Trombocitopenia

This section has been reviewed and approved by the Cancer.Net Editorial Board, 04/2012

La trombocitopenia es una afección en la que la sangre de una persona tiene recuentos excepcionalmente bajos de plaquetas. Las plaquetas, también llamadas trombocitos, son las células sanguíneas que detienen las hemorragias al ayudar a que la sangre se coagule y tapar los vasos sanguíneos dañados. Las personas con niveles bajos de plaquetas sangran y tienen hematomas con facilidad.

Signos y síntomas

Un aspecto importante del tratamiento y la atención del cáncer es aliviar los efectos secundarios, lo que también se denomina control de los síntomas, cuidados paliativos o atención médica de apoyo. Hable con su equipo de atención médica sobre cualquier síntoma que experimente, incluido cualquier síntoma nuevo o un cambio en los síntomas.

Las personas con trombocitopenia pueden experimentar algunos de los siguientes síntomas:

  • Hematomas inesperados
  • Pequeñas manchas de color púrpura o rojas bajo de la piel, llamadas petequias
  • Hemorragia de la nariz o las encías
  • Períodos menstruales más abundante que los habituales
  • Deposiciones negras o con sangre, u orina rojiza o rosada
  • Vómitos con sangre
  • Dolores de cabeza intensos
  • Mareos
  • Dolor en las articulaciones o los músculos
  • Mayor debilidad

Informe a su médico cualquier síntoma de trombocitopenia de inmediato. A menudo, no se observan síntomas hasta que el nivel de plaquetas es muy bajo. Muchos pacientes no saben que tienen trombocitopenia hasta que se la diagnostican con un análisis de sangre.

Causas

Las plaquetas y los glóbulos blancos y rojos se producen en la médula ósea, el tejido esponjoso y suave que se encuentra en el interior de los huesos más grandes. Algunos tipos de quimioterapia y otros medicamentos dañan la médula ósea, lo que reduce su producción de plaquetas. Sin embargo, la trombocitopenia causada por la quimioterapia generalmente es temporal. Además, el organismo de una persona puede producir anticuerpos (proteínas especializadas que ayudan a destruir sustancias que parecen dañinas para el organismo) para las plaquetas, lo que provoca que el sistema inmunitario ataque las plaquetas. A su vez, la radioterapia sola no suele causar trombocitopenia, salvo que haya un nivel considerable de radiación directa en la pelvis, el paciente reciba quimioterapia al mismo tiempo o el cáncer se disemine a los huesos.

La trombocitopenia también puede ocurrir cuando las células cancerígenas, como las células de leucemia o linfoma, aglomeran a las células normales de la médula ósea. Si bien es poco habitual, la trombocitopenia puede producirse cuando otros cánceres, como el de próstata o de mama, se diseminan a la médula ósea. El cáncer de bazo es otra causa poco frecuente de trombocitopenia. Se guarda una cantidad excesiva de plaquetas en el bazo y el cáncer de bazo puede provocar que el bazo se agrande y retenga demasiadas plaquetas.

Diagnóstico

La trombocitopenia se diagnostica con un análisis de sangre denominado recuento de plaquetas, en el que se cuentan las plaquetas en una muestra de sangre. Es posible que las personas con ciertos tipos de cáncer o quienes estén recibiendo un tratamiento para el cáncer que se sabe puede causar trombocitopenia deban hacerse análisis de sangre periódicamente para diagnosticar trombocitopenia y otras complicaciones relacionadas con la sangre.

Control

A los pacientes cuyos recuentos de plaquetas bajan mientras reciben quimioterapia se les puede cambiar una dosis menor o bien prolongar los períodos entre las sesiones de quimioterapia. Además, a algunos pacientes que reciben quimioterapia se les puede administrar un fármaco llamado oprelvekin (Neumega) para ayudar a prevenir la trombocitopenia grave. Debido al riesgo de hemorragia, el médico puede postergar la cirugía de cáncer hasta que los recuentos de plaquetas recuperen un nivel normal.

A la vez, las personas con un nivel bajo de plaquetas pueden recibir una transfusión de plaquetas para evitar hemorragia (hemorragia abundante y espontánea). No obstante, las plaquetas transfundidas viven sólo unos tres días y algunos pacientes pueden necesitar varias transfusiones.

Además del tratamiento indicado por su médico, los siguientes consejos pueden ayudarlo a evitar problemas si su nivel de plaquetas es bajo:

  • No consuma alcohol ni tome medicamentos sin consultar antes a su médico, ya que estos pueden empeorar los problemas de hemorragia.
  • Use un cepillo de dientes extra suave y no se limpie con hilo dental si le sangran las encías.
  • Suénese la nariz con delicadeza usando un pañuelo de papel suave.
  • Tenga cuidado al usar tijeras, cuchillos, agujas o herramientas.
  • Tome precauciones para evitar quemaduras mientras cocina.
  • Aféitese con una afeitadora eléctrica.
  • Evite los deportes de contacto y demás actividades en las que pueda lesionarse.

Más información

Control de los efectos secundarios

Problemas de hemorragia

Problemas de coagulación