Cáncer oral y orofaríngeo: Signos y síntomas

This section has been reviewed and approved by the Cancer.Net Editorial Board, 11/2013

EN ESTA PÁGINA: encontrará más información acerca de los cambios en el cuerpo y otras cosas que pueden indicar un problema que puede requerir atención médica. Para ver otras páginas de esta guía, utilice las casillas de color ubicadas a la derecha de la pantalla o haga clic en “Next” en la parte inferior.

Con frecuencia, el dentista es la primera persona que detecta este tipo de cáncer durante un examen de rutina. Las personas con cáncer oral u orofaríngeo pueden tener los siguientes síntomas o signos. Algunas veces, las personas con esta enfermedad no muestran ninguno de estos síntomas. O bien, estos síntomas pueden producirse por otra afección médica que no sea cáncer. Si le preocupa algún síntoma o signo de esta lista, hable con su médico.

  • Llaga en la boca o el labio que no cicatriza (el síntoma más común)
  • Mancha roja o blanca en las encías, la lengua, las amígdalas o el revestimiento de la boca
  • Nódulo en el labio, la boca, el cuello o la garganta o sensación de engrosamiento de la mejilla
  • Dolor de garganta persistente o sensación de algo atorado en la garganta
  • Ronquera o cambio en la voz
  • Adormecimiento de la boca o la lengua
  • Dolor o sangrado en la boca
  • Dificultad para masticar, tragar, o mover la mandíbula o la lengua
  • Dolor de oído y/o mandíbula
  • Mal aliento crónico
  • Cambios en la forma de hablar
  • Pérdida de piezas dentales o dolor de dientes o muelas
  • Dentaduras postizas que ya no encajan
  • Pérdida de peso sin razón aparente
  • Fatiga
  • Pérdida del apetito, en especial cuando es prolongada; esto puede suceder más adelante en el transcurso de la enfermedad.

Las personas que noten cualquiera de estos signos de advertencia deben consultar a un médico y/o dentista tan pronto como sea posible. El cáncer de la cavidad oral y el de la orofaringe que se detectan de forma precoz tienen mayores probabilidades de cura.

Su médico le hará preguntas sobre los síntomas que usted experimenta para ayudarlo a encontrar la causa del problema, lo que se denomina diagnóstico. Este puede incluir cuánto tiempo ha estado experimentando el (los) síntoma(s) y con qué frecuencia.

Si se diagnostica cáncer, el alivio de los síntomas y los efectos secundarios siguen siendo un aspecto importante de los cuidados y el tratamiento para la enfermedad. Esto también puede denominarse manejo de los síntomas, cuidados paliativos o atención de apoyo. Asegúrese de hablar con su equipo de atención médica sobre los síntomas que experimenta, incluido cualquier síntoma nuevo o un cambio en los síntomas.

Debido a que muchos de los síntomas enumerados anteriormente también pueden ser consecuencia de otros trastornos no cancerosos, es importante someterse a exámenes de detección médicos y odontológicos periódicos, en especial si la persona bebe alcohol de modo habitual, consume productos derivados del tabaco en el presente o los ha consumido en el pasado. Las personas que consumen alcohol y tabaco deben realizarse un examen de detección general una vez al año como mínimo. Se trata de un procedimiento simple y rápido en el que el médico observa si hay anormalidades en el interior de la nariz, la boca y la garganta, y palpa el cuello en busca de nódulos. Si encuentra algo inusual, el médico recomendará un examen más exhaustivo utilizando uno o más de los procedimientos de diagnóstico mencionados en la sección Diagnóstico.

Seleccione “Next” (abajo, a la derecha) para continuar leyendo esta guía y obtener información acerca de las pruebas y los estudios que se le pueden realizar para aprender más sobre la causa de los síntomas. O bien, utilice las casillas de color ubicadas a la derecha de la pantalla para visitar alguna sección.