Vivir en forma saludable después del cáncer

Approved by the Cancer.Net Editorial Board, 12/2015

Muchos pacientes y sobrevivientes se preocupan por si vuelven a tener cáncer después del tratamiento (en inglés). La evidencia sugiere que realizar cambios positivos en el estilo de vida durante y después del tratamiento del cáncer puede ayudar a prevenir un cáncer recurrente o un segundo cáncer. Sin embargo, muchos sobrevivientes tienen más probabilidades de desarrollar otros problemas de salud crónicos, como los siguientes:

  • Obesidad o sobrepeso.

  • Trastornos cardíacos, como insuficiencia cardíaca congestiva.

  • Adelgazamiento de los huesos y roturas de huesos.

  • Presión arterial alta.

  • Niveles altos de colesterol.

  • Diabetes.

Usted puede ayudar a prevenir y controlar estos problemas de salud hablando con su proveedor de atención primaria y su equipo de oncología. Ellos le brindarán sugerencias para mejorar su salud y su calidad de vida, como, por ejemplo:

  • Comer alimentos más saludables.

  • Buscar formas seguras y eficaces de incorporar actividad física a su vida.

  • Interrupción del consumo de tabaco.

  • Limitar la cantidad de bebidas alcohólicas que consume.

  • Buscar formas positivas de controlar el estrés

Comer una dieta saludable.

Los sobrevivientes de cáncer pueden recuperar fuerza después del tratamiento comiendo una dieta rica en frutas y verduras y otros alimentos sin procesar, con bajo contenido de grasas. Una alimentación saludable también puede reducir el riesgo de tener una enfermedad cardíaca, presión arterial alta, obesidad y diabetes.

Los expertos recomiendan consumir alimentos de origen vegetal, como frutas, verduras y cereales, proteínas magras y productos lácteos con bajo contenido de grasas. También recomiendan evitar los alimentos muy procesados y las carnes rojas lo más posible. Obtenga más información sobre el efecto de la alimentación y la nutrición en la prevención y la recurrencia del cáncer.

Hacer actividad física de forma regular

El ejercicio es una parte importante de la vida saludable. Mantenerse físicamente activo durante y después del tratamiento del cáncer ayuda de la siguiente manera:

  • Disminuye la ansiedad y la fatiga.

  • Mejora la autoestima.

  • Aumenta los sentimientos de optimismo.

  • Mejora la salud cardíaca.

  • Mantiene un peso saludable.

  • Estimula la fortaleza y la resistencia musculares.

Los efectos secundarios del cáncer y su tratamiento, como la fatiga o los problemas para dormir, pueden impedir que usted se mantenga activo. Es posible que lo ayude hablar con un profesional certificado en salud y estado físico. Puede buscar uno a través del American College of Sports Medicine (en inglés).

Aquí se presentan algunos consejos para empezar a hacer ejercicio:

  • Si ha tenido una vida sedentaria durante mucho tiempo, comience con una caminata diaria de 10 minutos y vaya aumentando.

  • Agregue ejercicio a sus tareas y actividades cotidianas, como ir a la tienda caminando, subir por la escalera o estacionar más lejos de una entrada.

  • Haga ejercicio mientras hace otras actividades, como mirar la televisión o escuchar música.

  • Busque un compañero o grupo de actividad física que le brinde el apoyo de una amistad.

  • Si está lidiando con fatiga, haga ejercicio cuando se sienta con más energía.

Obtenga más consejos sobre actividad física y recuerde hablar con su médico antes de comenzar un programa de ejercicios.

Otros consejos de estilo de vida saludable

Puede hacer muchas cosas para crear y mantener una vida más sana después del cáncer, tales como las siguientes:

  • Permanezca en contacto con su equipo de atención médica. Su médico y otros profesionales de la atención médica pueden recomendar y programar citas de atención de seguimiento para detectar signos de recurrencia y/o controlar los efectos secundarios a largo plazo. Pueden ayudarlo a completar un resumen y plan de tratamiento contra el cáncer (en inglés) o un plan de atención de sobrevivencia.

  • Conozca cómo sobrellevar sentimientos difíciles. Los sentimientos de estrés, ansiedad y depresión y miedo de recurrencia pueden retrasar la recuperación de una persona. También pueden ocasionar problemas físicos nuevos, como falta de sueño, dolores de cabeza y problemas estomacales. Tener un diario personal (en inglés), unirse a un grupo de apoyo y practicar técnicas de relajación puede ayudarlo a sobrellevar mejor sus emociones. Obtenga más consejos sobre cómo controlar las emociones.

  • Alcance y mantenga un peso saludable. Bajar de peso y mantenerse ha demostrado ayudar a los sobrevivientes de cáncer de mama, próstata y colorrectal, y posiblemente a otros, a llevar vidas más sanas, durante más años. Obtenga más información sobre la obesidad, el peso y el riesgo de cáncer.

  • Deje de fumar y evite el humo de segunda mano. Dejar de usar tabaco, incluso después de un diagnóstico de cáncer, puede ayudar a su recuperación y salud general. También evite el humo de segunda mano.

  • Proteja su piel del sol. Use un protector de amplio espectro con factor de protección solar (FPS) de 30 como mínimo todos los días. También use ropa que lo proteja del sol y sombrero de ala ancha. Tenga aún más precaución si toma medicamentos que pueden hacerlo más sensible al sol. Obtenga más información sobre cómo proteger la piel del sol (en inglés).

  • Hágase un tiempo para la diversión. Júntese con amigos, vea una película, saque a pasear el perro o juegue con sus hijos. La risa (en inglés) puede reducir el estrés y mejorar su estado de ánimo.

Más información

Sobrevivencia

Efectos secundarios