Cómo mantenerse seguro e independiente durante el tratamiento contra el cáncer

July 1, 2021
Sharon Leslie, PT, DPT

Sharon Leslie es una fisioterapeuta que se especializa en la rehabilitación del cáncer y la sobrevivencia al cáncer. Su trabajo incluye educar a las personas sobre la importancia de reconsiderar el paradigma de la atención oncológica para incluir la recuperación de un estilo de vida sano, sostenible y activo. Es una panelista de la Junta Editorial de Cancer.Net.

Cuando se trata de hacer frente al tratamiento contra el cáncer, los adultos mayores tienen una serie de necesidades únicas. Si tiene 65 años o más, hay varias medidas que usted o sus cuidadores pueden adoptar para hacer que el proceso de tratamiento sea más sencillo y seguro.

Reduzca su riesgo de caídas

Los adultos mayores corren un mayor riesgo de caídas en el hogar. Los efectos secundarios del tratamiento contra el cáncer, que incluyen mareosfatiga, disminución del equilibrio y debilidad muscular, pueden aumentar este riesgo aún más. Los estudios demuestran que entre el 30 % y el 50 % de las caídas en adultos mayores se deben a causas ambientales, como poca iluminación, pisos resbaladizos y superficies desniveladas. Para evitar lesiones, es importante hacer lo siguiente:

  • Despeje el desorden. Asegúrese de tener caminos despejados y amplios por los cuales caminar en su hogar. Disminuya el desorden y deshágase de cosas con las que se podría tropezar fácilmente. No deje zapatos ni otros elementos por la casa.

  • Piense en la iluminación. Asegúrese de que la iluminación de los espacios donde vive sea lo suficientemente brillante como para que vea con claridad durante el día y la noche. Es difícil moverse por áreas con iluminación tenue y esto puede aumentar su riesgo de caídas.

  • Haga que los viajes nocturnos al baño sean más seguros. Un momento frecuente en el que los adultos mayores se caen es cuando se dirigen al baño en medio de la noche. Cuando se despierte por primera vez, tómese un minuto para sentarse en el borde de la cama antes de levantarse para determinar si está mareado o presenta vahídos. Una vez que se encuentre lo suficientemente estable como para levantarse, asegúrese de tener un camino bien iluminado. No intente caminar hasta el baño en la oscuridad, en especial a altas horas de la noche. Considere tener un andador o un bastón junto a la cama como ayuda, incluso aunque no los use durante el día. La estabilidad adicional le ayudará cuando se sienta adormilado o débil.

  • Instale barras de seguridad y pasamanos. Para hacer que sea más fácil moverse por su casa de manera independiente y segura, considere la posibilidad de instalar barras de seguridad en la bañera, la ducha y la zona del inodoro. No intente usar un toallero como barra de seguridad, ya que no son lo suficientemente fuertes como para sostener su peso corporal. Una silla para la ducha también puede ayudar si el equilibrio es un problema durante el tratamiento contra el cáncer. Tener pasamanos seguros en ambos lados de las escaleras de su casa puede ayudarlo a continuar usando esas escaleras de manera independiente.

  • Use calzado seguro. Ciertos tipos de calzado pueden afectar su equilibrio o hacer que se tropiece. Evite usar chancletas y tacones altos. Tampoco camine en calcetines. El mejor calzado es aquel de buen ajuste con un tacón bajo o plano y un agarre o una muesca de calidad en la suela. Use este tipo de calzado dentro y fuera de la casa.

Aproveche al máximo sus citas

Tendrá una gran cantidad de citas durante toda su experiencia con el cáncer. Estos consejos pueden ayudarlo a aprovecharlas al máximo, manejar su atención de manera eficaz, y obtener información importante sobre cualquier apoyo que pueda necesitar:

  • Asegúrese de contar con transporte hacia sus citas y desde estas.

  • Lleve a alguien con usted para que tome notas.

  • Comente cualquier medicamento que tome y sus posibles interacciones con los medicamentos oncológicos.

  • Pregunte de qué modo el tratamiento contra el cáncer podría afectar otras afecciones médicas que presente.

  • Tenga una idea clara de quiénes forman parte de su equipo médico y de qué manera los miembros trabajan en conjunto para controlar su salud por completo.

  • Pregunte de qué manera el tratamiento contra el cáncer podría afectar su memoria.

  • Explique de qué manera el tratamiento contra el cáncer puede afectar su capacidad para vivir independientemente, ya sea de manera temporal o por períodos más prolongados.

Obtenga la ayuda que necesite

Como adulto mayor, su tratamiento contra el cáncer a veces puede causar que sea difícil hacer las cosas por su propia cuenta. También es posible que tenga otros problemas médicos que tratar. Es por eso que los cuidadores son fundamentales para su independencia y salud. Un cuidador puede ayudarle a:

  • Prepararse para posibles emergencias. Contar con un cuidador o persona que le brinde apoyo médico que lo ayude a prepararse para una emergencia puede darle tranquilidad y alistarlo para una rápida respuesta si necesita asistencia. Juntos, creen un plan que le brinde fácil acceso a un teléfono o un dispositivo con alertas médicas en todo momento. Añada contactos fáciles de encontrar en su teléfono para su médico, los servicios de emergencia, y sus cuidadores o familiares. También es una buena idea crear un sistema de medicamentos o una lista de comprobación que tenga sentido para usted y para sus cuidadores.

  • Mantener una buena nutrición. Mantener una buena nutrición es una parte clave del tratamiento contra el cáncer. Una de las cosas más útiles que pueden hacer sus cuidadores y amigos es proporcionarle comidas y alimentos saludables. Si tiene necesidades o restricciones alimenticias especiales debido a otros problemas de salud, como diabetes o cardiopatía, es especialmente importante que preste atención a su nutrición y solicite ayuda si lo necesita. Si su presupuesto lo permite, puede haber servicios de entrega de alimentos en su zona.

  • Realizar actividades cotidianas. Es posible que necesite ayuda con las compras, los mandados, la limpieza u otras actividades domésticas. Considere pedir a otras personas que hagan estas tareas para que pueda conservar su energía para las actividades que disfruta, como pasar tiempo con familiares y amigos, o hacer ejercicio.

  • Organizar contactos. Si vive solo, considere tener a alguien que se ponga en contacto con usted con regularidad, tanto en persona como por teléfono. Si considera que no puede estar solo durante ciertas fases del tratamiento, pídale a un familiar que se quede con usted. También puede contratar a un cuidador temporal para que lo acompañe en esos momentos. 

Manténgase activo

El ejercicio es una parte vital del tratamiento contra el cáncer y la recuperación para los adultos mayores. Puede ayudarle a mantener la independencia durante todo el tratamiento contra el cáncer y después de este. Tener músculos fuertes es la clave para mantenerse con movilidad y activo. Mantener la fuerza durante el tratamiento ayudará a disminuir el riesgo de caídas y a mantener la energía.

El ejercicio ligero, como las caminatas diarias, puede ayudar a combatir la fatiga y otros efectos secundarios del tratamiento, y ha demostrado ser seguro en el caso de las personas con cáncer. Incluso las personas con menos movilidad se pueden beneficiar del ejercicio, independientemente de que se trate de entrenamiento del equilibrio, ejercicios en la cama y la silla, o caminar con un dispositivo de asistencia de apoyo. La actividad, incluso en pequeñas cantidades, puede marcar una gran diferencia. 

Un fisioterapeuta (en inglés) que trabaje con usted en una clínica o en su hogar durante el tratamiento puede ayudarlo a mantenerse fuerte y enseñarle cómo moverse con seguridad por su casa. Además, considere caminar, practicar taichí y nadar como maneras de mantener y generar fuerza muscular y equilibrio. Pídale a su médico recomendaciones de programas de ejercicios en su área destinados a personas con cáncer y adultos mayores. Obtenga más información sobre la importancia del ejercicio en el blog de Cancer.Net.  

Tags: 

Share your thoughts on this blog post on Cancer.Net's Facebook and Twitter.