Programa científico virtual ASCO20: Efecto de dejar de fumar en la supervivencia, un tratamiento para el cáncer de ovario recurrente, evaluaciones geriátricas, expansión de Medicaid y mortalidad por cáncer, y videoconferencia para cuidadores

ASCO20 Virtual Scientific Program: #ASCO20
May 13, 2020
Leslie Fannon Zhang, ASCO staff

En este mes, miles de profesionales oncológicos de todo el mundo se reunirán virtualmente para obtener información sobre las más recientes investigaciones del tratamiento y la atención a las personas con cáncer. El Programa científico virtual ASCO20 tendrá lugar en línea desde el viernes 29 de mayo hasta el domingo 31 de mayo, y contará con más de 250 presentaciones por expertos en el campo.

El programa científico virtual ASCO20 resaltará unas investigaciones prometedoras que pueden suponer una diferencia en la atención a los pacientes. Hoy se anunciarán algunos puntos destacados iniciales de las investigaciones:

  • Dejar de fumar en cualquier momento, incluso poco antes de un diagnóstico de cáncer de pulmón, ayuda a los pacientes a vivir más tiempo

  • El tratamiento de mantenimiento con olaparib prolonga la vida un año en personas con cáncer de ovario recurrente y mutación de BRCA

  • La atención personalizada usando evaluaciones geriátricas proporciona varios beneficios para los adultos mayores con cáncer

  • Los estados que ampliaron Medicaid en virtud de la ACA tuvieron mayores descensos en las muertes por cáncer

  • Un enfoque de apoyo en la videoconferencia ayuda a reducir la ansiedad y la angustia de los cuidadores a distancia

Dejar de fumar en cualquier momento, incluso poco antes de un diagnóstico de cáncer de pulmón, ayuda a los pacientes a vivir más tiempo

Un amplio estudio de datos internacionales muestra que las personas que dejan de fumar en cualquier momento, incluso menos de 2 años antes de un diagnóstico de cáncer de pulmón, tienen una mayor probabilidad de vivir más tiempo después del diagnóstico. Los beneficios de dejar de consumir tabaco son bien conocidos y dejar de fumar en cualquier momento puede ser útil. Este estudio reveló que:

  • Las personas que dejaron de fumar menos de 2 años antes de su diagnóstico presentaron una reducción del riesgo de muerte del 12%

  • Las personas que dejaron de fumar entre 2 y 5 años antes de su diagnóstico presentaron una reducción del riesgo de muerte del 16%

  • Las personas que dejaron de fumar más de 5 años antes de su diagnóstico presentaron una reducción del riesgo de muerte del 20%

Los investigadores utilizaron datos de 17 estudios distintos del International Lung Cancer Consortium, un grupo internacional de investigadores de cáncer de pulmón. De las 35 428 personas con cáncer de pulmón representadas en los datos, el 47% eran fumadores actuales, el 30% eran exfumadores y el 22% nunca había fumado en el momento del diagnóstico.

En todos los exfumadores, los datos mostraron una tendencia de disminución del riesgo de muerte por cualquier causa. En comparación con los fumadores actuales, los fumadores empedernidos a largo plazo que habían dejado de fumar presentaron una reducción en los riesgos de muerte por cualquier causa. Los fumadores empedernidos se definen como aquellos fumadores más de 30 años en paquetes. Un año en paquete se define como fumar 20 cigarrillos (el tamaño de un paquete estándar de cigarrillos) cada día durante 1 año. En los exfumadores empedernidos con más de 30 años en paquetes, el estudio reveló:

  • Las personas que dejaron de fumar menos de 2 años antes del diagnóstico presentaban un riesgo de morir un 14% menor, en comparación con los fumadores actuales.

  • Las personas que dejaron de fumar entre 2 y 5 años antes del diagnóstico presentaban un riesgo de morir un 17% menor, en comparación con los fumadores actuales.

  • Las personas que dejaron de fumar más de 5 años antes del diagnóstico presentaban un riesgo de morir un 22% menor, en comparación con los fumadores actuales.

