El cáncer y las fiestas: respuestas a preguntas frecuentes

December 20, 2017
Amber Bauer, ASCO staff

Para las personas afectadas por el cáncer, la temporada festiva puede traer una mezcla de emociones. Podría preguntarse cómo mantener las tradiciones festivas, cómo manejar el estrés adicional y las invitaciones sociales que vienen con dicha temporada, o cómo mantenerse alegre y optimista. Si bien no hay un enfoque único para sobrellevar el cáncer durante las fiestas, hay cosas que usted puede hacer.

Para buscar más información, le pedí a la ex jefa editora de Cancer.Net, Diane Blum, MSW, que responda algunas de las preguntas más frecuentes que hemos recibido de personas que viven con cáncer, así como de aquellas personas que cuidan de ellas.

P: Mis tratamientos quimioterapéuticos siempre me dejan agotado, pero hay mucho para hacer en este momento del año. ¿Cómo puedo manejar mi fatiga durante la tan ajetreada temporada festiva?

Sra. Blum: La temporada festiva puede ser difícil si usted está manejando los efectos secundarios del cáncer y su tratamiento. Como muchos de nosotros tenemos cierta expectativa de un cronograma frenético y ajetreado para el último mes del año, es frecuente que algunas personas con cáncer deseen estar activas y participar en las actividades festivas. Por lo general, este no es un deseo realista dado que las demandas del tratamiento pueden imponer una carga sobre usted. La manera más efectiva de manejar este estrés es tratar de planificar con anticipación y priorizar las actividades que son más importantes para usted. Tener una comunicación franca con sus familiares y amigos sobre un cambio en el nivel de su participación en las fiestas es útil, de modo tal que todos los que participan fijen metas alcanzables para la temporada. Pedir a sus seres queridos que le ayuden con las compras, envolviendo regalos o con las comidas puede brindarles a otros la oportunidad de participar y puede aliviar parte de su estrés.

P: He finalizado mi tratamiento y soy optimista respecto de mi recuperación, pero sé que los demás aún están preocupados por mí. ¿Cómo puedo animarlos?

Sra. Blum: Cuando ha finalizado el tratamiento, las fiestas son un momento para mirar hacia adelante, hacia un nuevo año. A menudo, las personas en esta situación sienten que el año próximo será mejor y tendrán la posibilidad de vivir su vida sin el estrés del tratamiento. Sin embargo, es posible que los familiares y amigos se sientan más preocupados o cautelosos. Como en todas las interacciones respecto del cáncer, es muy útil hablar directamente sobre cómo se siente y cuáles son sus esperanzas. También es útil pedirles a sus seres queridos que tengan una conversación conjunta con su equipo de atención médica con respecto a los siguientes pasos de su atención.

P: He sentido mucha ansiedad desde mi diagnóstico, y las fiestas suman más estrés. ¿Qué puedo hacer para relajarme?

Sra. Blum: La ansiedad y preocupación son respuestas frecuentes y predecibles a un diagnóstico de cáncer, y las demandas y asociaciones emocionales de las fiestas pueden fácilmente sumar más estrés. Es clave comunicarse directamente con sus seres queridos en relación con lo que le resultaría útil. Tal vez sería más relajado para usted comer afuera durante las fiestas en lugar de preocuparse por los preparativos o la cocina. Quizás sería mejor mudar el intercambio de regalos a la casa de otra persona este año. O, para algunos, salir a ver una película que los distraiga es la mejor manera de pasar las fiestas. Piense qué le haría sentir mejor y entienda que un cambio en la rutina de las fiestas podría ser útil durante su período de tratamiento.

P: Recién me diagnosticaron cáncer y no puedo dejar de preguntarme cómo será mi vida el próximo año. ¿Qué debo hacer?

Sra. Blum: Dado que la temporada festiva implica muchas asociaciones emocionales y recuerdos, es frecuente que las personas con cáncer se preocupen por lo que les deparará el futuro. Compartir sus preocupaciones con un ser querido o un profesional es una manera de manejar estos sentimientos. Cuando habla con sus familiares sobre estas preocupaciones, es posible que a menudo se dé cuenta de que ellos tienen las mismas preocupaciones y que expresar sus sentimientos les sirve a todos. A veces, hablar con un asesor puede ayudarle a manejar los sentimientos solo y desarrollar un plan para compartirlos con sus seres queridos.

P: Se me cayó el cabello y perdí mucho peso debido a mi tratamiento contra el cáncer, y no estoy seguro de cómo van a reaccionar las personas. ¿Cómo puedo manejar el hecho de ver durante las fiestas a muchos familiares y amigos que podrían no estar preparados para ver cómo luzco?

Sra. Blum: Si su apariencia ha cambiado debido a una caída del cabello, pérdida de peso u otros efectos secundarios, es bueno preparar a las personas que no ha visto en mucho tiempo. Una llamada telefónica, un correo electrónico o una publicación en una red social podría decir: “Espero con ansias nuestra celebración de las fiestas y estoy ansioso por verlos a todos. Sepan que mi tratamiento ha hecho que se me caiga el cabello. Luzco diferente, ¡pero soy la misma persona!” Avisar a las personas con anticipación crea expectativas realistas y reduce la incomodidad que podría generarle si alguien reacciona con sorpresa al verle.

P: Mi marido está atravesando un tratamiento contra el cáncer, ¿cómo les explico a nuestros hijos que las fiestas serán diferentes este año?

Sra. Blum: Esto es especialmente difícil para los padres que se esfuerzan por hacer que la vida de sus hijos sea lo más normal y predecible posible. Según la edad de los niños y adaptando la comunicación a un nivel comprensible para el niño, debe hablar con ellos sobre cómo habrá algunos cambios este año. Por ejemplo, podría decir: “No viajaremos para ver a sus primos este año como siempre hemos hecho”. Hablar sobre cuáles son los planes alternativos ayudará a sus hijos a concentrarse en lo que sucederá y reducirá desilusiones. Como con todos los aspectos difíciles de la temporada festiva, es esencial comunicarse con franqueza y preparar a los niños para un cambio. Esta es otra área donde puede ser útil la consulta con un asesor.

P: ¿Cuáles son algunos buenos regalos para una persona que se está sometiendo a un tratamiento?

Sra. Blum: Un buen regalo para una persona que se está sometiendo a un tratamiento contra el cáncer debería reconocer la manera en que la persona pasa el tiempo; tal vez una suscripción a un servicio de música para pasar el tiempo de espera de las citas o el tratamiento, o el regalo de hacer mandados o ir a comprar alimentos las semanas del tratamiento. Un regalo que reconoce las necesidades de la persona que experimenta el tratamiento es el más valioso.

P: Mi padre murió un par de meses atrás de cáncer colorrectal, y lo voy a extrañar mucho durante las fiestas. ¿Cómo puedo homenajearlo?

Sra. Blum: Las fiestas son difíciles cuando no está allí alguien que es importante para la familia y forma parte de las tradiciones de las fiestas. Es útil para familiares y amigos compartir su sentimiento de pérdida sobre el ser querido y planificar una actividad para homenajear a la persona en cuestión. Esto podría implicar cocinar la comida que siempre hacía, leer un poema o una historia que le gustaba o dar un paseo que solía disfrutar. Todas estas actividades le permitirán recordar a la persona y compartir sus sentimientos con otras personas que están teniendo una respuesta similar a esta pérdida.

En general, es importante reconocer que las fiestas pueden ser estresantes en el mejor de los casos, debido a las demandas que implica la temporada festiva y a los recuerdos y tradiciones que tanto forman parte de unas fiestas compartidas. Trate de planificar con antelación y anticípese a lo que podría ser estresante. Asimismo, siéntase cómodo de pedir la ayuda que muchos desean brindarle.

Tags: