View All Pages

Cáncer de piel (no melanomatoso) - Introducción

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 10/2020

EN ESTA PÁGINA: encontrará algo de información básica sobre esta enfermedad y las partes del cuerpo que puede afectar. Esta es la primera página de la Guía para el cáncer de piel no melanomatoso de Cancer.Net. Use el menú para ver otras páginas. Piense en ese menú como un mapa para recorrer la guía entera.

Acerca de la piel

La piel es el órgano más grande del cuerpo. Protege el cuerpo contra infecciones y lesiones, y ayuda a regular la temperatura corporal. La piel también almacena agua y lípidos, y produce vitamina D.

La piel se compone de 3 capas principales:

  • La epidermis. La capa externa de la piel.

  • La dermis. La capa interna de la piel.

  • La hipodermis. La capa más profunda de tejido adiposo.

Consulte la sección Ilustraciones médicas para ver un dibujo de estas capas.

Acerca del cáncer de piel

El cáncer se origina cuando las células sanas cambian y proliferan sin control, y forman una masa llamada tumor. Un tumor puede ser canceroso o benigno. Un tumor canceroso es maligno, lo que significa que puede crecer y diseminarse a otras partes del cuerpo. Un tumor benigno significa que el tumor puede crecer, pero no se diseminará.

Los médicos diagnostican cáncer de piel en más de 3 millones de estadounidenses cada año, por lo que es el tipo más frecuente de cáncer. Si el cáncer de piel se detecta a tiempo, generalmente se puede tratar con medicamentos tópicos, procedimientos realizados en el consultorio por un dermatólogo o una cirugía ambulatoria. Un dermatólogo es un médico especializado en enfermedades y afecciones de la piel. Como resultado, el cáncer de piel causa menos del 1% de todas las muertes por cáncer.

En algunos casos, el cáncer de piel puede estar más avanzado y es necesaria la atención médica por parte de un equipo multidisciplinario que a menudo incluye un dermatólogo, un cirujano oncólogo, un radiooncólogo y un oncólogo clínico. Estos médicos se reunirán con el paciente y juntos le recomendarán la mejor manera para tratar el cáncer. En algunos casos, el cirujano oncólogo le recomendará que se realice una cirugía en un quirófano, debido a que el procedimiento para tratar el cáncer es demasiado extenso para realizarlo en un consultorio. Otras veces, la radioterapia o tratamientos con un medicamento que se administra por boca o por vía intravenosa son recomendados por el equipo, ya sea en lugar de la cirugía o en combinación con ella.

Tipos de cáncer de piel

Existen 4 tipos principales de cáncer de piel:

  • Carcinoma de células basales. Las células basales son células redondas que se encuentran en la parte inferior de la epidermis. Alrededor del 80% de los cánceres de piel se desarrollan a partir de este tipo de células. Estos tipos de cáncer se describen como carcinomas de células basales. El carcinoma de células basales se desarrolla con mayor frecuencia en la cabeza y el cuello, aunque puede hallarse en cualquier parte de la piel. Lo causa principalmente la exposición al sol o se desarrolla en personas que recibieron radioterapia cuando eran niños. Este tipo de cáncer de piel, en general, crece lentamente y, en raras ocasiones, se disemina a otras partes del cuerpo.

  • Carcinoma de células escamosas. La mayoría de la epidermis está compuesta de células planas, parecidas a escamas, llamadas células escamosas. Alrededor del 20% de los cánceres de piel se desarrollan a partir de estas células, y estos cánceres se denominan carcinomas de células escamosas. El carcinoma de células escamosas es principalmente causado por la exposición al sol, por lo que es posible que se diagnostique en muchas regiones de la piel. También se puede desarrollar en la piel que ha sido quemada, dañada por sustancias químicas o expuesta a rayos X. El carcinoma de células escamosas se encuentra habitualmente en los labios; en partes del cuerpo donde hay una cicatriz desde hace mucho tiempo; y en la piel que está alrededor de la boca, el ano y la vagina. Alrededor del 2% al 5% de los carcinomas de células escamosas se ha diseminado a otras partes del cuerpo, lo que lo hace más propenso a diseminarse que el carcinoma de células basales.

  • Cáncer de células de Merkel. El cáncer de células de Merkel es un cáncer muy agresivo, o de crecimiento rápido, y raro. Comienza en las células que producen hormonas, justo debajo de la piel y en los folículos pilosos. Por lo general, se encuentra en la región de la cabeza y el cuello. El cáncer de células de Merkel también se puede denominar carcinoma neuroendocrino de la piel. Obtenga más información sobre los tumores neuroendocrinos.

  • Melanoma. Entre la base de la epidermis y la dermis, hay células dispersas llamadas melanocitos. Estas células producen la melanina, el pigmento que le da color a la piel. El melanoma comienza en los melanocitos y es el tipo más grave de cáncer de piel. Para obtener más información acerca del melanoma, visite la sección melanoma en este mismo sitio web.

El carcinoma de células basales y el carcinoma de células escamosas generalmente se agrupan y denominan “carcinomas de queratinocito”. Esto se debe a que comienzan en un tipo de célula de la piel denominada queratinocito. En esta guía, "cáncer de piel (no melanomatoso)" refiere a carcinoma de queratinocito y cáncer de células de Merkel para diferenciarlos del melanoma.

Existen otros tipos de cáncer de piel poco frecuentes, incluidos linfomas cutáneos (de la piel), sarcoma de Kaposi (en inglés), tumores anexiales cutáneos y sarcomas, todos se clasifican como cánceres de piel no melanomatosos. El resto de esta sección se centra en los cánceres de piel no melanomatosos más frecuentes.

La siguiente sección de esta guía es Estadísticas. Ayuda a explicar la cantidad de personas que reciben un diagnóstico de cáncer de piel no melanomatoso y las tasas de supervivencia generales. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.

Cáncer de piel (no melanomatoso) - Estadísticas

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 02/2021

EN ESTA PÁGINA: encontrará información sobre la cantidad de personas a las que se les diagnostica cáncer de piel no melanomatoso cada año. También leerá información general sobre la supervivencia a la enfermedad. Recuerde que las tasas de supervivencia dependen de varios factores. Use el menú para ver otras páginas.

El cáncer de piel es el tipo más frecuente de cáncer. Debido a que el cáncer de piel no melanomatoso/carcinoma de queratinocitos es tan frecuente y, a menudo, curable, se estiman las estadísticas. Esto se debe a que los casos individuales, por lo general, no se informan para los registros de cáncer.

Se estima que se diagnostican 5.4 millones de casos de carcinoma de células basales y cáncer de células escamosas cada año en los Estados Unidos entre 3.3 millones de personas. A algunas personas se les diagnostica más de un cáncer de piel. La cantidad de cánceres de piel no melanomatosos ha ido aumentando por varios años. Esto se debe probablemente a una detección más temprana de la enfermedad, a un aumento de la exposición solar y a una mayor esperanza de vida. El carcinoma de células basales es mucho más frecuente que el carcinoma de células escamosas. Alrededor del 80% de los cánceres de piel no melanomatosos son carcinomas de células basales.

The rate of deaths from these skin cancers have been declining in recent years. Cerca de 2,000 personas mueren por cáncer de piel de células basales y de células escamosas cada año. Los adultos mayores y personas con sistema inmunitario suprimido tienen un mayor riesgo de morir a causa de estos tipos de cáncer de piel. Alrededor de 7,180 personas mueren por melanoma cada año. Para otros tipos de cáncer de piel menos comunes, alrededor de 4,630 personas mueren cada año.

Aproximadamente 2000 personas en los Estados Unidos son diagnosticadas con cáncer de células de Merkel cada año. Este número ha aumentado rápidamente en las últimas décadas. Una mayoría significativa de las personas diagnosticadas con la enfermedad son mayores de 70 años, y el 90% de los diagnósticos de cáncer de células de Merkel ocurre en personas de piel blanca. Los hombres tienen 2 veces más posibilidades de que se les diagnostique la enfermedad que las mujeres.

La tasa de supervivencia a 5 años indica el porcentaje de personas que vive al menos 5 años una vez detectado el cáncer. El término porcentaje significa cuántas personas de cada 100. La tasa de supervivencia a 5 años de personas con cáncer de células de Merkel es de aproximadamente el 63%. Si el cáncer se detecta temprano, antes de que se haya propagado desde donde comenzó, la tasa de supervivencia a 5 años es del 76%. Los ganglios linfáticos son órganos pequeños con forma de guisante que ayudan a combatir las infecciones. Si el cáncer se ha diseminado a tejidos cercanos, órganos, o los ganglios linfáticos regionales, la tasa de supervivencia a 5 años es del 53%. Si el cáncer se ha diseminado a otras partes distantes del cuerpo, la tasa de supervivencia es del 19%.

Es importante recordar que estas estadísticas del cáncer de piel no melanomatoso son una estimación. La estimación se basa en los datos anuales de una gran cantidad de personas que tienen cáncer de piel no melanomatoso en los Estados Unidos. Hable con su médico si tiene alguna pregunta sobre esta información. Obtenga más información sobre cómo interpretar las estadísticas.

Estadísticas adaptadas de la publicación de la Sociedad Estadounidense Contra el Cáncer (American Cancer Society, ACS), Datos y cifras de cáncer (Cancer Facts and Figures) de 2021 y el sitio web de ACS (febrero de 2021).

La siguiente sección de esta guía es Ilustraciones médicas. Contiene imágenes de las partes del cuerpo afectadas, con más frecuencia, por el cáncer de piel no melanomatoso. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.

Cáncer de piel (no melanomatoso) - Ilustraciones médicas

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 10/2020

EN ESTA PÁGINA: usted encontrará un dibujo básico de las estructuras y capas que componen la piel. Use el menú para ver otras páginas.

Consulte las imágenes de las características de carcinoma de células basales y de los signos de carcinoma de células escamosas. Tenga en cuenta que estos enlaces lo llevarán a un sitio web diferente en inglés).

La siguiente sección de esta guía es Factores de riesgo y prevención. Explica qué factores pueden aumentar la probabilidad de presentar cáncer de piel no melanomatoso. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.

Cáncer de piel (no melanomatoso) - Factores de riesgo y prevención

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 10/2020

EN ESTA PÁGINA: encontrará más información sobre los factores que aumentan la probabilidad de desarrollar cáncer de piel no melanomatoso. Use el menú para ver otras páginas.

Un factor de riesgo es todo aquello que aumenta la probabilidad de que una persona desarrolle cáncer. Si bien los factores de riesgo pueden influir en el desarrollo del cáncer, la mayoría no es una causa directa de esta enfermedad. Algunas personas con varios factores de riesgo nunca desarrollan cáncer, mientras que otras personas sin factores de riesgo conocidos desarrollan cáncer. Conocer los factores de riesgo y hablar con el médico al respecto puede ayudarlo a tomar decisiones más informadas sobre las opciones de estilo de vida y atención médica.

Los siguientes factores pueden aumentar el riesgo de una persona de desarrollar cáncer de piel no melanomatoso/carcinoma de queratinocitos:

  • Exposición solar. La exposición a la radiación ultravioleta (UV) del sol juega un rol importante en el desarrollo del cáncer de piel. Las personas que viven a grandes altitudes en áreas con luz solar intensa durante todo el año tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de piel. Las personas que pasan mucho tiempo al aire libre durante el mediodía también tienen mayor riesgo. Se debe evitar el bronceado recreacional para reducir el riesgo de cáncer de piel.

    La exposición a la radiación ultravioleta de tipo B (UVB) parece estar más estrechamente relacionada con el cáncer de piel, pero las investigaciones más recientes sugieren que la radiación ultravioleta de tipo A (UVA) también puede desempeñar un rol en el desarrollo del carcinoma de células basales, el carcinoma de células escamosas y el melanoma. La radiación UVB causa quemaduras solares y no traspasa las ventanas de automóviles ni otros tipos de vidrio. Sin embargo, la radiación UVA puede pasar a través del vidrio y causar envejecimiento y arrugas en la piel, además del cáncer de piel. Por lo tanto, es importante proteger su piel tanto de la radiación UVA y como de la UVB (consulte “Prevención” a continuación).

