Fatiga relacionada con el cáncer: Lo que las personas con cáncer y sus seres queridos deben saber

March 2, 2021
Bram Kuiper, PhD

El Dr. Bram Kuiper es un psicólogo clínico y emprendedor científico neerlandés. Con más de 30 años de experiencia en el campo de la psicooncología y en la co-escritura de protocolos de tratamiento, ha dedicado su carrera a ayudar a la mayor cantidad posible de personas que tienen fatiga relacionada con el cáncer.

La fatiga relacionada con el cáncer es más que sentir cansancio. No desaparece con una taza de café ni con unas horas extra de sueño. En comparación con el cansancio o la fatiga habituales, la fatiga relacionada con el cáncer se produce repentinamente y se siente como agotamiento. Las personas con cáncer a menudo describen esta fatiga como una sensación de debilidad extrema, como una batería vacía, o una sensación de haberse golpeado contra una pared de ladrillo.

La fatiga relacionada con el cáncer puede ser difícil de explicar a otras personas. Se siente peor que el cansancio normal y tarda más en recuperarse. Como me dijo un paciente: “No puedo explicárselo. Las palabras no alcanzan. Alguien que no ha experimentado esta fatiga no puede entenderla.” A continuación, se enumeran algunas preguntas frecuentes que pueden tener las personas con fatiga relacionada con el cáncer y sus seres queridos, incluidas las formas de tratar y superar este efecto secundario.

1: ¿Qué tan frecuente es la fatiga relacionada con el cáncer?

La fatiga relacionada con el cáncer es uno de los efectos secundarios más frecuentes del cáncer y del tratamiento contra el cáncer. Puede suceder en diversos puntos de la evolución del cáncer. Entre los pacientes diagnosticados recientemente y en tratamiento, aproximadamente del 80 % al 90 % experimentan fatiga durante el año siguiente al diagnóstico, según un estudio publicado en Cancer (en inglés). Una vez finalizado el tratamiento, se estima que entre el 30 % y el 40 % de los pacientes y los supervivientes sufren fatiga incluso años más tarde.

2: ¿Cómo sé si tengo fatiga relacionada con el cáncer?

La fatiga relacionada con el cáncer no se puede medir de forma objetiva. Es diferente para todo el mundo. No hay análisis de sangre ni pruebas para su detección. Sin embargo, al igual que el dolor, la fatiga se puede describir a través de una escala de clasificación de 0 a 10, donde 0 representa nada de cansancio en absoluto y 10 representa fatiga extrema. A nivel internacional, se ha acordado que una puntuación inferior a 4 indica que una persona está levemente fatigada, entre 4 y 7, moderadamente fatigada y por encima de 7, gravemente fatigada.

3: ¿Qué causa la fatiga relacionada con el cáncer?

Los tratamientos contra el cáncer como las cirugías, la quimioterapia, la radioterapia y la inmunoterapia pueden contribuir a la fatiga relacionada con el cáncer. En algunos casos, puede atribuirse a causas físicas, como anemia o dolor. Es importante que siempre hable con su médico, ya que este puede descubrir si existen otras causas o enfermedades, como diabetes o enfermedades cardiovasculares, que puedan estar contribuyendo a la fatiga. Aparte de los problemas físicos, la fatiga a menudo puede deberse a una combinación de varios factores, como estrés, problemas de sueño, tener un estilo de vida sedentario y depresión.

4: ¿Cómo afecta la fatiga relacionada con el cáncer a las personas con cáncer?

Gracias a la investigación y la experiencia clínica, sabemos que la fatiga relacionada con el cáncer puede tener efectos sobre muchos aspectos de la calidad de vida de un paciente, incluido su bienestar físico, mental y social. También puede limitar su capacidad para funcionar, socializar y participar en actividades que realizan para disfrutar. Los pacientes no son los únicos afectados por la fatiga relacionada con el cáncer; también tiene un impacto en la vida de los miembros de la familia y los seres queridos.

5: ¿Qué puedo hacer para controlar mejor mi fatiga?

Pautas recientes respaldan el uso de la terapia cognitivo conductual y basada en la atención plena, el ejercicio y la educación sobre la enfermedad.

Intente ver su nivel de energía diario como si fuera un vaso de agua. Solo tiene cierta cantidad para usar a lo largo del día. Las tareas diarias, como preparar la cena, desgastan la energía. Pero hay cosas que pueden darle más energía, como charlar con un amigo o leer un libro. Es importante abordar los aspectos de la vida que pueden agotar la energía, como el estrés, la ansiedad o los problemas de sueño. Ser capaz de entender mejor qué influye en los niveles de energía le permitirá equilibrar y controlar la fatiga. Comer bien, hacer ejercicio y mantener buenos hábitos de sueño es otra parte importante de la ecuación de la energía. 

6: ¿Qué recursos hay disponibles para ayudar?

Se dispone de recursos online para ayudar en la fatiga relacionada con el cáncer a través de Cancer.Net, la American Cancer Society (Sociedad Estadounidense del Cáncer) y grupos de defensa específicos del cáncer (en inglés). Muchos hospitales y centros oncológicos cuentan con centros de apoyo que pueden ser muy útiles durante y después del tratamiento. También se proporciona apoyo a través de organizaciones individuales de pacientes con cáncer como Gilda’s Club/Cancer Support Community (Comunidad de Apoyo para el Cáncer) y Triage Cancer (Triaje para el cáncer), que cuentan con información y programas para abordar la fatiga relacionada con el cáncer (en inglés).

7: ¿Cómo pueden los familiares, los amigos y la familia ayudar a alguien con fatiga relacionada con el cáncer?

Entender qué es la fatiga relacionada con el cáncer y mostrar empatía es un buen modo de empezar. Muchas personas sienten que los demás no entienden o no tienen en cuenta la magnitud de lo que están atravesando. Ser un sistema de apoyo para ayudar en las tareas diarias y domésticas o escuchar puede proporcionar una gran cantidad de ayuda. 

8: ¿Cómo puedo tratar la fatiga en el trabajo o al volver a trabajar después del tratamiento?

Volver a integrarse en el trabajo es un tema importante del que no se ha hablado lo suficiente. Uno de los principales problemas de la fatiga en las personas con cáncer es que es invisible para otras personas. Hablar y decir lo que nos sucede es un buen paso. Es importante tener un diálogo con su supervisor para poder hacer ajustes y adaptaciones, como trabajar un horario acortado o desde casa unos días a la semana. El cáncer se incluye como parte de la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (Americans with Disabilities Act, ADA). Es difícil para alguien que nunca ha experimentado fatiga relacionada con el cáncer entender completamente lo que está experimentando. Si siente fatiga en el trabajo, intente tomar pequeños descansos regulares, aunque solo sea un par de minutos para realizar algunas respiraciones profundas, hacer ejercicios de relajación o dar un paseo, actividades que pueden ayudar a darle energía.

Si usted o un ser querido vive con fatiga relacionada con el cáncer, recuerde siempre comunicarlo. Es importante que hable con su equipo de atención médica acerca de esto. Ellos evaluarán si tiene problemas físicos que puedan contribuir a la fatiga. Hacer algo para abordar la fatiga relacionada con el cáncer es el paso más importante que puede tomar. Simplemente enfrentarla, esperar que desaparezca o permanecer en silencio no ayuda. Recuerde que no está solo en esto y hay apoyo disponible.

Tags: 

Share your thoughts on this blog post on Cancer.Net's Facebook and Twitter.