Líquido en el abdomen o ascitis

Aprobado por la Junta Editorial de Cancer.Net, 08/2017

La ascitis es la acumulación de líquido en el área que rodea a los órganos en el abdomen. Cuando la ascitis es provocada por cáncer, se llama ascitis maligna. La ascitis maligna es muy frecuente en personas con los siguientes tipos de cáncer:

  • Cáncer de mama

  • Cáncer de colon

  • Cáncer del tracto gastrointestinal, como el cáncer de estómago y de intestinos

  • Cáncer de ovario

  • Cáncer de páncreas

  • Cáncer de útero

Síntomas de la ascitis

La ascitis en general produce muchas molestias. Las personas con ascitis pueden experimentar los siguientes síntomas:

  • Aumento de peso

  • Falta de aire, también llamado disnea

  • Hinchazón abdominal

  • Sensación de saciedad o distensión abdominal

  • Sensación de pesadez

  • Indigestión

  • Náuseas o vómitos

  • Cambios en el ombligo

  • Hemorroides, que provocan una hinchazón dolorosa cerca del ano

  • Tobillos hinchados

  • Fatiga

  • Disminución del apetito

Diagnóstico de la ascitis

Para diagnosticar la ascitis, es posible que el médico le examine el abdomen y le pregunte sobre cualquier síntoma reciente. Las pruebas a continuación pueden ayudar a diagnosticar la ascitis:

  • Radiografía, que es una imagen del interior del cuerpo.

  • Ecografía, que utiliza ondas sonoras para crear una imagen del interior del cuerpo.

  • Tomografía computarizada (Computerized tomography, CT o CAT; en inglés), que crea una imagen tridimensional del interior del cuerpo mediante rayos X.

  • Paracentesis, que es la extracción con una aguja y el análisis del líquido presente en el abdomen. Esta prueba se puede usar para averiguar la causa de la ascitis.

Control y tratamiento de la ascitis

El alivio de los efectos secundarios es un aspecto importante de la atención y el tratamiento contra el cáncer. Esto se denomina cuidados paliativos o atención de apoyo. Hable con su equipo de atención médica sobre cualquier síntoma de ascitis que experimente, incluido cualquier síntoma nuevo o un cambio en los síntomas.

El objetivo del tratamiento para la ascitis es aliviar los síntomas que le provocan las molestias. Si la ascitis no le provoca ninguna molestia, es posible que no requiera tratamiento. El tratamiento para la ascitis puede provocar efectos secundarios desagradables. Hable con su médico sobre los riesgos y beneficios de cada opción antes de decidir un plan de tratamiento.

Las opciones para ayudar a aliviar la ascitis incluyen lo siguiente:

  • Reducir la cantidad de sal que ingiere y beber menos agua y otros líquidos. Sin embargo, este régimen puede ser desagradable y difícil de seguir para muchas personas.

  • Tome diuréticos, que ayudan a reducir la cantidad de agua en el cuerpo. Los diuréticos son efectivos y no provocan efectos secundarios en la mayoría de las personas. Sin embargo, pueden provocar los siguientes efectos secundarios en algunas personas:

    • Falta de sueño

    • Problemas de la piel

    • Fatiga

    • Presión arterial baja

    • Problemas con el autoestima

  • Paracentesis, si la ascitis está provocando problemas de respiración o si los diuréticos dejan de funcionar. Si usted necesita la paracentesis con frecuencia, es posible que se le deba colocar en el abdomen un tubo especial llamado catéter. Este catéter ayudará a eliminar los líquidos de manera más fácil, incluso mientras se encuentre en su hogar.

  • Quimioterapia para personas con determinados tipos de cáncer, como el linfoma o el cáncer de mama u ovarios. Sin embargo, la quimioterapia no se usa con frecuencia para controlar la ascitis.

  • En raras ocasiones, es posible que una persona necesite un dispositivo llamado derivación, a fin de derivar o desviar el líquido de un lugar a otro.

Recursos relacionados

Retención de líquidos o edema

Efectos secundarios

Temor a los efectos secundarios relacionados con el tratamiento (en inglés)