Rehabilitación

Approved by the Cancer.Net Editorial Board, 02/2015

Mensajes clave:

  • La rehabilitación con frecuencia ayuda a que los pacientes recuperen la fuerza, el desempeño físico y la independencia que pueden haber perdido debido al cáncer o a su tratamiento.

  • Hable con su equipo de atención médica para conocer más sobre los servicios de rehabilitación disponibles en su centro oncológico o en su zona.

  • Dependiendo de sus necesidades, puede visitar a uno o más especialistas capacitados en áreas específicas de rehabilitación.

Luego del tratamiento del cáncer, los pacientes pueden notar una diferencia en sus habilidades físicas, sociales, psicológicas y laborales. La rehabilitación del cáncer ayuda a una persona a recuperar y mejorar las habilidades que pueden haber cambiado luego del tratamiento del cáncer. El objetivo de la rehabilitación es ayudar a la persona a permanecer tan independiente y productiva como sea posible.

Cómo puede ayudar la rehabilitación del cáncer

La rehabilitación puede mejorar la calidad de vida de las personas con cáncer al lograr los siguientes objetivos:

  • Mejorar la fortaleza física para ayudar a compensar las limitaciones causadas por el cáncer y su tratamiento.

  • Amentar la habilidad de una persona de cuidar de sí misma y disminuir el apoyo necesario por parte de los cuidadores.

  • Proporcionar apoyo para adaptarse a las pérdidas reales, percibidas y potenciales debido al cáncer y su tratamiento.

  • Controlar los síntomas del cáncer y su tratamiento, incluidos la fatiga, los problemas de sueño y el dolor.

  • Reducir la frecuencia con la que una persona debe permanecer en el hospital.

Servicios de rehabilitación del cáncer

Muchos centros oncológicos y hospitales ofrecen servicios de rehabilitación a sus pacientes. O, su equipo de atención médica puede ayudarlo a encontrar servicios de rehabilitación locales. Los pacientes y familiares deben estar activos y ser socios informados en el proceso de rehabilitación y deben buscar los servicios que necesitan. Hable con un enfermero o trabajador social sobre los servicios que se mencionan a continuación y que le interesen:

  • Educación y asesoramiento para el paciente y la familia

  • Tratamiento del dolor

  • Asesoramiento nutricional

  • Programas de ejercicio para desarrollar fuerza y mejorar sus movimientos. Los ejercicios también pueden ayudar con el sueño, la ansiedad y posiblemente también pueden prolongar las vidas de las personas con algunos tipos de cáncer 

  • Apoyo para dejar de fumar

  • Ayuda con las actividades de la vida diaria, como comer, beber, vestirse, bañarse, ir al baño, cocinar y hacer las tareas domésticas básicas

El equipo de rehabilitación del cáncer

Un equipo de profesionales de atención médica trabaja estrechamente para brindar rehabilitación del cáncer. Los miembros del equipo ayudan a la persona a adaptarse a su situación, tanto en caso de que los cambios sean temporales como permanentes. Estos profesionales pueden incluir cualquiera de los siguientes:

Oncólogo. Este médico trata el cáncer y puede ser el responsable de liderar al equipo de rehabilitación del cáncer.

Fisiatra, también llamado especialista en rehabilitación. Este médico trata las lesiones y enfermedades que afectan la forma en que se mueve, incluido el tratamiento del dolor.

Enfermero de rehabilitación. Un enfermero de rehabilitación ayuda a que las personas con enfermedades, discapacidades o lesiones a largo plazo recuperen sus habilidades físicas. También puede ayudar a mejorar la habilidad de una persona para cuidar de sí misma y adaptarse a un estilo de vida modificado. Un enfermero de rehabilitación también puede brindar educación y asesoramiento a pacientes y familiares.

Fisioterapeuta. Este profesional de atención médica ayuda a los pacientes a mejorar su fuerza física y su habilidad para moverse. Esto es especialmente importante para las personas que notan cambios físicos después del tratamiento del cáncer que afectan la forma en la que se mueven. Las personas que experimentan los siguientes desafíos se pueden beneficiar de la fisioterapia.

