Problemas cardíacos

Aprobado por la Junta Editorial de Cancer.Net, 10/2018

Los problemas cardíacos son efectos secundarios poco frecuentes pero graves de algunos tratamientos contra el cáncer. El término "toxicidad cardíaca" hace referencia a estos efectos secundarios. Los problemas cardíacos pueden hacer lo siguiente:

  • Afectar el tratamiento

  • Reducir la calidad de vida de una persona

  • Provocar la muerte, raramente

Solo ciertos tratamientos de cáncer están vinculados a problemas cardíacos. Y existen maneras de prevenir o manejar estos efectos secundarios.

El alivio de los efectos secundarios es un aspecto importante de la atención para el cáncer. Este enfoque se llama cuidados paliativos o atención médica de apoyo. Hable con su equipo de atención médica sobre síntomas nuevos o cambios en los síntomas.

Síntomas de problemas cardíacos

Las personas que presentan problemas cardíacos pueden tener algunos de estos síntomas: 

  • Dificultad para respirar

  • Vahídos o mareos

  • Molestias o dolor en el pecho

  • Fatiga

  • Manos y/o pies hinchados

Si nota alguno de ellos, es importante que se comunique de inmediato con su equipo de atención médica.

Tipos de problemas cardíacos

A continuación hay una lista de afecciones cardíacas que podrían aparecer después del tratamiento contra el cáncer:

Cardiomiopatía e insuficiencia cardíaca congestiva (CHF). Esto es un daño en el corazón que le impide bombear sangre bien.

Miocarditis. Esto es una hinchazón del corazón que puede afectar los latidos.

Enfermedad de las arterias coronarias. Esto es un bloqueo o cicatriz en los vasos sanguíneos del corazón.

Arritmia. Esto es un latido irregular.

Daño en las válvulas del corazón. Esto provoca un estrechamiento y rigidez de las válvulas o que tengan filtraciones.

Problemas con el pericardio. El pericardio es la membrana externa del corazón. Los problemas pueden incluir hinchazón (pericarditis) o engrosamiento o cicatrización (fibrosis pericárdica).

Causas de los problemas cardíacos

Los siguientes tratamientos contra el cáncer son los que tienen mayores probabilidades de causar problemas cardíacos:

  • Quimioterapia con fármacos llamados antraciclinas, incluyendo daunorubicina (Cerubidina), doxorrubicina (Adriamicina, Doxil), epirubicina (Ellence), idarubicina (Idamicina) y valrubicina (Valstar).

  • Quimioterapia con otros fármacos, como mitoxantrona (Novantrone).

  • Radioterapia en el pecho.

  • Algunos tipos de terapia dirigida, incluyendo bevacizumab (Avastin), trastuzumab (Herceptin), lapatinib (Tykerb), sunitinib (Sutent) y sorafenib (Nexavar).

Factores de riesgo para los problemas del corazón

Algunas personas pueden estar en mayor riesgo de padecer problemas cardíacos, entre los que se incluyen:

  • Personas de 60 años o más, niños pequeños y mujeres.

  • Personas que recibieron dosis altas de antraciclinas.

  • Personas que recibieron dosis altas de radioterapia en el pecho.

  • Personas que recibieron una combinación de antraciclinas y radioterapia en el pecho.

  • Personas que recibieron antraciclinas o trastuzumab y tenían antecedentes de tabaquismo, presión arterial alta, diabetes, obesidad o problemas cardíacos.

  • Personas que recibieron antraciclinas seguidas de trastuzumab.

Su médico valorará los riesgos y beneficios antes de recomendar un tratamiento para el cáncer. Las recomendaciones son en función de la información recopilada a través de:

  • Un examen físico

  • Otras pruebas

  • Análisis de sus antecedentes de salud

Diagnóstico de problemas cardíacos

Durante o después del tratamiento, su médico puede realizar pruebas para encontrar problemas cardíacos e identificar la causa.

Dependiendo de los resultados de las pruebas o de las pruebas necesarias, puede referirlo a un cardiólogo. Un cardiólogo es un médico especializado en diagnosticar y tratar afecciones del corazón.

Puede que le realicen las siguientes pruebas:

Examen físico. El médico escucha los latidos de su corazón o el sonido de la sangre al circular por los vasos principales en el cuello. Durante esta prueba, se busca cualquier sonido usual o cambios en los latidos del corazón. Esto puede ser un signo de que se necesitan más pruebas.