    Debido a que el cáncer de células de Merkel a menudo ocurre en las áreas de la cabeza y el cuello expuestas al sol, muchos médicos piensan que la exposición al sol también puede ser un factor de riesgo para este tipo de cáncer.

  • Sistema inmunitario debilitado o inhibido. Las personas que tienen el sistema inmunitario debilitado debido a un trasplante de médula ósea o de células madre, un trasplante de órganos, o enfermedades como el HIV/sida y ciertos tipos de leucemia tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de piel, particularmente carcinoma de células escamosas. Las personas que toman inmunodepresores también tienen más riesgo.

  • Antecedentes de bronceado artificial. Las personas que usan camas solares, salones de bronceado o lámparas solares tienen un mayor riesgo de desarrollar todos los tipos de cáncer de piel. No existe ningún nivel de seguridad para la exposición a sistemas de bronceado artificial. Cualquier uso de dispositivos de bronceado en interiores aumenta el riesgo de cáncer de piel, incluido el melanoma, y este riesgo aumenta con una mayor exposición al bronceado artificial.

  • Tez clara. Las personas de tez clara, cabello rubio o colorado, ojos azules y pecas tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de piel. Las personas cuya piel tiene tendencia a quemarse en lugar de broncearse también tienen un mayor riesgo. A pesar de esto, todas las personas, independientemente del color de la piel, tienen riesgo de desarrollar cáncer de piel.

  • Raza/origen étnico. Las personas de piel blanca son más propensas a desarrollar cáncer de células de Merkel; sin embargo, algunas personas de raza negra y de ascendencia polinesia desarrollan la enfermedad.

  • Poliomavirus de células de Merkel (MCV por sus siglas en inglés). Las investigaciones indican que existe una relación entre este virus y el cáncer de células de Merkel. El MCV está presente hasta en un 80% de los cánceres de células de Merkel. Sin embargo, los científicos creen que el MCV es frecuente, mientras que el cáncer de células de Merkel no lo es. Se necesitan más investigaciones para conocer el rol del MCV en este sentido.

  • Afecciones precancerosas de la piel. Las manchas escamosas rojas o marrones, ásperas en la piel, llamadas queratosis actínicas o enfermedad de Bowen, generalmente, son más frecuentes en áreas expuestas al sol. Estas manchas pueden convertirse en cánceres de células escamosas en un pequeño número de personas. Mientras más queratosis actínica tenga una persona, mayor será el riesgo de que desarrolle carcinoma de células escamosas. Usar un protector solar de amplio espectro que proteja contra la radiación UVA y UVB, y que tenga factor de protección solar (FPS) de 30 o más, durante todo el año ayuda a disminuir el riesgo de desarrollar queratosis actínica. Consulte la sección a continuación llamada “Prevención” para obtener más información acerca de la protección de su piel de la exposición al sol.

  • Sexo. En los últimos años, ha aumentado el número de hombres de piel blanca mayores y de mujeres de piel blanca más jóvenes que han desarrollado cáncer de piel. Los hombres también son más propensos a desarrollar cáncer de células de Merkel.

  • Edad. Habitualmente, la mayoría de los carcinomas de células basales y de células escamosas aparecen después de los 50 años de edad. Sin embargo, en los últimos años, la cantidad de cánceres de piel en personas de 65 años y mayores ha aumentado significativamente. Esto puede deberse a una mejor detección y a los esfuerzos de seguimiento del cáncer de piel de los pacientes. Las personas más jóvenes también pueden desarrollar cáncer de piel no melanomatoso, especialmente si tienen piel clara, un síndrome hereditario (genético) que las pone en alto riesgo, o si han estado expuestas a cantidades significativas de radiación o radiación UV del sol. El cáncer de células de Merkel es más frecuente en personas mayores de 70 años de edad.

  • Antecedentes de quemaduras de sol o de piel frágil. La piel quemada por el sol o en un accidente, o la piel dañada debido una enfermedad tiene un riesgo más alto de cáncer de piel. El carcinoma de células escamosas y el carcinoma de células basales ocurren con más frecuencia en personas que tienen más exposición al sol u otras fuentes de radiación UV a lo largo de su vida.

  • Cáncer de piel previo. Las personas que han tenido algún tipo de cáncer de piel tienen un mayor riesgo de desarrollar otro cáncer de piel. Del 35% al 50% de las personas diagnosticadas con 1 carcinoma de células basales desarrollarán un nuevo cáncer de piel en un plazo de 5 años. Por lo tanto, las personas que hayan tenido 1 cáncer de piel necesitan atención de seguimiento continua para detectar cánceres adicionales. Vea la sección Atención de seguimiento para obtener más información.

  • Síndromes hereditarios. Ciertas afecciones genéticas raras se asocian con un mayor riesgo de desarrollar carcinoma de células basales. Estas afecciones incluyen el síndrome del carcinoma basocelular nevoide, y los muy raros síndromes de Rombo, Bazex-Dupré-Christol y epidermólisis ampollar simple, entre otros. Los síndromes raros asociados con un aumento del riesgo del carcinoma de células escamosas incluyen xeroderma pigmentoso, albinismo, epidermólisis ampollar simple, disqueratosis congénita y múltiples epiteliomas escamosos autocurativos.

  • Exposición al arsénico. La exposición al arsénico puede aumentar el riesgo de cáncer de células de Merkel.

  • Medicamentos. Además de los medicamentos que inhiben el sistema inmunitario, se ha demostrado que ciertos esteroides y medicamentos que hacen que la piel sea muy sensible a las quemaduras solares, como vandetanib (Caprelsa), vemurafenib (Zelboraf) y voriconazol (Vfend), aumentan el riesgo de que una persona desarrolle carcinoma de células escamosas. Se ha demostrado que ciertas terapias dirigidas con inhibidores de BRAF, incluidos el dabrafenib (Tafinlar), el encorafenib (Braftovi) y el vemurafenib, aumentan el riesgo de una persona de desarrollar carcinoma de células escamosas al activar una vía de crecimiento en las células que tienden a convertirse en este tipo de cáncer (por ejemplo, células con una mutación de HRAS).

  • Tratamiento previo con radioterapia. Cuando una persona recibe radioterapia para tratar el cáncer, tiene mayor riesgo de desarrollar carcinoma de células basales. Este riesgo aumenta con el tiempo, especialmente después de 10 a 20 años. Como resultado, los niños que reciben radioterapia tienen 6 veces más riesgo de desarrollar un carcinoma de células basales.

  • Virus del papiloma humano (VPH). Las investigaciones muestran que el virus VPH es un factor de riesgo para el carcinoma de células escamosas, particularmente si el sistema inmunitario de la persona se inhibe. Mantener actividades sexuales con una persona que tiene el VPH es la forma más frecuente de contraer el VPH. Hay diferentes tipos de VPH, denominadas cepas. Las investigaciones vinculan algunas cepas del VPH más estrechamente con ciertos tipos de cáncer. Existen vacunas disponibles para protegerlo de la infección por VPH.

Prevención

Diferentes factores producen distintos tipos de cáncer. Los investigadores continúan estudiando los factores que provocan el cáncer de piel no melanomatoso, incluidas las formas de prevenirlo. Si bien no existe una forma comprobada de prevenir por completo estas enfermedades, tal vez pueda reducir el riesgo. Hable con su equipo de atención médica para obtener más información sobre su riesgo personal de desarrollar cáncer.

Reducir la exposición a la radiación UV, particularmente al reducir el tiempo de exposición al sol y al evitar los sistemas de bronceado artificial, disminuye el riesgo de desarrollar cáncer de piel. Esto es importante para las personas de todas las edades y es especialmente importante para las personas que tienen otros factores de riesgo (ver arriba). El daño solar se acumula con el tiempo. Los siguientes pasos pueden reducir la exposición al sol y evitar las quemaduras solares:

  • Limitar o evitar la exposición directa al sol entre las 10:00 a. m. y las 4:00 p. m.

  • Usar ropa que proteja del sol, incluido un sombrero de ala ancha que proteja la cara, el cuello y las orejas. Usar prendas que tengan una etiqueta que diga que la tela ofrece factor de protección UV (FPU) puede proporcionar una mejor protección. También se recomienda el uso de gafas de sol con protección UV.

  • Usar un protector solar de amplio espectro durante todo el año que proteja contra la radiación UVA y UVB, y que sea FPS de 30 o más. Aplicar al menos 1 onza de protector solar en todo el cuerpo, cada 2 horas, o cada 1 hora después de sudar mucho o de estar en el agua.

  • Evite el bronceado recreacional.

  • No usar lámparas solares, camas solares o salones de bronceado.

  • Examinar la piel en forma regular. Esto debe incluir la examinación por parte de un profesional de la salud y la autoexaminación. Obtenga más información sobre cómo hacer una autoexaminación.

  • En una investigación, tomar 500 mg de nicotinamida, una forma de vitamina B3, en un comprimido dos veces al día mostró una reducción del 23% de los cánceres de piel no melanomatosos en personas que tenían 2 o más cánceres de piel previos. Antes de tomar suplementos, consulte a su médico.

Obtenga más información sobre cómo proteger la piel del sol (en inglés).

Limitar la exposición al sol puede reducir la producción de su cuerpo de vitamina D, aunque algunas investigaciones sugieren que la mayoría de las personas solo necesita 15 minutos de exposición solar al día para producir suficiente vitamina D. Las personas con exposición limitada al sol deben hablar con su médico acerca de cómo incluir buenas fuentes de vitamina D en su dieta, incluido el uso de suplementos. Su médico puede controlar sus niveles de vitamina D mediante un análisis de sangre simple.

La siguiente sección de esta guía es Detección. Describe los primeros signos de advertencia del cáncer de piel y cómo realizar una autoexaminación. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.

Cáncer de piel (no melanomatoso) - Detección

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 10/2020

EN ESTA PÁGINA: encontrará más información acerca de la detección del cáncer de piel no melanomatoso y sobre qué buscar cuando se realiza una autoexaminación. Use el menú para ver otras páginas.

La detección se utiliza para detectar el cáncer antes de que aparezca algún signo o síntoma. Los científicos han desarrollado, y continúan desarrollando, pruebas que se pueden usar para detectar tipos específicos de cáncer en una persona antes de que aparezcan signos o síntomas. Los objetivos generales de la detección del cáncer son los siguientes:

  • Disminuir la cantidad de personas que mueren a causa de la enfermedad o eliminar totalmente las muertes provocadas por el cáncer al identificar el cáncer en una etapa más temprana y tratable

  • Disminuir la cantidad de personas que presentan la enfermedad

Obtenga más información sobre los conceptos básicos de la detección del cáncer.

Información sobre la detección del cáncer de piel no melanomatoso

La detección temprana y el reconocimiento del cáncer de piel son muy importantes. Más del 75% de los casos de cáncer de piel no melanomatoso/carcinomas de queratinocito son diagnosticados por los pacientes o sus familiares. Reconocer los primeros signos de advertencia del cáncer de piel y autoexaminarse regularmente puede ayudar a detectar el cáncer de piel a tiempo, cuando es más probable que se pueda curar la enfermedad.

Las autoexaminaciones deben realizarse frente a un espejo de cuerpo entero, en una habitación con mucha luz. Es útil que otra persona revise el cuero cabelludo y la parte posterior del cuello. En el caso de las personas de piel blanca, el cáncer de piel no melanomatoso comienza, a menudo, en lugares que frecuentemente están expuestos al sol. En el caso de las personas de piel morena, el carcinoma de células escamosas se produce, a menudo, en áreas que no están frecuentemente expuestas al sol, como las piernas.

