Cáncer de mama: Prevención

This section has been reviewed and approved by the Cancer.Net Editorial Board, 01/2013

Ninguna intervención tiene una garantía del 100 % de prevenir la aparición del cáncer de mama. Sin embargo, según los factores de riesgo de cada mujer, existen opciones para reducir el riesgo de desarrollar cáncer de mama.

  • En las mujeres que tienen mutaciones del BRCA1 o BRCA2 se puede considerar la posibilidad de realizarse una mastectomía profiláctica (extirpación preventiva de las mamas). Esto parece reducir el riesgo de desarrollar cáncer de mama en al menos un 95 %. Estas mujeres también pueden considerar una salpingo ooforectomía profiláctica (extirpación preventiva de los ovarios y de las trompas de Falopio), que puede reducir el riesgo de desarrollar cáncer de ovario, así como también cáncer de mama al detener la producción de estrógeno en los ovarios.
  • Las mujeres que corren un riesgo más alto de lo normal de desarrollar cáncer de mama tal vez puedan considerar la quimioterapia preventiva (el uso de medicamentos para reducir el riesgo de cáncer de mama). Existen dos medicamentos aprobados para reducir el riesgo de cáncer de mama: tamoxifeno (Nolvadex, Soltamox) y raloxifeno (Evista). Estos medicamentos se llaman moduladores selectivos de los receptores de estrógeno (selective estrogen receptor modulator, SERM). Un SERM es un medicamento que bloquea los receptores de estrógeno en algunos tejidos y no en otros. Tanto las mujeres posmenopáusicas como las premenopáusicas pueden tomar tamoxifeno, pero el raloxifeno está aprobado solamente para mujeres posmenopáusicas. Cada fármaco también produce efectos secundarios diferentes. Consulte con su médico si la quimioprevención para el cáncer de mama puede ser beneficiosa en su caso. Se están investigando otros medicamentos para ayudar a prevenir el cáncer de mama, incluso inhibidores de la aromatasa y estatinas. Lea más acerca de los medicamentos para reducir el riesgo de cáncer de mama (en inglés).
  • Entre otras maneras de reducir el riesgo de desarrollar cáncer de mama se incluyen realizar actividad física con regularidad, mantener un peso normal y limitar el consumo de alcohol. Conozca sobre más opciones de estilos de vida que puedan ayudar a reducir el riesgo de cáncer de mama (en inglés).

Pautas de detección

La mamografía (en inglés) es la mejor herramienta de la que disponen los médicos para detectar el cáncer de mama en mujeres sanas, ya que se ha demostrado que reduce la mortalidad por cáncer de mama. Como cualquier examen médico, la mamografía implica riesgos, como las pruebas adicionales y la ansiedad en el caso de que la prueba muestre erróneamente un posible tumor; esto se denomina un falso positivo. En ocasiones (hasta el 10 % al 15 % de las veces) una mamografía puede no detectar un cáncer; esto se denomina un resultado falso negativo. La mamografía digital puede detectar mejor el cáncer, especialmente en mujeres con mamas densas.

Diferentes organizaciones han analizado las evidencias, los riesgos y los beneficios en torno a la mamografía y han llegado a diferentes conclusiones respecto de los programas de detección:

  • El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los EE. UU. (U.S. Preventive Services Task Force, USPSTF) recomienda que las mujeres de 50 a 74 años se sometan a una mamografía cada dos años. Aconsejan considerar la mamografía en mujeres de 40 a 49 años después de haber evaluado los riesgos y beneficios de esta prueba con un médico.
  • La Sociedad Estadounidense del Cáncer (American Cancer Society, ACS) recomienda una mamografía por año a partir de los 40 años.

Todas las mujeres deben hablar con sus médicos sobre la mamografía y decidir un programa de detección adecuado. Para las mujeres con un riesgo mayor de desarrollar cáncer de mama se pueden recomendar exámenes de detección a una edad más temprana o con más frecuencia que en los programas anteriormente mencionados.

El USPSTF y la ACS también difieren en sus recomendaciones para el examen clínico de mamas. El USPSTF recomienda un examen clínico de mamas junto con la mamografía. La ACS recomienda un examen clínico de mamas cada uno a tres años hasta los 40 años, luego anualmente.

Finalmente, aunque no se ha demostrado que el autoexamen de mamas disminuya la mortalidad por cáncer de mama, es importante que las mujeres conozcan bien sus mamas para así poder advertir cualquier cambio e informarlo a su médico. Algunas veces un cáncer que está creciendo más rápidamente se puede detectar con exámenes de las mamas entre las mamografías regulares.

Las otras formas de examinar las mamas, tales como el ultrasonido o la resonancia magnética (magnetic resonance imaging, MRI), no se utilizan regularmente para detectar el cáncer de mama. Sin embargo, pueden ser útiles para las mujeres que tienen un riesgo mayor de desarrollar cáncer de mama o cuando se detecta un cambio anormal durante el examen. Según la ACS, las mujeres con riesgo elevado de cáncer de mama (por ejemplo, aquellas con mutaciones de los genes BRCA, con fuertes antecedentes familiares de cáncer de mama o cambios precancerosos en una biopsia) deberían someterse a una MRI junto con una mamografía, aunque no necesariamente al mismo tiempo. La MRI puede ser mejor que la mamografía y el ultrasonido para hallar un bulto pequeño en la mama, especialmente en el caso de las mujeres que tienen tejido mamario muy denso. Sin embargo, una MRI tiene un índice más alto de resultados falso positivo de la prueba, lo que puede significar más biopsias, cirugías y otras pruebas. Además, la MRI no muestra calcificaciones (pequeño depósito de calcio que habitualmente se detecta en una radiografía), que podrían indicar cáncer de mama in situ (DCIS).

El ultrasonido o una MRI también pueden usarse en mujeres en las que se observa un cambio sospechoso en la mama durante un examen físico o una mamografía. Si se detectan cambios sospechosos durante el examen físico es necesario realizar más exámenes, incluso si la mamografía resulta normal. Se alienta a las mujeres a hablar con sus médicos acerca del método de detección recomendado para ellas y con qué frecuencia es necesario hacerlo.