Aumento de peso

Aprobado por la Junta Editorial de Cancer.Net, 02/2018

Algunas personas bajan de peso durante el tratamiento contra el cáncer, mientras que otras aumentan de peso. En general, los aumentos leves de peso durante el tratamiento contra el cáncer no son un problema. Sin embargo, si el aumento de peso es significativo, puede afectar la salud del paciente.

El aumento de peso es un problema de salud especialmente importante para las mujeres con cáncer de mama. Más de la mitad de dichas mujeres aumentan de peso durante el tratamiento. Los informes indican que el aumento de peso durante el tratamiento está vinculado con una posibilidad de recuperación más desalentadora. Tener sobrepeso antes de comenzar el tratamiento también aumenta el riesgo de tener afecciones graves de salud. Estas incluyen presión arterial alta, diabetes y problemas cardíacos.

Causas del aumento de peso durante el tratamiento contra el cáncer

Los tratamientos contra el cáncer mencionados a continuación pueden producir aumento de peso:

Quimioterapia. La quimioterapia puede provocar aumento de peso de varias maneras, incluidas las siguientes:

  • Haciendo que el cuerpo retenga un exceso de líquido, denominado edema.

  • Haciendo que las personas reduzcan su actividad física, generalmente por la fatiga.

  • Provocando náuseas que mejoran al comer.

  • Desencadenando un apetito voraz.

  • Disminuyendo el metabolismo de una persona, que es la frecuencia con la que el cuerpo consume energía.

  • Provocando menopausia en algunas mujeres, lo cual disminuye el metabolismo.

Esteroides. Los médicos recetan esteroides para el tratamiento contra el cáncer por diversos motivos, incluidos los siguientes:

  • Para reducir síntomas de inflamación, como hinchazón y dolor.

  • Para tratar las náuseas.

  • Como parte del tratamiento específico contra el cáncer.

Sin embargo, los esteroides pueden ocasionar ciertos efectos secundarios que incluyen los siguientes:

  • Aumento del apetito.

  • Aumento del tejido adiposo (con el uso a largo plazo), lo cual puede aumentar el tamaño del abdomen de una persona y engordar la cara o el cuello.

  • Pérdida de peso y masa muscular, lo que se denomina emaciación.

  • Aumento de peso notable (con el uso continuo y a largo plazo).

Terapia hormonal. La terapia hormonal puede usarse para tratar el cáncer de mama, de útero, de próstata y de testículo. Incluye medicamentos que disminuyen la cantidad de estrógeno o progesterona en las mujeres y de testosterona en los hombres. La disminución de estos niveles hormonales puede aumentar la grasa, y disminuir la musculatura y el metabolismo.

Manejo del aumento de peso

El alivio de los efectos secundarios es un aspecto importante de la atención y del tratamiento para el cáncer. Esto se denomina cuidados paliativos o atención de apoyo. Hable con su equipo de atención médica sobre cualquier síntoma que experimente y cualquier cambio en los síntomas.

Si el aumento de peso se convierte en una preocupación, hable con su médico o dietista matriculado (registered dietitian, RD) antes de comenzar una dieta o cambiar sus hábitos alimenticios. Pueden ayudarle a encontrar la posible causa y la mejor forma de manejarlo. Un RD también puede brindarle pautas nutricionales o una dieta personalizada.

Considere las siguientes maneras de tratar el aumento de peso mediante dieta y actividad física:

  • Coma muchas frutas, verduras y cereales integrales.

  • Limite la ingesta de grasas, azúcar y harinas refinadas.

  • Beba mucha agua.

  • Use métodos de cocción más sanos cada vez que sea posible. Por ejemplo, trate de cocinar al vapor en lugar de freír.

  • Identifique patrones alimenticios diarios que llevan a una alimentación en exceso y a la inactividad. Su RD puede ayudarle con esto.

  • Encuentre actividades físicas que disfrute, como caminar o andar en bicicleta. Trate de realizar ejercicios de fortalecimiento si ha perdido musculatura. Sin embargo, consulte con su médico antes de comenzar un nuevo tipo de ejercicio o aumentar la actividad física.

Manejo del aumento de peso relacionado con retención de líquidos

Llame a su médico ante la presencia de los siguientes signos de retención de líquidos:

  • La piel se siente rígida o quedan pequeñas hendiduras después de presionar sobre el área hinchada.

  • Hinchazón en los brazos o las piernas, en especial alrededor de los tobillos y las muñecas.

  • Anillos, relojes, pulseras o calzado que ajusta más de lo habitual.

  • Menos flexibilidad en las manos, los codos, las muñecas, los dedos o las piernas.

Los siguientes consejos pueden ser útiles para manejar la retención de líquidos:

  • Pídale a un médico que le recete un medicamento que aumenta la micción para eliminar el exceso de agua del cuerpo. Estos medicamentos se denominan diuréticos.

  • Reduzca la cantidad de sal de su dieta.

  • Evite estar de pie durante períodos prolongados.

  • Eleve los pies tan seguido como le sea posible.

  • Evite cruzar las piernas porque eso restringe el flujo sanguíneo.

  • Controle su peso a la misma hora todos los días y lleve un registro de los cambios. Lleve ese registro a sus citas para que su equipo de atención médica lo evalúe.

  • Evite la ropa y el calzado ajustados.

  • Pregúntele a su equipo de atención médica si el uso de medias elásticas o de compresión puede ayudarle.

Recursos relacionados

Obesidad y cáncer

Recomendaciones sobre nutrición durante y después del tratamiento

Efectos secundarios