Tenga en cuenta los siguientes pasos cuando se autoexamina la piel:

  • Examine la parte delantera y trasera de todo el cuerpo en un espejo, luego los lados derecho e izquierdo, con los brazos levantados.

  • Doble los codos y observe cuidadosamente la parte externa e interna de los antebrazos, los brazos (especialmente la parte posterior, que es difícil de ver) y las manos.

  • Observe la parte delantera, los lados y la parte posterior de las piernas y los pies, incluso las plantas y los espacios entre los dedos de los pies.

  • Separe el cabello para levantarlo y examine la parte posterior del cuello y el cuero cabelludo con un espejo de mano.

  • Revise la espalda, el área genital y las nalgas con un espejo de mano.

Consulte con su médico si su peluquero o barbero ha notado una lesión sospechosa en su cuero cabelludo o debajo de su barba, o si usted encuentra cualquiera de lo siguiente durante la autoexaminación:

La siguiente sección de esta guía es Síntomas y signos. Explica los cambios en el cuerpo o los problemas médicos que puede provocar el cáncer de piel no melanomatoso. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.

Cáncer de piel (no melanomatoso) - Síntomas y signos

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 10/2020

EN ESTA PÁGINA: encontrará más información sobre los cambios en el cuerpo y otras cosas que pueden indicar un problema que puede requerir atención médica. Use el menú para ver otras páginas.

Las personas con carcinoma de células basales, carcinoma de células escamosas o cáncer de células de Merkel pueden experimentar los siguientes síntomas. En ocasiones, las personas con cáncer de piel no melanomatoso/carcinoma de queratinocitos no presentan ninguno de estos cambios. O la causa de estos síntomas podría ser una afección médica diferente que no sea cáncer.

Los cambios en la piel son el principal signo de advertencia del cáncer de piel. Cada tipo de cáncer de piel puede tener un aspecto diferente, por lo tanto, es importante que hable con su médico cuando observe un cambio en su piel. Las características de la piel que se desarrollan con frecuencia se enumeran a continuación.

En el caso del carcinoma de células basales, 2 o más de las siguientes características pueden estar presentes:

  • Una úlcera abierta que sangra, supura o forma una costra y permanece abierta durante varias semanas

  • Una mancha rojiza y elevada o un área irritada que puede formar costras o picar, pero que rara vez duele

  • Una protuberancia brillante de color rosa, rojo, blanco nacarado o translúcida

  • Un tumor rosado con un borde elevado y una hendidura central con costra

  • Un superficie blanca, amarilla o cerosa, similar a una cicatriz, a menudo con un borde mal definido

Observe las imágenes de estas características del carcinoma de células basales. (Tenga en cuenta que este enlace lo llevará a un sitio web diferente en inglés).

El carcinoma de células escamosas puede, a menudo, formar costra, sangrar y se manifiesta como:

  • Un tumor similar a una verruga

  • Una mancha roja, persistente y escamosa, con bordes irregulares que pueden sangrar fácilmente

  • Una úlcera abierta que persiste durante semanas

  • Un crecimiento elevado de superficie áspera y con una depresión en el centro

Observe las imágenes de estos signos del carcinoma de células escamosas. (Tenga en cuenta que este enlace lo llevará a un sitio web diferente en inglés).

El cáncer de células de Merkel a menudo se presenta como:

  • Bultos indoloros, firmes y brillantes en la piel

  • Estos bultos pueden ser rojos, rosas o azules

Algunos tipos de cáncer de piel se diseminan por los nervios. Si esto sucede, puede causar picazón, dolor, entumecimiento, hormigueo o una sensación de que tiene hormigas que caminan bajo la piel. Otros signos pueden incluir un bulto o protuberancia debajo de la piel, en áreas como el cuello, la axila o la ingle.

Si le preocupa algún cambio que ha experimentado, hable con su médico. Su médico le preguntará desde cuándo y con qué frecuencia ha experimentado el (los) síntoma(s), entre otras preguntas. Por ejemplo, cuándo notó por primera vez esa característica en la piel, cuánto tiempo ha estado allí y cualquier otro síntoma que pueda estar experimentando. Esto es para ayudar a detectar la causa del problema, lo que se denomina diagnóstico.

Para la mayoría de los casos de cáncer de piel, la extirpación del cáncer con cirugía o con un tratamiento tópico curará la enfermedad. En casos más complicados, un equipo multidisciplinario de médicos se reunirá con el paciente para discutir diferentes tipos de tratamientos y para desarrollar un plan con las mejores posibilidades de curar o controlar esta enfermedad. (Consulte Tipos de tratamiento).

Particularmente en el cáncer de piel avanzado, el alivio de los síntomas será una parte importante del cuidado y el tratamiento del cáncer. Esto puede llamarse cuidados paliativos o atención de apoyo. Una vez iniciados, se continúan durante todo el tratamiento. Asegúrese de hablar con su equipo de atención médica sobre los síntomas que experimenta, incluido cualquier síntoma nuevo o cambio en los síntomas.

La siguiente sección de esta guía es Diagnóstico. Explica qué pruebas pueden ser necesarias para conocer más sobre la causa de los síntomas. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.

Cáncer de piel (no melanomatoso) - Diagnóstico

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 10/2020

EN ESTA PÁGINA: usted encontrará una descripción de las pruebas más frecuentes que utilizan los médicos para determinar si un lunar sospechoso, una úlcera de curación lenta u otra característica de la piel es cancerosa. Use el menú para ver otras páginas.

Más del 50% de los casos de cáncer de piel no melanomatoso o de carcinomas de queratinocito son detectados primero por los pacientes o los miembros de la familia, por lo que es importante llamar la atención del médico sobre cualquier área sospechosa de su piel. Los médicos realizan muchas pruebas para detectar o diagnosticar el cáncer. También realizan pruebas para averiguar si el cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo desde el lugar donde se inició. Si esto sucede, se denomina metástasis. Los médicos también pueden hacer pruebas para determinar qué tratamientos podrían funcionar mejor.

Para la mayoría de los tipos de cáncer, una biopsia es la única forma segura de que el médico sepa si un área determinada del cuerpo tiene cáncer. Su médico puede considerar estos factores al elegir una prueba de diagnóstico:

  • Tipo de cáncer que se sospecha

  • Sus signos y síntomas

  • Su edad y estado de salud general

  • Los resultados de pruebas médicas anteriores

Biopsia

Debido a que es raro que el cáncer de piel no melanomatoso se disemine, a menudo, una biopsia es la única prueba necesaria para diagnosticar y averiguar la etapa, o el grado, del cáncer. Una biopsia es la extirpación de una cantidad pequeña de tejido para examinarlo a través de un microscopio. Durante este procedimiento, se retira la lesión cutánea sospechosa, generalmente después de que un anestésico local adormezca el área. Con frecuencia, el médico también extrae un área de tejido sano alrededor de la lesión, que se denomina margen.

El patólogo analiza la muestra que se extirpó durante la biopsia y es quien determina si se trata de un cáncer de piel. Un patólogo es un médico que se especializa en interpretar pruebas de laboratorio y evaluar células, tejidos y órganos para diagnosticar enfermedades.

Su médico revisará los resultados de la biopsia con usted. Si se extirpó todo el cáncer, es posible que no se necesite ningún tratamiento adicional más allá de la biopsia. Sin embargo, si se encontraron células cancerosas en los márgenes del tejido extirpado, generalmente se recomendará un tratamiento adicional.

Obtenga más información sobre cómo se utiliza una biopsia para hacer un diagnóstico.

La siguiente sección de esta guía es Estadios. Explica el sistema que los médicos usan para describir el alcance del cáncer de piel. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.

Cáncer de piel (no melanomatoso) - Estadios

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 10/2020

EN ESTA PÁGINA: obtendrá información sobre cómo los médicos describen el crecimiento o la diseminación del cáncer. Esto se denomina “estadio”. Use el menú para ver otras páginas.

La estadificación es una manera de describir dónde está ubicado el cáncer, si se ha diseminado y si está afectando otras partes del cuerpo.

Los médicos usan pruebas de diagnóstico para averiguar el estadio del cáncer, por lo que tal vez no pueda determinarse el estadio hasta que se hayan realizado todas las pruebas. Conocer el estadio ayuda al médico a decidir cuál es el mejor tratamiento y puede ayudar a predecir el pronóstico de un paciente, es decir, la probabilidad de recuperación.

Estadificación del carcinoma de células basales y el carcinoma de células escamosas

El carcinoma de células basales y el carcinoma de células escamosas, por lo general, no se diseminan a otras partes del cuerpo. En raras ocasiones, se pueden extirpar los ganglios linfáticos de una persona para determinar si el cáncer se ha diseminado, lo que se denomina metástasis. Los ganglios linfáticos son órganos con forma de guisante que ayudan a combatir las infecciones. El médico puede indicarle otras pruebas a fin de determinar el alcance de la enfermedad, incluidos análisis de sangre, radiografías de tórax y estudios de diagnóstico por imágenes de los ganglios linfáticos y los nervios, el hígado, los huesos y el cerebro, pero esto es poco frecuente.

Estadificación del cáncer de células de Merkel

Los médicos usan el sistema TNM de estadificación para describir el estadio del cáncer de células de Merkel. Los médicos utilizan los resultados de las pruebas de diagnóstico y las exploraciones para responder las siguientes preguntas:

  • Tumor (T): ¿Qué tan grande es el tumor primario? ¿Dónde está ubicado?

  • Ganglio (Node, N): ¿El tumor se ha diseminado a los ganglios linfáticos? De ser así, ¿a dónde y a cuántos?

  • Metástasis (M): ¿Se ha diseminado el cáncer a otras partes del cuerpo? De ser así, ¿a dónde y en qué medida?

Los resultados se combinan para determinar el estadio del cáncer de células de Merkel de cada persona.

Hay 5 estadios: el estadio 0 (cero) y los estadios I a IV (1 a 4). El estadio brinda una forma común para describir el cáncer, de manera que los médicos puedan planificar de forma conjunta los mejores tratamientos.

Estadio 0: Se denomina carcinoma in situ. Las células cancerosas se encuentran solo en las capas superiores de la piel. El cáncer no afecta a los ganglios linfáticos y no se ha diseminado.

Estadio I: La parte más ancha del tumor primario mide 2 centímetros (cm) o menos. El cáncer no se ha diseminado a los ganglios linfáticos ni a otras partes del cuerpo.

Estadio IIA: El tumor mide más de 2 cm y no se ha diseminado a los ganglios linfáticos ni a otras partes del cuerpo.

Estadio IIB: El tumor ha crecido y se ha expandido hasta los tejidos cercanos, como músculos, cartílagos o huesos. No se ha diseminado a los ganglios linfáticos o a alguna otra parte del cuerpo.

Estadio III: El cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos. El tumor puede ser de cualquier tamaño y es posible que se haya diseminado a los huesos circundantes, músculos, tejidos conjuntivos o cartílagos.

  • Estadio IIIA: El tumor es de cualquier tamaño o puede haber crecido hasta los tejidos cercanos. La biopsia o la cirugía han revelado que el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos cercanos. El cáncer no se ha diseminado a otras partes del cuerpo. O bien, no hay signos de un tumor, pero se encontró cáncer en un ganglio linfático cercano durante un examen o con exploraciones por imágenes. Su presencia se confirmó utilizando un microscopio.

  • Estadio IIIB: El tumor es de cualquier tamaño o puede haber crecido hasta los tejidos cercanos. El cáncer se ha diseminado a través del sistema linfático, ya sea a un ganglio linfático regional ubicado cerca de donde comenzó el cáncer de piel o a una parte de la piel en el camino a un ganglio linfático, esto se llama “metástasis en tránsito”. La metástasis en tránsito puede haber alcanzado estos otros ganglios linfáticos. El sistema linfático es parte del sistema inmunitario y drena líquidos de los tejidos corporales a través de un conjunto de tubos o vasos.

