Cáncer de riñón: Después del tratamiento

This section has been reviewed and approved by the Cancer.Net Editorial Board, 04/2013

EN ESTA PÁGINA: leerá acerca de su atención médica después de finalizar el tratamiento para el cáncer y la importancia de este tipo de atención de seguimiento. Para ver otras páginas de esta guía, utilice las casillas de color ubicadas a la derecha de la pantalla o haga clic en “Siguiente” en la parte inferior.

Después de finalizado el tratamiento para el cáncer de riñón, consulte a su médico para elaborar el plan de atención de seguimiento. Este plan puede incluir exámenes físicos periódicos o pruebas médicas para supervisar su recuperación durante los próximos meses y años.

ASCO ofrece formularios de resumen del tratamiento para el cáncer (en inglés) a fin de ayudarlo a llevar un registro de su tratamiento del cáncer y desarrollar un plan de cuidados para supervivientes al finalizar el tratamiento.

Como parte de este plan de seguimiento, los pacientes deben realizarse análisis de sangre periódicos para controlar la función renal, además de radiografías de tórax, TC del abdomen y el tórax, y otras pruebas por imágenes para observar si se produce recurrencia o metástasis. Los pacientes deben realizarse un control cada tres meses durante el primer año, cada cuatro meses durante el segundo al quinto año y, de allí en adelante, una vez al año.

Debido a que las personas tratadas por cáncer de riñón frecuentemente tienen un solo riñón, deberán ser controladas por el resto de sus vidas para detectar el posible empeoramiento de la función renal. Hay pocos efectos secundarios a largo plazo, aunque es posible que algunos pacientes tengan dolor crónico por la cicatriz quirúrgica. Además, las personas con cáncer de riñón tienen un riesgo ligeramente mayor de desarrollar cáncer de colon y cáncer de próstata.

Se aconseja a las personas en recuperación del cáncer de riñón que sigan las pautas establecidas para una buena salud, entre ellas, mantener un peso saludable, no fumar, tener una alimentación equilibrada, y realizarse los estudios de detección para el cáncer recomendados. Hable con su médico a fin de elaborar el plan que mejor se adapte a sus necesidades. El ejercicio físico moderado puede ayudarle a recobrar las fuerzas y la energía. Su médico puede ayudarlo a diseñar un plan de ejercicios adecuado en función de sus necesidades, sus aptitudes físicas y su estado físico. Obtenga más información sobre los próximos pasos a seguir en la supervivencia, entre ellos, cómo hacer cambios positivos en el estilo de vida.

Para continuar leyendo esta guía, seleccione “Siguiente” (abajo, a la derecha) para obtener una lista de preguntas que usted puede hacerle a su médico. O bien, utilice las casillas de color ubicadas a la derecha de la pantalla para visitar una sección.