Dificultad para masticar

Aprobado por la Junta Editorial de Cancer.Net, 09/2019

Algunos síntomas del tratamiento del cáncer dificultan la ingesta de determinados alimentos. Estos pueden incluir:

  • Dolor en la boca.

  • Rigidez o dolor en los músculos de la mandíbula.

  • Problemas con los dientes.

Trabaje con su equipo de atención médica para manejar la dificultad para masticar. De lo contrario, puede evitar determinados alimentos o comer porciones más pequeñas. Esto puede privarle de obtener las calorías y los nutrientes necesarios.

Causas de los problemas para masticar

La dificultad para masticar a menudo se produce por cambios en la boca, la mandíbula o la lengua. El cáncer, especialmente los cánceres bucales y orofaríngeos, puede provocar esto. La dificultad para masticar puede producirse durante el tratamiento del cáncer o después. Los siguientes efectos secundarios del tratamiento del cáncer también pueden provocar problemas para masticar:

  • Mucositis, que es molestia, dolor o inflamación en la boca.

  • Xerostomía, frecuentemente llamada sequedad en la boca. La radioterapia, la quimioterapia, los medicamentos antidepresivos o los analgésicos pueden provocar esto.

  • Enfermedad de las encías (enfermedad gingival), caries dentales o pérdida de dientes. Estos son posibles efectos secundarios a largo plazo de la sequedad en la boca, la radioterapia o la quimioterapia de dosis alta.

  • Infecciones en la boca tras recibir radioterapia o quimioterapia.

  • Dolor y rigidez en los músculos de la mandíbula. Esto puede ser un efecto secundario a largo plazo de la radioterapia en la cabeza y en el cuello. O puede ser a causa de apretar la mandíbula o de rechinar los dientes (bruxismo).

  • Dolor en la boca. Algunos tipos de quimioterapia provocan daño nervioso doloroso.

  • Pérdida de tejido y de hueso en la mandíbula. Esto es un posible efecto secundario a largo plazo de la radioterapia.

  • Cambios físicos en la boca, la mandíbula o la lengua derivados de la cirugía.

  • Imposibilidad de usar dentaduras postizas debido a dolor o hinchazón en la boca o las encías.

Manejar los problemas para masticar

El alivio de los efectos secundarios es un aspecto importante de la atención y del tratamiento del cáncer. Esto se denomina cuidados paliativos o atención de apoyo. Hable con su equipo de atención médica sobre cualquier síntoma que experimente. Esta charla debe incluir cualquier síntoma nuevo o cambio en los síntomas.

Atención médica dental y bucal. Los dentistas pueden ayudar con el cuidado bucal antes, durante y después del tratamiento del cáncer. Antes de comenzar el tratamiento del cáncer, asegúrese de recibir cualquier procedimiento que necesite para tratar los problemas dentales existentes. También debe preguntar sobre cómo manejar los posibles efectos secundarios dentales y bucales. Por ejemplo,
la radioterapia puede aumentar el riesgo de caries dentales o de enfermedad de las encías (enfermedad gingival). Un gel o enjuague bucal con flúor puede ayudar a prevenir estos problemas.

Terapia del habla. Su médico puede derivarlo a un patólogo del habla. Este profesional ayuda a las personas a usar los músculos de la boca y la garganta. Esto incluye masticar. La terapia del habla también es útil si la cirugía cambia la estructura de la boca o la lengua.

Fisioterapia. La fisioterapia (en inglés) puede incluir masajes, ejercicios para la mandíbula y calor húmedo.

Medicamentos. Su médico puede recetarle medicamentos si tiene dolor al masticar. Algunos medicamentos reducen el dolor y la inflamación. Otros tratan las infecciones de la boca o la garganta. Los relajantes musculares (miorrelajantes) tratan el dolor y la rigidez en la mandíbula.

Cirugía. En raras ocasiones, es posible que se recomiende una cirugía.

Consejos sobre la dieta y la alimentación

Determinados enfoques pueden funcionar mejor para algunas personas que para otras. Los factores incluyen la gravedad y la causa de los problemas para masticar.

Pruebe diferentes tipos de alimentos y maneras de comer. Averigüe qué le funciona mejor. Y recuerde ingerir una dieta nutritiva. Sus alimentos deben tener suficientes calorías, proteínas, vitaminas y minerales.

Considere estos consejos:

  • Ingiera alimentos blandos y suaves, como yogur o budín.

  • Haga puré con los alimentos o licúelos. Agregue verduras licuadas o carnes molidas a las cazuelas o sopas.

  • Trate de ingerir sus frutas o verduras preferidas en variantes más blandas. Por ejemplo, compotas de manzana, puré de zanahorias, bananas o guisantes. O considere la posibilidad de ingerir alimento para bebés.

  • Hidrate los alimentos secos con caldo, salsa, mantequilla o leche.

  • Tome sorbos de agua o de otros líquidos mientras come. Esto mantiene la boca y los alimentos húmedos.

  • Corte los alimentos en pequeños trozos y mastique lenta y minuciosamente.

  • Elija alimentos que tengan alto contenido de calorías y proteínas si está bajando de peso. Estos incluyen huevos, batidos de leche, cazuelas y batidos nutricionales.

  • Evite los alimentos secos, ásperos o duros.

  • Evite los alimentos que requieran que mastique mucho.

  • Tome bebidas que reemplazan la comida o bebidas de suplementos nutricionales.

Pregunte a su médico si puede consultar a un dietista/nutricionista matriculado (en inglés). Este profesional da consejos para ayudarle a obtener los nutrientes que necesita.

Recursos relacionados

¿Sabía que el tratamiento del cáncer puede afectar la boca? (en inglés)

Salud dental y bucal

Hoja informativa ASCO Answers: Salud dental y bucal (PDF; en inglés)