Lo que debe saber sobre el cáncer colorrectal

March 3, 2020
Jeffrey A. Meyerhardt, MD, MPH, FASCO

Jeffrey Meyerhardt, MD, MPH, FASCO, es el director clínico y jefe médico del Centro de Cáncer Gastrointestinal en el Dana-Farber Cancer Institute (DFCI) y profesor adjunto de medicina en la Facultad de Medicina de Harvard. Es editor asociado de Cancer.Net para cánceres gastrointestinales.

El cáncer colorrectal es el cuarto tipo de cáncer más frecuente que se diagnostica en los Estados Unidos cada año. Afecta a hombres y a mujeres. Afecta a las personas con antecedentes familiares de cáncer colorrectal y a personas sin antecedentes familiares anteriores. Afecta a los jóvenes y a personas mayores.

Si bien hay factores de riesgo para desarrollar cáncer colorrectal, esos factores de riesgo son relativos. Por ejemplo, la obesidad puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal a lo largo de la vida, pero las personas con peso promedio también pueden desarrollarlo. Las personas físicamente activas tienen un menor riesgo de desarrollar este tipo de cáncer, pero todavía hay corredores de maratón y triatletas a los que también se les diagnostica la enfermedad.

Independientemente de quién sea usted, una vez que se le haya hecho un diagnóstico de cáncer, estas son 4 cosas clave que debe entender sobre el cáncer colorrectal y analizar con su equipo de oncología.

1. ¿En qué estadio se encuentra mi enfermedad?

En el momento del diagnóstico, se debe determinar el estadio de todos los cánceres que comienzan en un órgano del cuerpo. El plan de tratamiento se basa en el estadio en el que se encuentre el cáncer colorrectal. La determinación del estadio es una manera de describir dónde está ubicado el cáncer, si se ha diseminado o hacia dónde y si está afectando otras partes del cuerpo.

La determinación del estadio del cáncer colorrectal incluye estudios por imágenes del tórax, el abdomen y la pelvis. Dichas imágenes buscan enfermedades fuera del colon y del recto. A veces, los estudios por imágenes no pueden detectar el cáncer que se ha diseminado a otras partes del cuerpo. Esto se debe a que los estudios por imágenes no pueden ver células microscópicas. Por lo tanto, incluso si en un estudio por imágenes, su hígado, por ejemplo, parece que no contiene cáncer, es posible que haya pequeños bolsillos de células que el estudio no puede encontrar. Algunos pacientes pueden recibir tratamientos además de la cirugía, como quimioterapia o radioterapia, con el objetivo de destruir estas células microscópicas.

Hay 2 partes de la determinación del estadio que son importantes para predecir si existe la posibilidad de que se encuentren otros bolsillos de células cancerosas en otras partes del cuerpo. Estos son los elementos “T” y “N” de la determinación del estadio.

En el cáncer colorrectal, el tamaño del cáncer no es relevante. Lo que es importante saber es hasta qué punto el tumor ha atravesado la pared intestinal. Esta es la parte “T” de la determinación del estadio, también denominada “profundidad de invasión.” También es importante saber si se encuentra involucrado algún ganglio linfático alrededor del tumor. Esta es la parte “N” de la determinación del estadio.

Solo podemos conocer las partes T y N de la determinación del estadio después de la cirugía del cáncer de colon. El cirujano enviará todos los tejidos extraídos durante la cirugía a un patólogo, quien luego determinará cuántas capas de la pared intestinal atravesó el tumor (etapa T). El patólogo también determinará si los ganglios linfáticos estuvieron involucrados y, de ser así, cuántos (etapa N). Conocer la T y la N del estadio puede ayudar a predecir la posibilidad de que pueda haber una enfermedad microscópica en otro lugar.

En el cáncer de recto, se realizará un estudio de imágenes por resonancia magnética o una ecografía endoscópica para determinar el estadio T y N. Según esa información, algunas personas con cáncer de recto pueden recibir quimioterapia, radioterapia o ambas antes de la cirugía.

Si el cáncer no se diseminó visiblemente cuando se lo diagnosticó, el estadio del cáncer también determinará si se debe administrar quimioterapia para reducir el riesgo de que el cáncer regrese, lo que se denomina “recurrencia”.

El estadio es una parte muy importante del tratamiento del cáncer. Asegúrese de preguntarle a su médico cuál es el estadio del cáncer.

2. ¿Deberían hacerse pruebas moleculares en mi tumor?

Los cánceres surgen cuando algo sale mal en las células normales y estas células ahora no crecen como deberían en el cuerpo. El “algo” que salió mal a menudo es una serie de mutaciones o cambios en los genes de esas células. Se realizan pruebas moleculares para saber qué mutaciones ocurrieron en las células colorrectales que se convirtieron en cáncer. Las pruebas en el tumor para determinar qué mutaciones ocurrieron puede afectar las decisiones de tratamiento. Estas pruebas son diferentes de las pruebas genéticas, que son pruebas de la posibilidad de que el cuerpo en general desarrolle ciertas enfermedades, incluidos los cánceres.

En la actualidad, las pruebas generalmente se realizan solo si usted tiene cáncer metastásico. El tumor debe enviarse para un panel de pruebas que buscarán diferentes mutaciones. En este momento, gran parte de lo que se encuentre no guiará las decisiones de tratamiento para el cáncer, pero existen algunas mutaciones que, si se encuentran, afectarán el plan de tratamiento, como una mutación de RAS o BRAF.

Los resultados de las pruebas moleculares en su mayoría no cambiarán las decisiones de tratamiento para las personas con cáncer colorrectal no metastásico, aunque las pruebas para algo denominado “inestabilidad de microsatélites” pueden ayudar a encontrar riesgos genéticos en todas las personas que tienen cáncer colorrectal. Independientemente del estadio en el que se encuentre, es importante que le pregunte a su médico si su tumor fue analizado o está siendo analizado.

3. ¿Cómo controlo los efectos secundarios? ¿A quién llamo si tengo problemas?

En general, sabemos mucho sobre el control de los efectos secundarios de la quimioterapia usada para tratar el cáncer colorrectal. Sabemos cuáles son los efectos secundarios de la quimioterapia, cuánta quimioterapia se debe administrar para controlar los efectos secundarios y qué medicamentos se pueden usar para ayudar (e, idealmente, prevenir) los efectos secundarios. Dicho esto, los cuerpos de cada persona son diferentes y las personas reaccionan de manera diferente a los mismos fármacos. Pregúntele a su equipo de atención médica qué efectos secundarios son frecuentes, cuáles son menos frecuentes y cómo controlarlos.

Existen otros tratamientos para tratar el cáncer colorrectal, incluida la radioterapia y la terapia dirigida. Estos tienen sus propios efectos secundarios específicos, y es igual de importante preguntar qué efectos secundarios son frecuentes, cuáles son menos frecuentes y cómo se pueden controlar.

Saber a quién llamar si ocurre un efecto secundario es una de las cosas más importantes que deben saber los pacientes, especialmente si el efecto secundario no se ha controlado con medicamentos ya proporcionados por el equipo de atención médica. Recuerde que es posible que usted no sepa si algo que le está sucediendo es un efecto secundario o no. Creo que un buen principio que se debe tener en cuenta es que, si siente que algo está diferente o mal, debe ponerse en contacto con su equipo de oncología para verificarlo.

4. ¿Qué apoyo necesito y qué hay disponible?

No hay una sola respuesta o enfoque para esta pregunta. La situación de cada paciente es diferente y todos enfrentan el cáncer de manera diferente. Sepa que la atención del cáncer es un esfuerzo de equipo. Este equipo puede incluir a su médico, un enfermero especializado (nurse practitioner, NP) o un asociado médico (physician assistant, PA), enfermeros encargados de administrar inyecciones intravenosas o infusiones, enfermeros de oncología, un trabajador social, un dietista, un asesor financiero, un proveedor de medicina complementaria, asistentes clínicos, personal de oficina y muchas otras personas. No todos los consultorios tendrán todos estos miembros del equipo y no todas las personas necesitarán todas estas especialidades.

Cuando se trata de obtener el apoyo que necesita, analice lo siguiente con su oncólogo:

  • qué servicios disponibles pueden formar parte de su equipo;

  • quién cree el médico que debería estar involucrado en este momento;

  • cómo acceder a otros miembros de apoyo, si es necesario en el futuro.

Para muchas personas, el Internet es el primer lugar al que acuden para obtener más información sobre su diagnóstico y tratamiento. Es importante saber que está obteniendo información confiable de Internet y Cancer.Net es una de esas fuentes confiables. También hay varios grupos de defensa que apoyan a las personas que tienen cáncer colorrectal, como Fight Colorectal Cancer y Colorectal Cancer Alliance.

Sepa que usted no debe pasar por esto solo. Su equipo sabrá cómo guiarlo y apoyarlo. Solo asegúrese de que su equipo sea el adecuado para su situación.

Share your thoughts on this blog post on Cancer.Net's Facebook and Twitter.