpo con una máquina de rayos X. Luego, una computadora combina estas imágenes en una vista detallada de cortes transversales que muestra anormalidades o tumores. A veces, se administra una tinción especial, denominada medio de contraste, antes de la CT para obtener mejores detalles en la imagen. Esta tinción puede inyectarse en una vena del paciente o puede administrarse como píldora para tragar.

Resonancia magnética (magnetic resonance imaging, MRI; en inglés). La MRI utiliza campos magnéticos, en lugar de rayos X, para producir imágenes detalladas del cuerpo. La MRI también puede usarse para medir el tamaño del tumor. Se administra una tinción especial, denominada medio de contraste, antes de la MRI para crear una imagen más clara. Esta tinción se puede inyectar en una vena del paciente o se puede administrar como un comprimido para tragar.

Tomografía por emisión de positrones (positron emission tomography, PET; en inglés). La PET es una forma de crear imágenes de los órganos y los tejidos internos del cuerpo. Se inyecta en el cuerpo del paciente una pequeña cantidad de una sustancia radiactiva. Esta sustancia es absorbida principalmente por los órganos y los tejidos que más energía utilizan. Debido a que el cáncer tiende a utilizar energía de manera activa, este absorbe una cantidad mayor de la sustancia. Luego, un escáner detecta esta sustancia para generar imágenes del interior del cuerpo.

Estudios de PET y CT integrados (en inglés). Este método de exploración obtiene imágenes simultáneas por CT y PET, y después combina las imágenes. Esta técnica puede usarse para analizar la estructura del tumor y la energía que usan el tumor y los tejidos normales. Esta información puede ser útil para la planificación del tratamiento y la evaluación del efecto que está surtiendo el tratamiento.

Las pruebas por imágenes pueden sugerir el diagnóstico de sarcoma, pero siempre es necesaria una biopsia para confirmar el diagnóstico y determinar el subtipo. Antes de realizar una cirugía o una biopsia, es muy importancia que el paciente consulte a un especialista en sarcomas.

Biopsia (en inglés). Una biopsia es la extracción de una pequeña cantidad de tejido para su examen con microscopio. Otras pruebas pueden indicar la presencia de cáncer, pero solo la biopsia permite formular un diagnóstico definitivo. Un patólogo analiza la muestra que se extrajo durante la biopsia.

Existen diferentes tipos de biopsias. En el caso de una biopsia con aguja, el médico extrae una pequeña muestra de tejido del tumor con un instrumento similar a una aguja - en general es una biopsia profunda con aguja, y con menos frecuencia una biopsia con aguja fina. Puede hacerse con la ayuda de ultrasonido, una CT o una MRI para ubicar con exactitud el sitio del tumor. En la biopsia incisional, el cirujano hace un corte en el tumor y extrae una muestra de tejido. En la biopsia excisional, el cirujano extrae todo el tumor. Dado que estos tumores son poco frecuentes, es importante que la muestra del tejido sea examinada por un patólogo experto para diagnosticar acertadamente un sarcoma.

Pruebas moleculares del tumor. Su médico puede recomendar la realización de análisis de laboratorio en una muestra de tumor para identificar genes específicos, proteínas y otros factores que son específicos del tumor. Los resultados de estas pruebas ayudarán a decidir si sus opciones de tratamiento incluyen un tipo de tratamiento denominado tratamiento dirigido (consulte Opciones de tratamiento).

Después de realizadas las pruebas de diagnóstico, su médico revisará todos los resultados con usted. Si el diagnóstico es cáncer, estos resultados también ayudarán a que el médico lo describa, lo que se conoce como estadificación.

En la siguiente sección se explican los diferentes estadios y grados de este tipo de cáncer. Use el menú al costado de la pantalla para seleccionar Estadios y grados, o puede seleccionar otra sección para continuar leyendo esta guía.