  • Pérdida muscular debido a un reposo en cama a largo plazo
  • Dificultad para mantener el equilibrio
  • Necesidad de un bastón u otro dispositivo de asistencia

Los fisioterapeutas también pueden ayudar con algunos tipos de dolor con tratamientos como el ultrasonido. 

Terapeuta ocupacional. Este profesional ayuda a los pacientes a que realicen las actividades que son importantes para ellos con métodos y herramientas a fin de aumentar su función, comodidad y seguridad. Los terapeutas ocupacionales diseñan un plan de terapia personalizado en función del diseño de la casa, la escuela o el lugar de trabajo de la persona. También ayudan a controlar la fatiga al enseñarles métodos para reducir el esfuerzo necesario para realizar determinadas tareas. 

Terapeuta especialista en linfedema. El linfedema es la acumulación de líquido debido a un daño de los ganglios linfáticos durante el tratamiento del cáncer. Un terapeuta especialista en linfedema certificado puede ayudar a controlar esta afección con prendas de compresión, masajes especializados, métodos de vendaje y ejercicios. 

Terapeuta recreativo. Este profesional utiliza juegos, ejercicios, artes, manualidades y música para ayudar a la persona con cáncer a reducir el estrés, la ansiedad y la depresión. Estas actividades también pueden ayudar a que las personas desarrollen confianza y fortalezcan las habilidades personales.

Dietista. Este profesional de los alimentos y la nutrición ayuda a las personas con cáncer a comprender sus necesidades especiales. Un dietista puede recomendar dietas o planes de alimentación. Los dietistas también pueden controlar el peso corporal y las necesidades alimentarias de una persona con cáncer.

Psicólogo/psiquiatra. Estos y otros profesionales de la salud mental tratan las necesidades emocionales, psicológicas y conductuales de la persona con cáncer y las de su familia. Dichas necesidades pueden ser anteriores o pueden ser consecuencia de los desafíos del cáncer y su tratamiento. Estos profesionales de la salud mental pueden ayudar a los pacientes a procesar su experiencia y los cambios en sus vidas.

Trabajador social. Este profesional proporciona una variedad de servicios, entre los que se pueden incluir:

  • Asesoramiento a padres y familias a la hora de tener que trasladar la atención del hospital al hogar y al brindar atención en el hogar.

  • Ayuda con habilidades para sobrellevar la enfermedad y cambios en el estilo de vida.

  • Liderazgo de los grupos de apoyo.

  • Ayuda para abordar inquietudes financieras.

  • Vinculación de pacientes y familias con recursos de la comunidad.

Obtenga más información sobre cómo puede ayudar un trabajador social (en inglés).

Asistente de atención médica en el hogar. Esta persona ayuda con las actividades diarias, como bañarse, vestirse, ir al baño y desplazarse en el hogar. Algunos asistentes de atención médica en el hogar reciben capacitación para proporcionar servicios más complejos, bajo la supervisión de un enfermero. Obtenga más información sobre la atención médica en el hogar.

Consejero vocacional. Este profesional ayuda a las personas que se recuperan de un cáncer a buscar y encontrar un trabajo satisfactorio. Este es un servicio importante para aquellas personas que quizás ya no puedan regresar a sus puestos anteriores debido a limitaciones físicas o emocionales.

Miembro del clero o capellán. Este profesional ofrece apoyo espiritual y rituales para los pacientes y sus familias, lidera grupos de apoyo y ofrece apoyo en situaciones de crisis de la salud. La mayoría de los hospitales tiene miembros del clero que trabajan con personas de todas las religiones. Sin embargo, algunas personas eligen trabajar con sus propios miembros del clero.

Administrador de casos. Este profesional ayuda a diseñar y controlar el programa de rehabilitación del cáncer. Los administradores de casos a menudo actúan como nexo entre la persona con cáncer, el equipo de rehabilitación del cáncer y el proveedor de seguros.

Patólogo del habla (Speech-language Pathologist, SLP) Este profesional se especializa en la comunicación y en los trastornos de la deglución. Un SLP ayuda a los pacientes a recuperar las habilidades orales y motrices, de deglución y del habla después del tratamiento del cáncer que afecta la cabeza, la boca y el cuello.

Más información

Atención de seguimiento después del tratamiento del cáncer

Apoyo para cuidadores

Sobrevivencia