Cuidado de adultos de 65 años o más

Aprobado por la Junta Editorial de Cancer.Net, 10/2022

Los adultos de 65 años o más tienen más probabilidades de tener cáncer y otras afecciones médicas. Por ejemplo, es más probable que tengan presión arterial alta, diabetes, artritis y afecciones que afectan al corazón, los pulmones o los riñones. También es más probable que tengan problemas con la memoria y el pensamiento.

Estos son algunos motivos por los que los adultos mayores con cáncer a menudo tienen necesidades diferentes a las de las personas más jóvenes. Esto significa que los cuidadores de adultos mayores con cáncer pueden necesitar diferentes recursos para ayudarlos a cuidar a sus seres queridos.

Este artículo lo ayudará a manejar las responsabilidades de cuidado y a encontrar apoyo adicional cuando cuide a un ser querido de 65 años o más. Obtenga más información sobre los adultos mayores y el cáncer.

Gestionar las responsabilidades de cuidador

Los cuidadores de adultos mayores de 65 años a menudo se enfrentan a desafíos específicos. Estos pueden incluir:

  • Equilibrar el cuidado del paciente con el trabajo

  • Equilibrar la prestación de cuidados con el cuidado de su familia directa

  • Vivir lejos del adulto mayor que necesita cuidados

  • Tener problemas de salud propios que hay que tratar

Muchos adultos de edad avanzada reciben cuidados de familiares. A menudo, un miembro de la familia es el cuidador principal. Sin embargo, es importante saber que las responsabilidades como cuidador pueden durar más que unos pocos meses. Esto puede significar que el cuidador principal puede sentirse abrumado o agotado con el tiempo. Por este motivo, es posible que desee pensar en crear una red de apoyo, llamada equipo de cuidado.

Considere un equipo de cuidado

Contar con amigos, familiares o vecinos que puedan ayudar con los cuidados es importante, sobre todo si la persona a la que cuida tiene varios problemas de salud. Por ejemplo, podría necesitar ayuda para:

  • Mover o levantar a su ser querido de la cama, llevarlo al baño o a otro lugar

  • Organizar medicamentos

  • Gestionar facturas y documentación

  • Cuidar de su propio hogar, familia y responsabilidades laborales

Muchas personas pueden ofrecer ayuda cuando se enteran del diagnóstico de su ser querido. Es posible que tenga ganas de decir que no porque quiere hacerse cargo del cuidado usted mismo, se siente avergonzado o incómodo al decir que necesita ayuda, o por otras razones. Pero en lugar de decir que no de inmediato, pregunte si puede conservar su información de contacto. También puede preguntar si le gustaría hacer algo específico para ayudar, como hacer las compras, sacar a pasear a una mascota o ayudar con el cuidado de los niños para que pueda dedicar tiempo a las tareas de cuidado. Luego, guarde la información para cuando la necesite.

Contratar a alguien para que le ayude también puede ser una opción. El equipo de atención del cáncer de su ser querido puede incluir a un trabajador social que puede ayudarle a encontrar servicios de atención domiciliaria y otros recursos. Hable con el trabajador social o su equipo de atención médica acerca de sus opciones. Si tiene inquietudes sobre el costo, pregunte por los servicios gratuitos o de bajo costo y cuánto cubre el seguro.

Obtenga más información sobre compartir las responsabilidades de cuidado.

Inquietudes sobre el cuidado de los adultos mayores

Los adultos mayores de 65 años a menudo tienen necesidades específicas que los cuidadores deben conocer. Algunas de las inquietudes frecuentes sobre el cuidado de los adultos mayores incluyen:

Tratamiento de afecciones coexistentes. Los adultos mayores de 65 tienen más probabilidades de tener otras afecciones médicas además del cáncer. Se denominan afecciones coexistentes, afecciones crónicas o comorbilidades. Algunos ejemplos de afecciones coexistentes son presión arterial alta, cardiopatía enfermedad pulmonar y diabetes.

Es importante que su ser querido siga recibiendo tratamiento para sus otras afecciones además del tratamiento contra el cáncer. También es importante que el equipo de atención médica conozca cualquier afección crónica que su ser querido tenga además del cáncer. Algunos de los riesgos de cómo las afecciones coexistentes pueden afectar al tratamiento del cáncer incluyen:

  • Reacciones no deseadas entre los medicamentos para el cáncer y otros medicamentos, lo que se denomina interacciones farmacológicas.

  • Empeoramiento de otro problema de salud como consecuencia del cáncer o del tratamiento del cáncer.

  • Recuperación más lenta del tratamiento del cáncer debido a otros problemas de salud.

Como cuidador, puede ayudar al equipo de atención médica de su ser querido a mantenerse actualizado sobre sus diagnósticos y los medicamentos que está tomando. Obtenga más información sobre el tratamiento de afecciones coexistentes durante el tratamiento del cáncer.

Administración de múltiples medicamentos. Es posible que su ser querido necesite tomar muchos medicamentos, tanto para el tratamiento del cáncer como para otras afecciones coexistentes. Es posible que necesite ayuda para administrar sus medicamentos, como saber cuánto debe tomar y cuándo, recordar si ha tomado su medicamento y saber qué hacer si omite una dosis. Si es posible, surta todas las recetas en una farmacia para que el farmacéutico pueda ayudar a evitar interacciones farmacológicas y otras inquietudes. Obtenga más consejos sobre la administración de múltiples medicamentos.

Prevención de caídas. Entre las personas mayores de 65 años, las caídas son la principal causa de lesiones. Las personas con cáncer tienen un mayor riesgo de sufrir caídas. A veces, las personas pueden tener demasiado miedo a las caídas, por lo que limitan el ejercicio y la actividad diaria.

Hay muchas cosas que puede hacer para que su hogar sea más seguro para su ser querido, para que pueda continuar con sus actividades diarias y ejercicio. Estas incluyen limpiar el desorden, mejorar la iluminación en toda la casa, instalar barras de apoyo y pasamanos y llevar calzado seguro. Obtenga más información sobre cómo evitar caídas.

Manejo de los efectos secundarios del tratamiento contra el cáncer. Los adultos mayores pueden tener una reacción diferente a los tratamientos contra el cáncer que las personas más jóvenes con cáncer. Por ejemplo, pueden necesitar más tiempo para recuperarse de la cirugía oncológica. Además, la quimioterapia puede afectar a la médula ósea y causar problemas como infección, hemorragia y hematomas. Es importante saber qué efectos secundarios del cáncer y del tratamiento contra el cáncer debe tener en cuenta. Pregunte al equipo de atención médica de su ser querido qué efectos secundarios esperar y cómo se pueden prevenir o aliviar.

Cuidados a larga distancia para un adulto mayor con cáncer

A menudo, los cuidadores de adultos mayores con cáncer viven a cierta distancia. La prestación de cuidados a larga distancia puede suponer un reto y resultar estresante, pero hay muchas cosas que puede hacer desde la distancia para ayudar a su ser querido.

Las tareas de cuidados a larga distancia pueden incluir:

  • Mantener información detallada sobre el diagnóstico de cáncer, incluido el tipo de cáncer, el estadio del cáncer y las opciones de tratamiento.

  • Informar al equipo de atención médica sobre otras afecciones de salud, como diabetes o presión arterial alta.

  • Mantener una lista de medicamentos actualizada. Obtenga más información sobre la administración de múltiples medicamentos.

  • Actualizar al equipo de atención médica, incluido el médico de cabecera de su ser querido y otros proveedores de atención médica, sobre la salud de la persona.

  • Revisar los documentos financieros y legales para ayudar a planificar cómo pagar las facturas y quién tomará decisiones si su ser querido no puede hacerlo. Obtenga más información sobre el seguimiento de sus cuentas médicas y los reclamos al seguro médico.

  • Organizar el calendario de atención médica a domicilio, amigos y familiares que se ofrezcan a ayudar y ayuda de los recursos de la comunidad.

  • Utilizar tecnología, como videollamadas, para mantenerse conectado con su ser querido. Programar una llamada de revisión diaria o semanal con su ser querido puede ayudarle a sentirse menos solo y darle la oportunidad de compartir sus necesidades con usted.

Obtenga más información sobre cuidados a larga distancia.

Adaptarse al cambio de roles

Cuidar a un padre, familiar mayor o cónyuge puede resultar incómodo en ocasiones. Por ejemplo, si su madre era la cuidadora de la familia, puede ser difícil verla necesitando atención. También podría tener dificultades para permitir que otros la ayuden.

He aquí algunos consejos para adaptarse al cambio de roles durante la prestación de cuidados:

  • Hablen entre ustedes. Pregúntele a la persona que cuida qué piensa y siente, y comparta sus propios pensamientos si se siente cómodo. Un trabajador social, asesor o capellán puede ayudarle a hablar sobre la situación.

  • Recuerde que la persona enferma tiene sus propios deseos y necesidades. Por ejemplo, puede que usted tenga ideas distintas sobre el mejor tratamiento. Si la persona enferma puede decidir con su equipo de atención médica, respete su derecho a tomar sus propias decisiones.

  • Pida ayuda con las tareas que son difíciles para usted. Por ejemplo, si las facturas y el seguro son abrumadores, otro miembro de la familia o un abogado puede ayudar a manejarlos. Si tiene dificultades para levantar a la persona enferma, hable con su equipo de atención médica sobre cómo buscar ayuda.

Preguntas para hacerle al equipo de atención médica

Considere hacer estas preguntas sobre la atención del cáncer de su ser querido:

  • ¿Quién forma parte del equipo de atención médica de mi ser querido?

  • ¿Con quién puedo ponerme en contacto cuando tengo preguntas?

  • ¿Cómo puedo ponerme en contacto con ellos durante el horario de atención habitual? ¿Y fuera del horario de atención?

  • Soy cuidador a larga distancia. ¿Puedo acudir a las citas médicas de mi ser querido virtualmente?

  • ¿Hay un trabajador social o un trabajador social que pueda ayudarnos a mí y a mi ser querido?

  • ¿Hay servicios de atención domiciliaria que pueda recomendar?

  • Si mi ser querido tiene una o más afecciones coexistentes además del cáncer, ¿afectará su tratamiento a estas afecciones?

  • ¿Tiene mi ser querido un mayor riesgo de caídas debido a su cáncer o tratamiento contra el cáncer? ¿Cómo podemos hacer que el hogar sea más seguro?

  • ¿Este centro oncológico ofrece algún servicio de transporte? ¿Quién puede dirigirme a los recursos de transporte locales?

  • ¿Qué efectos secundarios debo tener en cuenta? ¿Hay cosas que se puedan hacer en el hogar para aliviarlos o gestionarlos?

  • ¿Qué efectos secundarios o signos debemos informarles de inmediato?

  • ¿Cuánta ayuda necesitará mi ser querido en el hogar durante la recuperación del tratamiento?

  • ¿Qué otros servicios de apoyo están disponibles para mi ser querido? ¿Y para los cuidadores?

Recursos relacionados

El cuidado de un ser querido con cáncer

ASCO Answers: Cuidar de un ser querido con cáncer (PDF)

Mantenerse seguro y activo durante el tratamiento del cáncer

Para adultos de 65 años y más con cáncer

Más información

National Alliance for Caregiving (Alianza Nacional para el Cuidado del Paciente; en inglés)

Caregiver Action Network (Red de Acción de Cuidadores; en inglés)