7 pasos para dominar la planificación de las comidas a la perfección

August 15, 2016
Amy Thompson

Esta es una traducción del texto original en inglés.

Si usted vive con cáncer, alimentarse bien puede mejorar su salud, nivel de energía y bienestar general. Sin embargo, decidir qué comer, comprar los comestibles y preparar las comidas puede ser extenuante, incluso en sus mejores días. A continuación le brindamos 7 consejos para orientarlo en la planificación de las comidas antes de ir a la tienda de comestibles share on twitter .

  1. Crear un plan. Hable con su equipo de atención médica sobre cuáles son los nutrientes que más necesita. Trabaje con ellos para crear un plan de comidas que pueda satisfacer sus necesidades y mejorar su bienestar general.

  2. Encontrar un equilibrio. El cáncer y los tratamientos para el cáncer pueden tener un gran impacto en su apetito, cambiar la manera en que su cuerpo procesa determinados nutrientes y provocar otros efectos secundarios que afectan su alimentación. Tenga en cuenta estas necesidades a medida que planifica sus comidas para asegurarse de que está consumiendo suficientes calorías, proteínas, vitaminas, carbohidratos y otros nutrientes.

  3. No complicarse. Haga una lista de artículos básicos que aparezcan frecuentemente en su plan de comidas y téngalos a mano para preparar comidas simples y rápidas. Esta lista podría incluir huevos, yogur griego, frijoles enlatados, frutas y verduras congeladas, o salmón enlatado. Piense también en los refrigerios, como tiras de queso, mezcla de frutos secos o frutas.

  4. Variar es clave. Tenga en cuenta qué alimentos nutritivos le gustan y conserve una variedad de estos en la alacena. Tenga presente que sus preferencias pueden cambiar a medida que avanza su tratamiento; por eso, tenga a mano solo pequeñas cantidades.

  5. Aprovechar los días buenos. Si se siente con energía y buen ánimo, prepare varias comidas nutritivas de una sola vez y consúmalas a lo largo de la semana o congélelas. Luego, solo deberá calentarlas o descongelarlas para disfrutar lo bueno de la comida casera.

  6. Estar abierto a otras opciones. Habrá días en los que no tendrá ganas de cocinar o en los que no haya nada en el refrigerador o el congelador; por eso, considere las comidas preparadas como una opción. Las comidas previamente envasadas, las comidas preparadas y las guarniciones de la tienda de comestibles, incluso las comidas que se preparan en olla de cocción lenta (Crock-Pot), son todas opciones para tener a mano en días como estos.

  7. Obtener ayuda de amigos y familiares. Por lo general, las personas quieren ayudar, pero no saben cómo hacerlo. Esta es una oportunidad ideal para que estas personas participen; puede incluir cualquier tipo de ayuda, desde ir rápidamente a la tienda a comprar algo hasta preparar una simple comida para compartir juntos.

Tags: