Depresión

Approved by the Cancer.Net Editorial Board, 04/2016

Las personas con cáncer pueden experimentar depresión, la cual es un trastorno del estado del ánimo tratable.

Es posible que la depresión dificulte afrontar el tratamiento del cáncer. También puede interferir en su capacidad de tomar decisiones sobre su atención. En consecuencia, la identificación y el tratamiento de la depresión son aspectos importantes del tratamiento del cáncer.

Hable con su médico si tiene los siguientes síntomas, especialmente si duran dos semanas o más.

Los síntomas de depresión pueden aparecer poco después del diagnóstico o en cualquier momento durante el tratamiento o después de este.

Estos síntomas varían de leves a graves. La depresión grave interfiere en las relaciones de la persona y en sus actividades y responsabilidades cotidianas. Esta se denomina trastorno depresivo mayor.

Síntomas relacionados con el estado de ánimo

  • Sentirse desganado.

  • Sentirse triste.

  • Sentirse desesperanzado.

  • Sentirse irritable.

  • Sentirse aturdido.

  • Sentirse desvalorizado.

Síntomas conductuales

  • Falta de interés en actividades que solía disfrutar.

  • Llanto frecuente.

  • Distanciamiento de amigos o familiares.

  • Pérdida de motivación para hacer actividades cotidianas.

Síntomas cognitivos

  • Menor capacidad para concentrarse.

  • Dificultad a la hora de tomar decisiones.

  • Problemas de memoria.

  • Pensamientos negativos. En situaciones extremas, pueden incluir pensamientos de que no vale la pena vivir o pensamientos de lastimarse a sí mismo.

Síntomas físicos

  • Fatiga.

  • Pérdida del apetito.

  • Insomnio, que es la imposibilidad de conciliar el sueño y de permanecer dormido.

  • Hipersomnia (somnolencia excesiva). 

  • Problemas sexuales, como una disminución del deseo sexual.

Los síntomas físicos y cognitivos enumerados arriba pueden ser efectos secundarios del cáncer o del tratamiento del cáncer. Como consecuencia, al diagnosticar la depresión en personas con cáncer los médicos ponen más énfasis en los síntomas relacionados con el estado de ánimo y los síntomas conductuales.

Factores de riesgo para la depresión

Las personas con cáncer tienen más probabilidades de experimentar depresión si tienen estos factores de riesgo:

  • Diagnóstico anterior de depresión o ansiedad.

  • Antecedentes familiares de depresión o ansiedad.

  • Falta de apoyo de amigos o familiares.

  • Dificultades económicas.

Detección

La Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica (American Society of Clinical Oncology, ASCO) recomienda hacer una detección de la depresión. Esta debe hacerse cuando reciba un diagnóstico de cáncer y en intervalos periódicos durante su tratamiento y recuperación.

Las recomendaciones de tratamiento dependerán de cuántos síntomas de depresión tiene y con qué frecuencia los tiene.

Si bien puede ser difícil de explicar, comparta su experiencia con su equipo de atención médica. Incluya lo siguiente:

  • Sus sentimientos.

  • Áreas de inquietud específicas.

  • Síntomas físicos.

  • El impacto en su vida cotidiana.

Esto ayudará a su equipo a abordar sus inquietudes y a elaborar un plan de tratamiento.

Tratamiento

Las personas con depresión generalmente se benefician de un tratamiento especializado. Para las personas con depresión moderada o grave, el enfoque más eficaz suele ser una combinación de tratamiento psicológico y medicamentos. Para las personas con depresión leve, hablar con un profesional de la salud mental puede ser suficiente para aliviar los síntomas de depresión.

  • Tratamiento psicológico. Los profesionales de la salud mental incluyen consejeros licenciados, psicólogos y psiquiatras. Brindan herramientas para mejorar las habilidades para sobrellevar la enfermedad, desarrollar un sistema de apoyo y modificar los pensamientos negativos. Las opciones incluyen la terapia individual, de pareja o familiar, y la terapia de grupo. Además, los psiquiatras son profesionales de la salud mental que pueden recetar medicamentos (vea a continuación) y evaluar las causas médicas de la depresión.

  • Medicamentos. Hay distintos tipos de medicamentos antidepresivos disponibles. Su médico elegirá el antidepresivo más apropiado en función de estos factores:

    • Sus necesidades.

    • Posibles efectos secundarios.

    • Otros medicamentos que tome.

    • Sus antecedentes médicos.

    Hable con su médico sobre todos los medicamentos relacionados con el cáncer y los suplementos que tome. Algunos pueden interferir en algunos tipos de antidepresivos.

    Algunas personas tienen una mejoría 2 semanas después de comenzar un medicamento antidepresivo. No obstante, el medicamento generalmente tarda entre 6 y 8 semanas en hacer efecto por completo.

    Es posible que los medicamentos no traten la depresión lo suficiente, a menos que se combinen con un tratamiento psicológico.

Seguimiento

Tras una derivación a un profesional de la salud mental, su oncólogo probablemente le hará un seguimiento sobre la efectividad del tratamiento y sobre sus efectos secundarios.

Si los síntomas de depresión no desaparecieron después de 8 semanas de tratamiento:

  • Considere otras opciones de tratamiento.

  • Considere añadir los servicios de un consejero a su plan de tratamiento, si todavía no lo hizo.

Usted y su médico pueden abordar estas opciones con anterioridad, si es necesario.

Más información

Asimilación con cáncer

Manejo del estrés (en inglés)

Sobrellevar la incertidumbre (en inglés)

La American Society of Clinical Oncology: Detección, evaluación y atención de la ansiedad y los síntomas depresivos en adultos con cáncer (en inglés)

Recursos adicionales

CancerCare: Obtenga Apoyo

Instituto Nacional del Cáncer: Depresión