Estadio IV: El tumor se ha diseminado a partes distantes del cuerpo, como el hígado, el pulmón, los huesos o el cerebro.

Utilizado con el permiso del Colegio Estadounidense de Cirujanos (American College of Surgeons), Chicago, Illinois. La fuente original y principal de esta información es AJCC Cancer Staging Manual, octava edición (2017), publicado por Springer International Publishing.

La información sobre el estadio del cáncer ayudará al médico a recomendar un plan de tratamiento específico. La siguiente sección de esta guía es Tipos de tratamiento. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.

Cáncer de piel (no melanomatoso) - Tipos de tratamiento

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 10/2020

EN ESTA PÁGINA: obtendrá información sobre los diferentes tratamientos que los médicos usan en las personas con este cáncer de piel no melanomatoso. Use el menú para ver otras páginas.

Esta sección explica los tipos de tratamiento que son el estándar de atención para este tipo de cáncer. “Estándar de atención” significa los mejores tratamientos conocidos. Al tomar decisiones relacionadas con el plan de tratamiento, se le recomienda que considere la opción de participar en ensayos clínicos. Un ensayo clínico es un estudio de investigación que prueba un nuevo enfoque al tratamiento. Los médicos quieren conocer si el nuevo tratamiento es seguro, eficaz y posiblemente mejor que el tratamiento estándar. Los ensayos clínicos pueden probar un nuevo fármaco, una nueva combinación de tratamientos estándares o nuevas dosis de fármacos estándares u otros tratamientos. Los ensayos clínicos son una opción para tener en cuenta para el tratamiento y la atención en todos los estadios del cáncer. Su médico puede ayudarlo a considerar todas sus opciones de tratamiento. Obtenga más información sobre los ensayos clínicos en las secciones Acerca de los ensayos clínicos y Últimas investigaciones de esta guía.

Descripción general del tratamiento

En la atención del cáncer, a menudo trabajan juntos distintos tipos de médicos para crear un plan de tratamiento integral de los pacientes que combine distintos tipos de tratamientos. Esto se denomina equipo multidisciplinario. Los equipos de atención del cáncer incluyen una variedad de otros profesionales de la atención médica, por ejemplo, auxiliares médicos, personal de enfermería, trabajadores sociales, farmacéuticos, asesores, especialista en nutrición y otros.

Las descripciones de los tipos frecuentes de tratamientos utilizados para el carcinoma de células basales, el carcinoma de células escamosas y el cáncer de células de Merkel se enumeran a continuación. Su plan de atención también incluye tratamiento para síntomas y efectos secundarios, una parte importante de la atención del cáncer.

Las recomendaciones y opciones de tratamientos dependen de varios factores, entre ellos, el tamaño y la ubicación del cáncer de piel, los efectos secundarios posibles, así como las preferencias del paciente y su estado de salud general. Tómese el tiempo para obtener información sobre todas sus opciones de tratamiento y asegúrese de hacer preguntas sobre cosas que no estén claras. Hable con su médico acerca de los objetivos de cada tratamiento y lo que puede esperar mientras recibe el tratamiento. Estos tipos de conversaciones se denominan “toma de decisiones compartida”. La toma de decisiones compartida es cuando usted y sus médicos trabajan juntos para elegir tratamientos que se ajusten a los objetivos de su atención. La toma de decisiones compartida es especialmente importante en los casos de cáncer de piel no melanomatoso, ya que existen diferentes opciones de tratamiento. Tenga en cuenta que esta información se basa en el estándar de atención para el cáncer de hígado en los Estados Unidos. Las opciones de tratamiento pueden variar de un lugar a otro. Obtenga más información sobre cómo tomar decisiones sobre el tratamiento.

Cirugía

La cirugía es la extirpación del tumor y del tejido circundante durante una intervención médica. Muchos tipos de cáncer de piel se pueden extirpar de la piel rápida y fácilmente durante un simple procedimiento quirúrgico. A menudo, no es necesario ningún otro tratamiento.

El procedimiento quirúrgico que se utilice depende del tipo de cáncer de piel, y del tamaño y ubicación de la lesión. En la mayoría de estos procedimientos se usa anestesia local para adormecer la piel primero. Los pueden realizar un dermatólogo, un oncólogo quirúrgico, un cirujano general, un cirujano plástico, un enfermero practicante o un médico auxiliar en su ámbito clínico, fuera de un hospital. Otros procedimientos, como extirpaciones más extensas y biopsias de ganglios linfáticos centinela, se realizan en la sala de operaciones de un hospital con anestesia local o general. Esto se realiza con frecuencia para el cáncer de células de Merkel.

Las cirugías y otros procedimientos para el cáncer de piel no melanomatoso incluyen:

  • Legrado y electrodesecación. Durante este procedimiento frecuente, la lesión de piel se remueve con una cucharilla, que es un instrumento afilado en forma de cuchara. Luego, el área se trata con una corriente eléctrica que ayuda a controlar el sangrado y destruye cualquier célula cancerosa remanente.

    Esto se denomina electrodesecación. Muchas personas tienen una cicatriz plana y pálida después de la cicatrización de este procedimiento.

  • Cirugía micrográfica de Mohs. Esta técnica, también conocida como cirugía de evaluación completa del margen, consiste en extirpar el tumor visible y además pequeños fragmentos alrededor del borde del área donde se localizó el tumor. Cada pequeño fragmento se examina con un microscopio hasta extirpar todo el cáncer. Esto se usa típicamente para tumores más grandes, para aquellos localizados en la región de la cabeza y el cuello, y para cánceres que han reaparecido en el mismo lugar.

  • Escisión amplia. Implica la extirpación del tumor y de algo de piel sana y tejido blando circundante, llamado margen. La cantidad de tejido que se extirpa depende del tipo y tamaño del cáncer de piel. Cuando se extirpa un tumor grande, la incisión puede ser demasiado grande para cerrarla, por lo que

    los cirujanos pueden usar piel de otra parte del cuerpo para cerrar la herida. Esto se llama injerto cutáneo.

  • Cirugía reconstructiva. Debido a que el cáncer de piel a menudo se desarrolla en la cara de una persona, un cirujano reconstructivo (plástico) o un especialista facial pueden ser parte del equipo de atención médica. Cuando los médicos planifican un tratamiento, consideran cómo afectará la calidad de vida de la persona, por ejemplo, la forma en que la persona se siente, se ve, habla y se alimenta. Antes de cualquier cirugía para el cáncer de piel, hable con su médico acerca de si es posible que se produzcan cambios en su apariencia y si puede haber aspectos funcionales que deban considerarse al desarrollar un plan de tratamiento.

  • Biopsia del ganglio linfático centinela. Este procedimiento quirúrgico, también llamado biopsia de ganglio linfático centinela (BGLC) o biopsia del ganglio centinela (BGC), ayuda al médico a saber si el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos. Se utiliza para el cáncer de células de Merkel. Cuando el cáncer se disemina desde el lugar donde se origina a los ganglios linfáticos, se desplaza a través del sistema linfático. Un ganglio linfático centinela es el primer ganglio linfático que recibe el drenaje del sistema linfático. Debido a que el cáncer puede comenzar en cualquier lugar de la piel, la ubicación de los ganglios linfáticos centinelas será diferente en cada paciente, según el lugar donde se originó el cáncer. Para encontrar el ganglio linfático centinela, se inyecta un tinte y una sustancia radioactiva inofensiva tan cerca como sea posible de donde se inició el cáncer. Se sigue la sustancia hasta el ganglio linfático centinela. Luego, el médico extrae 1 o más de estos ganglios linfáticos para detectar la presencia de células cancerosas, y deja la mayoría de los demás ganglios linfáticos en esa área. Estos se envían a un patólogo, quien analiza los ganglios linfáticos y realiza un informe. Si no se encuentran células cancerosas en el (los) ganglio(s) linfático(s) centinela(s), no es necesario realizar otra cirugía de los ganglios linfáticos. Si el ganglio linfático centinela contiene células cancerosas, este se denomina ganglio linfático centinela positivo. Esto significa que la enfermedad se ha diseminado y es probable que se recomiende la extracción de más ganglios linfáticos, denominado disección de ganglios linfáticos.

Antes de la cirugía, hable con el equipo de atención médica sobre los posibles efectos secundarios de la cirugía específica a la que se someterá. En general, la cirugía puede incluir efectos secundarios como dolor, cicatrices, entumecimiento, estiramiento de la piel, problemas en la herida, infección y cambios de apariencia en el lugar donde se realizó la cirugía. Obtenga más información sobre los conceptos básicos de la cirugía para el cáncer.

Radioterapia

La radioterapia es el uso de rayos con alta potencia u otras partículas para destruir las células cancerosas. El médico que se especializa en administrar radioterapia para tratar el cáncer se conoce como radioncólogo. La radioterapia se puede utilizar en lugar de la cirugía para el cáncer de piel que está localizado en un lugar difícil de tratar, como en el párpado (en inglés), la punta de la nariz o el oído. También se utiliza en algunas personas que desean evitar las cicatrices de la cirugía. A veces se puede recomendar radioterapia después de la cirugía, para ayudar a evitar que reaparezca el cáncer.

En el caso del cáncer de células de Merkel, la radioterapia a menudo se administra después de la cirugía, para los estadios I y II de la enfermedad. Esto se denomina terapia adyuvante.

El tipo más frecuente de tratamiento con radiación se denomina radioterapia con haz externo, que es radiación administrada desde una máquina externa al cuerpo. Un régimen o programa de radioterapia, normalmente consiste en una cantidad específica de tratamientos que se administran durante un período determinado. Pueden ser necesarios varios tratamientos para eliminar el cáncer. Un tipo menos frecuente de tratamiento de radiación para el cáncer de piel es la braquirradioterapia. Esto implica colocar la fuente de radiación muy cerca o dentro del cáncer de piel.

No se recomienda la radioterapia para personas con síndrome del carcinoma basocelular nevoide.

Los efectos secundarios de la radioterapia pueden incluir erupción cutánea, infecciones cutáneas, picazón o enrojecimiento de la piel, o un cambio en el color de la piel. Sin embargo, estos efectos secundarios, por lo general, pueden prevenirse mediante la aplicación de un corticosteroide o un antibiótico en la piel. Si se presentan efectos secundarios, la mayoría desaparecen una pocas semanas después de que haya finalizado el tratamiento. Obtenga más información sobre los conceptos básicos de la radioterapia.

Otros tratamientos locales

Para tratar afecciones cutáneas precancerosas o una lesión cancerosa localizada solo en la capa superior de la piel, los médicos pueden utilizar terapia fotodinámica, crioterapia o terapia con láser.

Terapia fotodinámica. Es un tratamiento combinado para la queratosis actínica (consulte Factores de riesgo y prevención). Primero, se aplica un medicamento tópico llamado ácido aminolevulínico (Levulan) sobre las áreas con muchas queratosis actínicas. Luego, esta área se expone a un dispositivo especial de emisión de luz durante varios minutos o unas pocas horas. El ácido aminolevulínico hace que la piel esté muy sensible, por lo que el procedimiento puede ser doloroso. Su médico puede recomendar que tome medicamentos para el dolor antes del procedimiento. Además, el producto químico hace que la piel sea muy sensible al sol, por lo que es importante evitar la exposición al sol y usar gafas, ropa y protector solar durante unos días después del procedimiento. La piel permanecerá muy roja e irritada durante unos días, pero las queratosis actínicas desaparecen rápidamente una vez que el enrojecimiento desaparezca.

Congelación. En este procedimiento, que también se denomina crioterapia, se usa nitrógeno líquido para congelar y destruir las células anormales. Por lo general se usa para tratar afecciones cutáneas precancerosas. El nitrógeno líquido pica cuando se aplica por primera vez en la piel, y luego la piel se ampolla y se desprende. Puede ser necesario más de 1 congelamiento. A veces, este procedimiento deja una cicatriz pálida.

Terapia con láser. Un haz estrecho de luz de alta intensidad puede destruir afecciones precancerosas de la piel que están localizadas solamente en la capa externa de la piel.

Terapias con medicamentos

La terapia sistémica es el uso de medicamentos para destruir las células cancerosas. Este tipo de medicamento se administra a través del torrente sanguíneo para alcanzar las células cancerosas en todo el cuerpo. Generalmente, el profesional que receta las terapias sistémicas es un oncólogo clínico, un médico que se especializa en el tratamiento del cáncer con medicamentos.

Algunos de los métodos frecuentes para administrar terapias sistémicas incluyen un tubo intravenoso (i.v.) que se coloca en una vena con una aguja, o una pastilla o cápsula que se traga (por vía oral).

Los tipos de terapias sistémicas que se usan para el cáncer de piel no melanomatoso incluyen:

  • Quimioterapia

  • Terapia dirigida

  • Inmunoterapia

Cada uno de estos tipos de terapias se analiza a continuación con más detalle. Una persona puede recibir 1 tipo de terapia sistémica por vez o una combinación de terapias sistémicas al mismo tiempo. También se pueden administrar como parte de un plan de tratamiento que puede incluir cirugía o radioterapia.

Los medicamentos utilizados para tratar el cáncer se evalúan constantemente. Con frecuencia, hablar con su médico es la mejor forma de obtener información sobre los medicamentos que le recetaron, su finalidad y sus potenciales efectos secundarios o interacciones con otros medicamentos. También es importante informar a su médico si está tomando algún otro medicamento con receta o de venta libre o suplementos. Las hierbas, los suplementos y otros fármacos pueden interactuar con los medicamentos para el cáncer.

Obtenga más información sobre sus medicamentos con receta usando las bases de datos de fármacos en las que se pueden realizar búsquedas (en inglés).

Quimioterapia

La quimioterapia es el uso de fármacos para destruir las células cancerosas, generalmente al evitar que las células cancerosas crezcan, se dividan y produzcan más células. En el tratamiento contra el cáncer de piel, estos fármacos generalmente se aplican a la piel cada día durante varias semanas. Esto se denomina tratamiento tópico. Estos tipos de medicamentos pueden causar inflamación o irritación de la piel, que desaparecerán después de que el tratamiento haya terminado.

El diclofenaco tópico (Solaraze), el fluorouracilo (Efudex) y el mebutato de ingenol (Picato) están aprobados para el tratamiento de la queratosis actínica precancerosa, con fluorouracilo, lo que deriva en mejores resultados en términos de eficacia y tiempo hasta que aparezcan nuevos precánceres. Todas estas cremas pueden causar irritación, ardor, enrojecimiento y picazón durante el tratamiento. Estos síntomas generalmente desaparecen poco después de que se ha completado el tratamiento. Estas cremas no causan cicatrices, razón por la cual muchos médicos las usan para tratar la cara u otras áreas donde la apariencia de una persona puede verse afectada.

Para los cánceres de células basales pequeñas que no están localizados en la cara, se puede recomendar el imiquimod tópico (Aldara), que estimula el sistema inmunitario. La crema se debe aplicar una vez al día, 5 días por semana, durante 6 a 12 semanas. El fluorouracilo tópico también está aprobado por la Food and Drug Administration (FDA, Administración de Alimentos y Medicamentos) de los EE. UU. para tratar carcinomas de células basales muy pequeños. Debe aplicarse 2 veces al día, durante 3 a 6 semanas. Con este tratamiento, se espera cierta irritación y enrojecimiento en el área del carcinoma de células basales.

Terapia dirigida

La terapia dirigida es un tratamiento que apunta a los genes o a las proteínas específicos del cáncer, o a las condiciones del tejido que contribuyen al crecimiento y a la supervivencia del cáncer. Este tipo de tratamiento bloquea el crecimiento y la diseminación de las células cancerosas y, a la vez, limita el daño a las células sanas.

No todos los cánceres tienen los mismos objetivos. Para determinar cuál es el tratamiento más eficaz, el médico puede realizar pruebas para identificar los genes, las proteínas, y otros factores involucrados en las células cancerosas. Esto ayuda a que los médicos puedan encontrar el tratamiento más eficaz que mejor se adapte a cada paciente, siempre que sea posible. Además, se están realizando muchos estudios de investigación para obtener más información sobre objetivos moleculares específicos y tratamientos nuevos dirigidos a ellos. Obtenga más información sobre los conceptos básicos de los tratamientos dirigidos.

Para cánceres de células basales grandes (también denominados avanzados) que no pueden tratarse con cirugía o radioterapia, hay 2 fármacos dirigidos, vismodegib (Erivedge) y sonidegib (Odomzo), que están aprobados por la FDA y son fármacos conocidos como inhibidores de la vía de hedgehog. Bloquean la mutación genética PTCH1, que parece impulsar el crecimiento del carcinoma de células basales. Este tratamiento reduce o estabiliza los tumores en muchos pacientes. Los principales efectos secundarios de este tratamiento incluyen debilitamiento del cabello, calambres musculares, pérdida de peso, piel seca y pérdida del gusto.

Hable con su médico sobre los posibles efectos secundarios de un medicamento específico y cómo se pueden manejar.

Inmunoterapia

La inmunoterapia, también llamada terapia biológica, está diseñada para estimular las defensas naturales del cuerpo a fin de combatir el cáncer. Utiliza materiales producidos por el cuerpo o fabricados en un laboratorio para mejorar, dirigir o restaurar la función del sistema inmunitario.

Hay 3 fármacos de inmunoterapia aprobados por la FDA para el cáncer de piel no melanomatoso.

  • Cemiplimab (Libtayo). Este inhibidor del punto de control inmunitario actúa sobre la vía PD-1. Está aprobado para tratar el carcinoma de células escamosas metastásico o localmente avanzado y el carcinoma de células basales metastásico o localmente avanzado. Los efectos secundarios frecuentes de cemiplimab incluyen fatiga, erupción cutánea y diarrea. También puede causar efectos secundarios graves y posiblemente mortales, incluidos problemas pulmonares, intestinales, hepáticos, hormonales, cutáneos y renales.

  • Pembrolizumab (Keytruda). Este es otro inhibidor de punto de control inmunitario que actúa sobre PD-1. Se puede utilizar para tratar el cáncer de células de Merkel que se ha extendido o ha reaparecido después del tratamiento. El pembrolizumab también se puede utilizar para tratar el carcinoma de células escamosas localmente avanzado, que se ha extendido o que ha reaparecido después del tratamiento y no puede tratarse con cirugía o radioterapia. Los efectos secundarios frecuentes de pembrolizumab incluyen fatiga, dolor, disminución del apetito, picazón, diarrea, náuseas, erupción cutánea, fiebre, tos, dificultad para respirar y estreñimiento.

  • Avelumab (Bavencio). Avelumab bloquea la vía de PD-L1. Se puede utilizar para tratar a personas de 12 años o más con cáncer de células de Merkel que se ha extendido a otra parte del cuerpo. Los efectos secundarios frecuentes de avelumab incluyen fatiga, dolor, diarrea, náuseas, erupción cutánea, pérdida de apetito e hinchazón debido a la acumulación de líquidos. Algunos pacientes también experimentan problemas renales, anemia, obstrucción intestinal e infección.

Los distintos tipos de inmunoterapia pueden provocar diferentes efectos secundarios. Hable con su médico sobre los posibles efectos secundarios de la inmunoterapia recomendada para usted. Obtenga más información sobre los conceptos básicos de la inmunoterapia.

Efectos físicos, emocionales y sociales del cáncer

El cáncer y su tratamiento producen síntomas y efectos secundarios físicos, así como efectos emocionales, sociales y económicos. El manejo de estos efectos se denomina cuidados paliativos o atención de apoyo. Es una parte importante de su atención que se incluye junto con los tratamientos que tienen como fin retrasar, detener o eliminar el cáncer.

Los cuidados paliativos se centran en mejorar cómo se siente durante el tratamiento al manejar los síntomas y brindar apoyo a los pacientes y sus familias con otras necesidades no médicas. Cualquier persona, independientemente de la edad o del tipo y estadio de cáncer, puede recibir este tipo de atención. Y en general, funciona mejor cuando se inicia poco después del diagnóstico de cáncer. Las personas que reciben cuidados paliativos junto con el tratamiento para el cáncer con frecuencia tienen síntomas menos graves y mejor calidad de vida, e informan que están más satisfechas con el tratamiento.

Los tratamientos paliativos varían ampliamente y, con frecuencia, incluyen medicamentos, cambios nutricionales, técnicas de relajación, apoyo emocional y espiritual, y otras terapias. Usted también puede recibir tratamientos paliativos similares a los utilizados para eliminar el cáncer, como quimioterapia, cirugía o radioterapia.

Antes de comenzar con el tratamiento, hable con su médico sobre los objetivos de cada tratamiento en el plan de tratamiento. También debe hablar sobre los posibles efectos secundarios del plan de tratamiento específico y las opciones de cuidados paliativos.

Durante el tratamiento, su equipo de atención médica puede pedirle que responda preguntas sobre sus síntomas y efectos secundarios y que describa cada problema. Asegúrese de informar al equipo de atención médica si experimenta algún problema. Esto ayuda a que el equipo de atención médica pueda tratar cualquier síntoma y efecto secundario lo más rápido posible. También puede ayudar a prevenir problemas más graves en el futuro.

Obtenga más información sobre la importancia de llevar un registro de los efectos secundarios en otra parte de esta guía. Obtenga más información sobre los cuidados paliativos en una sección diferente de este sitio web.

Cáncer de piel metastásico o avanzado

Es poco frecuente, pero el cáncer de piel no melanomatoso puede diseminarse a otra parte del cuerpo desde donde se inició. Cuando esto ocurre, los médicos lo denominan cáncer metastásico. Si esto sucede, es una buena idea hablar con médicos que tienen experiencia en tratarlo. Los médicos pueden tener opiniones diferentes sobre el mejor plan de tratamiento estándar. Los ensayos clínicos también pueden ser una opción. Obtenga más información sobre la búsqueda de una segunda opinión antes de comenzar el tratamiento, de manera que se sienta cómoda con el plan de tratamiento elegido.

La cirugía sola no siempre puede eliminar el cáncer de piel que ha hecho metástasis. Si el cáncer no se puede extirpar con cirugía, se llama no extirpable. Para controlar la diseminación a distancia, el plan de tratamiento de una persona puede incluir quimioterapia, radioterapia o terapia dirigida. Los cuidados paliativos también serán importantes para ayudar a aliviar los síntomas y los efectos secundarios.

Carcinoma de células escamosas. El carcinoma de células escamosas metastásico o no extirpable de la piel es raro, por lo que los planes de tratamiento, generalmente, utilizan los mismos tratamientos que han funcionado en personas con carcinoma de células escamosas de la cabeza y el cuello (en inglés) que pueden no haber comenzado en la piel. La quimioterapia, habitualmente, incluye taxanos, como docetaxel (Taxotere) o paclitaxel (disponible como un fármaco genérico), y derivados del platino, como carboplatino o cisplatino (ambos disponibles como fármacos genéricos). Los principales efectos secundarios de estos medicamentos incluyen fatiga, recuento de glóbulos rojos bajo, erupción cutánea, diarrea y cambios en la sensibilidad en las puntas de los dedos de las manos o los pies. Obtenga más información sobre los aspectos básicos de la quimioterapia.

De manera similar a los regímenes de quimioterapia, se pueden usar varias terapias dirigidas para algunas personas con carcinoma de células escamosas, también basadas en datos de pacientes con cáncer de células escamosas de cabeza y cuello. Estos incluyen cetuximab (Erbitux), panitumumab (Vectibix) y erlotinib (Tarceva). Ninguno ha sido aprobado por la FDA para el cáncer de piel de células escamosas.