Ecocardiograma (echo). Un ECHO (en inglés) utiliza ondas de sonido y un sensor electrónico para observar la estructura y función del corazón.

Ventriculografía nuclear (Multigated acquisition, MUGA). Un escaneo MUGA (en inglés) crea imágenes de video de las cámaras inferiores del corazón que contienen sangre. Estas cámaras se llaman “ventrículos.” Un escaneo MUGA controla si los ventrículos están bombeando sangre de manera correcta.

Resonancia magnética cardíaca (Magnetic Resonance Imaging, MRI). Una MRI (en inglés) usa campos magnéticos, en lugar de rayos X, para producir imágenes detalladas del cuerpo. Una MRI cardíaca toma imágenes del corazón. Antes de la prueba, el paciente recibe una inyección de un tinte especial. El tinte se llama medio de contraste. Y este crea una imagen más clara.

Análisis de sangre. Determinados signos de daño cardíaco pueden aparecer en la sangre. Su equipo de cuidado de la salud puede hacer estas pruebas.

Angiograma. Este procedimiento toma una imagen de los vasos sanguíneos. Primero, se le inyecta un tinte en la arteria. Y luego, el médico examina la arteria con un dispositivo especial de rayos X llamado fluoroscopio.

Radiografía de tórax. Una radiografía de tórax es una imagen del interior del pecho.

Electrocardiograma (ECG) Un ECG (en inglés) registra la actividad eléctrica de diferentes zonas del corazón como líneas ondulantes en un papel. Esto puede mostrar ritmos cardíacos anormales o daño cardíaco. 

Control de problemas cardíacos

Su médico puede controlarlo por problemas cardíacos, incluso si no tiene síntomas. Esto es especialmente importante para las personas que tienen un riesgo más elevado.

La American Society of Clinical Oncology (Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica, ASCO por sus siglas en inglés) proporciona recomendaciones para controlar problemas cardíacos (en inglés). Un ecocardiograma es la principal prueba recomendada. Pero también le pueden realizar una prueba de imágenes por resonancia magnética cardíaca o un escaneo MUGA. Las pruebas se pueden realizar en forma periódica durante el tratamiento contra el cáncer y/o de 6 a 12 meses después de finalizado.

Prevención y manejo de problemas cardíacos

Su equipo de cuidado de la salud puede recomendarle pasos a seguir para reducir el riesgo de problemas cardíacos causados por el tratamiento contra el cáncer. Las opciones posibles incluyen:

Cambiar de fármaco. No todos los fármacos causan problemas cardíacos. Puede haber otros igualmente eficaces que no están vinculados a este tipo de problemas.

Reducir la dosis o administrar el fármaco de manera diferente. Tal vez pueda recibir una dosis menor que aunque trate el cáncer de manera eficaz sea menos probable que afecte el corazón. Su médico puede también recomendar un método diferente de administrar el fármaco. Algunas veces, un método diferente reduce el daño cardíaco.

Administrar fármacos adicionales que podrían ayudar a proteger su corazón. El fármaco dexarazoxano (Zinecard) puede ayudar a prevenir problemas cardíacos causados por las antraciclinas. Los investigadores están estudiando otros fármacos para ayudar a prevenir el daño cardíaco.

Reducir la radioterapia al corazón. Esto puede incluir utilizar una dosis más baja. Otras técnicas incluyen:

  • Inspiración profunda y contención de la respiración. Esto se usa para evitar la exposición innecesaria del corazón a la radiación. Se trata de inspirar profundamente y retener el aire durante breves períodos mientras se aplica la radiación.

  • Radioterapia de intensidad modulada (intensity modulated radiation therapy, IMRT). Este es un tipo de radioterapia que dirige la dosis de radiación al tumor variando la intensidad del haz.

Si desarrolla un problema cardíaco después del tratamiento contra el cáncer, su médico puede recomendarle medicamentos para manejarlo. Esto podría incluir uno o más de los siguientes:

  • Diuréticos, que son medicamentos que, al aumentar la micción, eliminan el exceso de líquido del cuerpo

  • Medicamentos para la presión arterial, como los inhibidores de la ECA o los betabloqueantes

  • Digitalina, que ayuda a regular los latidos del corazón

Recursos relacionados

Efectos secundarios a largo plazo del tratamiento contra el cáncer

Efectos secundarios de la quimioterapia

Efectos secundarios de la radioterapia