Entender el duelo y la pérdida

Aprobado por la Junta Editorial de Cancer.Net, 03/2018

Escuche el podcast de Cancer.Net en inglés: Entender el duelo y la pérdida, adaptado de este contenido

Cuando una persona pierde a alguien cercano, es natural pasar por un duelo. Este proceso lleva tiempo e involucra diferentes emociones y comportamientos. Las personas con cáncer y sus familias también pueden atravesar un duelo por otras pérdidas relacionadas al cáncer. Estas pueden incluir la pérdida de un seno, la pérdida de la fertilidad o la pérdida de la independencia.

Los términos “duelo”, “luto” y “pesar” tienen pequeñas diferencias de significado:

  • El duelo es la respuesta emocional de una persona ante la experiencia de una pérdida.

  • El luto es el proceso de adaptarse a la vida después de una pérdida. Se ve influenciado por la sociedad, cultura y religión de la persona.

  • El pesar es el estado de haber experimentado una pérdida.

Reacciones frecuentes del duelo

Las reacciones ante una pérdida se llaman reacciones del duelo. Varían mucho de persona en persona e incluso en la misma persona a lo largo del tiempo. Las reacciones frecuentes del duelo incluyen sentimientos, pensamientos, sensaciones físicas y comportamientos complicados.

  • Sentimientos. Las personas que experimentaron una pérdida pueden tener una gran variedad de sentimientos. Estos pueden incluir conmoción, bloqueo, tristeza, negación, desesperanza, ansiedad, enojo, culpa, soledad, depresión, impotencia, alivio y anhelo. Una persona en duelo puede comenzar a llorar después de escuchar una canción o comentario que los haga pensar en la persona que falleció. O la persona puede no saber qué desencadenó su llanto.

  • Pensamientos. Algunos patrones de pensamiento frecuentes incluyen rechazo, confusión, problemas para concentrarse, preocupaciones y alucinaciones.

  • Sensaciones físicas. El duelo puede causar muchas sensaciones físicas. Estas incluyen opresión o peso en el pecho o garganta, náuseas o malestar estomacal, mareos, dolores de cabeza, entumecimiento físico, músculos debilitados o tensionados y fatiga. También puede hacerlo vulnerable a las enfermedades.

  • Comportamientos. Una persona en duelo puede tener problemas para dormirse o permanecer dormido. También puede perder la energía para realizar actividades agradables. La persona puede perder interés en la comida o en socializar. Una persona en duelo puede volverse más irritable o agresiva. Otros comportamientos frecuentes incluyen inquietud y actividad excesiva.

Religión y espiritualidad

El duelo y la pérdida también hacen que una persona se cuestione su fe o forma de entender el mundo. O puede reforzar la fe de una persona al brindarle una nueva forma de comprender el sentido de la vida.

Experimentar el duelo

Cada persona experimenta el duelo de una forma diferente. Generalmente, una persona siente el duelo en olas o ciclos. Esto significa que hay períodos de sentimientos dolorosos e intensos que aparecen y desaparecen. Las personas pueden sentir que están progresando en el duelo cuando sienten menos dolor de forma temporal. Pero después de un tiempo, pueden volver a atravesar el duelo. Tales cambios en el duelo pueden ocurrir en fechas importantes, como fiestas o cumpleaños. A lo largo del tiempo, algunas personas experimentan estos ciclos de duelo con menor frecuencia mientras se adaptan a la pérdida.

Tareas del luto

Existen diferentes teorías sobre cómo las personas se adaptan a la pérdida. Un modelo altamente aceptado describe 4 tareas del luto:

  • Aceptar la realidad de la pérdida.

  • Experimentar el dolor del duelo.

  • Adaptarse a la vida sin la presencia física de la persona.

  • Encontrar nuevas maneras de mantener la conexión con la persona que falleció.

Factores que afectan el duelo

Los siguientes factores pueden afectar la naturaleza, intensidad y duración del duelo:

  • La relación de la persona en duelo con la persona que falleció.

  • La causa de la muerte. Por ejemplo, el proceso de duelo puede ser diferente si la persona falleció de repente o estuvo enferma por un tiempo largo.

  • La edad y género de la persona en duelo.

  • La historia de vida de la persona en duelo, incluidas las experiencias de pérdida anteriores.

  • La personalidad y forma de afrontamiento de la persona en duelo.

  • El apoyo disponible de amigos y familiares.

  • Las costumbres y creencias religiosas o espirituales de la persona en duelo.

El proceso del duelo suele ser más difícil si la persona tiene sentimientos no resueltos o conflictos con la persona que falleció. A las personas que sufren de un duelo complicado les puede resultar útil hablar con un terapeuta. Este puede incluir un trabajador social clínico, psicólogo o consejero espiritual.

El duelo en las diferentes culturas

Aunque el duelo de cada persona es único, la experiencia está moldeada por la sociedad y la cultura. Cada cultura tiene sus propias creencias y rituales sobre la muerte y el pesar. Esto afecta cómo las personas experimentan y expresan el duelo.

La manera de experimentar y expresar el duelo de una persona puede diferir con la de su propia cultura. Por ejemplo, una persona que siente un bloqueo o rechazo puede no llorar en un funeral, al contrario de lo que se espera. Otra persona puede experimentar un nivel de desesperanza que desafíe sus creencias o valores culturales. Es importante que cada persona haga el duelo de maneras que sientan que son las adecuadas para ellos. También es importante tener en cuenta cómo la cultura de una persona puede afectar su duelo. Obtenga más información sobre el duelo en un contexto cultural.

Recursos relacionados

Sobrellevar el duelo

Sobrellevar los cambios después de una pérdida 

Más información

Instituto Nacional del Cáncer: Aflicción, duelo y manejo de la pérdida (PDQ®)

CancerCare: Cómo ayudarse a medida que se enfrente con la pérdida de un padre

CancerCare: Cómo hacerle frente a la pérdida de su pareja o cónyuge