El uso de la inmunoterapia para tratar a las personas con carcinoma de células escamosas metastásico y no extirpable se ha convertido en el enfoque de tratamiento estándar. Los fármacos cemiplimab y pembrolizumab, que bloquean PD-1, pueden usarse para tratar este diagnóstico.

Carcinoma de células basales. Si el carcinoma metastásico de células basales no se puede tratar con cirugía o radioterapia, la terapia dirigida puede ser una opción. El vismodegib (Erivedge) y el sonidegib (Odomzo) son medicamentos aprobados por la FDA conocidos como inhibidores de la vía de hedgehog. Como se describió anteriormente en "Terapia dirigida", estos medicamentos bloquean la mutación genética PTCH1.

Cáncer de células de Merkel. El tratamiento del cáncer de células de Merkel metastásico suele consistir en inmunoterapia con avelumab o pembrolizumab (consulte “Inmunoterapia”, más arriba). Otros fármacos de inmunoterapia pueden estar disponibles a través de ensayos clínicos. Se puede utilizar quimioterapia, cirugía o radioterapia para aliviar los síntomas y los efectos secundarios.

Para la mayoría de las personas, un diagnóstico de cáncer metastásico es muy estresante y, a veces, difícil de sobrellevar. Se alienta a usted y a su familia a que hablen sobre cómo se sienten con los médicos, el personal de enfermería, los trabajadores sociales u otros integrantes del equipo de atención médica. También puede ser útil hablar con otros pacientes, incluso a través de un grupo de apoyo.

Remisión y probabilidad de recurrencia

Una remisión se produce cuando el cáncer no puede detectarse en el cuerpo y no hay síntomas. Esto también puede denominarse “sin evidencia de enfermedad” (No Evidence of Disease, NED).

Una remisión puede ser temporal o permanente. Esta incertidumbre hace que a muchas personas les preocupe que el cáncer regrese. Aunque muchas remisiones son permanentes, es importante hablar con su médico sobre la posibilidad de que el cáncer reaparezca. Comprender el riesgo de recurrencia y las opciones de tratamiento puede ayudarlo a sentirse más preparado si, en efecto, el cáncer reaparece. Obtenga más información sobre cómo sobrellevar el temor a la recurrencia.

Si el cáncer de piel regresa después del tratamiento original, se denomina “cáncer recurrente”. El cáncer puede reaparecer en el mismo lugar (lo cual se denomina recurrencia local), en las cercanías (recurrencia regional) o en otro lugar (recurrencia a distancia). Ciertas partes del cuerpo, tales como las orejas y los labios, son más propensas a desarrollar cáncer de piel recurrente. Además, las personas cuyo sistema inmunitario está inhibido debido a un fármaco o enfermedad también están en mayor riesgo de recurrencia del cáncer de piel.

Las personas con cáncer recurrente a menudo sienten emociones como temor. Es recomendable que hable con su equipo de atención médica respecto de estos sentimientos y que solicite servicios de apoyo que lo ayuden a sobrellevar la situación. Obtenga más información sobre cómo afrontar la recurrencia del cáncer.

La siguiente sección de esta guía es Acerca de los ensayos clínicos. Ofrece más información sobre los estudios de investigación que se centran en buscar mejores maneras de atender a las personas con cáncer. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.

Cáncer de piel (no melanomatoso) - Acerca de los ensayos clínicos

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 10/2020

EN ESTA PÁGINA: encontrará más información sobre los ensayos clínicos, los cuales son la principal forma en que se prueban enfoques médicos nuevos para averiguar qué tan bien funcionan. Use el menú para ver otras páginas.

¿En qué consisten los ensayos clínicos?

Los médicos y científicos siempre buscan mejores métodos para el tratamiento de las personas que tienen cáncer de piel no melanomatoso/carcinoma de queratinocitos. Para realizar avances científicos, los médicos desarrollan estudios de investigación, que se denominan ensayos clínicos, en los que participan voluntarios. Cada fármaco que está aprobado por la FDA en la actualidad fue probado en ensayos clínicos.

Los ensayos clínicos se usan para todos los tipos y estadios de cáncer de piel no melanomatoso. Muchos se centran en nuevos tratamientos para determinar si un tratamiento nuevo es seguro, eficaz y posiblemente mejor que los tratamientos ya existentes. Estos tipos de estudios evalúan fármacos nuevos, diferentes combinaciones de tratamientos, enfoques nuevos de radioterapia o cirugía, y métodos nuevos de tratamiento.

Las personas que participan en los ensayos clínicos pueden ser algunas de las primeras en recibir un tratamiento antes de que esté disponible para el público en general. Sin embargo, existen algunos riesgos en los ensayos clínicos, incluidos posibles efectos secundarios y la posibilidad de que el nuevo tratamiento no funcione. Se recomienda a las personas que hablen con su equipo de atención médica acerca de las ventajas y las desventajas de participar en un estudio en particular.

Algunos ensayos clínicos estudian nuevas formas de aliviar los síntomas y los efectos secundarios durante el tratamiento. Otros estudian cómo manejar los efectos tardíos que pueden presentarse mucho tiempo después del tratamiento. Hable con su médico sobre los ensayos clínicos en relación con los síntomas y los efectos secundarios.

La decisión de participar en un ensayo clínico

Las personas deciden participar en los ensayos clínicos por muchos motivos. Para algunas, el ensayo clínico es la mejor opción de tratamiento disponible. Debido a que los tratamientos estándares no son perfectos, las personas a menudo están dispuestas a enfrentar el mayor grado de incertidumbre de un ensayo clínico
con la esperanza de obtener un mejor resultado. Otras personas se presentan voluntariamente para participar en ensayos clínicos porque saben que estos estudios son una forma de contribuir con el progreso del tratamiento del cáncer de piel. Aunque el ensayo clínico no los beneficie directamente, su participación puede beneficiar a futuros pacientes con cáncer de piel.

La cobertura de seguro y los costos de los ensayos clínicos difieren según la ubicación y el estudio. En algunos programas, se reembolsan parte de los gastos generados al participar en el ensayo clínico. En otros, esto no sucede. Es importante hablar primero con el equipo de investigación y con su aseguradora para conocer si el tratamiento en un ensayo clínico se cubrirá y de qué forma. Obtenga más información sobre la cobertura de seguro médico de los ensayos clínicos.

En ocasiones, a las personas les preocupa que en un ensayo clínico no reciban tratamiento y, en su lugar, reciban un placebo o una “pastilla de azúcar”. Cuando se utilizan, los placebos normalmente se combinan con un tratamiento estándar en la mayoría de los ensayos clínicos sobre el cáncer. Siempre se informará a los participantes del estudio cuando se use un placebo en un estudio. Encuentre más información sobre el uso de placebos en ensayos clínicos sobre el cáncer.

Seguridad del paciente y consentimiento informado

Para participar en un ensayo clínico, las personas deben participar en un proceso conocido como “consentimiento informado”. Durante el consentimiento informado, el médico debe hacer lo siguiente:

  • Describir todas las opciones de modo que la persona comprenda en qué se diferencia el nuevo tratamiento del tratamiento estándar.

  • Enumerar los riesgos del tratamiento nuevo, que pueden o no ser diferentes de los riesgos del tratamiento estándar.

  • Explicar qué se requerirá de cada persona para participar en el ensayo clínico, incluidas la cantidad de visitas al médico, las pruebas y el programa del tratamiento.

Los ensayos clínicos también tienen ciertas reglas denominadas “requisitos de elegibilidad”, que ayudan a estructurar la investigación y mantener la seguridad de los pacientes. Usted y el equipo de investigación revisarán detenidamente estos requisitos.

Las personas que participan en un ensayo clínico pueden dejar de hacerlo en cualquier momento por motivos personales o médicos. Esto puede incluir el hecho de que el tratamiento nuevo no esté funcionando o se presenten efectos secundarios graves. Es importante que las personas que participan en un ensayo clínico hablen con el médico y los investigadores acerca de quiénes serán los encargados de proporcionar tratamiento y atención durante el ensayo clínico, después de su finalización o en caso de que decidan retirarse del ensayo clínico antes de que este concluya.

Cómo buscar un ensayo clínico

Hay investigaciones en curso a través de ensayos clínicos para todos los tipos de cáncer. Si desea conocer temas específicos que están en estudio con referencia al cáncer de piel no melanomatoso, consulte la sección Últimas investigaciones.

Cancer.Net ofrece una gran cantidad de información sobre ensayos clínicos acerca del cáncer en otras áreas del sitio web, incluida una sección completa sobre ensayos clínicos y lugares para buscar ensayos clínicos para un tipo específico de cáncer.

PRE-ACT, Preparatory Education About Clinical Trials

Además, puede encontrar un programa educativo gratuito en video (en inglés) sobre los ensayos clínicos de cáncer en otra sección de este sitio web.

La siguiente sección de esta guía es Últimas investigaciones. Explica áreas de investigación científica sobre el cáncer de piel no melanomatoso. Use el menú para elegir otra sección a fin de continuar leyendo esta guía.

Cáncer de piel (no melanomatoso) - Últimas investigaciones

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 10/2020

EN ESTA PÁGINA: leerá acerca de la investigación científica que se está realizando para obtener más información sobre el cáncer de piel no melanomatoso y cómo tratarlo. Use el menú para ver otras páginas.

Los médicos están trabajando para obtener más información sobre el cáncer de piel no melanomatoso/carcinoma de queratinocitos y el cáncer de células de Merkel, cómo prevenirlos, cuál es el mejor tratamiento y cómo brindar la mejor atención a las personas a las que se les diagnosticaron estas enfermedades. Las siguientes áreas de investigación pueden incluir opciones nuevas para las pacientes mediante los ensayos clínicos. Hable siempre con su médico sobre las opciones de diagnóstico y tratamiento más adecuadas para su caso.

  • Inhibidores del EGFR para el carcinoma de células escamosas avanzado o metastásico. Una proteína tumoral conocida como el receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR) hace que muchos carcinomas de células escamosas crezcan fuera de control. Varios ensayos clínicos están investigando si la combinación de radioterapia con fármacos que inhiben la EGFR puede ayudar a tratar la enfermedad avanzada o metastásica.

  • Inhibidores adicionales de la vía de hedgehog para el carcinoma de células escamosas avanzado. Los investigadores están desarrollando nuevos inhibidores de la vía de hedgehog para tratar el carcinoma de células basales avanzado que no se puede tratar con cirugía o radioterapia.

  • Combinación de inhibidores de la vía de hedgehog con otras terapias. Los investigadores están evaluando si la combinación de inhibidores de la vía de hedgehog con otros tratamientos, como la cirugía y la radioterapia, sería útil para el tratamiento de carcinomas de células basales que son difíciles de curar.

  • Inmunoterapia. Como se describe en Tipos de tratamiento, los fármacos de inmunoterapia se están estudiando activamente para ciertos cánceres de piel no melanomatosos, incluido el cáncer de células de Merkel. Estos fármacos se administran habitualmente a través de una vena, y sus efectos pueden durar un largo tiempo.

  • Poliomavirus de células de Merkel (Merkel cell polyomavirus, MCV). Como se describe en Factores de riesgo y prevención, el MCV se presenta en la mayoría, pero no en todos, los tumores de cáncer de células de Merkel. Los investigadores continúan investigando la relación entre este virus frecuente y este tipo de tumor poco frecuente, inclusive si la presencia o ausencia del virus en un tumor podría dar lugar a diferentes enfoques de tratamiento.

  • Cuidados paliativos/atención de apoyo. Se están realizando ensayos clínicos para encontrar mejores métodos para reducir los síntomas y los efectos secundarios de los tratamientos actuales contra el cáncer de piel, a fin de mejorar el bienestar y la calidad de vida de los pacientes.

