Obstrucción intestinal u obstrucción gastrointestinal (GI)

This section has been reviewed and approved by the Cancer.Net Editorial Board, 02/2014

En la mayoría de los casos, las obstrucciones gastrointestinales ocurren en personas que tienen cáncer ovárico o colorrectal, pero también pueden manifestarse en personas con cáncer de estómago, útero, próstata, vejiga o de otro tipo. En general, los intestinos desplazan los alimentos y los líquidos a través del tubo digestivo (incluidos el estómago y los intestinos), y las enzimas, los líquidos y los electrolitos ayudan al cuerpo a absorber los nutrientes durante este proceso. En una persona con una obstrucción del tubo digestivo, los alimentos y los líquidos no pueden atravesar el aparato digestivo, y las contracciones normales que los intestinos hacen para desplazar los alimentos, denominadas peristalsis, pueden producir un dolor intenso. Si no se trata, la obstrucción gastrointestinal constituye un problema grave, que incluso puede poner en riesgo la vida.

Las personas con obstrucción gastrointestinal pueden tener los siguientes síntomas:

  • Náuseas y vómitos, en ocasiones el vómito puede contener alimentos, líquidos o medicamentos que se tomaron muchas horas antes del vómito
  • Dolor debido a la obstrucción, que es posible que disminuya después del vómito
  • Cólicos producidos por el movimiento de los intestinos al intentar desplazar los alimentos
  • Imposibilidad de realizar deposiciones o evacuar gases, pese a la necesidad de hacerlo

Un aspecto importante del tratamiento y la atención del cáncer es aliviar los efectos secundarios, lo que también se denomina control de los síntomas, cuidados paliativos o atención médica de apoyo. Hable con su equipo de atención médica sobre cualquier síntoma que experimente, incluido cualquier síntoma nuevo o un cambio en los síntomas.

Tratamiento

El tratamiento de una obstrucción gastrointestinal depende de la causa. Las obstrucciones gastrointestinales a menudo se tratan con cirugía para despejar un paso para que los alimentos puedan desplazarse por el tubo digestivo. A veces, una obstrucción gastrointestinal se debe a heces (materia fecal) que se han endurecido y no pueden evacuarse. Los enemas y otras opciones para aflojar o ablandar las heces pueden aliviar estos tipos de obstrucciones gastrointestinales. Si la obstrucción se debe a una torsión del intestino que puede revertirse, el equipo de atención médica le recomendará que deje descansar el tubo digestivo. Para ello, no comerá ni beberá y recibirá en su lugar alimentación intravenosa (i.v., por la vena) durante unos días para asegurar la hidratación.

En las personas que no pueden someterse a una cirugía, otros procedimientos pueden ayudar a aliviar los síntomas producidos por la obstrucción gastrointestinal:

  • Administración de líquidos mediante una sonda i.v.
  • Uso de una sonda nasogástrica (una sonda que se inserta por la nariz hasta el estómago) para retirar los contenidos del estómago y prevenir más dolores
  • Inserción de una endoprótesis (stent), una sonda expansible, en el sitio de la obstrucción para ayudar a que los alimentos se desplacen con mayor facilidad por el tubo digestivo

Además, el médico puede darle medicamentos para tratar las náuseas y los vómitos, la diarrea, la inflamación o el dolor.

Más información

Deshidratación

Efectos secundarios

Recurso adicional

National Cancer Institute (Instituto Nacional del Cáncer): Complicaciones gastrointestinales