¿Qué significa esto? Dejar de fumar es una de las mejores cosas que puede hacer por su salud, sin importar cuándo deje de fumar. Incluso aquellos a los que se diagnostica cáncer de pulmón poco después de dejar de fumar tienen una mayor probabilidad de vivir más tiempo.

“Esta investigación muestra que, si usted es fumador y deja de fumar, sin importar cuándo deje de fumar, será más propenso a sobrevivir después de recibir un diagnóstico de cáncer de pulmón, en comparación con alguien que sigue fumando. El mensaje del estudio es simple: deje de fumar ahora”.

—   directora del estudio principal, Dra. Aline Fusco Rates
Centro para el Cáncer Princess Margaret
Toronto, Canadá

El número de resumen para este estudio es 1512. Leer el resumen de la investigación y las revelaciones completas de este autor del estudio en el sitio de la American Society of Clinical Oncology (en inglés).

El tratamiento de mantenimiento con olaparib prolonga la vida un año en personas con cáncer de ovario recurrente y mutación de BRCA

Un ensayo clínico aleatorizado de fase III, llamado SOLO2, mostró que el tratamiento de mantenimiento (en inglés) con una terapia dirigida llamada olaparib (Lynparza) ayudó a las personas cáncer de ovario recurrente con sensibilidad a la quimioterapia con platino y una mutación genética de BRCA a vivir casi 13 meses más.

El tratamiento de mantenimiento para el cáncer de ovario se usa para ralentizar el crecimiento del cáncer y alargar la vida de una persona, no necesariamente para curar el cáncer. Olaparib es un inhibidor de PARP que ayuda a detener el daño causado por una mutación de BRCA uniéndose a una enzima específica. El cáncer de ovario que comienza a crecer o diseminarse a otras partes del cuerpo durante la terapia de mantenimiento se denomina cáncer recurrente o recidivante y es difícil de tratar.

Había 295 personas con cáncer de ovario recurrente en este estudio, todos con una mutación de BRCA que habían recibido previamente al menos 2 tratamientos con quimioterapia y cuyo cáncer respondió a quimioterapia con platino. De ellos, 196 pacientes recibieron tratamiento adicional con olaparib y 99 recibieron placebo. Después de una mediana de seguimiento promedio de 65 meses, más del 28% de los que recibieron olaparib seguían vivos y no necesitaron más tratamiento, en comparación con aproximadamente el 13% de los pacientes que recibieron placebo. La mediana es el punto medio, lo que significa que a la mitad de los pacientes se le realizó un seguimiento inferior a 65 meses y a la otra mitad se le realizó un seguimiento superior a 65 meses. Los pacientes que recibieron olaparib presentaron una reducción del 26% en el riesgo de muerte. Debido a que el tratamiento con olaparib estaba funcionando bien, ligeramente más del 38% de los pacientes del grupo de placebo cambiaron al grupo que recibía olaparib.

¿Qué significa esto? Este estudio confirma que olaparib desempeña un papel importante como tratamiento de mantenimiento para el cáncer de ovario recurrente para las personas con una mutación de BRCA.

“Una mejora promedio de la supervivencia general de casi 13 meses es impresionante en el cáncer de ovario y aporta un fuerte beneficio a nuestros pacientes. Con la adición de datos de supervivencia general, este estudio ayuda a marcar el comienzo de una nueva era de medicina personalizada para mujeres con este cáncer difícil de tratar”.

—   autor principal del estudio Dr. Andrés Poveda
Oncología Initia, Hospital Quirónsalud
Valencia, España

El número de resumen para este estudio es 6002. Ver el resumen de la investigación y las revelaciones completas de este autor del estudio en el sitio de la American Society of Clinical Oncology (en inglés).

La atención personalizada usando evaluaciones geriátricas proporciona varios beneficios para los adultos mayores con cáncer

Los resultados de un nuevo ensayo clínico llamado INTEGERATE muestran que los adultos mayores con cáncer ven mejoras significativas en su calidad de vida y estado funcional cuando los médicos utilizan un enfoque llamado evaluación geriátrica y gestión integral (abreviado por sus siglas en inglés, comprehensive geriatric assessment and management, CGAM) para crear un plan de atención personalizado.

El estado funcional es la capacidad de una persona para realizar las actividades cotidianas. Una evaluación geriátrica es una evaluación exhaustiva que proporciona al equipo de atención oncológica una mejor comprensión de la salud y el bienestar general de su paciente, incluidas sus necesidades físicas, emocionales, nutricionales, sociales y prácticas. Esto incluirá una revisión de las afecciones médicas frecuentes que pueden afectar la atención del cáncer y su calidad de vida, como la presión arterial alta, los problemas de pensamiento y de atención, el riesgo de caídas y la diabetes. Estas evaluaciones también cubren las posibles preocupaciones de salud mental y de la vida diaria que pueden ser útiles para saber cuándo planificar el tratamiento contra el cáncer en adultos mayores.

Los 154 pacientes de este estudio eran mayores de 70 años y se prepararon para recibir quimioterapia, terapia dirigida o inmunoterapia. Los participantes del estudio fueron asignados aleatoriamente entre 2 grupos para recibir la atención habitual solamente o la atención habitual más CGAM. Las personas del grupo que recibió CGAM trabajaron con un geriatra y se desarrolló un plan de atención especializado según los resultados de su evaluación geriátrica. Un geriatra es un médico especializado en la atención de adultos mayores.

Para medir la efectividad de la CGAM más el tratamiento de atención habitual, los investigadores utilizaron una herramienta de evaluación llamada puntuación del índice funcional del adulto mayor (Elderly Functional Index, ELFI) y les proporcionaron a los participantes cuestionarios de la Organización Europea para la Investigación y el Tratamiento del Cáncer (European Organisation for Research and Treatment of Cancer, EORTC) y de la calidad de vida de los pacientes mayores con cáncer. Estas evaluaciones analizan diferentes aspectos del bienestar de un paciente, incluidos el bienestar físico, la carga de la enfermedad, las futuras preocupaciones y el funcionamiento social. Los participantes completaron estas evaluaciones 4 veces: al inicio de su participación y de nuevo a las 12, 18 y 24 semanas durante su tratamiento y atención de seguimiento.

Los participantes en el grupo de CGAM presentaron puntuaciones significativamente mejores de ELFI y la mayor diferencia entre los 2 grupos se observó durante la evaluación a las 18 semanas. Además, sus puntuaciones de evaluación de la calidad de vida relacionada con la salud mostraron mejoría en la función física, movilidad, carga de la enfermedad y futuras preocupaciones.

Además de las mejoras en el bienestar general de estos pacientes, este estudio mostró que este enfoque de tratamiento redujo significativamente las visitas no programadas al hospital. Los participantes también presentaron una reducción del 39% en las visitas al servicio de urgencias, una reducción del 43% en los ingresos hospitalarios no programados y una reducción del 38% en la cantidad de pacientes que tuvieron que interrumpir el tratamiento contra el cáncer debido a los efectos secundarios.

¿Qué significa esto? La adición de la evaluación y la atención geriátrica especializada al plan de tratamiento contra el cáncer puede reducir los ingresos hospitalarios no programados, las visitas a urgencias y mejorar la calidad de vida y el bienestar en adultos mayores con cáncer, lo que permite a más pacientes continuar o completar su tratamiento contra el cáncer.

“La evaluación geriátrica integral es una herramienta útil porque ayuda a optimizar el tratamiento contra el cáncer”.

—   autor principal del estudio Dra. Wee-Kheng Soo
Eastern Health
Melbourne, Australia

El número de resumen para este estudio es 12011. Ver el resumen de la investigación y las revelaciones completas de este autor del estudio en el sitio de la American Society of Clinical Oncology (en inglés).

Los estados que ampliaron Medicaid en virtud de la ACA tuvieron mayores descensos en las muertes por cáncer

Un estudio nacional muestra que los estados que ampliaron Medicaid en virtud de la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible (Affordable Care Act, ACA) presentó una reducción del 29% en la tasa de muerte por cáncer, en comparación con una reducción del 25% en los estados que no expandieron Medicaid.

Medicaid es un programa que cubre los costos de la atención de salud para personas con discapacidades o ingresos muy bajos. Después de que se aprobara la ACA en 2010, los investigadores comenzaron a estudiar cómo este cambio en la ley federal afectó el tratamiento contra el cáncer en estados individuales de Estados Unidos. Mediante la ACA se permitió a los gobiernos estatales ampliar su cobertura de Medicaid a partir de 2014 para cubrir a más personas. Hubo 27 estados y el Distrito de Columbia que optaron por ampliar la cobertura de Medicaid y esas regiones vieron grandes aumentos en la inscripción de Medicaid.

Utilizando datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en los años inmediatamente anteriores a la ampliación (de 2011 a 2013) y los años inmediatamente después de la ampliación (de 2015 a 2017), los investigadores de este estudio compararon la muerte por cáncer en general en regiones que ampliaron el tratamiento con Medicaid a los 23 estados que no lo hicieron.

En general, desde 1999 hasta 2017, las muertes por cáncer disminuyeron a nivel nacional. Sin embargo, los resultados de este estudio concluyeron que las áreas que ampliaron Medicaid tuvieron una reducción del 29% en la tasa de muerte por cáncer, de 65.1 muertes por cáncer por cada 100 000 personas a 46.3 por cada 100 000. Entre los estados que no ampliaron Medicaid, la tasa de mortalidad por cáncer disminuyó en un 25%, de 69.5 por cada 100 000 a 52.3 por cada 100 000. Cuando los investigadores analizaron específicamente los cambios después de 2014, calcularon que la ampliación de Medicaid sumó 785 muertes menos por cáncer en 2017 solamente.

Los investigadores también analizaron los datos de grupos de pacientes específicos, incluyendo cómo los cambios afectaron a los pacientes hispanos y negros. En general, los pacientes hispanos mostraron la mayor mejora en la mortalidad por cáncer en estados que ampliaron Medicaid, probablemente debido a sus mayores tasas sin seguro antes de la ampliación. Los pacientes negros no mostraron ninguna reducción adicional en la mortalidad por cáncer debido a la ampliación de Medicaid, pero las tasas de mortalidad fueron sistemáticamente peores para ellos en estados sin ampliación de Medicaid (63.4 muertes por cada 100 000 personas) en comparación con los estados con expansión de Medicaid (58.5 por cada 100 000). La investigación anterior presentada en las reuniones de la American Society of Clinical Oncology ha demostrado que la ampliación de ACA y Medicaid redujo algunas diferencias raciales y mejoró el acceso a la atención oncológica para muchas personas en los Estados Unidos.

¿Qué significa esto? Aunque la muerte por cáncer en general ha disminuido en los Estados Unidos desde 1999 hasta 2017, los estados que ampliaron Medicaid han visto una mayor disminución en la tasa de muertes por cáncer.

“Este es el primer estudio que muestra el beneficio de la ampliación de Medicaid sobre las tasas de mortalidad por cáncer en una escala a nivel nacional. Ahora tenemos pruebas de que la ampliación de Medicaid ha salvado la vida de muchas personas con cáncer en los Estados Unidos”.

—   autora principal del estudio Dra. Anna Jo Smith, MPH
Centro para el Cáncer Memorial Sloan-Kettering
Nueva York, Nueva York

El número de resumen para este estudio es 2003. Ver el resumen de la investigación y las revelaciones completas de este autor del estudio en el sitio de la American Society of Clinical Oncology (en inglés).

Un enfoque de apoyo en la videoconferencia ayuda a reducir la ansiedad y la angustia de los cuidadores a distancia

Un estudio encontró que el uso de la videoconferencia para el acceso extendido a la orientación de un proveedor de atención médica redujo mucho los niveles de ansiedad y angustia entre los cuidadores familiares que viven a más de 1 hora de distancia de los pacientes que atienden. Estos cuidadores se llaman “cuidadores a distancia”. Estos hallazgos tienen especial relevancia durante la pandemia de COVID-19, ya que las prácticas de aislamiento social han aumentado el número de cuidadores que proporcionan apoyo remoto a sus seres queridos con cáncer.

En este estudio, los investigadores analizaron cómo las diferentes intervenciones de apoyo para los cuidadores a distancia afectaron los niveles de ansiedad y angustia reportados por los cuidadores mismos. Estos cuidadores suelen reportar más ansiedad y angustia que los cuidadores locales, ya que se sienten más inciertos acerca de la enfermedad de su ser querido. A menudo no pueden acudir a las visitas a la clínica y reciben información de segunda mano en lugar de recibirla directamente del equipo de atención de salud. Esta ansiedad y malestar pueden afectar negativamente la salud física de los cuidadores, su empleo y a la calidad de vida en general.

Los participantes del estudio fueron 441 cuidadores a distancia que se dividieron de forma aleatoria en 3 grupos con diferentes niveles de acceso a 3 intervenciones de apoyo. El primer grupo recibió sesiones mensuales de capacitación por videoconferencia con un enfermero practicante o un trabajador social y pudieron participar en las visitas de oncología mediante videoconferencia. También recibieron acceso a un sitio web que proporcionaba información adaptada a las necesidades únicas de los cuidadores a distancia. El segundo grupo recibió acceso solamente a las visitas a la clínica por videoconferencia y al sitio web. El tercer grupo solo recibió acceso al sitio web.

A continuación, los investigadores examinaron los cambios en los niveles de ansiedad y angustia antes y después de las intervenciones, mediante la utilización de un cuestionario al inicio del estudio y nuevamente 4 meses más tarde. Comparando las puntuaciones, el estudio reveló que el primer grupo presentaba niveles significativamente menores tanto de ansiedad (19.2%) como de angustia (24.8%).

La edad promedio de los cuidadores a distancia era 47 años, el 71% eran mujeres y el 63% eran hijos del/de la paciente. El promedio de edad de los pacientes era de 65 años, el 60% eran mujeres, el 30% tenía cáncer gastrointestinal y el 18% presentaba cáncer de la sangre. De los pacientes con tumores sólidos, el 59% presentaba enfermedad en estadio IV.

¿Qué significa esto? El apoyo adicional, incluyendo las videoconferencias, puede ayudar más a los cuidadores que no pueden estar cerca de su ser querido durante los tratamientos contra el cáncer, lo que provoca menos ansiedad y angustia.

“Los cuidadores a distancia experimentan una gran cantidad de ansiedad y angustia, a menudo más que las personas con cáncer. Con la COVID-19, los desafíos a los que se enfrentan los cuidadores a distancia son ahora los mismos desafíos que muchos cuidadores locales que no pueden acudir a las citas de sus seres queridos. Nuestra técnica de videoconferencia muestra que es posible reducir de manera significativa la ansiedad y la angustia para los cuidadores a distancia a través de una tecnología bastante sencilla”.

—   autor principal del estudio Dra. Sara L. Douglas
Escuela de enfermería de Case Western Reserve University
Cleveland, Ohio

El número de resumen para este estudio es 12123. Ver el resumen de la investigación y las revelaciones completas de este autor del estudio en el sitio de la American Society of Clinical Oncology (en inglés).

Manténgase informado

Visite el blog Cancer.Net para obtener más informes sobre el programa científico virtual ASCO20. También puede seguir a Cancer.Net en Facebook y Twitter para mantenerse informado acerca del programa. Siga el hashtag #ASCO20 en Twitter para obtener más información sobre las investigaciones de este programa.

 

¿Le gusta lo que leyó aquí en Cancer.Net? Regístrese para recibir nuestro boletín electrónico Inside Cancer.Net todos los meses.

Share your thoughts on this blog post on Cancer.Net's Facebook and Twitter.