¿Desea obtener más información sobre las últimas investigaciones?

Si quiere obtener información adicional sobre las áreas de investigación más recientes sobre el cáncer piel no melanomatoso, explore estos temas relacionados que lo llevarán fuera de esta guía:

  • Para encontrar ensayos clínicos específicos de su diagnóstico, hable con su médico o busque en bases de datos de ensayos clínicos en línea ahora.

  • Visite el blog de Cancer.Net (en inglés) para revisar las investigaciones anunciadas en reuniones científicas recientes y otra información relacionada con el cáncer de piel.

  • Visite el sitio web de Conquer Cancer, the ASCO Foundation (Fundación para vencer el cáncer de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica) para averiguar cómo apoyar la investigación del cáncer. Tenga en cuenta que este enlace lo llevará a un sitio web diferente de la American Society of Clinical Oncology.

La siguiente sección de esta guía es Cómo sobrellevar el tratamiento. Ofrece orientación sobre cómo sobrellevar los cambios físicos, emocionales, sociales y económicos que el cáncer y su tratamiento pueden ocasionar. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.

Cáncer de piel (no melanomatoso) - Cómo sobrellevar el tratamiento

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 10/2020

EN ESTA PÁGINA: encontrará más información sobre cómo sobrellevar los efectos físicos, emocionales, sociales y económicos del cáncer y su tratamiento. Use el menú para ver otras páginas.

Todos los tratamientos para el cáncer pueden provocar efectos secundarios o cambios en su cuerpo y en cómo se siente. Por muchos motivos, las personas no experimentan los mismos efectos secundarios, incluso cuando reciben el mismo tratamiento para el mismo tipo de cáncer. Esto puede hacer que sea difícil predecir cómo se sentirá durante el tratamiento.

Mientras se prepara para iniciar el tratamiento para el cáncer, es normal sentir temor a los efectos secundarios relacionados con el tratamiento. Puede ser útil saber que su equipo de atención médica se esforzará por prevenir y aliviar los efectos secundarios. Los médicos llaman a esta parte del tratamiento contra el cáncer “cuidados paliativos” o “atención de apoyo”. Esta es una parte importante de su plan de tratamiento, independientemente de su edad o del estadio de la enfermedad.

Cómo sobrellevar los efectos secundarios físicos

Los efectos secundarios físicos frecuentes de cada opción de tratamiento para el cáncer de piel no melanomatoso/carcinoma de queratinocitos se describen en la sección Tipos de tratamiento. Debido a que los cánceres de piel a menudo se producen en las áreas de la piel que están expuestas, las cicatrices que se ocasionan por el tratamiento pueden afectar el aspecto y autoestima de una persona. Obtenga más información sobre los efectos secundarios del cáncer y su tratamiento, junto con las formas de prevenirlos o controlarlos. Los cambios en su salud física dependen de varios factores, incluidos el alcance del cáncer, la duración y la dosis del tratamiento, y su estado de salud general.

Hable con su equipo de atención médica con regularidad sobre cómo se siente. Es importante que le informe al equipo sobre cualquier efecto secundario nuevo o cambio en los efectos secundarios existentes. Si su equipo de atención médica sabe cómo se siente, podrá encontrar maneras de aliviar o manejar los efectos secundarios para ayudarlo a sentirse más cómodo y, posiblemente, evitar que los efectos secundarios empeoren.

Puede ser útil llevar un registro de sus efectos secundarios de manera que sea más fácil explicarle cualquier cambio a su equipo de atención médica. Obtenga más información sobre por qué es útil llevar un registro de los efectos secundarios.

A veces, los efectos secundarios físicos pueden permanecer después de terminado el tratamiento. Los médicos los denominan efectos secundarios a largo plazo. A los efectos secundarios que suceden meses o años después del tratamiento se los denomina efectos tardíos. El tratamiento de los efectos secundarios a largo plazo y los efectos tardíos es una parte importante de la atención de sobrevivencia. Obtenga más información leyendo la sección Atención de seguimiento de esta guía o hable con su médico.

Cómo sobrellevar los efectos emocionales y sociales

Usted puede experimentar efectos emocionales y sociales después de recibir un diagnóstico de cáncer. Estos pueden incluir sobrellevar emociones difíciles, como la tristeza, la ansiedad o el enojo, o manejar su nivel de estrés. A veces, para las personas es difícil expresar a sus seres queridos cómo se sienten. Para algunas, hablar con un trabajador social en oncología, un asesor o un miembro del clero puede ayudarlas a desarrollar formas más eficaces de sobrellevar el cáncer y hablar sobre él.

Usted también puede encontrar estrategias para sobrellevar los efectos emocionales y sociales en una sección diferente de este sitio web. Esta sección incluye muchos recursos para buscar apoyo e información para satisfacer sus necesidades.

Cómo sobrellevar los efectos económicos

El tratamiento contra el cáncer puede resultar costoso. Por lo general, esto genera mucho estrés y ansiedad en las personas con cáncer y sus familias. Además de los costos del tratamiento, muchas personas descubren que tienen gastos adicionales y no previstos en relación con su atención. A algunas personas, el alto costo de la atención médica les impide seguir o completar su plan de tratamiento contra el cáncer. Esto puede poner en riesgo su salud y generar mayores costos en el futuro. Se alienta a los pacientes y a sus familias a que hablen acerca de sus inquietudes económicas con un integrante del equipo de atención médica. Obtenga más información sobre cómo manejar las consideraciones económicas en una parte diferente de este sitio web.

El cuidado de un ser querido con cáncer

Los familiares y los amigos en ocasiones desempeñan un papel importante en el cuidado de una persona con cáncer de piel no melanomatoso. Estas personas reciben el nombre de cuidadores. Los cuidadores pueden proporcionar apoyo físico, práctico y emocional al paciente, incluso si viven lejos.

Los cuidadores pueden tener diversas responsabilidades diarias, o según sea necesario, que incluyen las siguientes:

  • Proporcionar apoyo y aliento

  • Conversar con el equipo de atención médica

  • Administrar medicamentos

  • Ayudar a manejar los síntomas y efectos secundarios

  • Coordinar las citas médicas

  • Llevar al paciente a las citas

  • Asistir con las comidas

  • Ayudar con las tareas domésticas

  • Manejar asuntos del seguro y la facturación

Obtenga más información sobre el cuidado del paciente.

Cómo hablar con su equipo de atención médica sobre los efectos secundarios

Hable con su médico acerca de los posibles efectos secundarios antes de comenzar el tratamiento. Pregunte lo siguiente:

  • ¿Qué efectos secundarios son los más probables?

  • ¿Cuándo es probable que se produzcan?

  • ¿Qué podemos hacer para prevenirlos o aliviarlos?

Asegúrese de contarle a su equipo de atención médica sobre cualquier efecto secundario que se produzca durante el tratamiento y también después de este. Cuéntele incluso si no le parece que los efectos secundarios sean graves. Esta charla debería incluir los efectos físicos, emocionales y sociales del cáncer.

Además, pregunte cuánta atención puede llegar a necesitar en su hogar y en sus tareas cotidianas durante el tratamiento y después de este. Esto puede ayudarlo a preparar un plan para su cuidado. Cree un plan para su cuidado con esta hoja informativa de 1 página que incluye un plan de acción para ayudar a que el cuidado del paciente sea un esfuerzo en equipo. Esta hoja informativa gratuita está disponible en PDF, de manera que es fácil de imprimir.

¿Desea obtener más información sobre cómo llevar un registro de los efectos secundarios?

Cancer.Net Mobile: Mis Síntomas

Cancer.Net ofrece varios recursos para ayudarlo a llevar un registro de sus síntomas y efectos secundarios. Tenga en cuenta que estos enlaces lo llevan a otras secciones de Cancer.Net:

  • Cancer.Net Mobile: La aplicación móvil de Cancer.Net gratuita le permite registrar de manera segura el momento y la gravedad de los síntomas y efectos secundarios.

  • Manejo del dolor de ASCO Answers: Obtenga este cuadernillo de 38 páginas sobre la importancia del alivio del dolor, que incluye una hoja de seguimiento del dolor a fin de ayudar a las pacientes a registrar cómo los afecta el dolor. El cuadernillo gratuito está disponible en PDF, de manera que es fácil de imprimir.

  • Hojas de datos de ASCO Answers: lea las hojas informativas de 1 página en inglés sobre ansiedad y depresión, estreñimiento, diarrea, erupción, y efectos secundarios de la inmunoterapia que incluyen una hoja de seguimiento para registrar los detalles acerca del efecto secundario. Estas hojas informativas gratuitas están disponibles en formato PDF, de modo que son fáciles de imprimir, completar y entregar a su equipo de atención médica.

La siguiente sección de esta guía es Atención de seguimiento. Explica la importancia de los controles médicos una vez terminado el tratamiento para el cáncer. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.

Cáncer de piel (no melanomatoso) - Atención de seguimiento

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 10/2020

EN ESTA PÁGINA: leerá acerca de su atención médica después de que el tratamiento contra el cáncer haya finalizado y por qué este tipo de atención de seguimiento es importante. Use el menú para ver otras páginas.

La atención de las personas que tienen un diagnóstico de cáncer no finaliza cuando ha terminado el tratamiento activo. Su equipo de atención médica seguirá verificando que el cáncer no haya regresado, manejará cualquier efecto secundario y supervisará su salud general. Esto se denomina atención de seguimiento.

Su atención de seguimiento puede incluir exámenes físicos regulares, pruebas médicas o ambas cosas. Los médicos querrán hacer un seguimiento de su recuperación durante los meses y años venideros. Una parte importante de su atención de seguimiento será la detección regular de nuevos cánceres de piel no melanomatosos y carcinomas de queratinocitos, que debe incluir exámenes de la piel de todo el cuerpo realizados por un profesional de la salud. Esto se debe a que muchas personas tratadas por 1 cáncer de piel desarrollan otros tipos de cáncer de piel más tarde.

Obtenga más información sobre la importancia de la atención de seguimiento.

Detectar una recurrencia

Un objetivo de la atención de seguimiento es verificar si hay una recurrencia, lo que significa que el cáncer ha regresado. El cáncer vuelve a aparecer porque áreas pequeñas de células cancerosas pueden permanecer sin ser detectadas en el cuerpo. Con el tiempo, la cantidad de estas células puede incrementarse hasta que se muestran en los resultados de las pruebas o causan signos o síntomas. Durante el control de seguimiento, un médico familiarizado con sus antecedentes médicos puede brindarle información personalizada sobre su riesgo de recurrencia. Su médico le hará preguntas específicas sobre su salud. A algunas personas se les pueden realizar análisis de sangre o pruebas por imágenes como parte de su atención de seguimiento habitual, pero las recomendaciones sobre las pruebas dependen de varios factores, incluidos el tipo y estadio del cáncer diagnosticado originalmente y los tipos de tratamiento proporcionados.

La anticipación antes de someterse a una prueba de seguimiento o esperar los resultados de una prueba puede aumentarles el estrés a usted o a un familiar. Esto a veces se llama “ansiedad ante las pruebas”. Obtenga más información sobre cómo sobrellevar este tipo de estrés.

Cómo manejar los efectos secundarios a largo plazo y tardíos

La mayoría de las personas esperan tener efectos secundarios cuando reciben un tratamiento. Sin embargo, con frecuencia es sorprendente para los sobrevivientes que algunos efectos secundarios puedan persistir después del período de tratamiento. Estos efectos se denominan efectos secundarios a largo plazo. Otros efectos secundarios denominados efectos tardíos pueden desarrollarse meses o incluso años después. Los efectos a largo plazo y tardíos pueden incluir tanto cambios físicos como emocionales.

Para la mayoría de las personas con cáncer de piel no melanomatoso, en la cirugía se extirpa solo una pequeña parte de la piel. Sin embargo, si la cirugía fue más extensa, es posible que se necesite una cirugía plástica. Las personas que han tenido múltiples cirugías, particularmente en la cara, pueden tener un aspecto notablemente modificado. Las cicatrices de la cirugía pueden producir picazón, dolor o limitar la capacidad de mover la piel cercana. Un cirujano plástico o un dermatólogo pueden mejorar esto. En raras ocasiones, se pueden modificar los párpados. Es posible que el párpado no se cierre bien y que la persona necesite usar gotas para humedecer el ojo.

Cuando es necesaria una cirugía facial extensiva, la persona necesitará apoyo y, posiblemente, la ayuda de un cuidador en casa durante el tratamiento y la recuperación. Algunas de estas cirugías se realizan en varios pasos y pueden requerir una ausencia prolongada en el trabajo u otras actividades. Hable con su equipo de atención médica, incluido un trabajador social, para que le ayuden a planificar esto, si fuese necesario.

Cuando se usa radioterapia, existe una pequeña posibilidad de que se desarrolle un segundo cáncer, que puede no aparecer por más de 10 años después del tratamiento. Además, la piel puede cambiar de color, volverse delgada y dura muchos años después de haber terminado con la radioterapia. Esto se puede mejorar con fisioterapia y fármacos orales o tópicos recetados por un dermatólogo.

Es posible que se recomiende la rehabilitación del cáncer, incluida fisioterapia, asesoramiento vocacional, manejo del dolor, planificación nutricional o asesoramiento emocional. El objetivo de la rehabilitación es ayudar a la persona a recobrar el control sobre muchos aspectos de la vida y a permanecer tan independiente y productiva como sea posible. Obtenga más información sobre la rehabilitación (en inglés).

Hable con su médico sobre el riesgo de presentar dichos efectos secundarios según el tipo de cáncer, su plan de tratamiento individual y su salud general. Si le realizaron un tratamiento del cual se sabe que causa efectos tardíos específicos, es posible que se le realicen determinados exámenes físicos, exploraciones o análisis de sangre para ayudar a identificarlos y manejarlos.

Mantenimiento de registros de salud personales

Usted y su médico deben trabajar en conjunto para desarrollar un plan de atención de seguimiento personalizado. Asegúrese de consultar sobre cualquier inquietud que tenga en relación con su salud física o emocional futura. La American Society of Clinical Oncology ofrece formularios en inglés para ayudar a llevar un registro del tratamiento contra el cáncer que recibió y desarrollar un plan de atención de sobrevivencia al finalizar el tratamiento.

Este también es un buen momento para hablar con su médico sobre quién dirigirá su atención de seguimiento. Algunos sobrevivientes siguen viendo a un especialista, como un dermatólogo u oncólogo, mientras que otros vuelven a la atención del médico general u otro profesional de atención médica. Esta decisión depende de varios factores, incluidos el tipo y el estadio del cáncer, los efectos secundarios, las reglas del seguro médico y sus preferencias personales.

Si un médico que no participó directamente en su atención del cáncer dirigirá el control de seguimiento, asegúrese de compartir con él el resumen del tratamiento del cáncer y los formularios del plan de atención de sobrevivencia, así como con todos los proveedores de atención médica futuros. Los detalles sobre su tratamiento contra el cáncer son muy valiosos para los profesionales de atención médica que cuidarán de usted durante la vida.

Qué decisiones tomar para llevar un estilo de vida saludable

Muchas personas que reciben tratamiento contra el cáncer de piel llevan un estilo de vida activo y al aire libre, y es muy importante tomar medidas para proteger su piel de más daño. Participe en actividades al aire libre antes de las 10:00 a. m. o después de las 4:00 p. m. Cuando esté al aire libre, use mangas largas, pantalones, protector solar de amplio espectro, anteojos de sol con protección UV y un sombrero de ala ancha para protegerse frente a otros daños en la piel. Obtenga más información sobre cómo proteger la piel del sol.

Se alienta a que las personas que se recuperan del cáncer de piel sigan pautas establecidas para tener una buena salud, como por ejemplo, no fumar, limitar el alcohol, alimentarse bien y manejar el estrés. La actividad física regular puede ayudarlo a recobrar su fuerza y nivel de energía. Su equipo de atención médica puede ayudarlo a diseñar un plan de ejercicios adecuado según sus necesidades, sus aptitudes físicas y su nivel físico. Obtenga más información sobre qué decisiones tomar para tener un estilo de vida saludable.

La siguiente sección es Preguntas para hacerle al equipo de atención médica a fin de ayudarlo a iniciar conversaciones con su equipo de atención del cáncer. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.

Cáncer de piel (no melanomatoso) - Preguntas para hacerle al equipo de atención médica

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 10/2020

EN ESTA PÁGINA: encontrará algunas preguntas para hacerle al médico u otros integrantes del equipo de atención médica, que lo ayudarán a comprender mejor su diagnóstico, el plan de tratamiento y la atención en general. Use el menú para ver otras páginas.

Cancer.Net Mobile: Mis preguntas

Es importante hablar con frecuencia con el equipo de atención médica para tomar decisiones informadas respecto de la atención médica. Las preguntas que aquí se sugieren son un punto de partida para ayudarlo a obtener más información sobre la atención y el tratamiento contra el cáncer. También se aconseja que haga preguntas adicionales que sean importantes para usted. Le recomendamos que imprima esta lista y que la lleve a su próxima cita o que descargue la aplicación móvil gratuita de Cancer.Net, a fin de obtener una lista digital y otras herramientas interactivas para manejar su atención. También puede ser útil pedir a un familiar o amigo que asista con usted a las citas para ayudarlo a tomar notas.

Preguntas para hacer antes de una biopsia

  • ¿Qué debo esperar durante y después de una biopsia de piel?

  • ¿Se extirpará toda la lesión con una biopsia?

  • ¿Me quedará una cicatriz? ¿Hay algún otro riesgo al realizar la biopsia?

  • ¿Existen otras lesiones para las que se debe realizar una biopsia?

  • ¿Qué laboratorio examinará esta muestra de biopsia? ¿Hay algún patólogo que se especialice en cáncer de piel que trabaje allí?

Preguntas para hacer después de recibir un diagnóstico

  • ¿Qué tipo de cáncer de piel tengo?

  • ¿Me puede explicar mi informe de patología (resultados de los análisis de laboratorio)?

  • ¿Se necesitan más pruebas para determinar si el cáncer se ha diseminado?

Preguntas para hacer sobre cómo elegir un tratamiento y manejar los efectos secundarios

  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento?

  • ¿En qué ensayos clínicos puedo participar? ¿Dónde están ubicados y cómo averiguo más sobre ellos?

  • ¿Qué plan de tratamiento me recomienda? ¿Por qué?

  • ¿Cuál es el objetivo de cada tratamiento? ¿Sirve para eliminar el cáncer, ayudar a que me sienta mejor o ambas cosas?

  • ¿Hay otras maneras de tratar el cáncer, además del tratamiento que sugiere?

  • ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios de cada tratamiento, tanto a corto como a largo plazo?

  • ¿Podría este tratamiento causar cambios en mi aspecto?

  • ¿De qué manera este tratamiento afectará mi vida cotidiana? ¿Podré trabajar, hacer ejercicio y realizar mis actividades habituales?

  • ¿Quiénes integrarán mi equipo de atención médica y qué hace cada integrante?

  • ¿Quién coordinará mi tratamiento general?

  • Si me preocupa cómo manejar los costos relacionados con la atención del cáncer, ¿quién me puede ayudar?

  • ¿Qué servicios de apoyo están disponibles para mí y mi familia?

  • ¿A quién debo llamar si tengo preguntas o problemas?

Preguntas para hacer sobre la realización de cirugía

  • ¿Qué tipo de cirugía se me realizará?

  • ¿Cuánto tiempo se tardará en extirpar la lesión?

  • ¿Cómo se cerrará, reparará o reconstruirá el área quirúrgica que resulte de la extirpación de la lesión?

  • ¿Puede describir cómo será mi recuperación de la cirugía? ¿Hay limitaciones para las actividades? En caso afirmativo, ¿cuánto tiempo durante?

  • ¿Habrá dolor continuo después de la extirpación del cáncer? Si es así, ¿qué tipos de programas de control del dolor, como fármacos o técnicas de relajación, están disponibles?

  • ¿Cómo se verá la cicatriz después de la cirugía? ¿Cuánto tiempo demorará en cicatrizar?

  • ¿Con quién debo comunicarme si experimento algún efecto secundario? ¿Qué tan pronto debo comunicarme?

  • ¿Hay otros posibles efectos a largo plazo de la realización de esta cirugía?

Preguntas para hacer sobre la radioterapia

  • ¿Qué tipo de radioterapia se recomienda?

  • ¿Cuál es el objetivo de este tratamiento?

  • ¿Cuánto tiempo durará la administración de este tratamiento?

  • ¿Qué efectos secundarios puedo esperar durante el tratamiento?

  • ¿Con quién debo comunicarme si experimento algún efecto secundario? ¿Qué tan pronto debo comunicarme?

  • ¿Cuáles son los posibles efectos a largo plazo de realizar este tratamiento?

  • ¿Qué puedo hacer para aliviar los efectos secundarios?

Preguntas para hacer acerca de realizar la terapia utilizando medicamentos

  • ¿Qué tipo de medicamentos se recomiendan?

  • ¿Cuál es el objetivo de este tratamiento?

  • ¿Cuánto tiempo durará la administración de este tratamiento?

  • ¿Qué efectos secundarios puedo esperar durante el tratamiento?

  • ¿Con quién debo comunicarme si experimento algún efecto secundario? ¿Qué tan pronto debo comunicarme?

  • ¿Cuáles son los posibles efectos a largo plazo de realizar este tratamiento?

  • ¿Qué puedo hacer para aliviar los efectos secundarios?

Preguntas para hacer sobre cómo planificar la atención de seguimiento

  • ¿Cuál es la probabilidad de que reaparezca el cáncer? ¿Debería prestar atención a la aparición de signos o síntomas específicos?

  • ¿Qué efectos secundarios a largo plazo o efectos tardíos son posibles según el tratamiento para el cáncer que recibí?

  • ¿Con qué frecuencia debo hacerme controles para detectar otros tipos de cáncer de piel?

  • ¿Qué otras pruebas de seguimiento necesitaré y con qué frecuencia?

  • ¿Cómo obtengo un resumen del tratamiento y el plan de atención de sobrevivencia para conservarlos en mis registros personales?

  • ¿Quién estará a cargo de mi atención de seguimiento?

  • ¿Qué medidas debo tomar para prevenir futuros cánceres de piel?

  • ¿Qué servicios de apoyo tengo a mi disposición? ¿Y a disposición de mi familia?

La siguiente sección de esta guía es Recursos adicionales. Ofrece algunos recursos adicionales en el sitio web que pueden resultarle de utilidad. Use el menú para elegir una sección diferente para leer en esta guía.

Cáncer de piel (no melanomatoso) - Recursos adicionales

Aprobado por la Junta editorial de Cancer.Net, 10/2020

EN ESTA PÁGINA: encontrará algunos enlaces útiles a otras áreas de Cancer.Net que proporcionan información sobre la atención y el tratamiento para el cáncer. Esta es la última página de la Guía para el cáncer de piel no melanomatoso de Cancer.Net. Use el menú para regresar y ver otras páginas.

Cancer.Net incluye muchas otras secciones sobre los aspectos médicos y emocionales del cáncer, tanto para la persona que ha recibido el diagnóstico como para sus familiares y amigos. Este sitio web pretende ser un recurso para usted y sus seres queridos desde el momento del diagnóstico, durante el tratamiento y después de este.

Se incluyen a continuación algunos enlaces para ayudarlo a explorar otras partes de Cancer.Net: